Promoción de María Corredentora

Published on July 19, 2012 by in En Espanol

¿Por qué Juan Pablo II, la Madre Teresa, Sor Lucía de Fátima y el Padre Pío llaman a María la Corredentora con Jesús de la familia humana? ¿Elevaría una solemne definición papal o “dogma” de la Sma. Virgen como Corredentora, al nivel de “cuarta persona de la Trinidad”? ¡Por supuesto que no! La Iglesia Católica condena cualquier concepto de María como una persona divina.

Los santos saben que María no es Dios. Aun así, muchos -incluyendo a Agustín, Bernardo Clairvaux, Buenaventura, Catalina de Siena, Cardenal Newman, Edith Stein, junto con una multitud de otros santos, místicos y papas- han testimoniado la verdad de su participación sin paralelo en la obra de la redención.

En el siglo II, San Irineo dijo: “María se convirtió en la causa de salvación para ella misma y para toda la raza humana”.

Sta. Francisca Cabrini, la primera Americana canonizada, declaró que en el Calvario, María “mereció convertirse en nuestra valiosísima Corredentora”.

San Maximiliano Kolbe, quien abogó fuertemente por la proclamación del dogma de María como Corredentora y Mediadora de todas las gracias, dijo: “María, como Made de Jesús el Salvador, es Corredentora, mientras que como Esposa del Espíritu Santo, participa en la distribución de todas las gracias”.

San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, escribió: “Los Pontífices supremos, han llamado correctamente a María Corredentora. Ella redimió a la raza humana junto con Cristo”

San Padre Pío escribio: “¡Oh, si toda la gente pudiese penetrar en este martirio! ¿Quién podría conseguir en sufrir con esto, si, nuestra querida Corredentora?

Juan Pablo II llamó a María Corredentora al menos seis veces durante su papado. Enseño: “María, a pesar de ser concebida y nacer sin mancha de pecado, participó de una manera maravillosa en los sufrimientos de su divino Hijo, para ser Corredentora de la humanidad”

Y la Santa Madre Teresa de Calcuta escribió en 1993 la siguiente carta:

“María es nuestra Corredentora con Jesús. Ella le dio a Jesús su cuerpo y sufrió con él al pie de la cruz.

María es la Mediadora de toda gracia. Ella nos entregó a Jesús y como nuestra Madre, nos obtiene todas las gracias.

María es nuestra Abogada que reza a Jesús por nosotros. Es sólo a través del Corazón de María que llegamos al Corazón Eucarístico de Jesús.

La definición papal de María como Corredentora, Mediadora y Abogada, traerá grandes gracias a la Iglesia”.

Todos ellos ofrecieron su apoyo, y te invitamos hacer lo mismo. Únete a más de 7 millones de Católicos de todo el mundo –incluyendo cardenales, obispos, sacerdotes y más de 4,500 Hermanas Contemplativas- que han mandado sus peticiones al Papa Benedicto que defina solemnemente la doctrina que María es la Madre espiritual de toda la humanidad: Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada.

Manda tu petición directamente al Santo Padre por escrito a la dirección arriba anotada.