0

On his return flight from Fatima to Rome on May 13, 2017, Pope Francis offered some personal comments about the Medjugorje apparitions in response to a question from an Italian journalist. These comments have led to false and misleading secular headlines such as “Pope Declares Medjugorje A Hoax,” and “Pope Nixes Medjugorje Apparitions.”

For a proper understanding of the comments of the Holy Father on Medjugorje (see full comments here), the following points should be kept in mind:

  1. The comments of Pope Francis do not in in any way constitute an official or final Church declaration on the status of the Medjugorje apparitions. Rather, they were impromptu comments made by the Holy Father, who further qualified his remarks by stating, “This I say as a personal opinion.”

 

  1. The papal evaluation of Medjugorje continues, and Pope Francis specifically mentioned the further report which he will be receiving from his papal envoy to Medjugorje, Polish Archbishop Henrik Hoser. Archbishop Hoser, in his public homilies and press conferences, has strongly supported Medjugorje as a place of profound prayer and global spiritual fruits.

 

  1. On May 16, 2017, the conclusions of the Vatican Commission established by Pope Benedict XVI in 2010 to investigate Medjugorje (referred to as the “Ruini Commission,” after commission leader, Cardinal Ruini), were released by the Italian newspaper, La Stampa, in its Vatican Insider column. The Ruini Commission was highly praised by Pope Francis during his May 13 comments: “It was a commission of good theologians, bishops, cardinals, but good. Very good… The Ruini report was very, very good.” In this report, the Commission voted 13 to 1 in favor of the authenticity of the first 7 apparitions of the visionaries, and moreover, recommended that Medjugorje be granted the status of a “pontifical sanctuary.” The ecclesiastical designation of a location as a pontifical sanctuary is, in itself, a form of Church approval, as the Church does not grant pontifical status to places of only false apparitions.

 

  1. The Holy Father indicated a distinction between the earlier apparitions and later apparitions, which implies that he may perceive the former to be more worthy of a conclusion of authenticity. This is also a conclusion of the Ruini Commission.  In either case, authentic apparitions would constitute a substantive aspect of the Medjugorje event.

 

  1. Pope Francis seems to be personally uncomfortable with the aspect of Medjugorje that Our Lady announces a specified day and time when she is to appear. However, the specifying of time and date of appearance is an established precedent of numerous other Church approved Marian apparitions, including Fatima, Lourdes, Kibeho, Itapiranga, Laux, San Nicolas, and others.

 

  1. There is Church precedence for legitimate development, and even change, in the personal opinion of a Roman pontiff in regards to a particular private revelation or mystical event. For example, the saintly Pope Pius XI entertained serious personal doubts about St. Pio of Pietreclina for the majority of his papacy.  When Padre Pio was eventually exonerated of the many false claims about him and accepted as authentic by the Holy Father, Pius XI told the stigmatist saint that it was not he whom he had condemned, but only the person of whom he had heard so many negative and false reports.

 

  1. Since Pope Francis has yet to make a definitive judgment and consequent declaration, it would be prudent to remain patient and open for the official and final judgment of Pope Francis regarding the Medjugorje apparitions.

 

Let us all “pray from the heart” for our beloved Holy Father, Pope Francis, and for his docility to  the Holy Spirit and Our Lady herself regarding the best possible discernment and eventual final judgment of the events of Medjugorje.   At the same time, let us prepare our own hearts to receive his eventual official and final decision regarding Medjugorje with the proper “religious submission of mind and will” which should obediently be given  to the “authentic magisterium of the Roman Pontiff, even when he is not speaking ex cathedra ” (cf. Lumen Gentium, 25, Second Vatican Council).

Dr. Mark Miravalle

Professor of Theology and Mariology, Franciscan University of Steubenville

May 18, 2017 (Anniversary of the Birth of Pope St. John Paul II)

Continue Reading

Go To WWW.CROWNMARY.COM

Published on May 8, 2017 by in Marian Devotion

0

Brothers and Sisters in the Immaculate Heart, you can now send a petition to Pope Francis in less then 60 seconds— and right from your smartphone!
Please go to www.crownmary.com, and join over 800 cardinals and bishops, over 8 million faithful, St. Teresa of Calcutta, Mother Angelica, Sr. Lucia of Fatima and many more by sending your online petition to Pope Francis today!

Continue Reading

St. Raphael Prayer for Troubled Marriages

Published on September 25, 2015 by in Uncategorized

0

The following “St. Raphael Prayer for Troubled Marriages” is here published in honor of the great Feast of the Three Archangels on September 29.  This prayer may be freely distributed .-Ed.

St. Raphael Prayer for Troubled Marriages

O Glorious St. Raphael, Archangel of healing, intercede for our marriage today.
Bring our marriage the same heavenly gifts you brought Tobias and Sarah, the celestial graces of healing, deliverance, and marital unity.
Infuse into our hearts the peace and confidence that nothing is impossible with God concerning the renewal of our marriage.  Rekindle in our marriage new forgiveness, new humility, new grace, new peace, new purity, new trust, and new love.
O St. Raphael, one of the seven who stand before the throne of God, intercede to the Merciful Father for the miracle of peace and reconciliation in our marriage, through the infinite merits of Our Lord, Jesus Christ, and the consoling power of the Holy Spirit.
O blessed Raphael, guide us on the pathway of marital peace and unity.  Most loving Archangel of healing, I believe in you, I trust in you, and I thank you.  Amen.

Continue Reading

0

I send the most affectionate greetings to my brothers and sisters on earth. I have come particularly to speak to fathers during this time of darkness. If you have been given a child or the care of a child, you must take responsibility for the formation and support of that child. I wish to share a glimpse of my family with you, so that you can follow the example we have set. There were three of us, Jesus, Mary, and me, Joseph. I took responsibility, as much as possible, for the support of the family. We were poor, it is true, because we lived in difficult times and for a time we were exiled. When you move to a land that is not your home, you are at a disadvantage, often, with regard to work. That was the case with me, and while I was skilled at my profession, I found it difficult to obtain as much work as I would have liked. Nevertheless, I made enough to keep us and we lived simply. I taught my Son that work was to be enjoyed and that through work a soul gave God great glory. I worked steadily and thoroughly, always being scrupulously honest and fair. My reputation was sound and I would have been known as a just man, both professionally and personally. I understood that my responsibility to Jesus was important to the Kingdom. I had the task of accompanying Him through His precious childhood. Jesus, I must say, did not require any real correcting, because He was a most beautiful and sweet boy. His kindness brought tears to my eyes, sometimes many times in one day. I will say truly that He was an example to me. With that said, however, I also tried to be an example to Him and so must you be to your children. While I understand that you are not called upon to accompany Jesus through His childhood, you must understand that your child or children are equally precious in their humanity, because each little soul is of equal value in the Kingdom. Each day and each moment of each day is an opportunity to teach your child what it is to be a follower in God’s Kingdom.

If I were allowed, I could write pages and pages, speaking only of the holiness of Mary, the mother of Christ. Can you imagine the honor that was mine? I was given the task of parenting with Mary as my partner. I will say briefly that Mary was the kindest, most gentle and most humble woman ever created by God. You must not think that she was given these virtues or that it was easy for her. This was not the case. Mary sacrificed each day and practiced these virtues. She was another constant source of example to me. How could I have been anything but virtuous living with these two heavenly creatures? Fathers, mine is the honor of instructing you on leading your families to Christ. Thank our loving Father in heaven for this grace because it is a very beautiful thing for Him to allow. Treat these words with humility and reverence and He, the God of All, will bring peace and joy to your families. You can be another pocket of holiness, as we were, and I will show you how. Remember that you have great and limitless help in heaven. Do not be discouraged if your family is struggling with worldly influences at this moment. I will help you and together we will move toward the example that our little Holy Family has set for you. All is well. Let us begin.

Continue Reading

Welcome to Mary Now

Published on May 16, 2015 by in Mary Now

0

Continue Reading

0

God the Father

I give greetings to My children on this earth. It is I, your Father in heaven, who speaks to you. My children, you are participating in a time of change. The saints in heaven only wished they could have lived in this time. It is similar to the time when Jesus was born in Bethlehem. You might say the world is with child again because the world is awaiting the return of the Savior. Jesus loves this world and Jesus loves each one of you tenderly. I will not even discuss the love that I hold for each of you because it is understood that
a Creator, when He creates something as precious and perfect as each one of you, loves the created. You are the created, children of heaven. You did not accidentally arrive on earth due to a series of biological events. This is nonsense. The biological event that was your birth caused all of heaven to let out their breath in expectation of your time in the
world. I created you to bring My Kingdom on Earth that much closer to the return of My Son. You are to participate in this joyous process. You must ask Me, your God, what plan I have for your participation. Some will reject Me, of course. I am well used to that during this Age of Disobedience. So perhaps I might ask you to serve Me in all love and allegiance to compensate for those who reject Me. Will you do that for Me, My little souls? Please have no fears. Understand that the Father wills these changes on earth so that the Son will be welcomed in the hearts of those remaining. We do not manifest as a poor boy in the stable. We manifest as the King of Creation. My Son is your God. I am your God. Our spirit flows through your world in such a way today that none can deny the heavenly times. The enemy will deny Our spirit. But you expect that, dear ones. That denial detracts in no way from truth. Truth flows right over the enemy despite the feeble objections of evil. I, the God of All Creation, can slap down and destroy evil with a glance. I allow a certain amount of evil to co-exist because My children can then discern between light and darkness, in the same way a child is taught to discriminate between cold and hot. Children, if you desire to blame Me for the state of the world, your ancestors in heaven will bow their heads in disappointment. Do not be so ridiculous. I do not will catastrophe upon My children. I do allow a certain amount of upheaval so that attention will be focused away from the ever present diversion of material goods. In line with this goal, I will begin to remove many material comforts. Consider this a liberating experience, earthly creatures. Your losses on earth are nothing in comparison to the loss you will experience if you choose darkness.  Be humble and accepting in everything and together We will prepare the world for the Return of My Son.

Continue Reading

0

“Dear children! I am with you also today to lead you to salvation. Your soul is restless because your spirit is weak and tired from all worldly things. You, little children, pray to the Holy Spirit that He may transform you and fill you with His strength of faith and hope, so that you may be firm in this battle against evil. I am with you and intercede for you before my Son Jesus. Thank you for having responded to my call.”

Continue Reading

Published on March 13, 2015 by in Uncategorized

0

Messages of St. Joseph from Itapiranga, Brazil: March 1 to March 9, 1998

March 1, 1998 – St. Joseph:


In this apparition, St. Joseph appeared dressed in a white tunic with a blue robe, accompanied by several angels. St. Joseph held a lily bud and

revealed to me his Heart.

My dear son, Our Lord God has sent me to tell you about all the graces the faithful will receive from my Most Chaste Heart which Jesus and my blessed

spouse wish to be honored. I am St. Joseph and my name means “God will grow,” because I grew every day in grace and divine virtues. Through devotion to my

Chaste Heart many souls will be saved from the hands of the Devil. God our Lord has allowed for me to reveal to you the promises of my Heart. Just as I am

fair and righteous in the sight of God, all who have devotion to my Heart will also be chaste, righteous and holy in His sight. I will fill you with these

graces and virtues, making you grow every day on the road of holiness. This is all I will reveal to you on this day. I give my blessing to you my son, and

all mankind: in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen!

March 2, 1998 – St. Joseph and the Child Jesus:


St. Joseph appeared with the Child Jesus, with a red mantle and a white tunic. The Boy Jesus had his head inclined on St. Joseph’s Heart, playing with

the lilies he held in his hands. St. Joseph had brilliant green eyes and a beautiful smile – he appeared to be very young with an indescribable beauty.

The Child Jesus:

My son, behold this heart…


With one of His little hands, the Child Jesus opened the illuminated chest of St. Joseph. In His other hand, Jesus held the Most Chaste Heart of St.

Joseph.

Here in this Heart you will find me living, because it is pure and saintly. That all hearts could be like this one, so they could be my home on earth.

Imitate this Heart so that you may receive my graces and blessings.

St. Joseph:

My beloved son, today I bless you, I bless your mother and all your family. My beloved son, God, Our Lord, wishes to give all humanity countless graces,

through devotion to my heart. My son and Lord Jesus, that I brought up here on earth, with a father’s love, desires that all men practice devotion to my

Heart, for all those in need of graces from heaven.

He also asks that men help others in need with their good deeds. I promise to all that honor this Most Chaste Heart of mine and who do here on earth good

deeds in favor of the most needy, especially of the sick and dying for whom I am a consoler and protector, to receive in their last moment of their lives

the grace of a good death. I myself will be to these souls their petitioner to my Son Jesus and, together with my spouse, Most Holy Mary, we will console

them in their last hours here on earth, with our holy presence and they will rest in the peace of our hearts.

Just as you saw my Son Jesus repose His head on my heart, this way myself and my spouse Holy Mary will take these souls to the glory of paradise, in the

presence of their Savior, my Son Jesus Christ, so that they may repose, and incline themselves to His Sacred Heart, in the burning furnace of the most pure

and loving Heart. I give you my blessing: in the name of the Father and the Son and the Holy Spirit. Amen.

March 3, 1998 – St. Joseph:

St. Joseph came dressed in a white tunic and a white cloak, holding a lily and the Child Jesus, also in white, on his lap.

My beloved son, listen and make it known to all men, what God has permitted me to reveal to you. My beloved son, how sin spreads in a such a strong way!

Men let themselves be led by the most insidious wiles of the Devil. The enemy of salvation wants to destroy all men so that, this way, all will be lost. He

is envious and hates the entire human race. So many go through trials and temptations, that the enemy of God throws at every moment, this way trying to

destroy mens’ mortal souls that were created by God.

The means that he most utilizes are the sins against holy purity, because purity is one of the virtues most beloved by God, and in this way Satan desires

to destroy the image of God present in each creature through this virtue. And it is because of this, that God asks all humanity to have devotion to my

Chaste Heart, he wants to give men the grace to overcome the temptations and attacks of the Devil in their day to day lives.

The invocation of my name is enough to make demons flee! I promise to all the faithful that honor my most Chaste Heart with faith and love, the grace to

live with holy purity of soul and body and the strength to resist all attacks and temptations by the Devil. I myself will preciously protect you. This

grace is not only destined for those who honor this heart of mine, but also for all their family members who are in need of divine help. I give you my

blessing: in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 4, 1998 – St. Joseph:


St. Joseph came dressed in a wine colored cloak with a green tunic. He held a staff in his right hand and showed his Chaste Heart streaming intense

rays of light.

My beloved son, today is the first Wednesday of the month. On every first Wednesday of the month, my Chaste Heart pours numerous graces on all who rely on

my intercession. On these Wednesdays, men will not receive a shower of simple graces, but very strong torrents of extraordinary graces! I will share them

with those who honor me and rely on me, all the blessings, all the virtues, and all the love I received from my Divine Son Jesus and my spouse the Blessed

Virgin Mary while still living in this world and all the graces that I continue to receive in the glory of paradise.

My beloved son, what a great honor and dignity I received from the Heavenly Father, that made my Heart exult with joy! The Heavenly Father granted me the

honor of representing him, in this world, to take care of his Divine and Beloved Son, Jesus Christ. My Heart was also surprised by so such dignity, I felt

incapable and undeserving of such a great favor and benefit, but I put all in the hands of the Lord and, as his servant, I was ready to do his holy will.

Think, my beloved son, what joy I felt in my Heart! The Son of the Most high was now in my care and was known by all men as my legitimate son. To the eyes

of the world it was impossible, but for God everything is possible when he so desires it.

Because of this great grace and joy that God granted my Heart and, by such great mystery, I promise to intercede before him for those who come to me,

honoring this Heart of mine. I will give them the graces to be able to resolve the most difficult problems and urgent necessities, that to the eyes of man

seem impossible, but that, through my intercession to God, will be possible. I grant the graces of my Heart to all sinners so they may convert. My Heart

grants its rays of love on the entire Holy Church, particularly on my Son Jesus Christ’s Vicar, Pope John Paul II*. No one, such as he, has special access

to this Heart of mine. That he may trust in my Heart and in my intercession, I am to the Holy Father like a father and protector.

I give my blessing: in the name of the Father and the Son and the Holy Spirit. Amen.

*8/15/89, Pope John Paul II released the Apostolic Exhortation REDEMPTORIS CUSTOS (Guardian of the Redeemer) that speaks of the life and mission of St.

Joseph.

March 5, 1998 – St. Joseph:


The Holy Family appeared: St. Joseph was in a beige cloak and blue grey tunic, in his arms was the Child Jesus wearing a very bright blue tunic. Our

Lady was in a white veil and blue grey dress.

My beloved son, my Heart desires to spill many graces this night on all men, because I desire the conversion of all sinners so that they may be saved. That

all sinners may not be afraid to approach my Heart, I desire to welcome and protect them. Many are those who are distant from God because of their grave

sins. Many of those, my children, are in that state because they let themselves fall to the wiles of the Devil. The enemy of salvation makes them think

there is no solution, nor return, because they have despaired and have not trusted in divine mercy. These will be easy targets for the Devil.

But I, my beloved son, tell all sinners, even those who have committed the most terrible sins, to trust in the love and in the forgiveness of God and to

trust in me also, in my intercession. All those who trustingly have recourse to me will have the certainty of my help to recover the divine grace and mercy

of God. Look, my son, what the Heavenly Father entrusted to me to take care of: his Divine Son Jesus Christ and the Immaculate spouse of the Holy Spirit.

My Heart felt a great peace and joy for having Jesus and Mary at my side in the same house. Our three hearts loved one another. We lived a Trinitarian

love, but it was a love united in the act of offering to the Eternal Father. Our hearts melted into the purest love as though becoming one heart living in

three persons.

But look, my son, how much my heart grieved and suffered in seeing my Son Jesus so little and already in danger for his life because of Herod that, taken

by an evil spirit, ordered the killing of the innocent children. My heart went through great tribulation and suffering because of the great danger my Son

Jesus suffered, but our Heavenly Father did not abandon us in that moment, he sent his messenger angel to direct me and what attitude to take in those

difficult moments of suffering. Because of this, my son, tell all sinners to not despair in the great dangers of life and in the dangers of losing one’s

soul.

I promise all who will trust in my most pure chaste Heart, devoutly honoring it, the grace to be consoled by me in their greatest afflictions of the soul

and in the danger of judgment, when by misfortune lose divine grace because of their grave sins. To these sinners, who have recourse to me, I promise the

graces of my Heart for the purpose of amendment, of repentance and of sincere contrition of their sins. Now, I say to all sinners: Do not be afraid of the

Devil and do not despair because of your crimes, but come throw yourselves in my arms and take refuge in my Heart so that you may receive all the graces

for your eternal salvation. Now I will give the world my blessing: in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 6, 1998 – St. Joseph:

My beloved son, I would like to speak anew about the graces my Chaste Heart wishes to shower upon all humanity. My Chaste Heart, by the impulse of love,

searches all ways to save all men from sin. My Son Jesus, through my Heart, wishes to impart to all men his divine blessings. I know many of you suffer

many great difficulties because, in these last times, men no longer love or help one another but live with their hearts full of pride, falsehood, lies,

intrigue, ambition, backbiting, pettiness, and many wrong things that are the consequences of living far from God.

My son, look at how much I suffered beside my Son Jesus and my Spouse the Blessed Virgin Mary! Like I have told you, I received from God the mission to be

the guardian and protector of Jesus and Mary. My Heart was anguished because we did not live in the best of conditions in life, though I searched for a way

to give a dignified life to the Son of the Most High.

The only means I had to bring home our daily bread was through my work as a carpenter. Work did not always have its adequate profit. Life had its problems,

but I always trusted in Divine Providence. This was always our assistance for what was necessary for the survival of my beloved Son Jesus Christ. My heart,

would become distressed because I felt I was not giving my Son Jesus a dignified life. God permitted me to go through this so that I would grow to trust in

his Divine Providence. The virtue of humility would adorn my soul and I would be an example to all men and workers, so that they would also fulfill their

duties and work with patience and love.

My beloved son, to all who honor this Heart of mine and trust in me and in my intercession, I promise they will not be abandoned in their difficulties and

in the trials of life. I will ask Our Lord to help them with his Divine Providence in their material and spiritual problems.

Mothers and fathers, consecrate yourselves to my Heart, likewise your families, and you will receive my help in your afflictions and problems. Just as I

brought up the Son of the Most High in his holy laws, I will assist you with the upbringing and education of your children.

I will help all fathers and mothers that consecrate their children to me, to bring them up with love in the holy laws of God, so they may find the secure

road to salvation.

Now I tell all men: consecrate yourselves to my Chaste Heart. Consecrate all to me: your lives, your families, your jobs. Consecrate all to me, because my

Heart is the new font of graces that God concedes to all humanity. I extend my cloak over the whole world and all the Holy Church. Trust in me and you will

receive all graces. I give you my blessing: in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 7, 1998 – St. Joseph:


St. Joseph came in a leaf-green cloak and dark gray tunic. Our Blessed Mother came in a blue mantle and white dress with a white veil. The Child Jesus

came in a light yellow tunic. St. Joseph held the right hand of the Child Jesus.

My beloved son, this night I, my Son Jesus and my spouse the Blessed Virgin, bless you in the name of the Father of the Son and of the Holy Spirit. My

beloved son, my Son Jesus is very indignant with the sins of humanity.

He desires to pour his divine justice upon all men that do not want to repent and continue obstinately in their sins. Look, my son, I hold his right hand,

preventing Him from pouring out his justice upon all humanity. I ask Him, through the graces of my Heart and for being worthy to live by his side, taking

care of him with the love of a father in this world, and for Him having loved me with the love of a son, to not chastise the world for its crimes, but for

all my little ones who honor and will honor this Chaste Heart of mine, should pour out his mercy upon the world.

How many sins are committed in the world, my son! It is necessary that men do much penance, that they repent of their errant attitudes, because God

receives continued offenses from ungrateful men. Today there are so many outrages, the sacrilege and indifference by all men. It is because of this that so

many calamities like war, hunger and disease occur and so many other sad things man has suffered because of mans rebellion against God.

God lets men follow their own paths to show them all, without him, they will never be happy. He lets men go through so much suffering, to also show them

the consequences sin brings to their lives and so then the divine justice punishes humanity because of their obstinance in not being obedient to God’s

Will. Because of this, my beloved son, in these last times, humanity follows increasingly obstinate in their crimes, because what matters most for him are

the pleasures of worldly things, rather than the love of God and his Commandments. But God’s justice is close at hand in a way never seen before and will

come about suddenly upon the whole world.

So then, my son, tell all those that honor this Chaste Heart of mine they will receive the grace of my protection from all evils and dangers. For those who

surrender to me will not be slaughtered by misfortunes, by wars, hunger, by diseases and other calamities, they will have my Heart as a refuge for their

protection. Here, in my Heart, all will be protected against the divine justice in the days that will come. All who consecrate themselves to my Heart,

honoring it, they will be looked upon by my Son Jesus with eyes of mercy, Jesus will pour out his love and will take to the glory of his Kingdom all those

I put in my Heart. This is my message for tonight. I bless you: In the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 8, 1998 – St. Joseph

St. Joseph was dressed in a dark maroon tunic and light maroon cloak, surrounded by twelve angels with large wings.

My beloved son, my Heart exults in joy by these encounters, I want to pour out these graces that the Lord has permitted me to give. I want, through my

Heart, to lead all men to God. Here, in my Heart, all men are protected and through it they will understand the love of God in their lives.

My son, all those who propagate the devotion to my Heart, and practice it with love, have the certainty of having their names engraved on it just as my Son

Jesus’ cross and the “M” of Mary are engraved on it, as formed by wounds. This also applies for all priests whom I love with predilection. The priests who

have a devotion to my Heart and spread it will have the grace of touching the most hardened hearts and convert obstinate sinners. That all may spread

devotion to my Heart, it is God Himself who asks it. For all those who listen to my plea, I give my blessing.

You are to spread this devotion to all men, my beloved son, as you are designated by God to be the apostle of my Heart. Tell all of my love! Later I will

come to speak to you about other things that will be very important for the salvation of many souls. God has entrusted you with a great mission – trust in

me and you will know how to truly realize it. I give you my blessing: in the name of the Father of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 9, 1998 – Our Lady


St. Joseph came, in a burgundy cloak and white tunic, with Our Lady, in a blue mantle and white dress. The Child Jesus, all in white, was sitting on

St. Joseph’s lap.

My beloved son, this night I, my Son Jesus and my Most Chaste Spouse St. Joseph bless the whole world. I ask you to listen and to live the holy messages of

God. Convert. Continue to pray the holy Rosary everyday and, particularly, beloved son, the seven Apostles’ Creeds, because here in the

Amazon there will be a great loss of faith. It is because of this I ask you to always pray the seven Creeds, since many will loose their faith and abandon

the Holy Church in the difficult moments to come. I, your Mother, ask you to continue to pray to prevent that great danger and those difficult days during

which many will suffer.

All who honor the Most Chaste Heart of St. Joseph will benefit with my maternal presence in their lives in a special way.

I will be at the side of each son and daughter of mine, helping and comforting them with a Mothers’ Heart, just as I helped and comforted my Most Chase

Spouse Joseph in this world. To those who ask of his Heart with trust, I promise to intercede before the Eternal Father, my Divine Son Jesus and the Holy

Spirit. I will obtain for them, from God, the grace to reach perfect sanctity in the virtues of St. Joseph, this way reaching the perfect love in which he

lived. Men will learn to love my Son Jesus and myself with the same love as my Most Chaste Spouse Joseph, receiving the most pure love from our Hearts.

My Son Jesus, my Chaste Spouse Joseph and I are at your side. Fear nothing, because our hearts will protect you always. I give you my blessing: in the name

of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

At the end of this message the Holy Family gave their blessing and as they were rising to Heaven, Our Lady said: In the end our united Hearts will triumph!

For more information on the Church-Approved apparitions of Itapiranga, Brazil, please visit the official website: www.santuariodeitapiranga.com.br
Special thanks to Ana Ormonde for translating these messages into English.

Continue Reading

0

The Church Approved Messages of St. Joseph

from Itapiranga, Brazil

Two elements immediately captured my attention when first hearing about the recent Marian Apparitions in Itapiranga, Brazil.

First: the apparitions have received official Church approval by the local bishop, Bishop Carillo Gritti (Prelate of Itacoatiara, Amazonas, Brazil, May 31, 2009 Statement), stating that the apparitions of Our Lady of the Rosary and of Peace consist of “ a supernatural origin” ( constat de supernaturalitate). The same bishop also issued an official decree of devotion (decreto de culto), which established the apparition site of Itapiranga, Brazil as an ecclesiastically approved sanctuary of devotion for the Christian faithful (Jan. 31, 2010).

Second: Along with powerful and sublime messages from Our Lady of the Rosary and of Peace which renew the imperative for praying the daily Rosary among many other spiritual pearls, these apparitions also call for a new worldwide and grace-filled devotion to the “ Chaste Heart of St. Joseph.”

For those familiar with the messages of Our Lady of America, which received a strong endorsement letter from Cardinal (then Archbishop)Raymond Burke to the United States Conference of Catholic Bishops (May 31, 2007) as to the apparitions’ canonical authenticity, these Marian messages likewise contain a heavenly instruction to honor the “Heart” of St. Joseph, in unity with devotion to the Sacred Heart of Jesus and the Immaculate Heart of Mary (albeit each on their own individual levels of appropriate devotion: latria, hyperdulia, protodulia).

The biblical concept of the “heart” summarizes the entire person, with a special emphasis on the love and virtues of a person’s interior life. Just as a friend can speak of the beautiful “heart” of another friend, without any implication of idolatry or fanaticism, so too, the Christian faithful can honor the “heart” of St. Joseph for its particular virtues of chastity, purity, and humility, without such an expression of Christian love being misunderstood as some form or idol worship or devotional excess.

From March 1 to March 9, 1998, St. Joseph appeared to Edson Glauber, the 22 year old male Brazilian visionary in Itapiranga, and throughout the course of these nine appearances, revealed God’s desire, as well as he desire of Jesus and Mary, to spread globally devotion to the Chaste Heart of St. Joseph, promising torrents of grace; healings and protection for families; personal holiness with the particular virtues of St. Joseph; conversion for the most hardened of sinners; protections from difficulties yet to come upon the earth; and even to have one’s name “written” on the most Chaste Heart of Joseph for those who respond to this devotion with an open heart and help to spread it throughout the world .

For example, during his March 1, 1998 apparition, St. Joseph physically reveals his Heart to Edson and states:

My dear son, Our Lord God has sent me to tell you about all the graces the faithful will receive from my Most Chaste Heart which Jesus and my blessed
spouse wish to be honored. I am St. Joseph and my name means “God will grow,” because I grew every day in grace and divine virtues. Through devotion to
my Chaste Heart many souls will be saved from the hands of the Devil. God our Lord has allowed for me to reveal to you the promises of my Heart…

On March 3, 1998, St. Joseph promises extraordinary graces of purity for those who honor his most Chaste Heart, as well as for their families:

…I promise to all the faithful that honor my most Chaste Heart with faith and love, the grace to live with holy purity of soul and body and the strength
to resist all attacks and temptations by the Devil. I myself will preciously protect you. This grace is not only destined for those who honor this
heart of mine, but also for all their family members who are in need of divine help.

 

The following day (March 4), St. Joseph reveals that those who honor his Heart will receive special graces to resolve difficulties that “to the eyes of man
seem impossible.”:

…Because of this great grace and joy that God granted my Heart and, by such great mystery, I promise to intercede before him for those who come to me,
honoring this Heart of mine. I will give them the graces to be able to resolve the most difficult problems and urgent necessities, that to the eyes of
man seem impossible, but that, through my intercession to God, will be possible.

 

In this truly extraordinary message of March 6, 1998, St. Joseph calls mothers and fathers to consecrate themselves and their families to his most Chaste
Heart, and ,then instructs all humanity: “Consecrate yourself to my most Chaste Heart. Consecrate all to me…” because “ my Heart is the new font of graces that God concedes to all humanity:”

…Mothers and fathers, consecrate yourselves to my Heart, likewise your families, and you will receive my help in your afflictions and problems. Just as
I brought up the Son of the Most High in his holy laws, I will assist you with the upbringing and education of your children.

I will help all fathers and mothers that consecrate their children to me, to bring them up with love in the holy laws of God, so they may find the
secure road to salvation.


Now I tell all men: consecrate yourselves to my Chaste Heart. Consecrate all to me: your lives, your families, your jobs. Consecrate all to me, because my Heart is the new font of graces that God concedes to all humanity. I extend my cloak over the whole world and all the Holy Church. Trust in me and you will receive all graces.

Please take the few minutes necessary to read the full messages from St. Joseph from March 1 to March 9, 1998 which appear in their entirety below, which
has been taken and translated into English from the official Itapiranga website: www.santuariodeitapiranga.com.br

I personally believe these messages of St. Joseph and consecration to his most Chaste Heart can, in fact, change our lives.

I would strongly recommend accepting this invitation from the Virgin Father of Jesus and your own Spiritual Father: Consecrate yourselves, your families,
your vocations, your entire lives to the most Chaste Heart of St. Joseph. Forward these inspired messages to your loved ones and friends who could also
greatly benefit from the powerful intercession of the most Chaste Heart of Joseph.

May our hearts experience the abundance of supernatural graces that will flow from St. Joseph’s most Chaste Heart, the “ new font of graces that God concedes to all humanity.”

Dr. Mark Miravalle Professor of Theology and Mariology

Franciscan University of Steubenville,

March 19, 2015 Solemnity of St. Joseph


 

1Messages of St. Joseph from Itapiranga, Brazil: March 1 to March 9, 1998

March 1, 1998 – St. Joseph:

In this apparition, St. Joseph appeared dressed in a white tunic with a blue robe, accompanied by several angels. St. Joseph held a lily bud and
revealed to me his Heart.

My dear son, Our Lord God has sent me to tell you about all the graces the faithful will receive from my Most Chaste Heart which Jesus and my blessed
spouse wish to be honored. I am St. Joseph and my name means “God will grow,” because I grew every day in grace and divine virtues. Through devotion to my
Chaste Heart many souls will be saved from the hands of the Devil. God our Lord has allowed for me to reveal to you the promises of my Heart. Just as I am
fair and righteous in the sight of God, all who have devotion to my Heart will also be chaste, righteous and holy in His sight. I will fill you with these
graces and virtues, making you grow every day on the road of holiness. This is all I will reveal to you on this day. I give my blessing to you my son, and
all mankind: in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen!

March 2, 1998 – St. Joseph and the Child Jesus:

St. Joseph appeared with the Child Jesus, with a red mantle and a white tunic. The Boy Jesus had his head inclined on St. Joseph’s Heart, playing with
the lilies he held in his hands. St. Joseph had brilliant green eyes and a beautiful smile – he appeared to be very young with an indescribable beauty.

The Child Jesus:
My son, behold this heart…

With one of His little hands, the Child Jesus opened the illuminated chest of St. Joseph. In His other hand, Jesus held the Most Chaste Heart of St.
Joseph.

Here in this Heart you will find me living, because it is pure and saintly. That all hearts could be like this one, so they could be my home on earth.
Imitate this Heart so that you may receive my graces and blessings.

St. Joseph:
My beloved son, today I bless you, I bless your mother and all your family. My beloved son, God, Our Lord, wishes to give all humanity countless graces,
through devotion to my heart. My son and Lord Jesus, that I brought up here on earth, with a father’s love, desires that all men practice devotion to my
Heart, for all those in need of graces from heaven.

He also asks that men help others in need with their good deeds. I promise to all that honor this Most Chaste Heart of mine and who do here on earth good
deeds in favor of the most needy, especially of the sick and dying for whom I am a consoler and protector, to receive in their last moment of their lives
the grace of a good death. I myself will be to these souls their petitioner to my Son Jesus and, together with my spouse, Most Holy Mary, we will console
them in their last hours here on earth, with our holy presence and they will rest in the peace of our hearts.

Just as you saw my Son Jesus repose His head on my heart, this way myself and my spouse Holy Mary will take these souls to the glory of paradise, in the
presence of their Savior, my Son Jesus Christ, so that they may repose, and incline themselves to His Sacred Heart, in the burning furnace of the most pure
and loving Heart. I give you my blessing: in the name of the Father and the Son and the Holy Spirit. Amen.

2March 3, 1998 – St. Joseph:

St. Joseph came dressed in a white tunic and a white cloak, holding a lily and the Child Jesus, also in white, on his lap.

My beloved son, listen and make it known to all men, what God has permitted me to reveal to you. My beloved son, how sin spreads in a such a strong way!
Men let themselves be led by the most insidious wiles of the Devil. The enemy of salvation wants to destroy all men so that, this way, all will be lost. He
is envious and hates the entire human race. So many go through trials and temptations, that the enemy of God throws at every moment, this way trying to
destroy mens’ mortal souls that were created by God.

The means that he most utilizes are the sins against holy purity, because purity is one of the virtues most beloved by God, and in this way Satan desires
to destroy the image of God present in each creature through this virtue. And it is because of this, that God asks all humanity to have devotion to my
Chaste Heart, he wants to give men the grace to overcome the temptations and attacks of the Devil in their day to day lives.

The invocation of my name is enough to make demons flee! I promise to all the faithful that honor my most Chaste Heart with faith and love, the grace to
live with holy purity of soul and body and the strength to resist all attacks and temptations by the Devil. I myself will preciously protect you. This
grace is not only destined for those who honor this heart of mine, but also for all their family members who are in need of divine help. I give you my
blessing: in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 4, 1998 – St. Joseph:

St. Joseph came dressed in a wine colored cloak with a green tunic. He held a staff in his right hand and showed his Chaste Heart streaming intense
rays of light.

My beloved son, today is the first Wednesday of the month. On every first Wednesday of the month, my Chaste Heart pours numerous graces on all who rely on
my intercession. On these Wednesdays, men will not receive a shower of simple graces, but very strong torrents of extraordinary graces! I will share them
with those who honor me and rely on me, all the blessings, all the virtues, and all the love I received from my Divine Son Jesus and my spouse the Blessed
Virgin Mary while still living in this world and all the graces that I continue to receive in the glory of paradise.

My beloved son, what a great honor and dignity I received from the Heavenly Father, that made my Heart exult with joy! The Heavenly Father granted me the
honor of representing him, in this world, to take care of his Divine and Beloved Son, Jesus Christ. My Heart was also surprised by so such dignity, I felt
incapable and undeserving of such a great favor and benefit, but I put all in the hands of the Lord and, as his servant, I was ready to do his holy will.
Think, my beloved son, what joy I felt in my Heart! The Son of the Most high was now in my care and was known by all men as my legitimate son. To the eyes
of the world it was impossible, but for God everything is possible when he so desires it.

Because of this great grace and joy that God granted my Heart and, by such great mystery, I promise to intercede before him for those who come to me,
honoring this Heart of mine. I will give them the graces to be able to resolve the most difficult problems and urgent necessities, that to the eyes of man
seem impossible, but that, through my intercession to God, will be possible. I grant the graces of my Heart to all sinners so they may convert. My Heart
grants its rays of love on the entire Holy Church, particularly on my Son Jesus Christ’s Vicar, Pope John Paul II*. No one, such as he, has special access
to this Heart of mine. That he may trust in my Heart and in my intercession, I am to the Holy Father like a father and protector.

I give my blessing: in the name of the Father and the Son and the Holy Spirit. Amen.


*8/15/89, Pope John Paul II released the Apostolic Exhortation REDEMPTORIS CUSTOS (Guardian of the Redeemer) that speaks of the life and mission of St.
Joseph.

March 5, 1998 – St. Joseph:

The Holy Family appeared: St. Joseph was in a beige cloak and blue grey tunic, in his arms was the Child Jesus wearing a very bright blue tunic. Our
Lady was in a white veil and blue grey dress.

My beloved son, my Heart desires to spill many graces this night on all men, because I desire the conversion of all sinners so that they may be saved. That
all sinners may not be afraid to approach my Heart, I desire to welcome and protect them. Many are those who are distant from God because of their grave
sins. Many of those, my children, are in that state because they let themselves fall to the wiles of the Devil. The enemy of salvation makes them think
there is no solution, nor return, because they have despaired and have not trusted in divine mercy. These will be easy targets for the Devil.

But I, my beloved son, tell all sinners, even those who have committed the most terrible sins, to trust in the love and in the forgiveness of God and to
trust in me also, in my intercession. All those who trustingly have recourse to me will have the certainty of my help to recover the divine grace and mercy
of God. Look, my son, what the Heavenly Father entrusted to me to take care of: his Divine Son Jesus Christ and the Immaculate spouse of the Holy Spirit.

My Heart felt a great peace and joy for having Jesus and Mary at my side in the same house. Our three hearts loved one another. We lived a Trinitarian
love, but it was a love united in the act of offering to the Eternal Father. Our hearts melted into the purest love as though becoming one heart living in
three persons.

But look, my son, how much my heart grieved and suffered in seeing my Son Jesus so little and already in danger for his life because of Herod that, taken
by an evil spirit, ordered the killing of the innocent children. My heart went through great tribulation and suffering because of the great danger my Son
Jesus suffered, but our Heavenly Father did not abandon us in that moment, he sent his messenger angel to direct me and what attitude to take in those
difficult moments of suffering. Because of this, my son, tell all sinners to not despair in the great dangers of life and in the dangers of losing one’s
soul.

I promise all who will trust in my most pure chaste Heart, devoutly honoring it, the grace to be consoled by me in their greatest afflictions of the soul
and in the danger of judgment, when by misfortune lose divine grace because of their grave sins. To these sinners, who have recourse to me, I promise the
graces of my Heart for the purpose of amendment, of repentance and of sincere contrition of their sins. Now, I say to all sinners: Do not be afraid of the
Devil and do not despair because of your crimes, but come throw yourselves in my arms and take refuge in my Heart so that you may receive all the graces
for your eternal salvation. Now I will give the world my blessing: in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 6, 1998 – St. Joseph:

My beloved son, I would like to speak anew about the graces my Chaste Heart wishes to shower upon all humanity. My Chaste Heart, by the impulse of love,
searches all ways to save all men from sin. My Son Jesus, through my Heart, wishes to impart to all men his divine blessings. I know many of you suffer
many great difficulties because, in these last times, men no longer love or help one another but live with their hearts full of pride, falsehood, lies,
intrigue, ambition, backbiting, pettiness, and many wrong things that are the consequences of living far from God.

My son, look at how much I suffered beside my Son Jesus and my Spouse the Blessed Virgin Mary! Like I have told you, I received from God the mission to be
the guardian and protector of Jesus and Mary. My Heart was anguished because we did not live in the best of conditions in life, though I searched for a way
to give a dignified life to the Son of the Most High.

The only means I had to bring home our daily bread was through my work as a carpenter. Work did not always have its adequate profit. Life had its problems,
but I always trusted in Divine Providence. This was always our assistance for what was necessary for the survival of my beloved Son Jesus Christ. My heart,
would become distressed because I felt I was not giving my Son Jesus a dignified life. God permitted me to go through this so that I would grow to trust in
his Divine Providence. The virtue of humility would adorn my soul and I would be an example to all men and workers, so that they would also fulfill their
duties and work with patience and love.

My beloved son, to all who honor this Heart of mine and trust in me and in my intercession, I promise they will not be abandoned in their difficulties and
in the trials of life. I will ask Our Lord to help them with his Divine Providence in their material and spiritual problems.

Mothers and fathers, consecrate yourselves to my Heart, likewise your families, and you will receive my help in your afflictions and problems. Just as I
brought up the Son of the Most High in his holy laws, I will assist you with the upbringing and education of your children.

I will help all fathers and mothers that consecrate their children to me, to bring them up with love in the holy laws of God, so they may find the secure
road to salvation.

Now I tell all men: consecrate yourselves to my Chaste Heart. Consecrate all to me: your lives, your families, your jobs. Consecrate all to me, because my
Heart is the new font of graces that God concedes to all humanity. I extend my cloak over the whole world and all the Holy Church. Trust in me and you will
receive all graces. I give you my blessing: in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 7, 1998 – St. Joseph:

St. Joseph came in a leaf-green cloak and dark gray tunic. Our Blessed Mother came in a blue mantle and white dress with a white veil. The Child Jesus
came in a light yellow tunic. St. Joseph held the right hand of the Child Jesus.

My beloved son, this night I, my Son Jesus and my spouse the Blessed Virgin, bless you in the name of the Father of the Son and of the Holy Spirit. My
beloved son, my Son Jesus is very indignant with the sins of humanity.

He desires to pour his divine justice upon all men that do not want to repent and continue obstinately in their sins. Look, my son, I hold his right hand,
preventing Him from pouring out his justice upon all humanity. I ask Him, through the graces of my Heart and for being worthy to live by his side, taking
care of him with the love of a father in this world, and for Him having loved me with the love of a son, to not chastise the world for its crimes, but for
all my little ones who honor and will honor this Chaste Heart of mine, should pour out his mercy upon the world.

How many sins are committed in the world, my son! It is necessary that men do much penance, that they repent of their errant attitudes, because God
receives continued offenses from ungrateful men. Today there are so many outrages, the sacrilege and indifference by all men. It is because of this that so
many calamities like war, hunger and disease occur and so many other sad things man has suffered because of mans rebellion against God.

God lets men follow their own paths to show them all, without him, they will never be happy. He lets men go through so much suffering, to also show them
the consequences sin brings to their lives and so then the divine justice punishes humanity because of their obstinance in not being obedient to God’s
Will. Because of this, my beloved son, in these last times, humanity follows increasingly obstinate in their crimes, because what matters most for him are
the pleasures of worldly things, rather than the love of God and his Commandments. But God’s justice is close at hand in a way never seen before and will
come about suddenly upon the whole world.

So then, my son, tell all those that honor this Chaste Heart of mine they will receive the grace of my protection from all evils and dangers. For those who
surrender to me will not be slaughtered by misfortunes, by wars, hunger, by diseases and other calamities, they will have my Heart as a refuge for their
protection. Here, in my Heart, all will be protected against the divine justice in the days that will come. All who consecrate themselves to my Heart,
honoring it, they will be looked upon by my Son Jesus with eyes of mercy, Jesus will pour out his love and will take to the glory of his Kingdom all those
I put in my Heart. This is my message for tonight. I bless you: In the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 8, 1998 – St. Joseph

St. Joseph was dressed in a dark maroon tunic and light maroon cloak, surrounded by twelve angels with large wings.

My beloved son, my Heart exults in joy by these encounters, I want to pour out these graces that the Lord has permitted me to give. I want, through my
Heart, to lead all men to God. Here, in my Heart, all men are protected and through it they will understand the love of God in their lives.

My son, all those who propagate the devotion to my Heart, and practice it with love, have the certainty of having their names engraved on it just as my Son
Jesus’ cross and the “M” of Mary are engraved on it, as formed by wounds. This also applies for all priests whom I love with predilection. The priests who
have a devotion to my Heart and spread it will have the grace of touching the most hardened hearts and convert obstinate sinners. That all may spread
devotion to my Heart, it is God Himself who asks it. For all those who listen to my plea, I give my blessing.

You are to spread this devotion to all men, my beloved son, as you are designated by God to be the apostle of my Heart. Tell all of my love! Later I will
come to speak to you about other things that will be very important for the salvation of many souls. God has entrusted you with a great mission – trust in
me and you will know how to truly realize it. I give you my blessing: in the name of the Father of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

March 9, 1998 – Our Lady

St. Joseph came, in a burgundy cloak and white tunic, with Our Lady, in a blue mantle and white dress. The Child Jesus, all in white, was sitting on
St. Joseph’s lap.

My beloved son, this night I, my Son Jesus and my Most Chaste Spouse St. Joseph bless the whole world. I ask you to listen and to live the holy messages of
God. Convert. Continue to pray the holy Rosary everyday and, particularly, beloved son, the seven Apostles’ Creeds, because here in the
Amazon there will be a great loss of faith. It is because of this I ask you to always pray the seven Creeds, since many will loose their faith and abandon
the Holy Church in the difficult moments to come. I, your Mother, ask you to continue to pray to prevent that great danger and those difficult days during
which many will suffer.

All who honor the Most Chaste Heart of St. Joseph will benefit with my maternal presence in their lives in a special way.

I will be at the side of each son and daughter of mine, helping and comforting them with a Mothers’ Heart, just as I helped and comforted my Most Chase
Spouse Joseph in this world. To those who ask of his Heart with trust, I promise to intercede before the Eternal Father, my Divine Son Jesus and the Holy
Spirit. I will obtain for them, from God, the grace to reach perfect sanctity in the virtues of St. Joseph, this way reaching the perfect love in which he
lived. Men will learn to love my Son Jesus and myself with the same love as my Most Chaste Spouse Joseph, receiving the most pure love from our Hearts.

My Son Jesus, my Chaste Spouse Joseph and I are at your side. Fear nothing, because our hearts will protect you always. I give you my blessing: in the name
of the Father and of the Son and of the Holy Spirit. Amen.

At the end of this message the Holy Family gave their blessing and as they were rising to Heaven, Our Lady said: In the end our united Hearts will triumph!

For more information on the Church-Approved apparitions of Itapiranga, Brazil, please visit the official website: www.santuariodeitapiranga.com.br

Special thanks to Ana Ormonde for translating these messages into English.

 

Continue Reading

0

Dear Friends,

We just received this urgent request from a religious congregation of Sisters from Northern Iraq. URGENT PRAYER is needed for these heroic and endangered Sisters. Please pray!

-Ed., February 24, 2015

SISTERS, OBLATES OF THE EUCHARIST, SEND US THIS DRAMATIC REQUEST FOR PRAYERS

URGENT REQUEST FOR PRAYERS

We have lost the town of Queragosh (Quaragosh) N. Iraq. It fell to ISIS who decapitated the children wholesale. We had stored smuggled food there. ISIS repelled the Peshmergas (Kurdish forces) and is now less than 10 minutes from where our team is struggling to survive. Last night thousands fled to Erbil. The UN has evacuated its team
from Erbil but our team is still here and will remain. Prayers for our protection are vital. Please pray without ceasing for the liberation of the people of N Iraq from this terrible, terrifying onslaught of ISIS and its extremists whose objective is mass conversion or death for all Christians in the region. I beg you therefore to join with me. Do not ignore or delete this email. Send it to your Christian friends, to prayer groups, to your pastors and priests. Ask them to intercede for us during Mass. Please spend time in prayer for us at this fear-filled time. We must stir ourselves in support of our Christian brothers and sisters. PRAY and if possible forward this.

Continue Reading

0

November 16, 2013 AM – NEW REVELATIONS – Developing

Since Nov. 8, 2010, a woman identifying herself as Maria Divine Mercy, a Catholic messenger from God and the Last Prophet, has posted nearly 1,000 messages from Jesus, the Virgin Mary and God the Father on the Website TheWarningSecondComing.com. She has nearly 35,000 international Facebook followers and dozens of worldwide geographically-local Facebook sites. The main FB site, Jesus to Mankind, shows an image of a smiling Jesus as messages report of cataclysmic global devastation and Satanic influences leading to the end times and schismatic separation of her followers from the institutional church. MDMers, as her devoted followers are known – possibly numbering hundreds of thousands – have turned into a cult-like mass of sincere, truth-seeking believers who have generated plenty of formal reaction from Catholic hierarchy, religious commentators and theologians.

She has passionate advocates and adversaries. She has averaged four visions a week for three years that repeat prophetic warnings from a hundred years-worth of seers, and adds lots of her own to the mix, creating a worldwide discussion-frenzy and divisiveness within communities and families, split for or against. Her internet site ranks as the finest-looking bunch of Web pages for any prophet since…well…ever. She has marketing skills!

But nothing is known of her identity. Until now.

PR GIRL GETS TAGGED

Mary photo 2

Mary McGovern

A mosaic has formed that leads to the door step of Mary Carberry, 58, of Dublin, Ireland, who does business under her maiden name of Mary McGovern. She has four children. Two have worked for her firm, McGovernPR, including her daughter Sarah Carberry, 28. The 27-year-old company, McGovernPR, has won international awards for its skill in marketing products and ideas. Other Carberry companies are CultureLink, headed by her husband, John Carberry, and Digital Future Link, headed by Sarah. Mary, John and their adult son live in Muldowney Court, MalahideCounty, Dublin, Ireland.

DEVOTEE OF SEER JOE COLEMAN

Mary Carberry was a follower of the Irish medium/psychic Joe Coleman who began receiving visions in 2009. A year later, the online publication IrishCentral.com headlined a story, “Knock guru predicts vision following documentary debut.” Author Cathy Hayes wrote, “Before his most recent trips and visitations at Knock, Coleman worked as a healer. He ran spiritual development courses and gave clairvoyant readings before the revenue commissioners started looking into his finances. Though he was charging €40 a session for clairvoyant readings he insisted that he never charged for any kind of information to do with his visions of the Virgin Mary.”

Carberry was instrumental in promoting Coleman in broadcast and print media, promoted [wrote?] his book The Message, and maintained his Web site. It is believed she wrote a letter to Catholic Theologian Ronald Conte on Nov. 1, 2010, defending Coleman and claiming, “I am the second visionary. We both see our Lady as well as her beloved son Jesus Christ.” She made a prediction later repeated by MDM: The Tribulation has already started. The second half starts at the end of 20-12/beginning of 2013.” The correspondence is signed only “Mary” and adds, “I can’t give you my surname unfortunately.”

On the seventh day, Nov. 8, Maria Divine Mercy [MDM] emerged from anonymity to…more anonymity to receive her first official “vision” and by Feb. 2011 a slickly designed Web site called thewarningsecondcoming.com went “live.” As with Mary’s letter to Conte, the newer visionary repeats the command from the Virgin Mary that the messages from heaven be published. Since MDM emerged, Coleman says he has not seen Mary Carberry, though his current website publishes her name in a notice for prayer meetings.

CONNECTING THE DOTS

There are more connections between the names McGovern – the business woman – and Carberry – the visionary. The Irish “Independent” newspaper published this story on July 24, 2010: “An e-commerce initiative launched yesterday and aimed at the 44 million Irish-Americans has pulled off a coup by getting the backing of US internet giant AOL. Ireland-usa.com has been set up by a company called CultureLink which is owned by public relations adviser Mary McGovern and her husband John Carberry.

building site

Block 4 Harcourt Center, Dublin. Home to Trumpet Publishing, Coma Books, and the The Warning Second Coming/MDM enterprises.

The formation of CultureLink may have saved the Carberrys from bankruptcy. A few months earlier, Dec. 8, 2009, the Irish Independent newspaper reported of a couple about to their home for falling behind on payments of their $670,000 [US] mortgage. The Building Society was seeking to re-possess the €850,000 [$1.4 million] home. ”[Barrister Ann Lawlor] said John and Mary Carberry, of Muldowney Court, Malahide, Co Dublin, had not kept up monthly repayments of €5,217 [$6,991 US] for the past 10 months and were in arrears of more than €50,000 [$67,000].” The court denied the repossession.

BUSINESS LINKS

Breffni Cully

“Joseph Gabriel” at Oct. 6 Chicago MDM workshop

MDM’s visions are published, as commanded, in three volumes called the Book of Truth, by Coma Books whose only apparent products are the MDM line of merchandise. Add a fourth volume for prayers. Visa and MasterCard accepted. To assure the company’s lock on income from published distribution of the messages, Coma Books copyrights the content. Jesus speaks; MDM profits. There is additional legal language protecting publication of the messages: “In no event are you permitted to publish, distribute or otherwise reproduce in any format any of the content or copies of the content supplied to you or which appears on the Coma Books shares the same address as Trumpet Publishing Ltd, formed by Sarah Carberry [majority interest] and Breffni Cully, 60. A blogger has identified Cully as the same Joseph Gabriel who conducted and spoke at MDM workshops in Canada and the US during late summer/fall 2013, while associates made cash-only book sales. If true, the camera-shy Cully – recording devices and photos were forbidden from workshops – would have reason to change his identity to conceal his business relationship with Carberry that would link her to the visionary, Maria Divine Mercy. So, we can connect Mary Carberry to Sarah Carberry to Trumpet Publications to Breffni Cully to Joseph Gabriel to the visionary MDM.

Sarah no longer owns Trumpet Publishing. In her place is Heinrich Martin Roth, 69, of Koln, Germany. Roth maintains German-language online book sales for…the visionary messages of MDM as contained in the Coma Books-published Book of Truth! So, we connect Mary Carberry to Sarah Carberry to Trumpet Publications to Heinrich Roth to Coma Books to the visionary MDM.

Coma Books and Trumpet Publishing Ltd are located at Block 4, HarcourtCenter, Harcourt Street, Dublin, which is also the same identical contact address for TheWarningSecondComing.com, the Maria Divine Mercy Website. It’s a small world.

AWARD-WINNING MARKETING

McGovern’s marketing skills were noted in an article published in the Irish Business and Leadership journal in December 2009 that announced a new online service provided by her company. Mary McGovern remarks how skillful online content can deliver “stickiness by engaging readers on issues they care about…we produce content that stimulates online and offline debate. The key objective is to attract repeat visitors to a company’s website.”

A year later a woman concealing her identity under the name Maria Divine Mercy demonstrates an uncanny online ability to engage readers on issues they care about. With lots of “stickiness” to keep them coming back for more. And claims she’s receiving near-daily messages from a talking drawing of Jesus who tells her she is the last prophet. And 100,000 people say, “Amen.” This may be the most remarkable textbook-study exercise in effective marketing and public relations in history.

IDENTITY CONFIRMED?

In June 2013, three years after Mary Carberry separated herself from the medium Joe Coleman, Coleman received this email: [stet] ”I have read a lot about Maria Divine Mercy recently. She hides behind her false title and word is out it’s Mary Carberry. She is being heavily associated with you..can you confirm any truth in this?”

Coleman responded, [stet] “Yes this is true, it is all over the internet, I have not seen or heard of her [Mary] in three years now, but I pray for her that she will turn back to God, the devil works in many ways to deceive people and keep them from the truth, any way I am good so far have to try stay in the state of grace, thank you for your concern I send you Mothers love and Blessings, joe Coleman peace by yours amen.”

A contributor to the Facebook page SafeHarbour, for recovering MDM followers, reports that Mary McGovern’s [Carberry] online LinkedIn photo was shown to Joe Coleman who confirmed that the photo was a younger Mary Carberry. [LinkedIn is a social network site for business professionals. Mary lists among her special interests, “…reading, especially knife-edge thrillers.”]

A breakthrough revelation of MDM’s identity “went viral” since its posting Nov. 1, just 15 days ago. The detailed letter, written by someone with Carberry family contacts, identified Mary Carberry as Maria Divine Mercy. The extent of personal information in the message makes a credible case for its authenticity. Researchers contributing to this story know her personally. The author writes that Mary never had visions until she met Joe Coleman.

[stet:] ”Joe Coleman’s infestation definitely spilled onto Mary Carberry and soon she too began to have visions. In fact a number of people associated with this medium, Joe Coleman began to have visions including Keith who was killed in a car accident. If people are not in the State of Grace and start associating with mediums, false prophets, well then it is no surprise that they too become infested with the demonic which often leads to visions, prophecies etc but they are not from God, they are totally FALSE.”

Is Mary McGovern Carberry – the international marketing/public relations award-winner – the real MDM? Or the Personna concealing one or more other “visionaries”?

PRIEST” ADDS SUPPORT – Added Nov. 16

MDM’s visions earned credibility early-on from Facebook postings contributed by Fr. Marie-Paul, a Catholic priest. He was literate, persuasive, and provided convincing theological support. But Fr. Marie-Paul would slip references to other messages not so believable, tying MDM with prior visionaries including condemned deceased seer Veronica Leuken, from Bayside, New York, and the Australian cultist William Kamm, who does business as “the Little Pebble.” Kamm is serving prison time for crimes against two underage girls and is not scheduled for release until 2015. Kamm himself aggressively promotes MDM’s messages on his Website, of which there is little else left, and on YouTube videos through an intermediary. He claims he will be the last Pope.

Kamm-the-Pebble, 63, has a newer name, William Castelia, which will help establish a post-prison identity that separates him from the subject of the book, A Wolf Among the Sheep: Australian Cult Leader William Kamm. He ceased reporting his own messages from heaven by the time MDM began her visionary career. As an active visionary, though, his messages remarkably paralleled the messages from Maria Divine Mercy. Grow your own food, money will be worthless, buy gold and silver, the end is near.

And as to Fr. Marie-Paul, well, he wasn’t really a priest after all, but rather a member of the Kamm-the-Pebble cult. When Facebook followers increasingly suspected fraud, the administrator of the official MDM Facebook page, Jesus to Mankind, sought advice directly from Maria Divine Mercy who spoke directly to Jesus who said, directly, the fake priest’s contribution was “important.” Maria emails, “[Fr. Marie-Paul] added great credibility to the messages. I was sad to see him go and I miss his posts.” The fake priest continues to be “important” to Maria promoting her messages to the world under different names.

Yes, we have a copy of the email.

William “The Pebble” Kamm, prison release date 2015

UNWEAVING THE WEB – Added Nov. 16

The story of the future Pope and convicted rapist William Kamm, whose heavenly messages pre-visioned those of MDM, now takes an interesting and curious person-to-person journey to the House of Carberry. But to get there, we must go back to the confident and handsome 60-year-old who spoke at the Maria Divine Mercy workshops under the assumed name of Joseph Gabriel.

Breffni Cully, a retired dentist, business man, and cyclist enthusiast [“the flying dentist”], spoke excitedly of the visions of the Irish seer, bringing with him the print of a drawing of Jesus that talks to the visionary. He is engaged in a number of business ventures, including Pharmanex, a division of the multi-level marketing company Nu Skin, and Trumpet Publishing Limited, with whom he shared ownership with Mary Carberry’s daughter, Sarah. At least once, he got into a little legal trouble. In 2007 the Inishowen News of Donegal, Ireland, reported that Cully was involved in a “medical card scheme” that earned him $144,504 [US]. With all his relationships, personal and business, he lists only two “friends” on his Google+ page. His estate manager and Christine Lammerman.

Christine Lammermann is the former mother-in-law of the Little Pebble, William Kamm! What are the odds that Kamm would have a relative who is a personal friend of a business partner of the Carberrys?

THE LAMMERMANN LINK – Added Nov. 16

In 1991 Lammermann and daughter Bettina immigrated to Australia from Munich, Germany, to join the Little Pebble’s [Kamm’s] commune. At its peak, the order Kamm founded in 1983 had an estimated 500,000 followers worldwide. Bettina, at 17, became Kamm’s “secret mystical wife” and “Queen of the Cult.” She gave birth to six of Kamm’s 16 children [from 8 “wives” – all by immaculate conception] before “divorcing” him in 2006, a year into his prison term. Bettina, now 40, has moved far from the maddening crowd. Her mother remained in the commune for another seven years and, until recently, used its address on Koloona Drive, Cambewarra, New South Wales, for her internet marketing business.

Lammerman, an online marketing entrepreneur of natural health and other products, is also an organizer of the Catholic “Our Lady of Refuge” organization inspired by German Bishop Ralph Napierski who unsuccessfully attempted to participate in the conclave to elect the current Pope. Napierski isn’t a real bishop, but he dresses and acts as one. In mid-November 2011, Maria Divine Mercy’s visions began to appear on Lammermann’s Website with the same frequency as they appear at the official MDM Website. But there is no attribution to MDM or reference or link to her site. At one point, Lammermann found it necessary to specifically deny claims she wrote the messages. In email Lammermann seems to admit to the authorship of one MDM prayer, now numbering 125. In reference to prayer number 31 she comments, “I hope you like what I wrote.”

We know from audio interviews she’s given, by her admission and evidence of accent, that the “Last Prophet” Maria Divine Mercy is an Irish business woman with children. But is she getting a little help from her friends? Better yet, is this a brokered marketing scheme between an Australian cultist, an Irish businessman, and a marketing/pr firm, all seeking to advance their own interests?

What a tangle web we weave.

CHURCH REACTION

MDM’s messages from heaven have been publicly condemned by Catholic bishops in several countries where the cult has evidenced itself. But the Irish bishops, who have jurisdiction over Mary, have not publicly spoken. And the silence is puzzling. But the Nov. 1 writer, cited above, says Dublin Archbishop Diarmuid Martin knows of the woman and assigned an Irish exorcist priest to meet her and examine her messages. She writes, “He told her that her messages were not from God, that they were utterly FALSE.”

IS IT OVER YET?

Can the MDMers be convinced the scam is up? Or will these messages extend far into the future? The seers of Necedah, Wisconsin and later Bayside, New York, each reported visions for 20 years. Both condemned. There are hundreds of others. Some good; some not so good. Followers speak of the promotion of Catholic devotions, the emphasis on prayer, fasting, penance, recitation of the Rosary and the Divine Mercy Chaplet. There are more than 125 MDM prayers that form a Crusade of Prayer that circles the world. And it’s only three years old! This sure sounds like Jesus’ work. Or another diabolical trick to deceive faithful and sincere truth-seekers. There is honey in the trap.

The financial stress the Carberrys endured evidenced by the threat of the loss of their home, and the social and business embarrassment, may have created an emotional foundation that pushed Mary to seek spiritual comfort. Perhaps Mary’s association with Joe Coleman suggested her own transcendental project. She had the in-family talent and international contacts to market to a world starved for spiritual clarity. I don’t believe Mary or Joe or other “seers” set out initially to deceive. The sincerity in the eyes of Joe Coleman kneeling in prayer wins hearts. The prayers and messages from those behind the curtain of Maria Divine Mercy capture minds and souls. The Irish – or Australian – “visionary” may have an authentic bridge from this side to the other, but it isn’t God talking. The dark forces are a wink away. The devil will embrace his enemy and betray his friends in the grand exercise of wickedness and entrapment.

We are told that in the end even the elect will be deceived. The time is ripe with befuddlement and desperate for leadership. For a time, I was convinced that these messages were authentic. But there were problems I kept dismissing. Contradictions. Harsh language. Even problems with sentence structure and punctuation! [Is no one checking these for grammar?] Forget the theological arguments: We live in an age dispossessed of doctrinal allegiance – at the highest levels! It is the person of Mary Carberry that speaks to the deceit. Mary and John have a beautiful, intelligent and talented family. Pray they are sheltered from harm as a consequence of these revelations. And that she comes clean soon.

It’s time to lift the curtain.

Saseen

——————–

The author of this article lives in the United States and has no personal or business relationship with the Carberrys or any of the individuals named. In his quest to determine the genuineness of the messages, which more and more promoted a schismatic split from the Catholic Church, he discovered a cadre of courageous inquirers in many countries engaged in ongoing research into the mystery of the veiled woman. But there was no single document to tell the story until now. If you have new information, please add it to the comment box [requests for confidence will be respected] or post it at one of the Facebook pages devoted to assisting former MDMers. All comments are read. The date at top will change to indicate the addition of new information. This article should be understood as a compassionate gesture to those perpetuating these messages, and to those victimized by them. God Help Us All.

Continue Reading

0

Imprimatur for Direction for Our Times Materials
November 11th, 2013

Dear lay apostles,

We are happy to share with you today the news that Bishop Leo O’Reilly has granted an Imprimatur for all of the writings of Direction for Our Times. This is good news and is another step forward for the Apostolate of Jesus Christ the Returning King. Below you will find the actual language, as well as the titles of the writings. Each reprint will now include the Imprimatur.

 

To appear in each book:

Nihil Obstat: Very Rev. John Canon Murphy, PP, VF

Imprimatur: +Most Rev. Leo O’Reilly

Bishop of Kilmore, Ireland.

The Nihil Obstat and Imprimatur are an official declaration that a book or pamphlet are free of doctrinal or moral error and that ecclesiastical permission for its publication has been granted.

 

The official Church diocesan commission is at a late stage of its process and therefore we are delighted to receive the Imprimatur now. We, along with you, peacefully await the outcome of that commission.

Apostles, thank you for your hard work, faithful support and kindness to us on the staff. We are seeing enormous growth in many areas so please continue to pray for us. We are here for you to support your good work in spreading this apostolate. Hopefully, the Imprimatur on the writings will make your jobs a little easier!

Faithfully,

Fr. Darragh Connolly

Chaplain

p.s- as always if you have any questions, please contact the office.

 

Below are two letters from Anne’s bishop, Bishop Leo O’Reilly, bishop of the Diocese of Kilmore, Ireland. They contain statements on his position from June 2006 and September 2011. These statements reflect the current position of Bishop O’Reilly, who is the competent ecclesiastical authority in this matter.

For More Information – Clergy
Clergy members seeking further information may contact Fr. Darragh Connolly, Bishop O’Reilly’s designated representative in these matters, by calling the Direction for Our Times office – USA (708) 496-9300 or Europe +353(0)49 437-3040.

Letter from Bishop 2006

Letter from Bishop 2006

 Letter from Bishop 2011

Letter from Bishop 2011

 

 

CoatofArms

Continue Reading

0

“Lord Jesus Christ, Son of the Father,

send now your Spirit over the earth.

Let the Holy Spirit live in the hearts of all nations,

that they may be preserved from degeneration, disaster, and war.

May the Lady of All Nations, the Blessed Virgin Mary, be our Advocate. Amen.

 Free copies of this prayer card may be obtained by contacting Mother of All Peoples at: mary@motherofallpeoples.com.

Continue Reading

Boletin – December 2001

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – February 2002

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – February 2004

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – October 2002

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – September 1999

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – September 2007

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – February 2009

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – February 2007

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – April & May 2000

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – August & September 2001

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – November & December 2000

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletin – November & December 2001

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Boletín – September 2006

Published on August 6, 2012 by in En Espanol

0

Continue Reading

Una Ofensiva Mariana de Benedicto XVI

Published on July 31, 2012 by in En Espanol

0

En el 93º aniversario (13 de Mayo del 2010) de la primera aparición de Nuestra Señora del Rosario a los 3 niños portugueses, el Papa Benedicto se dirigirá al mundo desde este favorecido santuario Mariano. En medio de un ataque sin precedentes sobre el papado en estos días, y a la luz de la profecía de Fátima del 13 de Julio de 1917, de que “el Santo Padre tendrá que sufrir mucho”, muchos se preguntas si esta profecía no sólo se refiere al atentado de Juan Pablo II en el mismo aniversario en 1981, sino también a los ataques gravemente injustos hechos al presente contra nuestro santo Vicario de Cristo.

“Sólo Ella puede ayudarle”. Estas palabras de Nuestra Sra. de Fátima hablan también de la presente crisis en la Iglesia y del ataque específico al papado. Muchos fieles creen que volviendo a Nuestra Señora en este tiempo de crisis eclesial, sea la última respuesta. el El Cardenal Ratzinger parece confirmar esto, al menos en principio en su famoso Reporte Ratzinger de 1984, en el que él identifica el remedio a la crisis omnipresente de fe y cultura de hoy precisamente por “tornar a María”.

En la mente de un grupo significativo de cardenales, obispos, teólogos y laicos, la mejor defensa para el papado de Benedicto XVI es una ofensiva Mariana. El 25 de Marzo del presente año, una representación internacional de numerosos miembros de la jerarquía Católica, la comunidad teológica y laicos se reunieron en el Forum del Vaticano en Roma para hablar a favor de una solemne definición de la maternidad espiritual universal de Nuestra Señora, por amor a la verdad y como un remedio Mariano por los graves males que enfrenta actualmente la Iglesia.

Organizado por la Revista Inside the Vatican, este “Día de Diálogo” Romano sobre el 5º dogma Mariano (ver www.insidethevatican.com), puesto en relieve por obispos de 4 continentes, teólogos Católicos y Protestantes, e incluso embajadores en el Vaticano.

“Creemos que el 5º Dogma Mariano ayudará a protegernos de desastres”, así dijo Mercedes Tuason, Embajadora de Filipinas en el Vaticano. La embajadora leyó una carta de la Presidente de Filipinas, Gloria Arroyo, que fue dirigida y presentada al Papa Benedicto XVI en Agosto del 2009, en la que la Presidenta solicita la definición papal de María como la Madre Espiritual de la humanidad, a favor de la nación Filipina. Los obispos asiáticos, en el mismo foro, elevaron una fuerte voz por el dogma Mariano, como una ayuda poderosa en la evangelización Cristiana de Asia, en particular de China.

Los temas que han dominado, y en gran medida paralizado, los diálogos ecuménicos en el primer mundo en relación a María (comunión de los santos, la gracia sola, la fe sola, etc.), fueron discutidos como fundamentalmente irrelevantes para los pueblos aun no bautizados de Asia. “El símbolo Chino de amor es una madre sosteniendo a un niño”, comentó el Arzobispo Ramón Argüelles de Lipa, Filipinas, quien explicó que el concepto de una madre trayendo misericordia y redención de un dios a sus hijos en una idea estándar y muy aceptada en la cultura Asiática. De hecho, en algunos casos en donde un sistema de creencia oriental no tiene un intercesor femenino entre ellos y un dios, se lo inventan. “Ya tenemos una”, declaró el Arzobispo Argüelles, “en la persona de María Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada”.

El Arzobispo M. Chinnappa de Madras, India, confirmó este mismo llamamiento Asiático de una madre trayendo las gracias y la misericordia de Dios a la humanidad. Reportó que gentes multi-religiosas del segundo país más grande acuden a los santuarios Marianos debido al consuelo que reciben del concepto y de la intercesión real de una madre. También se refirió a la entusiasta recepción que recibió de Musulmanes, Hindúes y Cristianos por igual, de sus propias repetidas enseñanzas de los roles de Nuestra Señora como madre espiritual de la raza humana, y de su solemne proclamación papal. Ha recibido una entusiasta respuesta favorable no sólo en la India, sino también en otros 10 países en los que ha predicado y enseñado la necesidad de un quinto dogma Mariano.

El ex obispo militar Argentino, Antonio J. Beseotto, defendió el título de Corredentora como un título Católico tradicional y apropiado para describir los sufrimientos de María con Jesús en la obra de la Redención. El prelado Argentino, bien conocido por su valiente posición contra el uso del gobierno Argentino de la anticoncepción y el aborto en el 2004, transmitió el apoyo masivo de América Latina por esta potencial definición papal Mariana, mismo que incluye cientos de obispos, millones de fieles y miles de religiosas contemplativas que rezan diariamente porque el Papa Benedicto proclame este dogma Mariano.

La principal objeción planteada recientemente a esta definición Mariana ha sido su efecto potencial en el ecumenismo, ya que varios cuerpos Cristianos fuera de la comunión con Roma, se opondrían a cualquier expresión de la infalibilidad papal y con mayor razón a una definición Mariana. En respuesta, la teóloga Anglicana, Dra. Judith Gentle, miembro de la Sociedad Mariológica de Nuestra Sra. de Walsingham en Inglaterra, se refirió a esta probable proclamación por el Papa Romano como aquel que constituye el remedio actual para las dificultades ecuménicas que estamos enfrentando en el presente.

“Lejos de ser un obstáculo” –remarca- “la entrada de la madre en los esfuerzos de unir la familia de Cristo, es precisamente lo que es necesario en este momento del viaje ecuménico”. La teóloga Anglicana declaró que ella y muchos otros “hogares de la fe Cristiana”, ven al “obispo de Roma” como la única persona y oficina que pueda efectuar el remedio ecuménico”, proclamando y de esta manera liberando así a la madre de Jesús para interceder por la unidad Cristiana, la que está simplemente más allá de nuestras habilidades humanas.

En un punto en el diálogo, un miembro de la audiencia objetó: “Porqué imponer un nuevo dogma a la gente, si esta doctrina Mariana es algo ya enseñado por la Iglesia?” El Obispo José Bagobiri de Nigeria respondió que la pregunta en sí misma refleja un concepto equivocado del dogma Católico. “Los dogmas de la Iglesia no son impuestos, sino más bien propuestos” –declaró- en el sentido de que revelan verdades divinamente reveladas los que llaman a todos los miembros de la Iglesia a aceptarlos y celebrarlos. Entre mejor pueda ser la verdad propuesta en la forma de una definición solemne, cuanto más conduce a un adecuado entendimiento y libre consentimiento de la verdad que encarna el dogma. La libertad de uno viene cuando aceptamos o rechazamos ser Católicos -no en qué doctrinas o dogmas que objetivamente son verdades en sí mismas- uno quiere asentir como Católico.

Un dogma es la “perfección de una doctrina” como lo anotó Pío IX en su definición solemne de la Inmaculada Concepción. Si una doctrina ya ha sido enseñada por el Magisterio, es algo que obliga a los fieles a una aceptación religiosa de mente y voluntad a la mentalidad manifiesta del Papa (cf. Lumen Gentium, 25).

Mientras el Papa Benedicto busca la intercesión de Nuestra Señora el 13 de Mayo -aniversario de Fátima- por nuestra asediada situación eclesial, se nos recuerda de un pontífice anterior dirigiéndose a María, durante un grave tiempo histórico para la Iglesia.

En 1848, el Beato Pío IX fue obligado a huir del Vaticano bajo un violento ataque de las fuerzas socialistas. Mientras estaba en el exilo y después de haber consultado algunos prelados Marianos, el maltratado Pontífice concluyo que el último remedio para el papado y la crisis en la Iglesia sería la definición solemne de la Inmaculada Concepción, y al hacerlo, atraer la poderosa intercesión de Nuestra Señora en la agitación eclesiástica. El Papa definió el dogma y el papado y la Iglesia fue prontamente restablecida a su previo respeto y más allá de manera significativa.

¿No estaremos enfrentando una situación paralela en nuestros días, con los medios seculares del mundo y aun algunos miembros equivocados de la Iglesia que están pidiendo a gritos en medio de la crisis eclesial internacional, la dimisión de nuestro amado Santo Padre? Quizá necesitamos el mismo remedio Mariano, cuando todos los esfuerzos humanos de diplomacia y justicia parecen estar lejos de ser suficientes para las crisis actuales de la Iglesia y del Papado, una proclamación Mariana que reconozca los roles de María de intercesión, y al hacerlo así, traerlos poderosamente en plena acción hoy, por nuestra Iglesia y por nuestro Papa.

Algunos quizá argumente que debido a los ataques existentes al Santo Padre, lo último que el debería hacer es detonar más controversia con un dogma Mariano sobre la maternidad espiritual de María. Pero la historia y la fe combinada han demostrado que cuando la Iglesia ha enfrentado sus más grandes batallas, ya sean las persecuciones romanas en los primeros siglos, las de invasores extranjeros en lugares como Lepanto y Viena en más recientes siglos, o la de los asaltos seculares y de los medios en el tercer milenio, yendo a María con convicción y fortaleza, efectúa un libramiento de gracia que empoderar, protege y santifica la Iglesia de manera que sólo puede ser descrita como sobrenatural. La Iglesia necesita hoy un remedio sobrenatural. La Iglesia necesita hoy a su Madre.

“Que la Iglesia sea así Renovada por Sacerdotes que Sean Santos”

Madre Inmaculada,
en este lugar de gracia,
convocados por el amor de tu Hijo Jesús,
Sumo y Eterno Sacerdote, nosotros,
hijos en el Hijo y sacerdotes suyos,
nos consagramos a tu Corazón materno,
para cumplir fielmente la voluntad del Padre…
Madre de la Iglesia,
nosotros sacerdotes, queremos ser pastores
que no se apacientan a sí mismos,
sino que se entregan a Dios por los hermanos,
encontrando la felicidad en esto.
Queremos cada día repetir humildemente
no sólo de palabra sino con la vida, nuestro “aquí estoy”.
Guiados por ti,
queremos ser Apóstoles
de la Divina Misericordia,
llenos de gozo por poder celebrar diariamente
el Santo Sacrificio del Altar
y ofrecer a todos los que nos lo pidan
el sacramento de la Reconciliación.
Abogada y Mediadora de la gracia,
tu que estás unida a la única mediación universal de Cristo,
pide a Dios, para nosotros,
un corazón completamente renovado,
que ame a Dios con todas sus fuerzas
y sirva a la humanidad como tú lo hiciste…
(Extracto del Acto de Encomienda y Consagración de los Sacerdotes al Inmaculado Corazón de María, Papa Benedicto XVI. Fátima, 12 de Mayo del 2010. La liga para la oración completa
está en www.motherofallpeoples.com)

“Queridos amigos que están enfermos, reciban la llamada de Jesús que pronto pasará entre Uds. en el Santísimo Sacramento, y encomiéndele cada revés y dolor que tengan, para que se conviertan –de acuerdo a su designio- en medios de redención para el mundo entero.
Uds. serán redentores con el Redentor, así como son hijos en el Hijo.
En la cruz…está la madre de Jesús, nuestra madre”.
(Extracto de la Bendición a los Enfermos, Papa Benedicto XVI, Fátima, 13 de Mayo del 2010. La liga para la oración completa está en www.motherofallpeoples.com)

Continue Reading

“Por el Santo Padre y el Dogma”

Published on July 31, 2012 by in En Espanol

0

El 11 de Septiembre de 1999, El Dr. Mark Miravalle, Presidente de Vox Populi Mariae Mediatrici, el movimiento internacional que busca la solemne definición de la Madre de Todos los Pueblos como Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada, hizo la siguiente presentación en la Conferencia sobre el Triunfo del Corazón Inmaculado de María, llevada a cabo en New York.

Queridos Hermanos y Hermanas en el Inmaculado Corazón de María,

Permítanme empezar con las palabras de Su Santidad, el Papa Juan Pablo II, de quien creo es la “pieza maestra” del Triunfo del Inmaculado Corazón de nuestra Madre:

“María es el atardecer de la Redención…espiritualmente crucificada con su Hijo crucificado (cf. Gál. 2:20), contemplo con heroico amor la muerte de su Dios, “consintió amorosamente a la inmolación de esta Víctima que Ella misma había dado a luz” (Lumen Gentium, 58)…de hecho, en el Calvario, se unió a sí misma con el sacrificio de su Hijo lo que llevó a la fundación de la Iglesia…Habiendo sufrido por la Iglesia, el rol de María como Corredentora no terminó con la glorificación de su Hijo” (Juan Pablo II, Discurso Papal dado en el Santuario de Nuestra Señora de la Alborada en Guayaquil, el 31 de Enero de 1985, publicado en L’Osservatore Romano el 11 de Marzo del mismo año).

Más que ningún otro papa en la historia, Juan Pablo II, ha llamado a nuestra Señora “Corredentora” –en al menos seis ocasiones- debido a su participación excepcional maternal en la Redención de la familia humana llevada a cabo por Jesucristo, el único Redentor y Rey de todos los pueblos y naciones. El prefijo “co” no significa igual, sino que viene de la palabra Latina “cum”, que significa “con”. El uso papal del titulo “Co-rredentora” aplicado a la Madre de Jesús, nunca pone a María a nivel de igualdad con Jesucristo el Redentor divino de todos. Más bien denota la participación excepcional de su corazón maternal en el sufrimiento redentor de Su Hijo, como la “Nueva Eva”, la nueva “Madre de los Vivientes”, como los Padres de la Iglesia se refieren a Ella.

Tal y como San Pablo invita a todos y cada uno de los Cristianos a convertirse en “co-trabajadores” (1Cor. 3:9) con Jesucristo, sin ponernos en nivel de igualdad con el único Señor y Dios, así también el título de “Co-rredentora”, se refiere a este sufrimiento sin paralelo del Corazón Inmaculado de nuestra Madre por cada uno de nosotros en el Calvario, pero nunca al nivel de divinidad. Al mismo tiempo, nuestra Madre Corredentora es nuestro ejemplo perfecto en el llamado escriturístico para que “hagamos lo que está faltando en los sufrimientos de Cristo por el bien de Su Cuerpo que es la Iglesia” (Col. 1:24); para ofrecer todos los sacrificios y sufrimientos de nuestro día, en unión con nuestro Señor Jesús para que se liberen las gracias del Calvario por la Iglesia y por el mundo.

Pero nuestro amado Santo Padre nos recuerda que: “El rol de María como Corredentora no termina con la glorificación de su Hijo”. Después de haber participado en la adquisición de las gracias del Calvario y habiendo sido dada a la humanidad como el regalo final del Señor Crucificado (cf. Jn 19:26), nuestra Madre continúa con su rol salvífico como Corredentora en la distribución de las gracias del Calvario como la Mediadora de todas las Gracias y Abogada. (Cf. Concilio Vaticano II, Lumen Gentium, nn. 58-62). Como Mediadora de todas las Gracias, nuestra Madre Celestial alimenta a sus hijos terrenos con las inestimables gracias de Su Hijo, tanto en su amoroso servicio a Cristo el “único Mediador” (1 Tim 2:5), como en la unión intima con el Espíritu Santo quien, como el Santificador, escoge y distribuye todas Sus gracias celestiales a través de Su esposa e instrumento humano, el Corazón Inmaculado de María. Como Abogada del pueblo de Dios, nuestra Señora lleva todas las necesidades pedidas por la familia humana ante el trono de Cristo Rey, intercediendo por nosotros como Reina y Abogada en el Reino de Dios. Como Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada, Ella es verdaderamente la Madre de todos los Pueblos, buscando llevar a todos los pueblos y naciones al Corazón de Su Hijo Eucarístico.

Como Uds. saben, los tres grandes roles de nuestra Madre como Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada, forman parte de la doctrina oficial de la Iglesia en las enseñanzas del Magisterio Papal. Vox Populi Mariae Mediatrici (o la “Voz del Pueblo por María Mediadora”) está buscando el apoyo de nuestro amado Santo Padre “Totus Tuus”, para que defina papalmente los roles doctrinales de la Madre de todos los Pueblos, como Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada como dogma de la Iglesia, para que la Iglesia y el mundo conozcan al nivel más alto de verdad definida de que nosotros tenemos verdaderamente una Madre Celestial que está sufriendo por nosotros, nutriéndonos e intercediendo por nosotros. Más de quinientos cuarenta obispos, incluyendo 45 cardenales y cerca de 6 millones de Católicos (incluyendo a la extinta Madre Teresa de Calcuta) de los cinco continentes, están rezando y pidiendo para que este gran Papa Mariano honre pronto a nuestra Santísima Madre con esta gran corona dogmática.

¿Porqué es tan importante que la Madre de Todos los Pueblos sea papalmente proclamada como la Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada? En el gran misterio de providencia y libre albedrío, Dios ha querido que ciertas acciones se den sólo a través de la libre cooperación del hombre. Dios respecta nuestra libertad y no fuerza su gracia de Su gracia sobre nosotros. Y así como Dios esperó el libre ¨fiat¨ de una mujer joven para darnos al Redentor (Lc 1:38), de igual manera ahora la misma Mujer -respetando nuestra libertad- espera el libre ¨fiat¨ de un hombre, nuestro amado Vicario de Jesús en la tierra, para liberar una gran abundancia de gracias sobrenaturales sobre la Iglesia y el mundo entero. Pero como Juan el discípulo amado ¨recibió¨ a María ¨en su casa¨ (Jn 19:27), de la misma manera nuestro Santo Padre debe ¨dar la bienvenida¨ a María en las casas y los corazones de la familia humana, por medio de proclamarla papalmente como la Madre de Todos los Pueblos al nivel más alto de autoridad y verdad de la Iglesia.

Mis queridos Hermanos y Hermanas Marianos, creo que hemos llegado un punto de clímax histórico, en esta definida ¨Era de María¨. Nuestros corazones todos anhelan el cumplimiento de la gran profecía de nuestra Señora dada en Fátima que dice: ¨Al final, mi Corazón Inmaculado triunfarᨠ(13 de Julio de 1917). La proclamación papal de nuestra Señora como Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada, por el Vicario de Cristo, es la invitación libre en nombre de la humanidad que permite a nuestra Madre Espiritual ejercer plenamente sus roles maternales de corredención y mediación para traerle a sus hijos terrenales las gracias celestiales tan críticamente necesitadas por la Iglesia y el mundo contemporáneo.

Como tal, este quinto y último Dogma Mariano iniciará el Triunfo del Corazón Inmaculado de María. Sus títulos son sus obras y sus funciones por la Iglesia, y la proclamación papal de la verdad total sobre nuestra Madre María y sus obras santificantes por la Iglesia y el mundo, la liberará a Ella para usar Su poder total de maternal intercesión por las graves necesidades de la humanidad contemporánea. Nuestra Madre se refiere a este rol salvífico otorgado a Ella por la Santísima Trinidad, cuando dijo en Fátima: ¨Dios quiere establecer la devoción a mi Inmaculado Corazón¨, apareció como muestra ¨Madre Dolorosa¨ el día del gran milagro solar y suplicó al mundo que respondiera a Su llamado porque ¨Sólo Ella puede salvarlos¨ (13 de Julio de 1917).

El Sábado 31 de Julio de 1999 fui nuevamente bendecido, al poder atender la Misa matutina del Papa Juan Pablo II en su residencia veraniega de Castel Gandolfo y hablar posteriormente con Su Santidad. Pude comunicarle el enorme progreso internacional del movimiento Vox Populi Mariae Mediatrici y del apoyo orante de muchos millones de fieles Marianos de todo el mundo: cardenales, obispos, clérigos, religiosos e igualmente de laicos, por la definición papal del Quinto Dogma Mariano.

Ahora, mis amigos en los Corazones de Jesús y María, les pido un regalo especial para el Santo Padre y para nuestra Señora. Pido a cada uno de ustedes consagrados al Corazón Inmaculado de María que hagan una promesa personal el día de hoy, y que es el agregar en cada Rosario, en cada Misa, en cada hora de Adoración Eucarística, cada ayuno, cada sacrificio diario de cualquier tipo, desde ahora hasta que se dé esta gran proclamación papal del Quinto Dogma, la siguiente sencilla intensión: ¨Por el Santo Padre y por el Dogma¨.

Esta sencilla intensión desde el corazón, agregada a cada una de sus oraciones y sacrificios diarios, será un regalo espiritual para nuestra Madre de Todos los Pueblos y para nuestro amado Santo Padre, con una fuerza y eficacia espiritual más allá de cualquier poder humano.
Hagamos cada uno de nosotros, hermanos y hermanas en el Corazón Inmaculado de María, nuestra humilde parte como co-trabajadores o ¨co-redentores¨ con nuestra Madre Co-redentora y nuestro Santo Padre Totus Tuus, para que se dé la realización plena de la gran profecía de Fátima de que ¨al final, mi Corazón Inmaculado triunfará¨, y la gran profecía Mariana escriturística de que ¨ Me llamarán bienaventurada odas las generaciones…¨(Lc 1:48).

Disponible para reproducción y distribución libre. Para mayor información sombre el movimiento por el Quinto Dogma Mariano o por hojas de petición, favor de contactar a: Vox Populi Mariae Mediatrici, Centro de Distribución, Blvd. Puerta del Sol 502-9, Colinas de San Jerónimo, 64630 Monterrey, N.L., México. Email: lbejar@spe.com.mx

Continue Reading

0

¿Qué tienen en común Sn. Padre Pío, Sn. Francisco J. Cabrini, Sta. Gema Galgani, Sn. Maximilano Kolbe, Sn. Leopoldo Mandil, Sta. Teresa Benedicta de la Cruz, Sn. José Ma. Escribá, Beata Teresa de Calcuta, Siervo de Dios Juan Pablo II y Sor Lucía de Fátima (más allá de su santidad eminente como testigos del Siglo XX)? todos ellos repetidamente invocaron a Nuestra Señora como la “Corredentora” y enseñaron la doctrina de la Corredención Mariana, en lo concerniente al rol sin paralelo de María con y supeditada a Jesucristo en la obra de la Redención de la familia humana.

Uno de los grandes ejemplos del desarrollo de la doctrina Católica, es visible con la evolución histórica del dogma Mariano. Como la pequeña bellota que crece a través de los años llegando a ser un gran roble, las semillas de la Escritura divinamente plantadas en relación a María, han crecido bajo el nutriente del Espíritu Santo en dogmas de fe solemnemente declarados –lo que constituye la forma más alta de reconocimiento de una verdad de la Iglesia-.

En el 431, el Concilio de Éfeso declaró solemnemente a María la Madre de Dios, o literalmente la “Portadora de Dios” (Theotokos), en medio de la controversia Nestoriana sobre la naturaleza y persona de Cristo.(1)

Dos siglos después (649), el Papa Martín I declaró la “Virginidad Perpetua” de Nuestra Señora, que era virgen antes, en y después del parto de Jesucristo. (2)

Pasó un lapso mayor a los 1,200 años antes de la proclamación del siguiente dogma Mariano, con la solemne definición papal de la Inmaculada Concepción (1854) por el Beato Pío IX, en donde el Papa ejerció el carisma de la infalibilidad papal para pronunciar que, desde momento el mismo de la concepción de María, estaba libre de pecado original y llena de gracia. (3) Un siglo después, el Papa Pío XII volvió a ejercer la infalibilidad papal, definiendo solemnemente la Asunción de María (1950), esto es que al final de su vida terrena la Madre de Jesús fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celestial. (4)

Estos 4 dogmas Marianos identifican las prerrogativas principales de la Santísima Virgen María durante su vida terrena en relación a su Hijo Divino. Pero las tareas sublimes asignadas a la Virgen Madre por la Santísima Trinidad no terminan ahí. María recibió un quinto rol en relación específica con la raza humana, que fue primeramente declarado por su Hijo Crucificado como su don final a la humanidad antes de su muerte redentora: “Mujer, ¡he ahí a tu Hijo!… ¡He ahí a tu Madre!” (Jn 19:25-27).

María no es solamente Madre de Dios hecho hombre, la Virgen Perpetua de las Vírgenes, la Inmaculada Concepción y la Única Asunta –después de Cristo- también es la Madre Espiritual de todos los pueblos y naciones. Como lo enseña el Concilio Vaticano II: “Una vez recibida en los cielos, no dejó su oficio salvador, sino que continúa alcanzándolos por su múltiple intercesión, los dones de la eterna salvación… Por eso la Bienaventurada Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora” (Lumen Gentium, 62).

Como Madre Espiritual de la humanidad, Nuestra Señora ejerce 3 funciones maternales a favor de sus hijos terrenales. Es una “Madre sufriente” o “Corredentora.” El prefijo “co” no significa igual pero “con”, como está ejemplificado en el llamado de San Pablo a todos los Cristianos de ser “co-trabajadores con Dios” (1 Cor. 3:9). María cooperó “con Jesús” de manera como ninguna otra criatura humana o angelical, compartiendo sus sufrimientos con Él en la obra de la redención. Vaticano II nos recuerda nuevamente que la Bienaventurada Virgen “mantuvo fielmente la unión con su Hijo hasta la cruz, en donde, no sin designio divino, se mantuvo en pie, se condolió vehementemente con su Unigénito y se asoció con corazón maternal a su sacrificio, consintiendo con amor en la inmolación de la víctima engendrada por Ella misma” (LG 58). Juan Pablo II, de feliz memoria, llamó a María la “Corredentora” en seis ocasiones.(5)

Su segunda función maternal para la humanidad es una “Madre alimentadora” o “Mediadora de todas las gracias”. Como los padres, doctores, santos y papas nos enseñan, cada gracia que recibimos de la redención de Jesucristo nos llega a través de la intercesión de María. Caná hace clara la habilidad de la Madre para liberar las gracias y milagros de su Hijo para las necesidades de la humanidad (Jn 2:1-10). Juan Pablo II llamó a María la “Mediadora de todas las gracias” en siete ocasiones. (6)

Su tercera función maternal es como “Madre suplicante” o “Abogada”. No hay más grande intercesora ante el trono de su Hijo Rey que aquella de la Reina Madre. Así como el Rey Salomón no podía negar nada a su madre Reina (cf 1 Re 2:19), así también, Cristo Rey no le niega nada a su Reina Madre.

Puesto que la Maternidad Espiritual de Nuestra Señora bajo estos tres aspectos como Corredentora, Mediadora de todas las Gracias y Abogada es ya parte de las enseñanzas doctrinales del Magisterio Papal, ¿Por qué la necesidad de una definición papal de estos títulos? ¿De dónde ha derivado el movimiento para una definición papal de la mediación universal de Nuestra Señora?

Aparte de ciertos malos entendidos de que este movimiento tiene sus orígenes en revelaciones privadas, los inicios históricos de este movimiento Internacional de la Iglesia, data desde las dos primeras décadas del Siglo XX, con los esfuerzos del renombrado Cardenal belga, Cardenal Mercier, y del entusiasta apoyo de Sn. Maximiliano Kolbe.

Para fines de 1915, el Papa Benedicto había recibido numerosas peticiones para la definición dogmática de la mediación universal de Nuestra Señora del Cardenal Mercier, compañeros obispos, superiores religiosos y del clero. (7) El Cardenal Mercier emitió en 1918 una carta pastoral pidiendo el dogma de la Mediación de Nuestra Señora, la que incluyó específicamente el concepto de la Corredención como parte integral de la Mediación.(8) Con la aprobación papal dada por Benedicto XV en 1921 para la misa y el oficio de “María, Mediadora de todas las gracias” a petición de Mercier y otros, el movimiento mundial para la solemne definición papal de la mediación universal de María fue lanzado en una carta del Cardenal Mercier a todos los obispos del mundo (Abril de 1921), en la que expresaba su profundísima esperanza por esta coronación dogmática de la mediación de Nuestra Señora. (9)

El ilustre cardenal Belga continuó su abogacía por el dogma con Pío XI en el mismo día de su elección papal (6 de Febrero de 1922). (10) El recientemente electo pontífice respondió inmediatamente a la petición del dogma, ordenando el establecimiento de 3 comisiones teológicas para estudiar el asunto en 1922. Las comisiones Belga y Española concluyeron fuertemente a favor de la definición papal, mientras que la conclusión de la comisión Romana nunca fue emitida. (11) (Sigue en la página posterior —— )

Desde entonces al presente, un gran número de peticiones por la definición papal de la mediación universal de Nuestra Señora, han continuado inundando la Santa Sede. Las peticiones para un nuevo dogma Mariano sólo en los últimos 10 años (aprox. 1994-2004), son más de 6 millones de más de 165 países, e incluye más de 550 obispos y 45 cardenales(12)

Aunque esos números no incluyen los cientos de peticiones de obispos junto con un gran número de peticiones del clero y de laicos entregados a la Santa Sede por el Cardenal Mercier, (13) Gagnon y otros prelados desde 1930 a 1994, la reciente campaña de peticiones por este quinto dogma en la última década representa la más numerosa petición per annum en la historia de la Iglesia.

Pero la pregunta de “porqué” debe ser nuevamente dirigida si el Magisterio enseña ya la verdad de la mediación Mariana en sus tres componentes de Corredentora, Mediadora y Abogada, entonces ¿dónde está la necesidad de una definición papal solemne de la misma verdad en forma de un dogma?

Gracias históricas y paz mundial. Con cada nuevo dogma Mariano proclamado por el sucesor de Pedro, portador de las llaves del reino, un nuevo océano de gracias desciende sobre la Iglesia y el mundo. Para que Nuestra Señora ejercite en plenitud los roles maternales otorgados a ella por Dios, la humanidad necesita ejercitar su libre albedrío aceptando sus roles que puedan ser activados en nuestro favor. Dios nunca fuerza sus gracias santificantes sobre nosotros, pero espero nuestro libre “sí” antes de otorgarlas.

El “sí” de la humanidad, pronunciado por el Santo Padre en una proclamación papal de nuestra aceptación total de la Maternidad Espiritual de Nuestra Madre, liberaría gracias extraordinarias de paz y redención a un mundo en donde las guerras internas de aborto, abuso de niños, pornografía, divorcio, drogas, depresión y soledad, al igual que conflictos externos de terrorismo, pobreza, hambruna, plagas y desastres naturales, están amenazando a la mayoría de las familias, países y sociedades en todo el mundo.

La proclamación del dogma permitiría a la Madre tener la oportunidad de interceder por una nueva paz y gracia para nuestro mundo. El Santo Padre estaría declarando nuestro reconocimiento, en el más alto nivel de verdad Católica, de que Ella es verdaderamente nuestra Madre Espiritual universal, nuestra Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada, y que nosotros humilde y confiadamente suplicamos a nuestra Reina y Madre Celestial por la paz interior de Cristo en los corazones de la humanidad, la que es necesaria para cualquier paz global auténtica y perdurable.

Las palabras sucintas pero profundas de la Beata Teresa de Calcuta, deben elocuentemente sintetizar el corazón y el imperativo del llamado contemporáneo por el quinto Dogma Mariano:

María es nuestra Corredentora con Jesús. Ella le dio a Jesús su cuerpo y sufrió con él al pie de la cruz.
María es la Mediadora de todas las gracias. Ella nos dio a Jesús, y como nuestra Madre nos obtiene todas las gracias.
María es nuestra Abogada quien ruega a Jesús por nosotros. Es sólo a través del Corazón de María que nosotros llegamos al Corazón de Jesús Eucarístico.
La definición papal de María Corredentora, Mediadora y Abogada traerá grandes gracias a la Iglesia.
Todo par Jesús a través de María.
Dios lo bendiga.

Madre Teresa, MC(14)

Dr. Mark Miravalle
Universidad Franciscana de Steubenville

Para más copias, contacte Vox Populi vía internet: voxpopuli@1st.net o reproducir como lo deseé.
________________________________________
(1) Concilio de Éfeso, 431 D.C., como está citado de Henricus Denzinger, Enchiridion Symbolorum, Definitionum er Declarationum De Rubís Fidei et Morum, Barcelona, ed. Herder, 1946, n. 113.

(2) Martín I, Lateran Council, 649 D.C., Densinger 256.

(3) Pío IX, Ineffabilis Deus, 1854, Denzinger 1641.

(4) Pío XII, Munificentissimus Deus, 1950.

(5) Juan Pablo II, Saludo a los Enfermos Después de la Audiencia General (8 Sept. 1982); Discurso del Angelus (31 Nov. 1984); L´Osservatore Romano, 860: 1, Discurso Domingo de Ramos en Alborada, Guayaquil, Ecuador (31 Ene. 1985);
L´Osservatore Romano, 876: 7, Discurso Domingo de Ramos y Día Mundial de la Juventud (31 Mar. 1985); L´Osservatore Romano,880:12, Discurso a la Alianza Federada de Transportación de Enfermos a Lourdes (24 Mar. 24, 1990); Discurso Conmemorando el Sexto Siglo de la Canonización de Sta. Brígida de Suecia (6 Oct. 1991); L´Osservatore Romano, 1211:4.

(6) Juan Pablo II, Discurso al Consejo General, Superiores Provinciales y Directores de los Institutos Italianos de la Congregación de Sn. José (1 Dic. 1978), n. 3; Discurso a los Jóvenes de la Basílica de Ntra. Sra. en Monte Rojo (30 Ago. 1980), n. 3; Discurso del Angelus (17 Jun. 1988), n. 2; Homilía para la Octava de Pascua en la Parroquia Romana de María, Madre del Redentor (10 Abr. 1988), n. 7; Reflexión Hecha en la Basílica de Nuestra Señora de Gracias en Benevento (2 Jul. 1990), n. 1; Discurso del Angelus in Leche (18 Sept. 1994), nn. 1, 3; Discurso al Capítulo General de las Hermanas Mercedarias de la Caridad (28 Jun. 1996), n. 4.

(7) Cf. Cardenal Mercier, Carta Pastoral (8 Sept. 1918), en Manfred Hauke, María Mediadora de Gracia, María al Pie de la Cruz IV: Suplemento, Academia de la Inmaculada, 2004, p.3; cf. Mercier, Oeuvres pastorales V, 160, en Hauke, María, Mediadora, p. 6; Mercier, en los Archivos Arquidiocesanos, Cartón XXV, Documento 21, en Hauke, María Mediadora, p.95.

(8) Mercier, Carta Pastoral (8 Sept. 1918), en Hauke, María Mediadora, p. 3.

(9) Mercier, Carta (nota 7), en Oeuvres pastorales VI, 471f, Hauke, María Mediadora, p. 3.

(10) Hauke, María Mediadora, p. 96.

(11) Ibid.

(12) Archivos del Centro de Peticiones de Vox Populi Mariae Mediatrici, PO Box 220, Goleta, Ca 93116.

(13) Cf. J. M. Hupperts, “Kardinal Mercier, dienaar en apostel der allerheligste Maagd” en De Standaard van Maria 6, 1926, p.68, nota 5, en Hauke, María Mediadora, p. 93.

(14) Beata Teresa de Calculta, Carta del 14 de Agosto de 1993.

Continue Reading

Maria, Madre y Modelo de la Iglesia

Published on July 31, 2012 by in En Espanol

0

1º) Dos títulos, dos partes: María, Madre y modelo, son dos títulos y dos conceptos distintos, si bien están relacionados entre sí. Aun en el orden natural, una de las perfecciones de la madre es ser modelo y ejemplar para sus hijos. Esta duplicidad de conceptos nos obliga a dividir nuestro estudio en dos partes:

I. Primera parte: María Madre de la Iglesia. Maternidad espiritual de María.

II- Segunda Parte: María ‘modelo’ de la Iglesia. Su ‘Ejemplaridad ‘ para la iglesia.

La relación de estos dos títulos, o dos conceptos tiene en cierto sentido su fundamento en la misma naturaleza. La Madre, en cuanto tal, es siempre modelo, y puede ser el ejemplar más perfecto para sus hijos. Pues, si les ha comunicado su propio ser, es normal que ejerza sobre una profunda ejemplaridad en todo lo que significa perfección. Si filii matrizant -como dice el conocido axioma- es natural que la madre sea su ejemplar y su modelo, en el orden físico, y sobre todo en el oren moral.

Esta reflexión tiene una aplicación perfecta a las realidades espirituales y sobrenaturales. María, como Madre de la gracia, es modelo y paradigma para todos los hijos de Dios, para alcanzar la perfección más elevada. Tiene que existir, por tanto, en el orden sobrenatural un influjo positivo y eficiente de la Madre sobre sus hijos, y una atracción en los hijos con relación a su Madre. Es la mutua relación que debe existir, en un mundo correctamente ordenado, entre todos los que participan de una misma vida, de una misma naturaleza, mucho más en el orden de la gracia y de la vida sobrenatural.

I. Primera Parte

Maria, Madre de la Iglesia

I. Introducción:

1º) María, Madre de la Iglesia: María es esencialmente Madre. Fue predestinada desde toda la eternidad, en el mismo decreto de la Encarnación, para ser Madre del Hijo de Dios, hecho hombre. En esa predestinación se incluía la maternidad física y biológica con relación a su Hijo, y también la maternidad espiritual sobre todos los hijos de Dios, los redimidos, los discípulos de su Hijo. Lo veremos más adelante.
El conjunto de los hijos de Dios, redimidos por la sangre, la muerte y la resurrección de Jesucristo la familia de Dios, la Iglesia. Por eso, María es al mismo tiempo Madre también de la Iglesia, de todo el pueblo de Dios, de los Pastores y de los fieles.

El título: ‘María, Madre de la Iglesia’, fue promulgado solemnemente por el Papa Papa Pablo VI, el 21 de noviembre de 1964, en la sesión de clausura de la 3ª etapa del Concilio Vaticano II.

“Para gloria de la Virgen María y consuelo nuestro, declaramos a María Santísima Madre de la Iglesia,, es decir: de todo el pueblo cristiano, tanto fieles como pastores, que la llaman Madre amantísima, y decretamos que con este dulcísimo nombre, ya desde ahora, todo el pueblo cristiano honre e invoque a la Madre de Dios”[1].

Pablo VI no creó aquí con esta declaración el hecho de la maternidad de María, con relación a la Iglesia. Ese título resume y sintetiza una doctrina conocida y aceptada en la iglesia desde la Edad Media, y profesada expresamente por el Magisterio vivo, desde hace ya siglos[2].
Pablo VI proclamó con solemnidad, y con la fuerza de su supremo magisterio ordinario, una verdad ya conocida y aceptada universalmente en la Iglesia. Lo hizo dentro ded un acto conciliar; pero, no formuló una definición dogmática. Sin embargo, su promulgación tiene todo el valor doctrinal de un acto solemne del Magisterio ordinario de la Iglesia. En ese acto reconoció implícitamente, y aceptó una enseñanza transmitida por la tradición en la misma Iglesia, interpretó y completó el texto del Concilio Vaticano II, y reafirmó con su autoridad un acto conciliar, de valor universal, aunque no fuera una definición dogmática[3].

2º) Maternidad espiritual: El título: María, Madre de la Iglesia, es un reconocimiento solemne de la maternidad espiritual de María, en sí misma, y de su universalidad: Madre de todos los redimidos por la Pasión y la resurrección e su Hijo, por su amor y por su obediencia en el cumplimiento de la voluntad del Padre. Madre de todo el Pueblo de Dios, del Cuerpo Místico de Cristo, que abarca a todas las generaciones. La reticencia del Concilio -en cuanto tal- en el uso de este título no afecta en lo más mínimo a su contenido doctrinal. Se debe a otros factores de carácter externo.

Y no podía ser de otra manera; porque la doctrina de la maternidad espiritual de María es muy antigua en la Iglesia, y muy íntima en su vida. “No hay nada -dice José Antonio de Aldama- más antiguo en la doctrina católica, que llamar a la bienaventurada Virgen María Madre de los hombres”[4].

Justamente, en el contexto de esta doctrina, en la que se consideró a María como colaboradora con su Hijo a la redención, desde el tiempo de San Ireneo, y al ritmo del desarrollo de la eclesiología -y aún antes- se llamó a María ‘Madre de la Iglesia’, sin que esta práctica crease dificultades de carácter doctrinal antes de 1950. Hasta entonces las relaciones de María y la Iglesia se encubrían y se desarrollaban bajo la consideración del ‘paralelismo’, que no excluía la maternidad, ni la ejemplaridad.

Poco a poco se fue descubriendo que la maternidad espiritual no encaja totalmente en la línea, o no se corresponde del todo con un estricto ‘paralelismo’. Rebasa sus límites, y parece indicar cierta superioridad, que en algún orden, o bajo algún aspecto es indiscutible. Y así, cuando se incrementó el movimiento ecuménico, y más aún en la era conciliar, algunos participantes en el concilio Vaticano II, favorables a la teoría eclesiotipista, se mostraron contrarios a introducir el título ‘Madre de la Iglesia’, para no entorpecer ni dificultar las tareas de un Concilio, que de intento quería promover el espíritu ecuménico. Monseñor Philips, profesor de la Universidad de Lovaina, lo describía un poco gráficamente, diciendo que el “cometa podría haber dañado con su cola” a la Iglesia[5].

Dejando al margen la consideración de muchos de muchos aspectos, y cuestiones relativas a las relaciones de María y la Iglesia, centramos aquí nuestra atención en el análisis del sentido teológico-mariológico de la maternidad espiritual de María, expresado en el título Madre de la Iglesia.

3º) Metodología y planteamiento: La maternidad espiritual no es una entidad independiente, como la gracia santificante; es más bien una cualidad, una función, un munus, que María, la Madre de Dios cumplió y cumple por designio divino con relación a los hombres en la historia de la salvación. En sí, es la función general, que envuelve y comprende otras acciones de significado más particular y reducido. Todas revisten un matiz, o un carácter maternal; porque la presencia de María en la Iglesia es una presencia maternal, como la calificó el Papa Juan Pablo II[6].

Como la maternidad divina es un determinante esencial, que hace que la Virgen María actúe siempre y en todo como Madre de Dios, así su maternidad espiritual hace que actúe también siempre y en todas las cosas como Madre de los redimidos, porque es Madre de la Iglesia. En todo momento su presencia en el misterio de Cristo y de la Iglesia es una ‘presencia materna’ (Juan Pablo II).

Ahora bien: Esta maternidad espiritual en su ejercicio, en su realización concreta adopta diversas modalidades. Si la consideramos en su colaboración maternal con su Hijo a la redención del género humano, es una maternidad corredentora. Considerada en el “influjo salvífico sobre los hombres”, que realiza en la Iglesia, como la considera el Papa Juan Pablo II, es una maternidad mediadora, o una mediación materna[7]. Finalmente, si la consideramos con relación a la comunicación de la gracia, el ejercicio de su maternidad equivale a la intercesión y a la distribución de las gracias.

Los mariólogos y los autores de manuales de Mariología adoptan diversos procedimientos en el tratamiento de este tema. Algunos autores lo estudian en una forma relativa; o, si consideran la relación como una unión a/, o conexión con…otros misterios, plantean la cuestión desde esos temas fundamentales: corredención, mediación, distribución de gracias, etc. Así procede José Antonio de Aldama, después de hacer un razonamiento preliminar[8].

Se puede hacer también un planteamiento de la ‘maternidad espiritual’ en sí misma de forma directa, contemplándola como una cuestión particular, que tiene que tiene en sí un sentido y un contenido teológico, que abarca y engloba los aspectos en forma de relación. Es la ‘maternidad espiritual’, como cuestión teológica en sí misma, a la que se refería el concilio Vaticano II, cuando decía:

“Esta maternidad de María en la economía de la gracia perdura sin cesar, desde
el momento del asentimiento que prestó fielmente en la Anunciación, y que
mantuvo sin vacilar al pie de la cruz, hasta la consumación perpetua de todos
los elegidos”[9].

¿A qué forma de ‘maternidad espiritual’ se refiere aquí el Concilio? ¿No se refiere a la ‘maternidad ‘espiritualidad, como una cualidad específica y singular, que se desarrolló desde la Anunciación hasta el calvario, y que se continúa en la Iglesia hasta el final de los tiempos?… Ciertamente es la maternidad como tal, aunque desde el punto de vista didáctico y conceptual podamos considerarla en relación con diversos momentos en la historia de la salvación, a los que corresponden diversos conceptos. Son los correspondientes al ejercicio concreto de la ‘maternidad espiritual’, que el Concilio Vaticano II lo hace en algún modo equivalente, a mi modo de ver, en esta etapa de la historia de la salvación a la múltiple intercesión de María, mediante la cual nos obtiene los dones de la eterna salvación [10].

Domenico Bertetto hace un planteamiento más independiente de este tema. Enmarca el amplio y complejo misterio de la ‘maternidad espiritual’ de María en el capítulo cuarto de la 2ª parte de su obra, dentro del tema general: María en el misterio de la Iglesia. Contempla la maternidad espiritual bajo un signo de relación, y propone estos cuatro puntos de referencia: 1º) eficiencia; 2º) pertenencia; 3º) ejemplaridad; 4º) finalidad[11]. A cada uno de estos términos corresponde uno de los aspectos fundamentales de la Maternidad espiritual de María[12].

Ante esta consideración, me parece que desde el punto de vista metodológico se debe plantear ante todo una cuestión general, sobre la ‘Maternidad espiritual’, considerada en sí misma, como cuestión teológica. Aparte de cuanto hemos expuesto, podemos considerar como razón de esta norma metodológica, su analogía con la maternidad divina, y la función que tiene en el esquema general de la mariología. La maternidad divina es el punto de partida para considerar a María con relación a Cristo. En forma similar, la ‘maternidad espiritual’ en sí misma es la base para considerar a María en relación con Cristo y con la Iglesia.

4º) Mi plateamiento: Desde el punto de vista teológico y metodológico es necesario considerar la maternidad espiritualidad= m.e., como una cualidad, prerrogativa, o condición permanente de la persona de la Virgen María, como un don sobrenatural, y una gracia que el Padre de las misericordias le concedió, constituyéndola como Madre de todos los redimidos. Al margen, por tanto, de todas las demás cuestiones: origen, momentos principales, formas y aspectos de esta maternidad, María es Madre espiritual de todos los discípulos de su Hijo, como una modalidad permanente y determinante para su existencia, que la constituyó en una dignidad singular, y la confirió esa función especial a cumplir en la vida de la Iglesia: Madre de la Iglesia.

Esta prerrogativa tiene sus fundamentos en varios acontecimientos de la historia de la salvación, la ‘historia salutis’. En primer lugar, en su participación en el misterio de la Encarnación, como Madre del Redentor y de los redimidos, y bajo otro aspecto por su colaboración eficiente con su Hijo en la redención del género humano, desde su nacimiento hasta su muerte en cruz. Hay que tener en cuenta aquí lo que enseña y afirma el concilio Vaticano II:

“La Santísima Virgen… por la disposición de la divina Providencia, fue en la tierra la Madre excelsa del divino Redentor, compañera singularmente generosa más que todas las demás criaturas, y humilde esclava del Señor. Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo al Padre en el templo, padeciendo con su Hijo cuando moría en la cruz, cooperó de forma del todo singular a la obra del Salvador con la obediencia, la fe, la esperanza y la ardiente caridad, con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas. Por eso, es nuestra Madre en el orden de la gracia”[13].

Esta prerrogativa, o cualidad permanente de de María, su maternidad espiritual, es como un punto de referencia de todas las demás cuestiones que pueden plantear. Se trata de una realidad general -aunque sea de carácter funcional, y como una ‘misión’ a cumplir-, que debe ser un punto de partida y un presupuesto para todos los demás aspectos particulares, y las cuestiones derivadas que se puedan plantear. Es la maternidad que Jesús proclamó desde la Cruz: “Mujer, ahí tienes a tu Hijo” (cf Jn 19, 25-27); la maternidad en la que confluyen y desde la que hay que contemplar todos los demás aspectos y cuestiones particulares: formas y modalidades de la m.e., Madre de la Iglesia, Madre y Mediadora, Madre que intercedes, maternidad espiritual como ‘presencia materna’, en la Iglesia, en la terminología de Juan Pablo II[14]

En otro apartado de este mismo volumen se estudia y se contempla la maternidad espiritual de María, bajo ese aspecto general, a que me referido más arriba[15]. Por eso, prescindo aquí de tratar las cuestiones generales relativas a la m. espiritual[16].

Doy por supuesto, por tanto, y me remito a ese apartado especial, publicado en este mismo volumen. El objetivo y la finalidad de mi estudio en estas páginas es estudiar y analizar tres momentos más importantes, y singulares del ejercicio, o desarrollo de la m. e. de María. Son los siguientes: 1º), en el misterio de la Encarnación; 2º), en el Calvario; y 3º), en las Bodas de Caná.

Estos tres momentos constituyen el fundamento principal del título: María, Madre de la Iglesia. En ellos, la Madre actúa no solo como la potior pars de la Iglesia -después de Cristo, Cabeza del Cuerpo Místico-, sino que es la personalización y la representación más perfecta y eminente de la Iglesia. Es la nueva Eva, que representa con su Hijo, nuevo Adán, a la humanidad entera regenerada, que es la Iglesia de Dios.

II. Maria, Madre de la Iglesia: Desarrollo Teologico-Espiritual

2.1: Consideración general:

El título: María, Madre de la Iglesia, tan gustosamente aceptado en el Pueblo de Dios, no figura en las Actas del Concilio Vaticano II, como una afirmación positiva en reconocimiento de la ‘maternidad espiritual’ de la Madre de Dios, Madre de Jesús el Redentor.Y esto, a pesar de que el Papa Pablo manifestó grande interés porque el Concilio lo aceptase y lo aprobase solennemente así, en sus propios términos, para gloria de la Virgen Madre y para el bien de toda la Iglesia. Es más. El mismo Papa manifestaba el 4 de diciembre de 1963 su deseo y su esperanza –casi en forma de súplica- de que en la siguiente sesión conciliar, el Concilio reconociese expresamente el puesto singular que le corresponde a la Madre del Redentor en la historia de salvación y en la vida de la Iglesia: “el más elevado después de Cristo, y al mismo tiempo el más cercano a nosotros, de manera que podamos honrarla con el título de <<Madre de la Iglesia>>. Esto contribuirá a su honor y a nuestro consuelo”[17].

La esperanza del Papa se vio frustrada por la actitud contraria de gran número de los Padres Conciliares, que tenían el corazón cerrado a la generosidad del espíritu. Pablo VI no recibió en este caso el ‘consuelo’ que esperaba; pero no se lo negaría desde el cielo la Virgen Madre, pues tanto trabajó por dar a conocer su dignidad, su grandeza, su santidad, su belleza espiritual, y su maternidad divina y espiritual.

La negativa del Concilio en este caso no obedeció a razones propiamente doctrinales. Antes al contrario. El mismo Concilio enseña de manera expresa en el capítulo VIII de la Constitución sobre la Iglesia -y en otros documentos- una doctrina sobre la maternidad espiritual, que corresponde exactamente al contenido y al significado del título: ‘Madre de Dios’. El Concilio se dejó guiar en este caso, bajo la acción del Espíritu, por el oportunismo, y por razones externas a la verdad, más por el imperativo de la verdad misma. En última instancia, debemos decir que trata simplemente de una cuestión de terminología. Pero, también el lenguaje y las palabras tienen sus razones[18].

A pesar de la reticencia de muchos Padres conciliares, y de que el título: María Madre de la Iglesia, no fuese recogido oficialmente en el texto conciliar, resonó fuertemente en el aula conciliar en la solemne proclamación que hizo el Pablo VI de ese título, en la conclusión de la 3ª sesión del Concilio, el 21 de noviembre de 1964:

“Así pues, para gloria de la Virgen María y consuelo nuestro, proclamamos a Maria Santísima Madre de la Iglesia, es decir: de todo el pueblo cristiano, tanto fieles como Pastores, que la llaman Madre amantísima, y decretamos que con este dulcísimo nombre, ya desde ahora, todo el pueblo cristiano honre e invoque a la Madre de Dios”[19]

Este título es en cierta manera nuevo en su formulación; pero, con relación a su contenido y a su significación no es nuevo ni inédito. Lo afirma así el mismo Pablo VI. El título expresa una doctrina antigua en la Iglesia, con fundamento en la revelación divina; en textos, alusiones y referencias del Nuevo y del Antiguo Testamento, de manera particular en los momentos en que se habla en el Nuevo Testamento del ejercicio de la ‘maternidad espiritual’ de la Madre del Redentor, como veremos más adelante, y en el texto del cap. XII del Apocalípsis.

Los misterios de la vida de la Virgen María, después de la proclamación de su ‘maternidad espiritual’ por Jesús en el calvario, y después también de la muerte y de la resurrección de su Hijo, manifiestan su presencia y su función maternal en los albores de la Iglesia, y el cuidado y la protección que la Madre dispensa a sus hijos. Ese es el espíritu de su presencia en Pentecostés, de su Asunción gloriosa a los cielos, y de la protección maternal que ejerce sobre la Iglesia[20].

La vida y la Tradición de la Iglesia atesoran un caudal inagotable de documentos y testimonios, que reconocen y proclaman a la Virgen María como ‘Madre de la Iglesia’. Esa Tradición ininterrumpida ha sido ratificada por el Magisterio vivo de los últimos siglos. Los Papas, desde el Beato Pio IX (1854) hasta Juan Pablo II -la Iglesia-, han encomendado a la Virgen María, como a su Madre, la vida y las actividades de la Iglesia, y han suplicado y pedido también su protección y su ayuda en los momentos más difíciles y más adversos de su historia. María, Madre solícita y poderosa, ha protegido siempre, y en ocasiones de manera extraordinaria, a la Iglesia y a los cristianos[21].

Como un hecho de nuestros días, podemos recordar algunos gestos del Papa Pablo VI, que proclamó solemnemente en la clausura de la 3ª sesión del Concilio Vaticano II el título de María, Madre de la Iglesia. Había hecho gestiones ya anteriormente, y habia encomendado a la Virgen María esta causa, y otros problemas de la Iglesia. Después de la solemne y emocionada proclamación del título, decía el mismo Papa:

“Esta es la razón por la que nosotros…levantamos nuestros ojos ardientes, con amor de hijos y con confianza , a Ella. Ella, que nos dio a Jesús, fuente de gracia sobrenatural, no dejará de ofrecer a la Iglesia su ayuda maternal, sobre todo en este tiempo, en que la Esposa de Cristo se empeña afanosamente en cumplir su misión salvadora”[22]

2.-2: Momentos Mas Importantes de ‘Maria, Madre de la Iglesia’

2.-2. 1: Presentación:

*- Algunos autores se preguntan por el cuándo y el cómo la Virgen María fue nuestra madre en el orden de la gracia; cuándo se inició su maternidad espiritual, y cómo la ejercitó y la ejercita actualmente sobre sus hijos. La mayor parte de los autores que tratan el tema general de la ‘maternidad espiritual’ no han tenido una intención determinada de fijar y precisar estos detalles en si mismos. Pero, explicando los temas más importantes sobre la ‘maternidad espiritual’ de María, afloran la mayor de las veces afirmaciones, o insinuaciones, que se refieren a sus orígenes, y a las diversas formas y aspectos que reviste el ejercicio de comunicar, o de colaborar a la comunicación de la gracia sobrenatural a las almas. Con esto se puede ilustrar en parte el tema propuesto.

Los Papas más recientes, en algunos documentos importantes sobre la ‘maternidad espiritual’ de María, en ocasiones hacen referencias más o menos directas a esas cuestiones. Ahora bien: lo más importante sobre esto, no son las circunstancias de tiempo, ni las modalidades externas del ejercicio de la maternidad espiritual; sino las explicaciones doctrinales que hacen de los contenidos teológicos de los momentos y misterios de la vida de Jesucristo, en los que la Virgen María colaboró como Madre de la gracia, y colaboradora con su Hijo a la salvación del género humano.

Por lo general, los autores insisten en la afirmación del Concilio Vaticano II, según la cual toda la vida de la Virgen María, “de la humilde esclava del Señor, -dice el Papa Pablo VI- desde el momento en que fue saludada por el Ángel hasta su Asunción en alma y cuerpo a la gloria celestial, fue una vida de amoroso servicio”, fue un ejercicio de su ‘maternidad espiritual’, o de su solicitud maternal[23].

*- El Papa Juan Pablo, en un documento ya citado más de una vez, dice con precisión que “…la maternidad ‘espiritual’ (quo ad spiritum ) se inició justamente con la maternidad ‘física’ (quo ad corpus ). Y haciendo referencia al misterio de la Anunciación, y al diálogo entre María y el Angel, concluye: “Al mismo tiempo que la maternidad física (quo ad copus), ha comenzado <María> su ‘maternidad espiritual’[24].

Según la enseñanza del Magisterio vivo de la Iglesia, la ‘maternidad espiritual’ se inició en el momento de la Anunciación -como dice Juan Pablo II-, con el ‘consentimiento’=consensus que la Virgen María prestó al mensaje del Angel. En virtud de este ‘consentimiento’ el Verbo de Dios se hizo hombre en el seno virginal de María, como Redentor y Salvador universal. Su maternidad biológica fue al mismo tiempo la ‘maternidad
espiritual’ de salvación. La Madre del Redentor fue al mismo tiempo la Madre de todos los redimidos. Porque este comienzo de su maternidad fue al mismo tiempo -según la enseñanza del Concilio Vaticano II- “una cooperación a la salvación de los hombres, con su fe y obediencia libres”[25].

En el progreso y en el desarrollo de la historia de la salvación la ‘maternidad espiritual’ de María tuvo algunos momentos singulares, característicos, en los que resaltan algunos aspectos y detalles, que definen la naturaleza y la intensidad de la colaboración salvífica de María.
Examinaré solamente unos momentos más importantes de la vida de María, cuyos principios y normas de interpretación son aplicables a otros misterios de su vida. Estos momentos son:

1º- La ‘maternidad espiritual’ de María y el misterio de la Encarnación;

2º- Presencia materna de María en el Calvario[26]

3º- Maternidad eclesial en las ‘Bodas de Caná.

2.-2.2. María,‘Madre de la Iglesia’ en el misterio de la Encarnación.

“La Virgen María es propia y formalmente Madre de la Iglesia por su colaboración, o ‘consentimiento’=’consensus’, al misterio de la Encarnación”.

1º- Explicación:

Entendemos aquí la ‘maternidad espiritual en su sentido más propio; en cuanto es una acción espiritual, mediante la cual la Madre, la Virgen María, al ser Madre del Hijo de Dios, colabora al mismo tiempo de una manera eficiente, a hacer presente en el mundo y en las almas la gracia y la vida sobrenatural. El término ‘Madre’ en nuestro casi no es una metáfora, ni un simple ‘simbolismo’. Responde a una realidad en el orden sobrenatural: la regeneración del mundo del pecado por la llegada del Hijo de Dios, el Salvador, y la regeneración de las almas por la comunicación de la gracia sobrenatural, que mana de las fuentes de la salvación, que es Cristo.

Esta ‘regeneración’ se realiza, por disposición divina, en el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios, Redentor y salvador universal, al cual colaboró la Virgen María espiritual y formalmente en una doble forma: a) por su consentimiento=consensus[27] , por su amor, y su fe, hecha obediencia a la voluntad del Padre: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra (Lc 1, 38); y b), porque, por obra del Espíritu Santo, suministró de su misma naturaleza la materia asumida por el Verbo de Dios, el Dios hecho Hombre, que fue redentor del género humano por los misterios de su carne[28].

Ciertamente María, como afirma el Vaticano II, recogiendo la enseñanza de los Padres de la Iglesia, ‘no fue un instrumento puramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres, con fe y obediencia libres[29].

Los mariólogos y los comentaristas del misterio de la Anunciación resaltan la importancia y el significado del consensus de María. Ciertamente tiene una importancia definitiva. El sí de María fue un acto de amor, de fe y obediencia, de acogida de la voluntad del Padre, fue el acto de su colaboración a la redención del género humano: de su ‘maternidad espiritual’[30]. Porque, como una Madre, se consagró a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con El y bajo El al misterio de la redención.

2º) El testimonio eclesial:

Todo esto, en síntesis, lo enseña de manera explícita el concilio Vaticano II, para mantener el verdadero sentido y significado de este problema. Lo ha enseñado también el Magisterio de la Iglesia, Su autoridad aquí es decisiva, pues se trata de una verdad que pertenece al depósito de nuestra fe.

El Concilio Vaticano II se expresa de esta manera:

“La Virgen Nazarena es saludada por el Ángel de la Anunciación, por mandato de Dios, como ‘llena de gracia’ (Cf Lc, 1,28), a lo que ella responde al mensajero celestial: He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra (Lc 1, 38). Así, María, hija de Adán, al aceptarel mensaje divino se convirtió en Madre de Jesús,, y al abrazar de todo corazón…la voluntad salvífica de Dios, se consagró totalmente como esclava del Señor, a la persona y a la obra de su obra, sirviendo con diligencia al misterio de la redención[31]…

El Papa Pablo VI, interpretando la doctrina del Concilio, incluye otros aspectos en la glosa que hace al texto conciliar en la Exhortación Signum Mágnum. Dice así:

“María, apenas fue asegurada por la voz del Ángel que Dios la elegía por Madre intacta de su Hijo Unigénito, sin ponerlo en duda,, dio su propio asentimiento a una obra que empeñada todas las energías de su frágil naturaleza, diciendo: ‘He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra’ (Lc 1, 38).

Desde aquel momento Ella se consagró toda al servicio, no solo del Padre celestial y del Verbo encarnado, convertido en Hijo suyo, sino también de todo el género humano, habiendo comprendido bien que Jesús, además de salvar a su pueblo de la esclavitud del pecado, sería un Rey de un reino mesiánico universal, e imperecedero” ( cf Mt 1, 21; Lc 1, 33)[32].

No puede ser más claro el pensamiento de Pablo VI sobre la ‘maternidad espiritual’ de María en relación con la Encarnación del Hijo de Dios. Ella, hecha Madre del Verbo de Dios se consagró a su servicio, como una Madre al servicio de su Hijo, y también al servicio de todo el género humano. ¿Por qué? Porque era madre espiritual de todos los redimidos.

A este mismo propósito es importante la enseñanza del Papa Juan Pablo II. En la Encíclica sobre La Madre del Redentor hace varias referencias a la relación entre la maternidad divina y la ‘maternidad espiritual’ de María. Aparte de otros testimonios, es preciso tener en cuenta el texto de su alocución del día 10 de enero de 1979, en el que directamente reflexiona sobre este tema. La fuerza de su pensamiento culmina en esta afirmación, .que aparece como una conclusión de su razonamiento, y que he recordado anteriormente: “Al mismo tiempo que la maternidad física (‘quo ad corpus’), ha comenzado su maternidad espiritual (‘quo ad spiritum’)

Hay que advertir que esta enseñanza del Magisterio actual de la Iglesia sobre la ‘maternidad espiritual’ de María, y su mutua relación en el misterio de la Encarnación ha sido uniforme en todos los tiempos. Es clásico el texto de San León Magno, que expresa el sentir de la Iglesia de su tiempo: ‘La generación de Cristo es el origen del pueblo cristiano; y el nacimiento de Cristo Cabeza es el nacimiento del cuerpo (místico)”[33].
El pensamiento de San León Magno es bien claro en este texto. Si el nacimiento de Cristo, es nuestro nacimiento, implícitamente se afirma que La Madre de Cristo es también nuestra en el orden de la salvación. Por eso, María en el misterio de la Encarnación es Madre de Cristo Salvador y Redentor, Cabeza de la Iglesia, y de los miembros redimidos. Esta es la idea que ha mantenido siempre el Magisterio vivo de la Iglesia.

Más cercano a nosotros exponía esta misma doctrinal el Papa San Pío X, en su importante Encíclica Ad diem illum (2, 02, 1904), en la que dice:

“¿No es María la Madre de Cristo? Ella es, por lo tanto nuestra Madre.

Porque hay que asentar que Jesús, Verbo hecho carne, es a la vez el Salvador del género humano… Pero, la Virgen no concibió solo al Hijo de Dios, para que recibiendo de Ella naturaleza humana, se hiciese hombre, sino también para que, mediante esta naturaleza recibida de Ella, fuese el Salvador de los hombres….Y se puede decir que llevando a Jesús en su seno, María llevaba en él también a todos aquellos para quienes la vida del Salvador encerraba la vida. Por lo tanto, todos los que estamos unidos a Cristo, somos, como dice el Apóstol: miembros de su cuerpo… Por esto somos llamados en un sentido espiritual y místico, hijos de María, y Ella, por su parte, nuestra Madre común”[34]

Se pueden citar otros textos del Magisterio de la Iglesia, parecidos a los que hemos trascrito. Pero, me parece que no es necesario. El Magisterio en este punto ha culminado en el Concilio Vaticano, y en la enseñanza de los últimos Papa, Pablo VI, intérprete autorizado del Vaticano II, y el Papa Juan Pablo II.

Puente de enlace con los Papas de la época anterior fue el Papa Pío XII, que en la Enc. Mystici Corporís (29 de junio, 1943), concluye su reflexión mariana con esta afirmación:

“<María> Ella fue la que llevó en su seno virginal a Cristo el Señor, y lo dio a luz investido de su dignidad de Cabeza de la Iglesia… Ella, por lo mismo, es la Madre Santísima de todos los miembros de Cristo”[35].

3º) La tradición teológica:

La tradición antigua de los Padres de la Iglesia y de los teólogos, hasta la Edad Media no ignora la doctrina de la maternidad espiritual de María, aunque no aparezcan exposiciones directas de su sentido, y explicaciones de su contenido y de sus momentos en la historia de la salvación. Pero, aparece afirmada por algunos Padres y escritores eclesiásticos, de forma directa, o como una deducción de otras reflexiones teológicas y de la comparación antitética Eva-Maria, que se remonta a la época de San Irenéo, o de las afirmaciones sobre la misión de María en la historia salutis.

Aparte de otras consideraciones la maternidad espiritual de María tiene también un sentido nupcial en el Nuevo Testamento. En la escena de la Anunciación (Lc 1, 26-38), como en el misterio del Calvario (Jn 19, 25-27), y en la presencia de María en las bodas de Caná (Jn 2, 1-11), más allá del sentido propio, histórico y literal, los exégetas descubren fenómenos y acontecimientos del la historia de la salvación en la Nueva Alianza, en la que el Hijo de Dios se desposó con la naturaleza humana en el seno virginal de María.

En cierta reciprocidad de conceptos, y dentro de un amplio simbolismo de los acontecimientos, María actúa como Madre espiritual y como Esposa. Y así, en el misterio de la Anunciación Ella pronuncia el fiat (Lc 1, 38) como mística Esposa del Verbo, dando existencia a la Iglesia, distinta de Cristo, de la que El es Cabeza, después de asumir en unión personal la naturaleza humana, que iba a redimir[36]. En conveniente tener en cuenta estos matices, para conocer los diversos aspectos y relaciones bajo los cuales la tradición de la Iglesia ha propuesto la maternidad espiritual de María.

Podemos esquematizar su pensamiento en algunas formulaciones generales, como capita maiora, que equivales a un reconocimiento de la maternidad espiritual de María, Madre de los redimidos o de los discípulos de Jesús. Así lo han hecho algunos tratadistas.

a’) La maternidad espiritual de María aparece afirmada al proponer y explicar el paralelismo antitético Eva-María, que tiene su fundamento en la Sagrada Escritura. Tanto es así, que el Concilio Vaticano II resumió este argumento diciendo, que “…no pocos Padres antiguos comparándola con Eva, llaman a María Madre de los vivientes” [37] ; y afirman con mayor frecuencia: ‘La muerte vino por Eva, la vida por María”[38]

b’) La doctrina del Cuerpo místico es otra de las razones para afirmar que en la era patrística se reconocía ya la maternidad espiritual de María. San Agustín desarrolla esta doctrina, y reconoce que si María es Madre de Cristo, Cabeza de la Iglesia, lo es también de los miembros, como afirma San Agustín.

Una aplicación similar puede hacerse, tomando como punto de referencia la concepción y el nacimiento de Cristo como ‘Redentor’, y como Salvador´’ universal. Estos aspectos los desarrolla San León Magno[39].

c’) Una argumentación parecida puede hacerse tomando como punto de convergencia la presencia de María en el calvario, y la proclamación que Jesús hizo de su maternidad, extensiva al discípulo San Juan, el discípulo Amado, cuando dijo a su Madre: ‘Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre (Jn 19, 26-27).

La prueba de este argumento supone que Juan, el discípulo de Jesús era el representante de la Iglesia, o de la humanidad. Sobre este particular, podemos decir que en la tradición de la Iglesia, por el contenido y el significado de la escena del Calvario, San Juan actuaba allí, no como una persona particular, sino por designio divino, como representante del género humano. Pero, ¿en qué sentido?..

Algunos comentaristas piensan que esto puede afirmarse así de una forma impropia, o en un sentido acomodaticio del texto bíblico. Pero, dada la naturaleza y la significación del misterio que se realizaba en el calvario, se puede afirmar sin duda que esta representación tiene un valor propio en sentido histórico, y también en sentido simbólico. La tradición de la Iglesia, desde la época más antigua lo ha afirmado, y entendido así.

Aparte de todo, en este sentido parece interpretar el pensamiento de la tradición el Magisterio mismo de la Iglesia. No se trata de un sentido meramente acomodaticio, sino verdadero, en un sentido bíblico, que el Papa Benedicto XIV afirma, que la Iglesia lo recibió adoctrinada por el magisterio del Espíritu Santo[40]. Por su parte, el Papa León XIII afirma que la Iglesia “ha visto siempre, de manera constante, que Jesucristo designó en Juan a la persona de todo el género humano[41] ( en H.Marín, o.c., nº 426).

2.-2. 3: María, ‘Madre de la Iglesia’ en el Calvario.

1º) Preludio:

El momento más importante de la maternidad espiritual de María es el de su presencia en el Calvario, durante la crucifixión y muerte de su Hijo. Por la importancia de los textos bíblicos, por el contenido y la significación del misterio redentor, por la atención que ha prestado la Iglesia a ese acontecimiento sobrenatural, bien podemos decir que estamos ente el misterio que más ha desperado la sensibilidad y el interés de los estudiosos, por descifrar y esclarecer todas las incógnitas que presenta.

Por otra parte, pienso que se puede decir que es el fenómeno más estudiado de la vida de Jesucristo, y que reúne la más copiosa e interesante literatura. Han profundizado en su contenido y significación la exégesis y la teología, la espiritualidad y la antropología; lo han representado con profusión y variedad de estilos el arte, la iconografía, la literatura. Los ‘calvarios’ de la escultura han querido mantener su presencia y su cercanía a la contemplación de los fieles. El Renacimiento abre una época de oro para el misterio del Calvario. Libros de teología y devoción, como el español anónimo: Passio duorum (La Pasión de los dos…) en la conjunción del siglo XV y XVI crean un estilo de contemplar y de vivir el misterio[42].

El misterio del Calvario es naturalmente incomprensible, no solo por su naturaleza y por su significado sobrenatural, sino aún desde el punto de vista humano, por su desarrollo y su final trágico, que humanamente no tiene explicación. No vale acudir a costumbres, o a hechos ya consumados en el tiempo. No es suficiente acogerse a la ley, para dar una explicación satisfactoria, o acudir a las intrigas y al odio que acumulaban las altas Jerarquías de Jerusalén contra Jesús. Hay que buscar otra razón, que rebasa la razón: el misterio, encerrado en el corazón del Padre: Dios reinará desde un madero (Regnabit a ligno Deus).El triunfo de la cruz explica la vida de la Iglesia, fundada en la ley del amor.
Por eso, el misterio del Calvario despierta siempre interés y deseos de penetrar en las sombras de su luz, y descubrir las razones de sufrir para sanar, de morir para vivir.

Jesús desde la cruz, puesta su esperanza en solo Dios y en su poder misericordioso, momentos antes de morir, profirió las palabras más tiernas y consoladoras para su Madre y sus discípulos. Hijo, Madre. Allí estaba representado el mundo y la Iglesia, la madre viuda desde hacía unos años, y un discípulo amado, virgen en el amor: Y dirigiéndose a su Madre, le dice: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después dijo al discípulo: Ahí tienes a tu Madre

2º) Proclamación de la maternidad espiritual de María.

“Estaban de pie junto a la cruz de Jesús su Madre y la hermana de su Madre, María de Cleofás y María Magdalena. Viendo a su Madre, y al discípulo, a quien amaba, que estaba allí, Jesús dijo a la Madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Después dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre (Jn 19, 26-27).

A’) La escena del calvario tiene un doble contenido con relación a la maternidad espiritual de María. El tiempo de la vida de Jesús fue un tiempo ‘constitucional’ con relación a la redención de los hombres. Desde el momentos de la Encarnación hasta su muerte el cruz Jesús fue desarrollando y enriqueciendo su misión como Salvador y Redentor del género humano; acumulando caudales a los méritos infinitos de las obras realizadas por los misterios de su carne. La redención, bajo este aspecto, culminó en la cruz, y se cerro con su muerte gloriosa, vencida por la resurrección.

Lo mismo podemos decir analógicamente de la colaboración corredentora de María con su Hijo, y de su maternidad espiritual. Desde el misterio de la Encarnación, hasta la muerte de su Hijo, ella fue acrecentando el ejercicio de su maternidad espiritual, en una serie sucesiva de actos, que manifiestan esa colaboración a través de los diversos misterios de su vida. Esta serie sucesiva de acontecimientos en el ejercicio de su colaboración corredentora, la describe en parte el Concilio Vaticano II, cuando dice:

“…Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo al Padre en el templo, padeciendo con su Hijo cuando moría en la cruz, cooperó de forma enteramente singular a la obra del Salvador,…para restaurar la vida sobrenatural de las almas. Por eso es nuestra madre en el orden de la gracia”[43]

Según el pensamiento del Concilio cumplió en el calvario y ejerció su función de corredentora, ya que por sus actitudes espirituales en aquellos momentos desconcertantes de dolor, por su com-pasión con su Hijo, unida a El por el más estrecho vinculo de amor maternal, con su y obediencia a la voluntad del Padre –por designio divino-, por su esperanza inquebrantable, y por su encendida caridad –que recuerda el mismo Concilio- cooperó de una manera del todo singular, objetiva, inmediata, sobrenatural en la redención del género humano.

Esta tesis es fundamental para valorar espiritual y sobrenaturalmente la vida de la Virgen Madre, como Madre del Hijo de Dios, y como colaboradora a la obra de la redención. Toda su vida, como afirma el mismo Concilio, vivió unida espiritual y sobrenaturalmente “con el Hijo, en la obra de la salvación…desde el momento de la concepción virginal de Cristo hasta su muerte.”[44]. Toda su vida fue un ejercicio de maternidad espiritual, una cooperación eficiente a la obra redentora.

Esa colaboración corredentora, que equivale a su maternidad espiritual, culminó en el Calvario. Alli adquirió su perfección más alta, porque allí su amor a Dios y a su Hijo llegó al summum de su fuerza espiritual y de su expresión vital; porque no hay amor más grande que el que da su vida por los demás. María aquí aceptó la muerte de su Hijo, y ella murió espiritual y afectivamente con El. Los mariólogos del siglo XVI y XVII se esfuerzan por esclarecer esta unidad de Cristo y María en el calvario, con relación al dolor, al sufrimiento, a la oblación sacrificial, a todo lo que significa y espesa la compassio.

La colaboración corredentora de María con su Hijo quedó consumada en el Calvario. Su Maternidad espiritual había conseguido su máxima eficacia y expresión . ¿Qué faltaba? El momento siguiente representa el culmen de su significado: su proclamación desde la cruz.

B’) Los conceptos: Los términos y los conceptos del texto citado son suficientemente conocidos; lo mismo que el significado del substantivo ‘mujer’, y la razón por la que Jesús lo usó en ese momento, en vez de utilizar el nombre propio: ‘María’, o el término familiar: ‘madre’.

Relacionada la escena del Calvario con la de la Anunciación se advierten notables diferencias circunstanciales, pero también ciertas afinidades, provenientes del desarrollo y de la finalidad de la historia de la salvación. Son dos momentos distintos, pero solidiarios de una misma causa. Hay un núcleo fundamental en las dos escenas, que cumple -al parecer- un mismo objetivo. Lo componen el contenido de los términos: ‘consensus’-consentimiento- y ‘compassio’-compasión

Lo que fue el ‘consensus’ para el misterio de la Encarnación, fue en cierto modo en el calvario la ‘com-passio’ de María: un punto central de referencia, en torno al cual gira el desarrollo de los dos acontecimientos salvíficos.

El ‘consensus’ fue como la puerta que dio acceso al Verbo de Dios al mundo de la salvación redentora: Janua coeli: María, por su maternidad divina, fue la puerta por la que el Verbo del Padre se hizo presente en el mundo, para renovarlo y restaurarlo, por los misterios de su carne y por el sacrificio de sí mismo, ofrecido en un acto de amor infinito.

La compassio fue la aportación de la Madre al sacrificio de su Hijo amado, como colaboración de la humanidad redimida, para recuperar la belleza y la hermosura del espíritu, deformados por el pecado original y por todos los pecados del mundo. La escena del calvario es una réplica de la escena del paraíso, en la que la mujer Eva aparece como colaboradora al pecado de Adán. Jesús, como nuevo Adán, en el último episodio de su vida terrena, cargado de simbolismo, asocia a su obra a su Madre inmaculada, la nueva Eva, al acto supremo de su amor y de su obediencia al Padre; a su sacrificio redentor, purificando a la Iglesia con su sangre, y entregándose a la muerte corporal por ella[45].

La compassio incluye y sintetiza toda la colaboración de María en el calvario, como Madre espiritual de la nueva humanidad; colaboración pluriforme, pero sobre todo como asociación y participación espiritual en los dolores y el sufrimiento, en la muerte y en el acto de aceptación por parte de su Hijo, en la conformidad con su voluntad, adherida a la voluntad del Padre; hecha espiritualmente una victima sacrificial, agradable a Dios, clavada en espíritu en la cruz con su Hijo[46]

Compassio-compatiens es la terminología usada comúnmente desde la Edad Media, para expresar la actitud de María en el calvario, su participación en el sacrificio de su Hijo, y el ejercicio de su maternidad espiritual. Es tal vez la terminología más expresiva, válida por lo mismo en nuestros días. La ha usado también el Vaticano II[47]. Esto tiene grande importancia para interpretar la doctrina de los mariólogos de los siglos XV-XVII sobre la participación corredentora de la Virgen María en al obra de la redención de su Hijo[48]

3º) Doctrina del Magisterio de la Iglesia:

Los testimonios del Magisterio de la Iglesia sobre la ‘maternidad espiritual’ de María, reflejada en su presencia y en sus actuaciones en el calvario son muy abundantes, y de un amplio y profundo contenido teológico y espiritual. En ellos se nos da a conocer los aspectos y el valor de la colaboración salvífica de María, dependiente siempre y en todo a la eficacia de la acción mediadora y redentora del Hijo de Dios.

No es necesario reunir aquí todos los testimonios; ni es necesario tampoco hacer un comentario particular de cada uno. Los mismos textos manifiestan sus peculiaridades, y los valores doctrinales y espirituales de sus contenidos.

En el 1748 el Papa Benedicto XIV publico su ‘Bula aurea’ bajo el título Gloriosae Dominae (16 de marzo), que ya hemos recordado más arriba, y en la que valora la devoción de la Iglesia a la Virgen del calvario:

“…La Iglesia católica, adoctrinada por el magisterio del Espíritu Santo, procuró honrarla <a la V. María> con innumerables obsequios, como a Madre de su Señor y Redentor, y como a Reina de cielos y tierra. Con gran atención y esmero se ha esforzado por amarla con afecto de piedad filial. Como a madre propia amantísima, recibida como tal de labios de su divino Esposo moribundo”[49].

El Papa Pío VIII (1829-1830) en su corto Pontificado quiso afianzar la confianza de los fieles en la protección de la Virgen María, “porque Ella es nuestra Madre, Madre de piedad y de gracia, Madre de misericordia, a quien Cristo, cuando iba a morir en la cruz, nos entregó, para que Ella rogase por nosotros ante su Hijo”[50].

El Papa León XIII establece esta clara afirmación en la Encíclica Quamquam pluries (1889): “La Virgen Santísima, así como es Madre de Jesucristo, lo es también de todos los cristianos, puesto que los engendró en el monte calvario entre los supremos tormentos del Redentor”[51]. Esta misma doctrina la recuerda León XIII en otros muchos testimonios , de los quiero citar este tan expresivo: “Estando Ella presente y ante sus mismos ojos, debía ofrecerse el divino sacrificio, cuya víctima ella misma había alimentado; Esto es al final lo que se observa en los más c_onmovedores misterios: ‘Junto a la cruz de Jesús estaba de pie María, su Madre, herida de un amor inmenso hacia nosotros; la cual para recibir hijos, ella misma ofreció a su Hijo a la justicia divina, con-muriendo (‘commoriens) en su corazón con él, atravesada por la espada del dolor”[52].

Del Papa Pío XI (1922-1939), de entre los muchos testimonios que nos legó, cito solamente dos más importantes. Al comienzo de su pontificado adoctrinaba así a la Iglesia, con relación a la Virgen María: “La Virgen dolorosa participó con Jesucristo en la obra de la redención, y constituida Madre de los hombres, los acogió como hijos, y los defiende con todo su amor, como encomendados a ella por el testamento de su caridad divina”[53]

En una Carta a la Institución de los Siervos de María, en el séptimo centenario de su fundación, el Papa hizo una clara afirmación de la maternidad espiritual de María: “Dentro de poco tendrá lugar el recuerdo del séptimo centenario de la fundación de la Orden, dentro del año jubilar, en el que se celebra la redención del género humano y la constitución de la Virgen María, al pie de la cruz de su Hijo, como Madre de todos los hombres”[54].

La riqueza de testimonios del Magisterio vivo de la Iglesia, sobre María, nuestra espiritual en el calvario, hizo que los Papas posteriores publicasen numerosos documentos, con el reconocimiento y la explicación de ese mismo misterio. D. Bertetto ha analizado detenidamente la aportación importante del Papa Pío XII, que promulgó luminosos testimonios, afirmando ante todo el hecho de la maternidad espiritual de María, relacionándola con las personas particulares, y con las familias[55]; y relacionando ese título con María Mediadora y distribuidora de gracias[56]

Pío XII explica la doctrina general sobre la maternidad espiritual, y sus relaciones con otros aspectos del misterio de María. Brota de la maternidad divina, bajo su aspecto físico[57], y se asocia como un título nuevo a la colaboración de María a la obra de la redención, proclamada así por Jesús desde la cruz. Estos son elementos esenciales constitutivos de la maternidad espiritual.

Hay que añadir a esto el ejercicio permanente y actual de la maternidad espiritual, que la Virgen Madre realiza desde su sede celeste, y que se relaciona en general con la medición universal de las gracias. En sus grandes Encíclicas Mýstici Corporis, y Mediator Dei, Pío XII explica las razones de la maternidad espiritual de María, y perfila otros matices sugestivos, que manifiestan tanto el amor de Jesucristo a los hombres, como la solicitud y la grandeza de la Madre, que colaboró a la obra de la redención[58].

Pío XII acude repetidas veces a la escena del Calvario, para resaltar la figura de la Virgen Madre, su amor a su Hijo crucificado y sus hijos de adopción, a los que ama más que todas las madres terrenas; su fortaleza de ánimo al soportar los atroces tormentos de la pasión, su ejemplaridad para todos sus devotos, y para la Iglesia… Su magisterio es rico y abundante, y contribuyó muy eficazmente a incrementar la devoción mariana, y de manera muy notable el desarrollo y el progreso de la mariología[59].

El magisterio mariano de Pío XII culminó en el Concilio Vaticano II, como se aprecia en algunos textos especiales, en los que afirma y describe la maternidad espiritual de María, y hace precisamente referencia a algunos de los testimonios del Pontifice[60]. El Concilio Vaticano II en esta materia representa un punto de llegada, y también un punto de partida. Porque el Concilio asumió, refirmó y propuso en su texto mariano las tesis fundamentales, patrocinadas hasta entonces por la mariología de signo cristológico, con relación a la colaboración de María inmediata, objetiva y singular a la obra de la redención, o corredención mariana (aunque no incorporase ese témino a su texto), y con relación a la mediación, a la maternidad espiritual, a la intercesión, y a la distribución de las gracias. En el Concilio la corredención mariana, con relación a su contenido y a su significación teológica (al margen de la terminología) recibió un respaldo y una garantía, porque pasó a ser enseñanza de la Iglesia, aunque haya muchos que quieran ignorarlo.

Los textos del Concilio los he trascrito anteriormente, al tratar de la naturaleza y del hecho de la maternidad espiritual de María. Son los textos de la Constitución LG, ns. 56, 57, 58, 60, 61, 62, 63, 64. Y Conc. Vaticano II, AA, 4.

La importancia, el significado y la dimensión eclesial de estos textos del Concilio Vaticano II los conocemos a través de los comentarios y referencias textos de los Papas posteriores, Pablo VI y Juan Pablo II. Son varios los testimonios que se pueden aportar sobre este tema de plena actualidad en la mariología de nuestros días. Pero, presentamos aquí solamente un testimonio, a modo de ejemplo, en el cual podemos ver la unidad de pensamiento de los Papas con todo el Magisterio vivo de la Iglesia.

En el magisterio de Pablo VI no abundan precisamente los testimonios relativos a la maternidad espiritual de María en el Calvario, al pie de la cruz, en contraste con los muchos testimonios sobre la Inmaculada Madre de Dios, sobre la Virgen Asunta, y sus relaciones con la Iglesia. Pero, contamos con algunos textos y referencias, que nos dan a conocer ese aspecto de la vida de María, asociada a su Hijo en el Calvario[61].
Tal vez el más importante sea el que dedica a este tema en la Exhortación Apostólica Signum Mágnum (1967), que hemos citado más de una vez. Dice así:

“ La primera verdad es esta: María es Madre de la Iglesia no solo porque es Madre de Jesucristo, y su más íntima compañera en la nueva economía, cuando el Hijo de Dios asumió de Ella la naturaleza humana, para liberar con los misterios de su carne al hombre del pecado, sino también porque refulge como modelo de virtud ante toda la comunidad de los elegidos…. La bienaventurada Virgen María. después de haber participado en el sacrificio redentor del Hijo, y de modo tan íntimo que mereció ser por El proclamada Madre no sólo del discípulo Juan, sino permítasenos afirmarlo- del género humano por Ella de algún modo representado”[62].

El magisterio del Papa Juan Palo II sobre la Virgen Dolorosa, y sobre la maternidad espiritual de María en el calvario es más rico y abundante. Califica el dolor de la Madre, asociado al de su Hijo, como una colaboración eficiente con El a la obra de la redención, modelo y ejemplar para la Iglesia.

La labor apostólica de Jesús, y de la predicación del evangelio, culminó.

“con los acontecimientos del Calvario y con la cruz.

“Allí, la maternidad <<espiritual>> llegó, en cierto modo, a su momento clave. <<Jesús, viendo a su Madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a la Madre: “Mujer,he ahí a tu hijo” (Jo 19, 26). Así, de forma nueva, la ha unido a Ella, la propia Madre, al hombre; el hombre al cual ha transmitido el evangelio”[63].

En la Encíclica sobre La Madre el Redentor (1987) hace muchas consideraciones a propósito de la escena del calvario, de carácter teológico-espiritual, eclesial y salvífico. La entiende como una confirmación de la “maternidad de María en la economía de la gracia, en su momento culminante, es decir, cuando se realiza el sacrificio de la Cruz de Cristo, su misterio pascual”. María está participando en el amor redentor de su Hijo; resalta la universalidad del significado de la escena; la representación por Juan de toda la humanidad; las palabras de Jesús y su dimensión eclesial, como un ‘testamento’ en la economía de la salvación;

Después de transcribir el texto del evangelista San Juan, propone algunas ideas, partiendo de la atención que el Hijo ha manifestado por su Madre:

“…sobre el significado de esta atención, el <<testamento de la Cruz>> de Cristo dice aún más. Jesús ponía en evidencia un nuevo vínculo entre Madre e Hijo, del que confirma solemnemente toda la verdad y realidad. Se puede decir que, si la maternidad de María respecto de los hombres ya había sido delineada precedentemente, ahora es precisada y establecida claramente”[64].

A continuación de estas palabras pone de relieve y explica el modo de la universalidad de la maternidad de María, como una colaboración corredentora a la obra redentora de su Hijo:

“Más aún -dice-: es verdaderamente madre de los miembros de Cristo por haber cooperado con su amor a que naciesen en la Iglesia los fieles[65].

Por consiguiente, esta <<nueva maternidad de María>>,engendrada por la fe, es ‘fruto del nuevo amor’, que maduró en ella definitivamente junto a la Cruz, por medio de su participación en el amor redentor del Hijo”[66]

Finalmente, pasando por alto otras consideraciones importantes -todas son importantes, las que Juan Pablo II hace en estas páginas- quiero poner de relieve la fuerza persuasiva que tiene el pensamiento del Papa, sobre la maternidad de María sobre la Iglesia: María, Madre de la Iglesia.

En el calvario, junto a la cruz donde expira su Hijo, María vive y experimenta en su corazón de Madre un nuevo amor. Es el ‘amor del dolor corredentor’, que compartió con su Hijo. De esta novedad del amor, nace la ‘nueva maternidad espiritual’, que se continúa en la Iglesia y a través de la Iglesia. La Iglesia está simbolizada por Juan, el discípulo amado de Jesús. María, la Madre, con Juan constituyen la Iglesia[67].

En otro importante documento Juan Pablo II reitera algunos ideas comentadas en la Encíclica sobre la Madre del Redentor, en particular, su participación en el dolor salvífico de su Hijo. Fue precisamente en el calvario donde Ella compartió con El su sufrimiento, y alcanzó un vértice ya difícilmente imaginable en su profundidad desde el punto de vista humano, pero, ciertamente misterioso y sobrenaturalmente fecundo [68].

¿En que consiste esa fecundidad de su dolor? En que Ella fue ‘corredentora’ en el Calvario, junto a su Hijo Redentor universal. El Papa explica el significado de la escena del calvario, resaltando “su participación del todo especial”, con su compassio, “en la muerte redentora del Hijo” (n. 25). Todos estos detalles, con los que hemos citado más arriba, están recogidos en este texto importante:

“Testigo de la pasión de su Hijo, con su presencia, y partícipe de la misma con su compasión, María Santísima ofreció una aportación singular al Evangelio del sufrimiento, realizando por adelantado la expresión paulina citada al comienzo. Ciertamente Ella tiene títulos especialísimos para poder afirmar lo de completar en su carne –como también en su corazón, lo que falta a la pasión de Cristo[69].

Haciendo una síntesis de la doctrina del Magisterio de la Iglesia sobre la Maternidad de María en el Calvario, podemos decir que recoge todos sus elementos esenciales y fundamentales. Se trata de una maternidad espiritual y sobrenatural, que pertenece a la economía salvífica de la gracia; queda establecida claramente en el calvario; es una maternidad universal; y es al mismo tiempo una participación en la muerte redentora de Cristo, y una colaboración corredentora, eficiente, objetiva e inmediata a la obra del Cristo Redentor universal. Es también una presencia y mediación materna.

* Calificación teológica:

Muchos autores se abstienen de calificar teológicamente las proposiciones relativas a la ‘maternidad espiritual’ de la Virgen María. En el desarrollo de este problema algunos teólogos adoptan diversos procedimientos, desde el punto de vista metodológico y expositivo, en los que no encajan bien Las formulaciones de las proposiciones de la enseñanza del Magisterio de la Iglesia.

He aportado en estas páginas muchos documentos del Magisterio vivo de la Iglesia, con relación a la maternidad espiritual, a sus contenidos y aspectos. El Magisterio de la Iglesia es la norma para establecer una calificación teológica y dogmática, de una doctrina o de una proposición, que la contiene.

+ La maternidad espiritual de María, con fundamento en el misterio de la Encarnación y en el calvario, es una verdadera maternidad en el orden de la gracia, es una proposición de fe divina y católica, por la enseñanza de la Palabra de Dios y del Magisterio unánime de la Iglesia,

+ La maternidad espiritual de María, reviste especialmente la modalidad de colaboración eficiente a la redención en general; es proposición de fe divina y católica, con fundamento en la Escritura, y porque es doctrina del Magisterio de la Iglesia ( (Pío XII, Conc. Vaticano II, Juan Pablo II, en RM…).

+ La proposición: que en esta colaboración maternal María fue ‘corredentora’ de una forma objetiva e inmediata, algunos teólogos la califican como más conforme con el Magisterio eclesiástico (José Antonio de Aldama,S.J.).

–Yo pienso que hoy se puede calificar como de fe católica , por la doctrina clara del Conc. Vaticano II, que acoge la enseñanza de Pío XII, y por la enseñanza del Papa Juan Pablo II en ‘Redemptoris Mater’,y porque está dentro de la clarificación y de la inspiración bíblica.

2.-2. 4: Maternidad Eclesial de Maria en ‘Las Bodas de Cana’ (Cf. Jn 2, 1-12).

1º) Planteamiento del tema:

En la mariología de hoy y en la exégesis joánica, se afirma que la presencia de María y su intervención en las bodas de Caná, tal como las describe San Juan, es una presentación de su acción maternal, en el orden espiritual, y en un sentido simbólico. El relato es similar al de la presencia de María en el Calvario. Es un mismo evangelista el autor de los dos relatos. La referencia la llegada, o no llegada de Jesús es un punto de convergencia del simbolismo. El hecho de Jesús, dirigiéndose a su Madre, la designe con el sustantivo: mujer es un fuerte punto de referencia.

Desde la Edad Media muchas autores interpretaban esa escena, descrita por Juan, en un sentido místico-eclesiológico, abierto a muchas perspectivas. Jesús realizó allí su primer signo. Los Apóstoles creyeron. Se trata de escenificar la fe, fundamento de la primera Iglesia: Jesús, María la Madre, y los Apóstoles, puesto precisamente por la intervención de la Madre.

La exégesis vitalista y simbólica, más que la simple filología, han descubierto otros rasgos y matices del contenido y de la redacción histérica del relato de Juan, que acentúan y resaltan el valor de la presencia de María, como la Madre espiritual en los albores de la Iglesia, ligada a la fe de los Apóstoles[70]. Santo Tomás de Aquino mira más al corazón de la escena y explica si sentido eclesial, porque en ella se manifiesta la unión de Cristo con su iglesia incipiente[71].

2º) Análisis y explicaciones:

+ Mariólogos y biblistas actuales descubren otros matices en el ‘misterio’ de las Bodas de Caná, que como ‘misterio’ encierra una profunda teología simbólica, que no ha conseguido todavía un pleno esclarecimiento.

+ El P. Ignacio de la Potterie, S.J., uno de los autores más sugerentes en este tema, después de recorrer un largo camino de análisis filológico, de alumbrar ideas y proposiciones superpuestas o inducidas, atento al ritmo gramatical de las frases y al significado del término ‘mujer’, que rima con la escena del calvario, siguiendo a J.P. Charlier, concluye con estas afirmaciones:

“En sus gestos y en su diálogo, la Virgen María y Cristo transcienden ampliamente el plano humano y material de aquella fiesta <de bodas>; suplantan a los jóvenes esposos de Caná, para venir a ser El Esposo y la Esposa espirituales del banquete mesiánico”[72].

En esta interpretación se pone como base el sentido simbólico–nupcial del mesianismo, e incluso se eleva la boda de Caná -dentro del mesianismo- a un contexto soteriológico, en el que la Virgen María -como en el calvario- ostenta la dignidad de corredentora, y madre espiritual de los redimidos. En esta línea, acentuada por J.P. Charlier, en el simbolismo de la Esposa de las bodas, ‘colabora’ con Cristo –el Esposo-, en preparar el ‘nuevo vino’. Y en calidad de Esposa es la primera colaboradora de Cristo, que se convierte verdaderamente en una ayuda semejante a El (Gen. 2, 19). Y ‘en la hora en que se realiza el signo, Juan nos presenta a la Virgen-Esposa integrada de la manera más profunda en el plan redentor’ [73], también como corredentora.

En este primer plano de la consideración nupcial descubrimos a María como ‘colaboradora’ con su Hijo al plan redentor de Dios. Pero, adelantando la reflexión, llegamos a descubrir un ‘tema nuevo’ –lo llama I. de la Potterie-: “que se insinúa discretamente en el relato de Caná: el de la ‘maternidad espiritual’ de María, con relación al nuevo Pueblo de Dios. En la tradición bíblica la ‘Hija de Sión’ se representa con frecuencia en su función maternal, que el versículo 5 del Salmo 86 (LXX) expresa muy bien: <<de la madre Sión se dirá: todos han nacido en ella>>[74]

I. de la Potterie extiende su reflexión a otros temas complementarios. Haciendo una síntesis conclusiva de este tema tan sugerente, podemos concluir enlazando la escena de las Bodas con la escena del calvario, como lo hace este autor:

“Al adoptar esta actitud e invitar también a los <<servidores>>, a los discípulos, a una obediencia perfecta, María es la primera que impulsa a los demás a hacerse nuevo pueblo de Dios. Esta idea, implícitamente presente en Juan 2, 1-12, se /Desarrollará más adelante…donde se proclamará de manera explícita la maternidad espiritual de María, para los discípulos de Jesús”[75].

+ Hugo Rahner, desde un punto de vista teológico y más espiritual, adopta en la interpretación de la escena de las bodas de Caná el simbolismo nupcial, que incluye el sentido y el significado eclesial, y que tiene aplicación a muchos momentos de la nueva Alianza, en la sangre de Cristo, porque “su interpretación de las Bodas de Caná comprende todo el desarrollo de la historia de la salvación, desde la primara venida en la Encarnación, hasta el retorno glorioso del Señor al fin de los tiempos”[76], simbolizado en la victoria de la conversión del agua en vino Se mueve en un ambiente místico-simbólico, según el cual en la Alianza María es “la Madre de todos los que son santificados por la fe’ en Jesucristo[77].

Piensa este autor que Jesús, al referirse en Caná a la llegada de su hora, aludió a las escenas del calvario, al punto central de la obra de la redención: a su Pasión y a su muerte. Su sangre derramada era el ‘vino nuevo’ de la nueva y eterna alianza. En los dos momentos está presente su Madre, la Virgen María, la gran mujer en la historia del mundo, que su Hijo proclamará como <<Madre>> de todos los creyentes y el modelo de la Madre Iglesia[78].

Hugo Rahner llega aquí a la cima de su reflexión teológico-bíblica, relacionando el significado de las Bodas de Caná con el punto central de la obra de la Redención: su <<hora>>. Desde esa cumbre contempla la muerte del Señor en la Cruz, y la sangre preparada por María, derramada para la salvación de todos los hombres. En ese momento definitivo Jesús proclama a María, su Madre, Madre de todos los pueblos, de todos los que creerán en El, porque es Madre, figura y modelo de la Iglesia[79].

+ Otros autores proponen interpretaciones muy similares a las que he recogido aquí. El mismo D. Bertetto, conocedor de diversas teorías e interpretaciones, se manifiesta favorable a la tesis de la maternidad espiritual-eclesial de María en las ‘Bodas de Caná, en referencia con la mística del Calvario y la llegada de la hora de Jesús.

Reconoce que Santo Tomás y los autores medievales, siguiendo la interpretación de los Santos Padres , han aportado una serie de datos, que han ayudado a los modernos teólogos y biblistas a conocer más profundamente la función maternal de María en el episodio de las Bodas de Caná.
Aparte de esto, es importante la consideración que hace este autor. Juan, el discípulo amado de Jesús, autor del relato de las Bodas de Caná, no actúa solamente como un simple escritor, que consigna un dato sin más de la historia de Jesús. Parece más probable afirmar que actúa aquí como ‘autor divinamente inspirado’, que pretende ofrecer la enseñanza de un misterio de salvación, al relatar el primer milagro de Jesús.

Es claro que en esta enseñanza la Virgen María manifiesta un gran poder de intercesión ante su Hijo. Se ve así en el primer milagro realizado por Jesús, en la conversión del agua en vino, que afianzó y aumentó la fe de sus discípulos. Por la fe se unieron más espiritualmente a El, y ‘se insertaron vitalmente, como el sarmiento en la vid, en Jesucristo Cabeza del Cuerpo Místico, como los primeros miembros de la Iglesia, familia de los creyentes[80].

María, la Madre de Jesús, invitada personalmente a la Boda, a la que asiste también su Hijo con sus discípulos, actúa aquí ya como la Madre de esa familia espiritual, que es la Iglesia naciente.

NOTA 1ª. Maternidad espiritual de María y la Doctrina Patrística:

La doctrina que hemos expuesto sobre la ‘maternidad espiritual’ de María, siguiendo principalmente el pensamiento del Magisterio de la Iglesia está en conformidad con la tradición patrística y en su mayor parte inspirada por ella. En muchas ocasiones los Papas citan en sus documentos y se remiten a las enseñanzas de los Santos Padres. El mismo Concilio Vaticano II se remite expresamente a la autoridad del Santos Padres, tratando de la maternidad espiritual de María[81].

Esto mismo hacen de forma más amplia los mariólogos y autores de manuales de mariología.La documentación es más abundante, cuando se trata de algunos aspectos particulares de la ‘maternidad espiritual’, por ejemplo: la maternidad espiritual, bajo el aspecto de mediación, de corredención y de distribución de las gracias. Por otra parte, están estudiados algunos aspectos particulares de la maternidad espiritual, según el pensamiento de los Santos Padres. Esta bibliografía, desde hace cuarenta años, está recogida en forma perfecta por el P. Giuseppe M. Besutti, en su ‘Bibliografía Mariana’[82].

NOTA 2ª. Maternidad espiritual de María en el ‘Diálogo ecuménico’.

Diversos autores se han referido al tema de la colaboración de María a la redención-‘maternidad espiritual’ en particular, aparte de otros estudios más generales. En general podemos decir que este tema ha progresado poco en el movimiento ecuménico. No hay avances significativos. Y en ocasiones no se ha prestado atención, y se ha guardado silencio sobre este tema.

+ Las Iglesias luteranas tienen un sistema sobre redención, gracia e iglesia muy distinto del católico, y por lo general, no hablan de maternidad espiritual de María. Hans Asmussen, uno de los teólogos más cercanos a la mariología católica, afirma que María tiene cierta relación con la salvación, que no podemos pensar en Cristo sin pensar en su Madre, y que hay un nuevo nacimiento de la Virgen. Pero, no hay un desarrollo doctrinal[83].

+ Entre autores de formación calvinista destaca Max Thurian, teólogo de la Iglesia Reformada, que habla de la presencia de María en el calvario en un sentido salvífico, participante del los sufrimientos de su Hijo, muy unida a la misión de la Iglesia, muy unida a la obra redentora de Cristo, el único salvador… Estas afirmaciones son muy generales, y son comunes en la mariología católica. Pero, ¿Qué función cumple la Virgen María en la redención?…Max Thurian no tiene un sistema, ni una amplia explicación sobre esto. No obstante él afirma que María es indispensable en la obra de la salvación. ¿En qué sentido?… Tal vez porque es la Madre de Jesús de Nazaret, el único Salvador[84].

+ La más cercana a los católicos es la Iglesia Anglicana. En general, el Anglicanismo incluye en su calendario litúrgico la celebración de cinco fiestas marianas. Y en cuanto a la doctrina, admite las verdades fundamentales que la Iglesia profesaba antes de su separación de la Iglesia de Roma (1534). Maternidad divina, virginidad, etc. Algunos Obispos y teólogos modernos admiten un género de mediación mariana y también de intercesión, en la Comunión de los Santos.

Pero, en el Anglicanismo no existe uniformidad de pensamiento ni de doctrina mariana. No existe propiamente una mariología ‘anglicana’. Y el tema de la ‘maternidad espiritual’ de María, no forma parte de su teología[85]. No obstante, existen en nuestros días algunos teólogos anglicanos, que reconocen una función maternal de María sobre la Iglesia en el calvario. Al parecer, el Papa Juan Pablo en II alude a estos teólogos en la Encíclica sobre La Madre del Redentor, cuando dice en el apartado sobre ‘El camino de la Iglesia, y la unidad de todos los cristianos’, que es un buen auspicio que algunas Iglesias y Comunidades eclesiales no católicas de Occidente estén de acuerdo con la Católica en cuestiones fundamentales de fe y doctrina, y sobre todo en lo que se refiere a la Virgen María, a quien reconocen como Madre de Dios, y la miran a los pies de la cruz, que acoge como hijo suyo al discípulo amado, el cual a su vez la recibe como Madre[86].

Este es un verdadero reconocimiento de la ‘maternidad espiritual’ de María. Algunos autores son partidarios también de una mediación e intercesión de María a favor de los hombres en la ‘Communio Sanctorum’. Representantes del Anglicanismo, participantes en los Congresos Internacionales mariológicos y marianos se manifestaron favorables a estas tesis[87].

* * * *

II. Segunda Parte.

Maria, ‘Modelo’ de la Iglesia

I. Presentación:

1º) Este tema: ‘María, ‘modelo’ de la Iglesia’ en cierto sentido forma una ‘unidad’ con el tema de la ‘maternidad espiritual’, y más propiamente con el de María, Madre de la Iglesia. Son dos amplias cuestiones, o dos temas que mutuamente se complementan. Incluso podríamos afirmar, según mi opinión, que no es posible tener un conocimiento teológico perfecto, completo y adecuado de la ‘maternidad espiritual’, o de María, Modelo de la Iglesia, en la historia de la salvación -como la consideramos aquí- si no incluimos en esa maternidad, o en ‘María, Madre de la Iglesia’ la referencia, o la prerrogativa de su ejemplaridad, o la consideración de María, como modelo y paradigma de la Iglesia y de las almas.

‘Madre’ y ‘Modelo’ son dos conceptos distintos, pero, tienen su afinidad, y gozan de cierta semejanza, desde el punto de vista de las maternidad. Porque, la acción del modelo, que influye en la creación o modelación de un nuevo ser, o de una imagen más o menos perfecta, que reproduce al ejemplar, ¿no es algo similar a una acción maternal?.

El ‘ejemplar’ transmite analógicamente el ser y la vida, su configuración, de una manera del todo singular; pero, semejante al original, como una copia o una reproducción más profunda, y como un hijo se asemeja a su madre, salvando las diferencias.

No se puede negar que un modelo ejerce un verdadero influjo positivo en la creación, o configuración de un nuevo ser, que resulta semejante a sí mismo. Dentro del campo de la analogía, esto tiene cierta similitud con una acción maternal, que se acentúa en el campo de las realidades espirituales, y sobrenaturales, de las que sabemos muy poco.

Esta reflexión tiene una aplicación ajustada en el orden de las realidades espirituales, y dentro de la historia de la salvación. Se puede decir que en este orden es mayor la perfección del ser y más perfecta la semejanza, que en el orden puramente natural, donde a veces las personas y los individuos carecen de influencia y del sentido de la ejemplaridad[88].

Esta consideración general tiene una aplicación perfecta en el ámbito de la ‘maternidad espiritual’ de María, y en el campo de la vida de la Iglesia, y del ejercicio de la vida espiritual de las almas. Ser ‘modelo’ y ‘ejemplo’ son ciertamente conceptos distintos de ‘madre’ y de ‘maternidad’. Pero, aunque diferentes -lo mismo que la educación-, caen dentro de la función adecuada y más perfecta del ser Madre.
Es evidente que la acción maternal no consiste solo en la función de engendrar, o traer al mundo una nueva vida. Su función consiste también -aunque sea como una consecuencia- en su crianza y en su educación, desarrollando las facultades y las virtualidades que encierra su ser, y perfeccionando por ese ejercicio todas sus buenas cualidades.

Estas reflexiones subyacen a unas afirmaciones importantes que hace el Papa Pablo VI acerca de María, como modelo de la Iglesia, que nos sirven también para hacer un planteamiento correcto de este problema. Vamos de lo humano y natural, a lo sobrenatural y espiritual, más perfecto. Dice así el Papa, haciéndose eco de la enseñanza del concilio Vaticano II:

“En efecto; como toda madre humana no puede limitar su misión a la generación de un nuevo hombre, sino que debe extenderla a las ‘funciones de nutrición y educación de la prole; así se comporta la bienaventurada Virgen María. Después de haber participado en el sacrificio redentor del Hijo… Ella continúa ahora desde el cielo cumpliendo su función maternal de cooperación en el nacimiento y en el desarrollo de la vida divina en cada una de las almas de los hombres redimidos. Es esta una verdad muy consoladora que, por libre beneplácito de Dios sapientísimo, forma parte integrante del misterio de la humana salvación. Debe, por tanto, ser considerada de fe por todos los cristianos”[89].

El Papa Pablo VI, sensible a los planteamientos y a la explicación de estos problemas, después del enriquecimiento de la mariología con la doctrina y las perspectivas abiertas por el concilio Vaticano II, con referencia a la ‘maternidad espiritual de Maria y a la de la Iglesia, tiene un texto muy significativo, que nos sirve como tema de reflexión, y punto de partida de nuestras consideraciones sobre este tema.

2º) El reconocimiento y la veneración de la ejemplaridad de María, o de su prerrogativa característica como modelo de la Iglesia y de las almas, es el fundamento, o una forma del culto, con que la honra y la venera la Iglesia, llamado el culto de imitación. Este culto ha sido reconocido oficialmente y practicado en la Iglesia de muy diversas formas desde la época más antigua. Tiene su fundamento en la Biblia, por ejemplo, en el elogio que Isabel, “llena del Espíritu Santo, hizo a voz en grito de la fe de María: Bienaventurada Tú, porque has creído…(cf Lc 42-43). Lo exaltó de forma singular San Ambrosio, y lo recomendó vivamente a sus discípulos, como lo ha recordado, y reconocido en nuestros días el Papa Pablo VI [90].

La imitación de María y su cualidad -que es una verdadera dignidad- como modelo, tuenen su fundamento en su perfección y santidad eminente y singular, reconocida también por la Iglesia. Pero es en efecto y verdaderamente modelo, cuando por su influjo y su ejemplaridad contribuye a modelar su imagen espiritual en las almas. Este es influjo se considera como una causalidad, o una acción positivo de una causa, que causa en las almas los efectos de la santidad. Dicha causalidad, según el pensamiento de algunos mariólogos modernos, esta contenida en los designios salvíficos de Dios, que desde la eternidad eligió a María para Madre y colaboradora con su Hijo el Redentor a la obra de la redención. Esta reflexión parece coherente, ya que el concepto de ‘maternidad espiritual’ incluye la acción espiritual a favor de las almas. Bajo este punto de vista, la imitación de María queda dignificada y elevada al más alto grado, ya que -aparte de otras razones-, María es la personificación inefable de la Iglesia[91].

De aquí podemos deducir el valor y la importancia que tiene este tema para la mariología en general, y de manera particular para la mariología actual. Por una parte, un estudio en profundidad de las relaciones de María, como modelo de la Iglesia, nos conduce a un conocimiento más amplio y más profundo de su misterio en la historia de la salvación, desde su predestinación.

Es posible clarificar más aún la relación íntima entre la ejemplaridad de María, o su cualidad como modelo de la Iglesia, con su maternidad espiritualidad. Esto sería una aportación positiva para la mariología, y una conquista notable para el conocimiento de la Iglesia. Esta es la verdad muy consoladora, como la califica el Papa Pablo VI, que no debe estar ausente en los esquemas de la mariología, como sucede en nuestros días. En muy pocos manuales de Mariología se presta atención a esta cuestión, eminentemente teológica y espiritual.

Algunos mariólogos exponen muy brevemente este tema, relegado a un capítulo final, de una forma vaga e imprecisa, entre cuestiones de religiosidad popular, de espiritualidad mariana, etc; pero no se le da el relieve que tal tema merece. En este contexto, es una honrosa excepción el tratado de mariología del P. Domenico Bertetto, S.D.B., a quien he citado varias veces. Con mucho acierto, desde el punto de vista metodológico, dedica un amplio apartado al estudio de: ‘María Modelo y Ejemplar de la Iglesia’, dentro del capítulo general: ‘María en el misterio de la Iglesia’[92].

c-) El tema: María, Modelo de la Iglesia, tiene dos vertientes, o puede ser considerado desde dos puntos de vista distintos. Quiero decir que incluye dos puntos de referencia. Por una parte, el punto focal de referencia es la misma Virgen María, la Madre de Dios y colaboradora eficiente con su Hijo en la obra de la redención. Bajo este aspecto, consideramos y contemplamos la imagen de María adornada y enriquecida con todas las gracias, las virtudes, los dones del Espíritu Santo, y los carismas particulares, que constituyen los rasgos de su ejemplaridad. Estos rasgos son la irradiación de la perfección que los fieles deben imitar.

Por otra parte, María como modelo =[-el conjunto de sus dones sobrenaturales y de sus perfecciones…-], podemos contemplarla como objeto, o como término de la acción espiritual y sobrenatural de las almas, que se ejercitan en / y practican su imitación. Esta imitación tiene por objeto realidades concretas: virtudes o actitudes de la Virgen María. La imitación es como el eco de la ejemplaridad y de la perfección del modelo, que proyecta sus rayos de luz, que tocan el corazón de las almas, moviéndolas a la imitación; es la respuesta del alma a la influencia, o a la fuerza de atracción, que ejerce sobre ella la irradiación espiritual del modelo.

Estos dos aspectos son diferentes, como aparece a simple vista; pero, son complementarios el uno el otro. La función del modelo es influir en quienes lo contemplan, e irradiar la fuerza de sus perfecciones, y suscitar en ellos la acción de imitación. De lo contrario: ¿para qué sirve un modelo, que no ejerce una influencia en los que lo conocen?…Serviría solamente para ser una pieza de museo.

En forma parecida podemos decir de la imitación, o de la persona que debe practicarla. No es fácil realizar espontáneamente una obra de forma perfecta, si no tenemos un modelo que imitar. Esto tiene especial aplicación y verificación en el orden espiritual y sobrenatural: en la perfección de las almas. Es verdad que una persona puede realizar grandes obras, maravillosas y muy perfectas, siguiendo una inspiración interior. Pero, esto es propio de los genios, y de individuos superdotados. La mayor parte de las personas, máxime en la vida espiritual, necesita guiarse por la inspiración que le suscita un modelo: Jesucristo, la Virgen María, San José, los Santos….

Tratamos aquí de María, modelo de la Iglesia. Me parece que esto no incluye el tema de la imitación, que constituye un capítulo aparte. Por eso, aquí trataré solamente de las cuestiones relativas a la Virgen María, como modelo y ejemplar excepcional para la Iglesia, para sus miembros, sobre los que ejerce una influencia maternal benéfica y permanente.

II. María, Modelo y ejemplar de la Iglesia. El hecho.

¿Es María verdaderamente modelo y ejemplar de la Iglesia? ¿Se trata de una ejemplaridad propia y objetiva, o es más bien simplemente metafórica?. La Virgen María es una persona real e individual, que asunta gloriosamente en cuerpo y alma a los cielos, participa de la eterna bienaventuranza. La Iglesia, por el contrario, es una entidad sobrenatural, una colectividad de carácter jurídico, con unas características muy singulares. Todo lo relativo a la maternidad espiritual y a la ejemplaridad puede tener una denominación común para María y la Iglesia; pero, hay que salvar sus características diferenciales, y particulares[93].

Esto no impide la realidad de una verdadera ejemplaridad espiritual de María para la Iglesia, que se ejerce y se realiza sobre sus miembros. Los interrogantes que hemos formulado incluyen dos problemas. Por una parte, la existencia, o el hecho mismo de la ejemplaridad de María. Y en segundo lugar -suponiendo que la respuesta a la pregunta es afirmativa- ¿cual es la naturaleza, cuáles son las formas, la extensión, la universalidad y las aplicaciones -por concretar unas cuestiones- de esa ejemplaridad?

2. 1.- María es ‘Modelo’, ‘ejemplar’ y ‘Figura’=’icono’ de la Iglesia:

1º)- Presentación: El objetivo de este apartado es aportar las pruebas, argumentos y razones, de carácter teológico, que garantizan la existencia de esta prerrogativa de la Virgen Madre de Dios: modelo de la Iglesia. Conocido así este hecho maravilloso, pasaremos a dar una explicación, teológica también, de su significado principal. Para una comprensión objetiva y razonada de este problema, debemos situarnos en el orden sobrenatural, y dentro de la historia de la salvación, la historia salutis.

La ejemplaridad de María para la Iglesia, o ser modelo perfecto de la Iglesia, están en íntima relación con la maternidad divina y espiritual, y dependen de ellas, por disposición de la voluntad divina. La voluntad de Dios es la que ha dictado, en sus designios eternos de salvación, las razones de la ejemplaridad de la Virgen María con relación a la Iglesia.

En este supuesto, para conocer la existencia, o el hecho de la prerrogativa de: María, Modelo de la Iglesia no debemos acudir a razones meramente humanas. Este hecho está íntimamente unido -como he dicho- a la ‘maternidad espiritual’, y pertenece al orden de la salvación, sabia y armoniosamente establecido por Dios. Es importante a propósito de esto, un texto del Papa Pablo VI, en la primera parte de su Exhortación Apostólica Signum Magnum, -que ya hemos citado más de una vez-. Refiriéndose a la ‘maternidad espiritual’ de la Virgen María, que para él incluye también la ejemplaridad, afirma que es “…una verdad… que por libre beneplácito de Dios sapientísimo forma parte integrante del misterio de la humana salvación[94]

Ante esta perspectiva, para conocer las razones de la ejemplaridad de María tenemos que acudir a la revelación divina y a las enseñanzas del Magisterio vivo de la Iglesia, que en muchas ocasiones recomienda e invita a los fieles a imitar las perfecciones espirituales de la Virgen María, proponiéndola como modelo y ejemplar universal. En todos estos casos el Magisterio reconoce la ejemplaridad de María, y su perfección altísima como modelo singular para la Iglesia.

2º)- María, ‘Modelo’ y ‘ ejemplar’ de la Iglesia, por ser ‘Madre espiritual’ El Papa Pablo VI expone esta idea, y afirma que fue el mismo Jesucristo el que relacionó, y en cierta manera incluyó la ‘ejemplaridad’, y la dignidad de ‘modelo’ en la ‘maternidad espiritual’. Dice así en un texto muy significativo bajo este aspecto:

“Lo que debe estimular a los fieles a seguir los ejemplos de la Virgen Santísima, es el hecho de que Jesús mismo, dándonosla por Madre, la ha señalado tácitamente como ‘modelo’ a seguir; es, en efecto, natural que los hijos tengan los mismos sentimientos que su Madre. Por tanto, así como cada uno de nosotros puede repetir con San Pablo: ‘El Hijo de Dios me ha amado’ (Cf Gal 2, 20; Ef 5, 2); así, con toda confianza puede creer que el Salvador divino le ha dejado también a él en herencia espiritual a su Madre, con todos los tesoros de gracia y de virtud…a fin de que los volcase sobre nosotros, mediante el influjo de su poderosa intercesión, y nuestra voluntariosa imitación”[95].

Podemos añadir a esto el testimonio del Concilio Vaticano II, que afirma y resalta la ejemplaridad de María para la Iglesia, como un hecho, determinando en algunos casos el objeto de su ejemplaridad.

3º)- María, ‘Modelo de la Iglesia’, por su perfección: Entre las razones de la ejemplaridad de María para la Iglesia, esta es una de las más importantes. El modelo debe reunir en sí todas las perfecciones de que son capaces los que deben imitarlo.

Los Papas principalmente comentan y resaltan la importancia de la perfección moral y espiritual de la Virgen María, exhortando a los fieles a su imitación. Aparte de todo, la perfección más elevada es una de las condiciones necesarias, que exige la categoría del ‘Modelo’.

La literatura religiosa sobre esto es muy abundante. Quiero transcribir un texto muy significativo del Papa Pablo VI, relacionado con la proclamación del título: María, Madre de la Iglesia, y por lo mismo también ejemplar y modelo. En el Discurso de clausura de la tercera Sesión del Concilio Vaticano II, después de haber proclamado el título en honor de la Virgen Santísima, y como justificación de esa proclamación, dice:

“En esta vida mortal [María] realizó la figura perfecta del discípulo de Cristo, fue el espejo de todas las virtudes, y realizó plenamente todas las bienaventuranzas predicadas por Cristo. Por lo cual, toda la Iglesia, al desarrollar su variada vida y su actividad, toma el ejemplo absolutísimo de la Virgen Madre de Dios, para imitar perfectamente a Cristo[96].

Unos párrafos adelante, insiste sobre la perfección de la Virgen María, como Modelo de la Iglesia. Recomienda a los Padres Conciliares que eleven en el pueblo cristiano el nivel de la piedad y la devoción hacia la Madre de Dios,

“…proponiéndola como ejemplo a imitar, por su fidelidad, por su obediencia pronta a todo impulso de la gracia celeste y, finalmente, por su vida totalmente confortada según los preceptos de Cristo y el aliento del amor, de modo que todos los fieles, unidos entre sí por el nombre común de Madre, se sientan cada vez más firmes en la confesión de la fe…[97].

4º)- María Modelo de la Iglesia: aspectos concretos: Estos aspectos los ha concretado el Concilio Vaticano II, enseñando implícitamente la existencia de la ejemplaridad de María, como modelo de la Iglesia: como Madre y como Virgen, y en el orden de la fe, de la caridad, y de la unión perfecta con Cristo[98].

El Concilio aquí se acoge a la autoridad y al testimonio de la Tradición patrística, y en particular a la de San Ambrosio, que es uno de los autores más importantes en este tema:

“La Virgen Santísima, por el don y la prerrogativa de la maternidad divina, que la une con su Hijo Redentor, y por sus gracias y dones singulares, está también íntimamente unida a la Iglesia. Como ya enseñó San Ambrosio, la Madre de Dios es tipo de la Iglesia en el orden de la fe… Pues, en el misterio de la Iglesia, que con razón es llamada también madre y virgen, precedió la Santísima Virgen, presentándose de forma eminente y singular como modelo, tanto de la Virgen como de la Madre”[99].

Este texto tiene dos partes, correspondientes a dos ideas importantes. La primera equivale a una afirmación formal del Concilio, que podemos formular así: María es tipo-modelo de la Iglesia. Precisa incluso los puntos de referencia en los que se verifica su ejemplaridad: Madre y Virgen. En esa afirmación aparece también claramente señalada la ejemplaridad de María para la Iglesia, con relación a la maternidad, que al principio del texto aparece como maternidad divina, pero, en cuanto incluye también la maternidad espiritual, o maternidad soteriológica.

La segunda parte del texto clarifica la acción maternal de María sobre la Iglesia, mediante la fe y la obediencia. El Concilio pone de relieve -como uno de los fundamentos de su enseñanza- la fraternidad de los fieles con Cristo, El Hijo primogénito del Padre, y Hermano Mayor de la familia de Dios. La acción maternal sobre la Iglesia se traduce por la cooperación de la Madre a la generación y educación de los hijos de adopción, con su amor materno[100].

Se puede hablar ciertamente de un paralelismo entre María y la Iglesia en este punto, aunque no perfecto. La Iglesia mantiene cierta dependencia de Cristo Cabeza el Cuerpo Místico, y también de María, verdadera Madre espiritual. Según el pensamiento de San Ambrosio, ese paralelismo se manifiesta en el orden de la fe, de la caridad y de la unión perfecta con Cristo. Pienso que hay que reconocer también cierta excelencia de María con relación a la Iglesia, en cuanto Ella es la Madre espiritual de los fieles que constituyen la Iglesia. Esto puede entenderse también de la múltiple intercesión con que en el Cielo la Virgen Asunta cuida con amor materno de los hermanos de su Hijo[101].

5º)- María, Modelo de la Iglesia, en la santidad: El texto mariano del Concilio Vaticano II presenta una atención especial a la santidad de María y de la Iglesia. La función de la Madre consiste en irradiar santidad, y en incrementar la santidad de la Iglesia. La Iglesia a su vez contempla gozosa la santidad de la Madre de gracia, e imita su caridad[102]. La contempla a la luz del Verbo de Dios, hecho hombre, porque la Madre virginal es su ejemplar y su modelo[103].

Bajo este punto de vista, y situándonos en el corazón de este tema, podemos decir todavía algo más. María no es solo un modelo de la santidad de la Iglesia y para la Iglesia. Contemplando a la Virgen Asunta gloriosamente a los cielos, representada en la Mujer del Apocalipsis (12, 1-14), vencedora del dragón de las siete cabezas, y coronada con corona de doce estrella, podemos decir que María es la personificación de la santidad de la Iglesia; es mucho más que un simple modelo, por muy perfecto que este sea.

El Concilio Vaticano II admite y enseña, a mi modo de ver, esta singularidad de la Virgen Inmaculada, toda hermosa, la belleza en sí misma, no solo estética, sino esencial y ontológica, como la definió Pablo VI[104], personificación de la Iglesia en su santidad. Este es el significado de este texto conciliar, tan importante:

“Mientras la Iglesia ha alcanzado en la Santísima Virgen la perfección, por la cual no tiene mancha ni arruga (cf Ef 5, 27), los fieles luchan todavía por crecer en santidad…; por eso, levantan sus ojos a María, que resplandece como modelo de virtudes para toda la comunidad de los elegidos”[105].

María ha llegado ya a la santidad plena. Es la personificación de la santidad más alta y más perfecta, radiante y luminosa, Inmaculada. Es el Icono de la santidad, y como persona singular y única, es la expresión más fiel y representativa de la santidad del Dios infinito en sus perfecciones. La Iglesia,= sus miembros, están en vías de progreso y de incremento en su santidad.

Este progreso se realiza en su mayor parte, en la práctica de las virtudes, y en la vivencia de la oración contemplativa de los fieles. Por este camino los fieles se asemejan cada día más y más al Redentor; y por el ejercicio de la fe, de la esperanza y de la ardiente caridad, y por la obediencia a la palabra y a la voluntad del Padre de las misericordias, se unen más íntimamente, y se configuran de la forma más perfecta con la imagen del Cristo resucitado[106].

6º)- María, Modelo de la Iglesia: Otros aspectos: Las consideraciones que he hecho hasta aquí no agotan el tema de la ejemplaridad de Manía para la Iglesia. Existen otros muchos aspectos de esta ejemplaridad, que se derivan de los rasgos más importantes, y de la aplicación de las enseñanzas de los Papas, y de la verificación de momentos transcendentales en la vida de la Iglesia y de las almas.

Los rasgos que irradia la figura imitable de María, reflejados en el texto mariano del Concilio Vaticano II, son como conceptos e ideas que contribuyen a un conocimiento más objetivo y profundo de la imagen de María. Hoy se hace más necesario este conocimiento, para poner por obra las enseñanzas del Vaticano II sobre la verdadera devoción mariana, que consiste en el conocimiento y el amor a nuestra Madre , Madre de Dios, y en la imitación de sus virtudes [107].

Entre esos otros rasgos de la ejemplaridad de María, podemos proponer como más importantes:

* María, modelo de la Iglesia, en el culto que consiste en hacer de la propia vida
una oblación a Dios[108].
* María, modelo de la Iglesia en el ejercicio del culto litúrgico[109].
* María, modelo de la Iglesia, en las actitudes fundamentales de la vida cristiana[110].
* María, modelo de la Iglesia, en el amor apostólico[111].
* María, modelo de la Iglesia, el más perfecto después de Cristo.
* María, modelo de la Iglesia y universal.

2. 2.- María, modelo de la Iglesia, en sentido propio y objetivo.

Los elementos que integran este apartado son realidades, con sentido propio y objetivo. No se trata de metáforas ni de meros simbolismos. Se trata, sí, de sentidos y significaciones espirituales y sobrenaturales, que comportan una fuerza y un valor mayor que el de las realidades naturales.

María, como personificación de la Iglesia, contiene en sí toda su perfección y santidad. Por eso, en su propia realidad personal, después de Cristo, es el modelo más perfecto del misterio eclesial, y de todos sus miembros. Y no se puede decir que esto sea un simbolismo, o que tenga simplemente un significado metafórico. Es real y objetivo, con la misma objetividad que tienen la Virgen Santísima Madre de Dios, el misterio de la Iglesia, y la gracia y la santidad.

Tal vez no conocemos bien, ni con mucha precisión el mecanismo del influjo espiritual que la Virgen María, como Madre espiritual, ejerce sobre sus hijos. Ella está dotada de todas las perfecciones: reúne en sí y refleja en cierto modo las supremas verdades de la fe[112], y los más elevados dones de la salvación, para irradiarlos sobre las almas, y para atraerlas hacia Jesucristo, con la fuerza de su influencia espiritual, como Mediadora entre Dios y los hombres.

Nada de esto puede interpretarse como una simple metáfora. La Virgen María es modelo eminente de la Iglesia. Por su influencia materna María modela a la Iglesia a su imagen y semejanza, y la configura perfectamente con la imagen de Jesucristo, que es el modelo absoluto de todos los elegidos en la historia de la salvación. Todos deben reflejar su rostro para formar parte de la Jerusalén del cielo (Cf Ef 1, 3-12).
De esta manera, desde la Iglesia, configurados sus miembros con la imagen de la Virgen Madre, modelo de santidad, pueden llegar a configurarse -por el camino más corto y más recto- con la imagen gloriosa y radiante del Hijo de Dios, para ser la alabanza de su gloria (cf. Ef 1, 6).

 

Notas

[1] Pablo VI, ‘Discurso en la sesión de clausura de la tercera etapa conciliar, 21,IX, 1964.- Acta Synodalia Sacrosancti Concilii Vaticani II, vol. III, pars VIII, p. 916.

[2] Me refiero a la antigüedad y al origen del título: ‘Madre de la Iglesia’, no a la antigüedad de la doctrina, tan antigua como la misma Iglesia. Es lo que han hecho: Domenico Bertetto, ‘Maria, Mater Ecclesiae’, en Salesianum, XXVII (1965), 3-64; ID., “Maria, Madre della Chiesa”, Catania, Edizioni Paoline, 1965; D. Fernández, “Orígenes históricos de la expresión ‘Mater Ecclesiae’, en ‘Ephem. Mariologicae, 32 (1982), 189-200;

[3] Aquí hay que tener en cuenta y distinguir la formulación del título, como tal: María, Madre de la Iglesia, y su contenido. Lo cierto es que el Concilio no utiliza en sus textos la formulación del título, pero enseña la doctrina, como enseñanza universal de la Iglesia. La postura del Concilio no parece lógica, ni muy coherente; por eso, no parece lícito argüir de aquí cierta reticencia del Concilio bajo el aspecto doctrinal. No hay que confundir este aspecto con lo que puede ser fruto de una prudencia externa. Ver D. Bertetto, “Maria, la Serva del Signore, l.c., pp. 552-553.

[4] “Nihil antiquius est in doctrina católica, quam B(eatam) Mariam Virginem appellare Matrem hominum” (J.A. de Aldama, ‘Mariologia, se de Matre Redemptoris…, l.c., p. 409, nº 132). Hay que entender esta afirmación en el sentido, según el cual, en el orden sobrenatural la vida espiritual se comunica a las almas por la gracia, por una acción que se llama maternal. Fundamentalmente, es la acción de María, asociada a Su Hijo en la obra de la redención, en la que actuó como Madre corredentora.

[5] Monseñor G. Philips, que vivió el movimiento, el ambientes y las controversias de aquellos años, y que redactó con el franciscano P. Carlos Balic, Presidente de la Pontificia Academia Mariana Internacional de Roma, el texto mariano del Vaticano II, se expresa así acerca de María, Madre de la Iglesia, antes del Vaticano II: “El tema del paralelismo entre María y la Iglesia, ha surgido en la teología contemporanea <antes de 1964> de una manera tan inadvertida, como fulgurante. Al. Müller, ha comparado su aparición a la de un cometa en el mundo mariológico” ( G. Philips, “Marie et l’Eglise’’, en H. de Manoir, “Maria”,…t. VII, Beauchesne, 1964, p. 365.

[6] Juan Pablo II, Enc. “Redemptoris Mater”, 25 de marzo, 1987.La parte III la titula el Papa Mediación materna. Pero, en otros escritos importantes la llama presencia materna. Así en la homilía de la inauguración el Año Mariano, en la Basílica de San Pedro, solemnidad de Pentecostés, 6-VI,1987: “El Obispo de Roma se une con sus Hermanos en el Episcopado, para profundizar en toda la Iglesia, en la perspectiva del Año Mariano, la conciencia de la presencia materna de la Madre de Dios…” (‘Insegnamenti di Giovanni Paolo II, Libreria Editrice Vaticana, X/2, 1988, pp. 2005-06, nº. 6). Ver mi estudio: Enrique Llamas, “La ‘Mediación materna’ de María en la Encíclica ‘Redemptoris Mater’, en Est. Marianos, 61 (1995), pp. 149-180.

[7] Juan Pablo II, Encicl. ‘Redemptoris Mater’, (25, III, 1987), parte III, ns. 38 ss.

[8] “Cum hac spirituali maternitate intime connectuntur, uno vel alio modo, corredemptio, dispensatio gratriarum, et universalis mediatio. Disputatur vero inter theologos, quo ordine haec munera logice inter se connectentur” (J. A. de Aldama, “Mariología…”, l.c., p.408, nº 131. Expone las diversas teorías sobre las prioridades de estos privilegios: corredención, mediación, etc).

[9] Conc. Vaticano II, LG 62.

[10] Conc. Vaticano II, LG 62: “ <María> asunta a los cielos no ha dejado esta misión salvadora, sino que con su múltip’le intercesión continúa obteniéndonos los dones de la salvación eterna” (nº 62). El Concilio llama ‘misión salvadora’ a lo que al principio del párrafo llamó ‘esta Maternidad de María’…

[11] D. Bertetto, “Maria la Serva del Signore . Trattato di Mariologia”, Napoli, Ediz. Dehoniane, 1988, pp. 471 ss.

[12] Los autores no están conformes en la ordenación lógica, o en establecer las prioridades entre esos diversos aspectos. En mi opinión, hay que dar prioridad a la colaboración de María con su Hijo a la obra de redención, que es la maternidad corredentora, y que me parece el fundamento de todo lo demás. Me parece incluso que el Concilio Vaticano II favorece esta opinión, cuando dice, que María en diversos momentos de su vida, “cooperó de forma enteramente singular a la obra del Salvador, con la obediencia, la fe, la esperanza y la ardiente caridad, con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas. Por eso es nuestra Madre en el orden de la gracia” (LG 61).

[13] Conc. Vaticano II, LG 61.

[14] Ver mi estudio: E. Llamas, “La mediación mariana de María en la Encíclica ‘Redemptoris Mater’, en Est. Marianos, 61 (1995), pp.149-180.

[15] Ver este mismo vol., pp.

[16] La bibliografía sobre este tema, en estos últimos 50 años, es muy abundante. Cito solaente por si interés la obra de Jean Marie Salgado, “La Maternité Spirituelle de la trés Sainte Vierge Marie”, Editrice Vaticana, 1990. El autor ha publicado otros muchos estudios de carácter histórico y doctrinal.

[17] Pablo VI, Discurso en la 2ª Sesión del Concilio Vaticano II, 4, XII, 1963; AAS., 56 (1964), p. 37.

[18] Algunos autores, en aquellos años, fundados en la terminología de: padre, madre, aplicada a los cristianos, sin tener en cuenta la significación de esos términos en el orden espiritual y sobrenatural, hicieron absurdas aplicaciones –en cierta manera irreverentes- llamando a la Virgen ‘abuela’ de los cristianos, si la Iglesia era su Madre, y María la Madre de la Iglesia. Un disparate, por no entender bien la maternidad según el espíritu, y dar más importancia a la maternidad biológica, y a otros factores. Cf D. Bertetto, “Maria, la Serva”…, l.c., pp. 553-554.

[19] Acta Synodalia…Concilii Vaticani II , vol. III, parte VIII, p. 916.

[20] Cf. Concilio Vaticano II, LG 62.

[21] Uno de los casos más señalados fue la situación de la Iglesia en tiempos de Pio IX, que definió el dogma de la Inmaculada Concepción (1854), pidiendo la ayuda materna de María. Y la consiguió.

[22] Pablo VI, Discurso en la clausura de 3ª sesión conciliar, 21,XI, 1964; Acta Synodalia…, vol. III, pars VIII, p. 916. El mismo Concilio Vaticano II, refiriéndose a la ayuda y protección maternal de la Virgen María sobre la Iglesia, dice que “la experimenta continuamente, y la recomienda a la piedad de los fieles” (Vaticano II, LG 62).

[23] Es la idea que expone el Concilio Vaticano II, y que hemos comentado ya, glosando los textos de LG 57.

[24] Juan Pablo II, ‘Alocución’ de 10 de enero, de 1979

[25] Conc. Vaticano II, LG 56.

[26] Cf. A.Luis Iglesias, C.SSR., “Dos Momentos culminantes de la maternidad espiritual: la anunciación y el calvario”, en Est. Marianos, XX (1959), pp. 109-156.

[27] El Vaticano II pone de relieve la importancia de este consensus-‘consentimiento de la Madre, expresamente querido y establecido por el Padre de las misericordias, antes de la realización de la Encarnación, para manifestar que ‘así como la mujer contribuyó a la muerte, también la mujer contribuyese a la vida’ (Conc. Vaticano II, LG 56

[28] Cf. Heb 10. Conc. Vaticano II, 55, traduce: misterios de su carne, por misterios de su humanidad.’

[29] Conc. Vaticano II, LG 56.

[30] Ver, Juan Pablo II, Encíclica RM 13-14; Pablo VI, SM 5; J.M. Bover, ‘Deiparae Virginis consensus corredentionis ac Mediationis fundamentum’, Matriti 1942, 359 pp. José A. de Aldama, S.J. ‘Mariologia, seu de Matre … l.c., nº 133, p. 410.

[31] Conc. Vaticano II, LG 56. El Concilio Vaticano II asocia en este texto expresamente la ‘maternidad espiritual’ de María con su intervención como corredentora con su Hijo: ‘sirviendo al misterio de la redención con El y Bajo El’,… y ‘cooperó a la salvación de los hombres… Este matiz es importante tenerlo en cuante; pues nos ofrece el verdadero concepto de la m.e., como colaboración corredentora.

[32] Pablo VI, SM 5.

[33] San León Magno, Sermón 6 en la Natividad del Señor, ML 54, 213.

[34] San Pío X, Carta Enc., Ad diem illum ( 2 de febrero, 1904), 6; AAS., 36, 452-53.

[35] Pío XII, Enc. Mystici Corporis, (29, VI, 1943); AAS., 35 (1943) 247.

[36] Cf. D. Bertetto, “Maria la Serva” …, o.c., p. 496. En forma parecida, en la escena del Calvario, María, como nueva Eva, asociada místicamente en unión esponsal con el nuevo Adán, comunica los frutos de la redención a la humanidad.

[37] Concilio Vaticano II, LG 56.

[38] Cf Conc. Vaticano II, LG 56. En el texto del Concilio se remite, y se anotan los lugares de varios testimonios de la tradición de la Iglesia.

[39] Cf José Antonio de Aldama, ‘Mariología, seu de .. l.c., nº 139, p. 415, que cita las fuentes, o autores más notable sobre estos aspectos.

[40] Benedicto XIV, Bula ‘Gloriosae Domine’ (27,septiembre, 1748); Bullarium, 2, 428. Afirma que María, en el Calvario es “Madre propia de la Iglesia, recibida de los labios de su Esposo moribundo”

[41] León XIII, Enc. ‘Adiutricem populi’ (5 de septiembre, 1895),: AAS 28, 130: “In Joanne autem, quod perpetuo sensit Ecclesia, designavit Christus personam humani generis”

[42] ‘Passio duorum.,’ Tractado de devotísimas y muy íntimas contemplaciones de la Pasión del Hijo de Dios, y compasión de la Virgen su Madre, por e sta razón llamado Passio duorum”, Valladolid, 1526. Tuvo numerosas ediciones. Sobre esta obra, Ver: J. Meseguer, ‘Passio Duorum’, Autores, ediciones, la obra’, en Arch.Iber-Americano, Barcelona, 29 (2969) 73, ss. J.Antonio de Aldama,S.J., “La piedad mariana en el tratado “Passio duorum”, en Est. Marianos, XLIV (1979), 53-72; E. Llamas, “El dolor salvífico de María: La ‘compassio Mariae’ en los mariólogos españoles de los siglos XVI-XVII”, en Est. Marianos,LXXII (2006), pp. 156-57 (con nota bibliográfica).

[43] Conc. Vaticano II, LG 61.

[44] Conc. Vaticano II, LG 52.

[45] Cf. los textos de Hec 20, 28, y Ef 5, 25-32. San Pablo se refiere al gran misterio de la Iglesia, liberada del pecado por la muerte de Cristo, y purificada por su sangre.

[46] La relación de la escena del calvario con la del paraíso aparece afirmada y explicada en la mariología moderna y en documentos autorizados del Magisterio de la Iglesia. El mismo Vaticano II, en dos ocasiones importantes, hace en el fondo referencia a estos acontecimientos: LG, 56, sobre el consensus de la Virgen María a la Encarnación: LG 56: “…para que de esta manera, así como la mujer contribuyó a la muerte, también la mujer contribuyese a la vida”. .. “y comparándola con Eva, llaman <los Santos Padres> a María <<Madre de los vivientes>>, afirmando aún con mayor frecuencia que <<la muerte vino por Eva, la vida por María>>.

[47] Vaticano II, LG 61: “…Filioque suo in cruce morienti compatiens.

[48] Cf. J. Luis Bastero, “La compassio mariana hasta el siglo XIII”, y Enrique Llamas,ocd., “El dolor salvífico de María. La ‘compassio Mariae’ en los mariólogos españoles de los siglos XVI-XVII”, en Est. Marianos, LXXII (2006), pp. 109-132; y 145-173.

[49] Benedicto XIV, Bula ‘Gloriosae Dominae’, Bullarium, 2, 428.

[50] Papa Pío VIII, ‘Praesentissimus’ (30, marz0, 1830), Bullarium Romanum, 9, 106.

[51] Papa León XIII, “Quamquam pluries” (15, VIII, 1889), ASS 22, 67.

[52] Papa León XIII, “Iucunda semper” (8 septiembre, 1894), ASS 27, 178.

[53] Papa Pío XI, Carta Apostólica, ‘Explorata res est’ ( 2, 02, 1923), AAS 15 (1923), 104.

[54] Papa Pio XI, Carta “Septimo abeunte” (16, julio, 1933); AAS 25 (1933) p. 435.

[55] Pío XII, Discurso de 3 de mayo de 1939, y de 10 de julio de 1945. Ver “Discorsi e Radiomessaggi”, I, 92; y II, 76.

[56] Pio XII, Radiomensaje de 8 de diciembre, 1953; Ver Tondini, “Le Encicliche mariane, 776.

[57] Pío XII, Rediomensaje de 19 de junio, 1947, en AAS, XXXIX (1947), pp. 271-72.

[58] Pio XII, “Mystici Corporis, (29, junio, 1943), AAS XXXV (1943), 247; “Mediator Dei” (20, noviembre, 1947), AAS XXXIX (1947), 582.

[59] Otros datos sobre la maternidad espiritual de María en Oío XII, ver D. Bertetto, “María la Serva del signore, o.c., pp.535-539

[60] Conc. Vaticano II, LG 58. El concilio explica en este texto la presencia de María en el calvario, asociada a su Hijo, que moría en la cruz. Concluye con esta frase: “…y finalmente fue dada <María> por el mismo Cristo Jesús agonizante en la Cruz, como madre, al discípulo con estas palabras: `Mujer, he ahí a tu hijo (cf Jo 19, 26-27). Y remite en nota a: Pio XII, Enc. Mystici Corporis, 29, junio, 1943.

[61] Cf D. Bertetto, “La Madonna nella parola di Paolo VI”, Roma, Las, 1980, passim.

[62] Pablo VI, Exhort. Apostólica, l.c., 1ª Parte, 1.

[63] Juan Pablo II, Alocución, 10 de enero, 1979.

[64] Juan Pablo II, RM 23.

[65] Estas expresiones están tomadas del Concilio Vaticano II, al que se cita en nota: Vaticano II, LG 54 y 53 respectivamente.

[66] Juan Pablo II, RM 23.

[67] Juan Pablo II, RM 24. El Papa, fundado en la armonía y coherencia de los dogmas, recurre al Apocalipsis, 12, 1, al significado simbólico de las bodas de Caná, que explicó anteriormente, y a la tradición patrística (San León Magno), relaciona la Encarnación con el nacimiento de la Iglesia, en laque María mantiene continuadamente una presencia materna.(San Leeriormente, y a l ecurre al ApocaliarmonMrduiene el pensamiento del Papa, sobre la maternidad de Mar en estas pal”

[68] Juan Pablo II, “Salvifici Doloris. El dolor humano”, (11, 02, 1984), 25.

[69] Juan Pablo II, l. c.

[70] Cf. D. Bertetto, “María, la Serva…, l.c., p. 557.

[71] Santo Tomás de Aquino, “In Joannem”, II, lectio 1.

[72] I. de la Potterie,S.J., “María en el misterio de la Alianza”, (traduc. de Bartolomé Perera Gelmes), Madrid, B.A.C., 1993, p. 248. Cf. J.P. Charlier, “Le signe de Caná. Essai de Théologie Johannique (Bruselas, 1959), c. VI, p. 77.

[73] J.P. Charlier, o.p. p. 80.

[74] I. de la Potterie, o.c., p. 249. A. Serra, sigue esta misma linea. Repara en las palaras que María dijo a los servidores de las bodas: Haced lo que El os diga (Jn 2, 5). Piensa que son como ‘testamento’, como en el calvario, que significan ser dóciles a las palabras de Jesús: creer, orestar la obediencia de la fe, y cumplir su voluntad. De este modo, y apoyado en esa autoridad -concluye De la Potterie- se señala implícitamente la maternidad espiritual de María” ( o.c., p. 249); Cf A. Serra, Maria a Cana e sotto la Croce, p. 30.

[75] I. De la Potterie, o.c., pp.249-250.

[76] Hugo Rahner, “María y la Iglesia”, Madrid, Ediciones Cristiandad, 2002, p. 81.

[77] Hugo Rahner, o. c., p. 82.

[78] Hugo Rahner, o.c., pp. 83-84.

[79] Cf Hugo Rahner, o.c., pp.83-84.

[80] Cf. D. Bertetto, “Maria la Serva…, l.c., p.500.

[81] Conc. Vaticano II, LG 56: “Por eso, no pos Padres antiguos afirman…”

[82] Como obras de información sobre la doctrina de los Padres, cito a modo de ejemplo, algunos autores:
A. Rivera, cmf., “María, Madre de los miembros del Cuerpo Mistico, en la tradición Patrística”, en Est.Marianos, XVIII, 1959, pp. 42-73. – Francesco Spedalieri, S.J., “La Maternitá spirituale di Maria. La credenza comume della Chiesa alla fine del s.IV” y “La Maternitá spituale di María” dal Conc. Di Efeso alla fine dell’etá patrística”, en la obra: “Maria nella Scrittura e nella Tradizione della Chiesa, Roma,
1965, pp. 52-118, 227-288. – J.A. de Aldama, S.J., ‘Mariología, seu de Matre Redemptoris’, Madrid, 1956, pp.408-454. – Bertetto, Domenico, Maria la Serva del Signore. Mariología, Napoli, Edizioni Dehoniane, 1988, pp. 81-110: ‘Mariologia Patrística’. – Ponce Cuellar, Miguel, ‘María, Madre del Redentor y Madre de la Iglesia’, Barcelona, Herder, 2001, pp. 201- 284: Segunda Parte: ‘Desarrollo en los Padres’; – González, Carlos Ignacio, ‘María, evangelizada y evangelizadora’, Bogotá, CELAM, 1989; pp.181-286: II Parte: ‘María en la Tradición de la Iglesia’. – Jean Galot, S.J., ‘Maria, la Donna nell’Opera della salveza’, Roma, Pont.Univer. Gregoriana, 1991, pp. 239-378. G.M. Besutti, “Bibliografía Mariana, 1948-1950”, Roma, Marianum, 1950…Se han publicado IX volúmenes…

[83] Cf Hans Asmussen, “Maria die Mutter Gottes”, Stuttgart, Evangelis. Verlagswerk, 1951, pp.110-21.

[84] Cf. Max Thurian, “Marie, Mère du Seigneur, Figure de l’Eglise”, Taizé, Les Presses de,… 1962, p. 142 ss. (Existe traduc. italiana y española…)

[85] Cf. “Doctrine in the Church of England”, The Report of the Comisión on Christian Doctrine,… (1922), London, 1938, pp. 214-215. Cf mi obra: Enrique Llamas Martínez,ocd., “El Anglicanismo, Origen-Historia-Mensaje”, Salamanca, Universidad Pontificia…Centro de Estudios Orientales y Ecuménicos, 2003, pp. 271-179: ‘La Virgen María’ (con bibliografía).

[86] Juan Pablo II, RM 30: “…es un buen auspicio que estas iglesias y Comunidades eclesiales <cristianas de Occidente> concuerden con la Iglesia católica en puntos fundamentales de la fe cristiana, incluso en lo concerniente a la Virgen María. En efecto, la reconocen como Madre del Señor, y consideran que eso forma parte de nuestra fe en Cristo. … miran a María que, a los pies de la cruz, acoge como hijo suyo al discípulo amado, el cual a su vez, la recibe como Madre”.

[87] Ver mis estudios: E. Llamas, ‘Declaración ecuménica del Congreso Mariológico de Malta’, en Pastoral Ecuménica (1984), pp.76-77; ID., ‘Declaraciones mariológicas ecuménicas (1979-1987)’, en Renovación Ecuménica, nº 94 (1988), pp. 7-10.
[88] El Papa Pablo VI resalta el sentido del ‘influjo’, que ejerce un modelo para la creación de la nueva imagen, saliendo al paso de los que pretenden rebajar esa influencia positiva del ‘ejemplo’. Lo hace así al referirse a la Virgen María, modelo de la Iglesia. Habla del ‘influjo’ de su poderosa intercesión, y de ‘otro influjo’, que ejerce sobre los hombres: ‘el del ejemplo. Influjo real importantísimo ( Pablo VI, Signum Magnum =SM (13 de mayo, 1967), nº 5 -segunda parte-, y nº 3, parte primera. Ver Concilio Vaticano II, LG 65

[89] Pablo VI, SM, nº 1, primera parte.

[90] Pablo VI, Marialis Cultus=MC (2, 02, 1974), 21. De San Ambrosio es esta clásica frase, referida a la vida de María: Vita eius omnium est disciplina (“Expositio in Lucam”, II, 26; CSEL, 32, IV p. 45). Sobre San Ambrosio, bajo este aspecto, Cf. Martino Bertagna, OFM., “Elementa cultus mariani apud S. Ambrosium Mediolanensem”, en ‘De primordiis cultus mariani. Acta Congrssus Mariologici-Mariani in Lusitania anno 1967 celebrati’, vol. III, Romae, 1970, pp. 1-16; D. Bertetto, SDB., “De cultu imitationis B.M. Virginia apud Patres latinos”, en ‘De primordiis cultus…, l.c., pp.99118 (sobre San Ambrosio, pp. 101-110)

[91] Sobre esta y otras cuestiones introductorias, Cf. D. Bertetto, “Maria, la Serva…, l.c., pp. 268-270.

[92] D. Bertetto, “Maria, la Serva del Signore, Mariología”, Napoli, Ediz. Dehoniane, 1988. Teniendo en cuenta la enseñanza del Concilio Vaticano II, estudia en este apartado algunas cuestiones importantes: ‘María Santísima ejemplar y modelo de la Iglesia, como Madre y como Virgen (pp.571-579); “María Santísima modelo y ejemplar de la Iglesia en la santidad y en las virtudes”(pp. 579-584); “María Santísima modelo y ejemplar de la Iglesia en la asociación esponsal con Cristo”(pp. 484-586; “María, modelo de los jóvenes” (pp. 588-593); ‘Conclusiones’ (pp.594-595). Hace también una referencia a María y el sacerdocio de la Iglesia (pp.586-588).
[93] Ver mi estudio: Enrique del Sdo. Corazón (Llamas),ocd., “Comparación entre la maternidad espiritual de la Virgen María y la maternidad de la Iglesia”, en Est. Marianos, XX (1959), pp.207-262. Ver también: M.M. Philipon, O.P., “Maternité spirituelle de Marie et de l’Eglise”, en Et. Mariales (1952) pp. 64 ss; Sixto González, O.P., “Maternidad de María y Maternidad de la Iglesia”, en Est. Marianos, XVIII (1957), pp. 301-349.

[94] Pablo VI, SM nº 1, parte primera.

[95] Pablo VI, SM nº 5, parte segunda.

[96] Pablo VI, Discurso de clausura de la 3ª Sesión conciliar, l.c., pp. 916-17.

[97] Pablo VI, Discurso de clausura…, l. c.

[98] Concilio Vaticano II, LG 63.

[99] Conc. Vaticano II, LG 63

[100] Concilio Vaticano II, LG 63: “ Creyendo y obedeciendo, engendró en la tierra al mismo Hijo del Padre, y sin conocer varón…como una nueva Eva, que presta su fe exenta de toda duda… al mensajero de Dios. Dio a luz a quien Dios constituyó primogénito entre muchos hermanos (cf Rom 8, 29), esto es, los fieles, a cuya generación y educación coopera con amor materno”. Este tema, así y en estos mismos términos, lo desarrolla el Papa Pablo VI en Signum Magnum

[101] Cf D. Bertetto, “Maria , la Serva…, l.c., pp. 571-572.
En el número siguiente, el Concilio expone la maternidad espiritual-virginal de la Iglesia, contemplando su santidad eximia, para imitar su caridad. La Iglesia es Virgen, porque por virtud del Espíritu Santo, e imitando a la Madre del Señor, guarda pura e íntegra, y conserva virginalmente la fe, la esperanza, y la caridad sincera (Vaticano II, LG 64).

[102] Conc. Vaticano II, LG 64.

[103] Cf Conc. Vaticano II, LG 65.

[104] Cf Pablo VI, Alocución de 9 de septiembre de 1973 (Oss.Rom., 10, IX, 1973). Cf. mi estudio: E. Llamas, ocd., “Pablo VI, Promotor y Animador de la devoción mariana”, en Rev. de Espiritualidad, nº 143 (1977), p. 328.

[105] Concilio Vaticano II, LG 65.

[106] Cf Conc. Vaticano II, LG 65.

[107] Cf Conc. Vaticano II, LG 67.

[108] Cf Papa Pablo VI, MC, nº 21-22.

[109] Cf Papa Pablo VI, ibid, 34-36.

[110] Cf Pablo VI, MC 34-36.

[111] Cf Conc. Vaticano II, LG 65.

[112] Conc. Vaticano II, LG 65-

Continue Reading

La Verdad Sobre María

Published on July 31, 2012 by in En Espanol

0

Santa María, Madre de Dios, tu has dado al mundo su verdadera luz, Jesús, tu Hijo, el Hijo de Dios. Te has entregado por completo a la llamada de Dios y te has convertido así en fuente de la bondad que mana de Él. Muéstranos a Jesús. Guíanos hacia Él. Enséñanos a conocerlo y amarlo, para que también nosotros podamos ser capaces de un verdadero amor y ser fuentes de agua viva en medio de un mundo sediento.

Papa Benedicto XVI
Encíclica Dios es Amor, No. 42

Al discutir sobre la persona y rol de María, Madre de Jesús, siempre deben ser evitados dos extremos. El primero es el que llamamos el del exceso Mariano. Esto significa poner a la Bienaventurada Virgen al nivel de lo divino, asignarle a María una naturaleza divina que le otorgue igualdad con Dios mismo. Esto, por supuesto viola la verdad revelada, la completa aunque exaltada humanidad de María. Aunque históricamente ha habido pocas ocasiones cuando la Madre de Jesús ha sido puesta como una “diosa”, no obstante, resulta un exceso Mariano que es obviamente, un grave peligro para la fe Cristiana.

El segundo extremo en relación a la persona y rol de la Bienaventurada Virgen, es lo que podemos llamar deficiencia Mariana.

Esto significa minimizar el rol de la Bienaventurada Virgen. ¿Qué se está significando con minimizar el rol de María? Sería el asignarle a María el rol de ser sólo una “buena discípula”, una “hermana del Señor”, un mero “canal físico de Jesús”, pero nada más allá de esto.

Desafortunadamente es este segundo extremo que es encontrado hoy más ampliamente. Este extremo también viola la verdad revelada sobre la Bienaventurada Virgen, puesto que María es revelada, como hablaremos de ello, como intercesora y como Madre Espiritual. El negarle a María el rol de Madre Espiritual es negar ese aspecto tan central en su propia identidad y su relación con Cristo y su Cuerpo, la Iglesia.

Como veremos, hay ejemplos claros en la Escritura del rol de María como intercesora y Madre Espiritual en lugares tales como en las bodas de Caná, Juan 2:1, donde María intercede por el primer milagro de Jesús, lo mismo que en Juan 19:26, donde se le otorga al pie de la Cruz, el rol de Madre Espiritual de Juan, el discípulo amado, y posteriormente de todos los discípulos del Señor.

Podemos encontrar estos dos extremos, exceso Mariano y defecto Mariano, referido en una declaración del Concilio Vaticano II, en relación al balance adecuado de la devoción Mariana:

[El Sínodo] exhorta encarecidamente a los teólogos y a los predicadores de la divina palabra, que se abstenga con cuidado tanto de toda falsa exageración como también de una excesiva estrechez de espíritu, al considerar la singular dignidad de la Madre de Dios. Cultivando el estudio de la Sagrada Escritura, de los Santos Padres y doctores y de las liturgias de la Iglesia, bajo la dirección del Magisterio, ilustren rectamente los dones y privilegios de la Bienaventurada Virgen, que siempre están referidos a Cristo, origen de toda verdad, santidad y piedad. (Lumen Gentium, No. 67).1

La pregunta debe entonces ser formulada: ¿Qué protege a los Cristianos de esos dos extremos Marianos? ¿Qué es lo que nos protege de una “falsa exageración” en exceso Mariano, o “muy resumido en actitud” en términos de defecto Mariano? La respuesta sólo puede ser el oficio de la enseñanza auténtica de la Iglesia, el Magisterio. El Magisterio es esa autoridad de enseñanza que Nuestro Señor ha otorgado a sus apóstoles y sus sucesores, quienes, guiados por el Espíritu Santo, tienen la responsabilidad crucial de salvaguardar, interpretar y servir a la Revelación Divina. Esta es la revelación de Dios como está contenida en ambas, la Tradición Sagrada y la Sagrada Escritura.

Regresemos a las palabras del Concilio Vaticano II y veamos como la Palabra íntegra de Dios nos es revelada:

Con objeto de que el Evangelio se conservara constantemente íntegro y vivo en la Iglesia, los apóstoles dejaron por sucesores suyos a los obispos, “transmitiéndoles su propio cargo de magisterio”. Así pues, esta sagrada tradición y esta Escritura sagrada de uno y otro Testamento son como un espejo en que la Iglesia, peregrina sobre la tierra, contempla a Dios…. La Sagrada Escritura es habla de Dios en cuanto que, por inspiración del Espíritu divino, se consigna por escrito; y la Tradición transmite íntegramente la palabra de Dios que ha sido confiada a los apóstoles…a fin de que, por la iluminación del Espíritu de verdad, fielmente la guarden, expongan y difundan por su predicación; de donde resulta que la Iglesia no toma de la sola Sagrada Escritura su certeza acerca de todas las cosas reveladas. Por lo cual ambas han de ser recibidas y veneradas con igual sentimiento de piedad y con la misma reverencia (Dei Verbum, Nos. 7, 9).

El Concilio indica que es una fuente doble de la revelación de Dios a la humanidad. El primer aspecto de esta fuente doble es la Sagrada Tradición. La Sagrada Tradición comprende las verdades orales de Dios, trasmitidas a los apóstoles y a sus sucesores (el papa y los obispos en unión con el papa), bajo la guía del Espíritu Santo. Vaticano II describe la Sagrada Tradición en la siguiente forma:

La predicación apostólica, que se expresa de modo especial en los libros inspirados, debía conservarse, por sucesión continua, hasta la consumación de los tiempos. De ahí que los apóstoles, al transmitir lo que ellos mismos habían recibido, amonesten a los fieles a que mantengan las tradiciones que aprendieron, ora de palabra, ora por carta (2 Tes 2:15); y que luchen por la fe que les fue transmitida una vez para siempre (Iud 3). Lo que los apóstoles transmitieron comprende todo lo que contribuye a que el pueblo de Dios lleve vida santa y se acreciente la fe; y así la Iglesia, en su doctrina, vida y culto, perpetúa y transmite a todas las generaciones todo lo que ella misa es, todo lo que cree. (Dei Verbum, No. 8).

La Sagrada Escritura es el otro aspecto de esa doble fuente.

La Escritura comprende las verdades divinas de Dios escritas bajo la inspiración del Espíritu Santo. Los libros de la Escritura, como lo anota el Concilio, “con firmeza, con fidelidad y sin error aquella verdad que, por nuestra salud, quiso Dios que quedara consignada en las letras sagradas” (Dei Verbum, No. 11).

El Concilio Vaticano II anota con firmeza que ambos, la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura deben recibir igual reverencia como aspectos reveladores de Dios revelándose a Sí mismo a la humanidad por nuestra salvación. Este entendimiento de la unidad de la Tradición y la Escritura es muy importante in mariología. Puesto que muchas de las verdades que Dios ha revelado sobre la Madre de Jesús, están firmemente contenidas en la Sagrada Tradición. Al mismo tiempo, la doctrina Mariana deberá también ser al menos reflejada implícitamente en la predicación apostólica, que vino a ser escrita y ahora conocida como el Nuevo Testamento.

El rol de salvaguardar este depósito de fe en la Escritura y en la Tradición, está dado al Magisterio de la Iglesia, el cuerpo oficial de la enseñanza. De nuevo podemos leer del Vaticano II:

La función, empero, de interpretar auténticamente la palabra de Dios, escrita o tradicional, solo ha sido confiada al magisterio vivo de la Iglesia, cuya autoridad se ejerce en nombre de Jesucristo. Este magisterio no está por encima de la palabra de Dios, sino a su servicio, de modo que no enseña sino lo que ha sido transmitido, en cuanto que, por divino mandato y con asistencia del Espíritu Santo, piadosamente lo oye, santamente lo guarda y fielmente lo expone, y de este depósito único de la fe saca todo lo que propone para ser creído como divinamente revelado. [de la Tradición y Escritura] (Dei Verbum, No. 10).

Por tanto, el Magisterio, tiene la responsabilidad única de salvaguardar el depósito de la fe que Cristo dio a su Iglesia, la que es guiada por el Espíritu Santo.

¿Porqué una discusión sobre la Revelación Divina es tan crucial para la doctrina y devoción a la Bienaventurada Virgen María? Para sintetizarlo en una sola afirmación podemos decir que: “La ortopraxis Mariana está basada en la ortodoxia Mariana”. “Ortopraxis” es una palabra griega que significa la práctica correcta o devoción correcta. “Ortodoxia” significa la recta o correcta doctrina. Cuando aplicamos esto a la mariología, la devoción a María será auténtica sólo cuando esté basada en una auténtica doctrina que viene de la Palabra de Dios confiada a su Iglesia.

Entonces, la devoción Mariana será auténtica y, como tal, un instrumento de gracia y unión fundamental con Jesucristo, cuando evite ambos el exceso y el defecto Mariano. Para evitar los extremos en la devoción Mariana, debemos construir nuestra veneración a María sólidamente en una auténtica doctrina sobre María. Esto lo recibimos de la Tradición y la Escritura, resguardada por el Magisterio. La verdad de Cristo y su Iglesia es el único fundamento legítimo para una balanceada y legítima devoción a la Madre de Jesús. Brevemente, podemos decir que una verdadera devoción a María está basada en una verdadera doctrina sobre María.

También es críticamente importante el establecer la fuente doble de la Tradición y la Escritura cuando se discuta de la presencia de la doctrina en la Revelación Divina. En ocasiones la pregunta es planteada: “¿Cómo puede un Católico creer en la Inmaculada Concepción de María, o en su Virginidad Perpetua, o en su Asunción, cuando esas doctrinas no están explícitamente contenidas en la Biblia?”

Debemos recordar que la Biblia no es la única fuente de la revelación de Dios. De hecho, el creer que la Biblia es la única fuente de la Revelación es en sí mismo una posición no escriturística, puesto que en ninguna parte de la Biblia se establece que la Escritura es la única fuente de la Revelación. Más bien, Escritura y Tradición constituyen la revelación plena de Dios depositada en la Iglesia (D.V. n. 9), y por tanto una verdad Cristiana no necesita ser explícitamente revelada en la Biblia para ser una auténtica doctrina Cristiana, y esto incluye la doctrina de la Iglesia sobre María. De igual manera, como veremos, cada doctrina de la Iglesia sobre la Madre de Jesús, tiene cuando menos una presencia implícita en la Sagrada Escritura, y esta “semilla” escriturística es entonces nutrida y desarrollada bajo la guía del Espíritu Santo en la Tradición e historia de la Iglesia, hasta que se convierte en el gran “árbol” de una doctrina o dogma Mariano.

En este viaje de doctrina y devoción Mariana empezaremos por discutir la naturaleza de la devoción a María y sus orígenes en los primeros siglos de la Iglesia. En los Capítulos Tres al Seis, examinaremos la doctrina de la Bienaventurada Virgen como se encuentra en las fuentes de la Revelación Divina y como enseñada en el Magisterio de la Iglesia.

Después de que tengamos un entendimiento sólido de la auténtica doctrina Mariana, entonces examinaremos la expresión de una auténtica doctrina Mariana, posteriormente examinaremos la expresión de una auténtica devoción a María. Esto incluye el capítulo que trata sobre el Rosario, la más grande oración Mariana; la consagración a Jesús por María, la coronación de la devoción Mariana; y los mensajes de María al mundo moderno a través de las revelaciones privadas Marianas. Terminaremos con una discusión en “defensa de María”, respondiendo a las objeciones básicas tanto a la doctrina como a la devoción a la Bienaventurada Virgen.

Empecemos nuestro viaje de doctrina y devoción Mariana con la más completa antigua oración Mariana, registrada y fechada aproximadamente en el 250 D.C. Es conocida como la Sub Tuum Praesidium (“Under Your Protection”):

Bajo tu amparo nos acogemos
O Santa Madre de Dios,
no desprecies las suplicas que te dirigimos
en nuestras necesidades,
Antes bien guárdanos de todo peligro,
O siempre Virgen gloriosa y bendita.

Notas

1. Concilio Vaticano Segundo, Constitución Dogmática sobre la Revelación Divina, Dei Verbum, 18 de Noviembre de 1965, Nos. 7, 9.
2. Ibid., No. 8.
3. Ibid., No. 11.
4. Ibid., No. 10.
5. Cf. Ibid., No. 9.

Continue Reading

0

Por: Mark Miravalle, STD

Simposio Internacional sobre la Corredención Mariana, Inglaterra, 23 de Febrero del 2000.

Es una tendencia de la naturaleza humana caída el creer que ha dominado y capturado intelectualmente en forma total un dominio de verdad revelada, la que en realidad llega mucho más allá de las capacidades limitadas de la mente humana, y así previniendo un asombro reverencial apropiado por los misterios de fe divinamente revelados.

La tentación racionalista es tan antigua como el mismo Paraíso (cf. Gén. 3:4-6), y su aceptación en las forma más radical es encarnada en ideologías y movimientos yuxtapuestos tales como el Gnosticismo (y su expresión moderna como “Nueva Era”), Comunismo y Francmasonería. Pero el racionalismo tiene sus formas más sutiles en caminos más próximos al género del Apocalipsis. Tendencias de minimalismo y desmitologismo han infectado en tiempos recientes el cuerpo de la Teología en general, y los miembros específicos de la Mariología no han sido inmunes a estas tendencias.

Quizá una mirada al Este Mariano puede ayudarnos aquí. No sólo la sabiduría antigua de los Santos Cirilo, Efraín, Germano, Andrés y el Damasceno, sino aún la más reciente encíclica curesmal del Patriarca Bartolomeo I de 1998, manifiesta una armonía Bizantina entre la sobresaliente erudición y el respeto humilde por la transcendencia del misterio Mariano, el “otro Mariano” que escapa a la total comprensión del hombre en este tiempo.

“La Señora, la Virgen Madre, brilla como la que concibió alegría para el mundo. Brilla como el sentido de la historia; la meta de la creación; Ella que hizo nuestra composición celestial. Ella brilla como…la gloria de las vírgenes, el aliento de los cielos…la profundidad de misericordias; Ella, el amor que conquista todo deseo.

Deliberadamente siguió a su Hijo, Dios en sí mismo, desde su nacimiento hasta su Pasión y Cruz. Y el Dios-hombre desde lo alto de la Cruz, nos entregó a todos a su Santísima Madre como nuestra Madre en el orden de la gracia.

Ella sostiene nuestra vida y santifica nuestro tiempo…Permanece con nosotros, y con su amor divino, vigilantemente, envuelve toda nuestra vida. Cuida de nosotros como bebés. Nos enseña como a niños. Nos atiende como al enfermo. Nos eleva a una vida de esperanza como la que dio a luz a Dios.

Todos nosotros grandes o pequeños, el bebé recién nacido lo mismo que el que está por morir, necesita la presencia de la Madre de Dios…Somos purificados por medio de sus lágrimas; somos salvados a través de su divina belleza; y mantenemos un silencio santo en la presencia de asombro arrollador”.1

De igual manera debemos buscar un asombro reverencial por la Teotokos y Mediadora que es enteramente humana y sin embargo “indemne” de humanidad, para estar en íntima relación con la Santísima Trinidad para la gloria de Dios y la santificación del hombre, de forma que va más allá de la comprensión humana. ¿Qué no será la primera pregunta del método occidental gradual y quizá inconscientemente “¿ Puede ser esta verdad Mariana entendida por otros?” en lugar de “¿Cómo podemos otorgar justicia y reverencia propia a ese misterio Mariano revelado sobrenaturalmente?”

Más allá de todo esto, la cura para un racionalismo progresivo es una humildad teológica del corazón. Por tanto, con una admisión garantizada de la dimensión apolítica del misterio mediatorio Mariano en relación de Dios con el hombre, echemos una mirada sobre una pequeña
dimensión de la revelación meta-racional de la corredención y mediación de Nuestra Señora en relación con la Santísima Trinidad, luchando en pequeña medida de ver a María no como la ve el hombre, sino como Dios la ve.

Quisiera considerar la sublimidad de la relación de Nuestra Señora con la Santísima Trinidad desde dos perspectivas: primeramente, la revelación histórica y cronológica de María en relación con la Santísima Trinidad tal y como está descrita en los siete puntos simplificados dentro de la “Teología del Corazón”; y segundo, brevemente la relación ontológica de María con las Tres Personas Divinas de la Trinidad, con especial énfasis en su participación única en la acción Trinitaria de la santificación humana, lo que más manifiesta su intimidad y “unión de corazón” sin precedentes con las Tres Personas Divinas.

La Revelación Histórica de Nuestra Señora en Relación con la Trinidad

Punto 1. Abba, Padre de toda la humanidad, creó a la Inmaculada.

Podemos correctamente decir que el Corazón del Padre formó en forma única y especifica el Corazón de María. Entendiendo el significado de la palabra “corazón” como aquella que constituye el rincón más interno, el santuario interno, el tabernáculo espiritual de la persona, ya sea divino o humano, vemos que la creación y modelación sin paralelo del Corazón de la Inmaculada por parte del Padre, es la más grande obra maestra de toda la creación, de las cosas materiales y espirituales, de los coros angélicos y del cosmos.

El Corazón de María es modelado no sólo libre de la mancha del pecado original, no solamente intacto, sino positivamente formado por el Abba Padre con una capacidad totalmente original para recibir a Dios. Ella es la Nueva Eva y la Nueva Arca de la Alianza, construida por el Creador-Carpintero de una madera incorruptible con la precisa misión de llevar la nueva y eterna alianza entre Dios y el hombre. El Corazón del Padre nunca creo ni nunca volverá a crear jamás un corazón humano formado como el Corazón de la Inmaculada.

Punto 2. Entonces, La Inmaculada Regresó Su Corazón al Padre en el acto más grandioso de abandono que jamás haya presenciado la humanidad.

En la Anunciación, la pieza maestra del Abba lleva a cabo el resumen de la consagración total, libre y personal en una entrega incondicional de regreso al Padre de toda la humanidad. El “fiat” de la Inmaculada torna la creación preeminente de Dios, de regreso a El mismo, la cima del abandono humano en respuesta perfecta a la entrega inicial del Padre, tal y como nuestro Santo Padre enseña: “Debe ser reconocido que antes que nadie fue Dios mismo, el Padre Eterno, quien se entregó a sí mismo a la Virgen de Nazaret…”. 2
Es el acto más grande de abandono humano por dos razones. Es el don más grande creado libremente regresado al Abba; y está envuelto en aceptación asentida de sufrimiento corredentivo.

Punto 3. Cuando la Inmaculada regresó su Corazón al Padre, Abba mandó al Espíritu Santo a María, y el Corazón del Espíritu Santo implantó el Corazón del Hijo en el seno de la Inmaculada.

En una segunda ocasión de comunión personal, el Espíritu y la Novia son conjuntados. Después de su unión inicial providencial en la Inmaculada Concepción, el Esposo Divino y la esposa humana son unidos en una unicidad tal que San Maximiliano anota que no queda adecuadamente captada en la expresión “esposa”.

Sólo por una comparación analógica con la misma unión hipostática, en el evento super histórico -llamando a la unión íntima de Sus corazones- puede haber una atribución adecuada a la misteriosa unicidad entre la “Inmaculada Concepción Divina” y la Inmaculada Concepción humana para traer al Redentor del hombre.

La misma unicidad misteriosa de corazón entre el Espíritu y la Novia conducirá a la unicidad de acción santificante captada en la declaración Kolbeana: “La unión entre la Inmaculada y el Espíritu Santo es tan indecible, aún más perfecta, que el Espíritu Santo actúa solamente a través de la Santísima Virgen, su Esposa. Es por esto que es la Mediadora de todas las gracias dadas por el Espíritu Santo. Y puesto que cada gracia es un don de Dios Padre a través de su Hijo y por medio del Espíritu Santo, por tanto no hay gracia de la que María no pueda disponer como de Ella misma, la cual no le es dada con este propósito”3

Con la implantación del Corazón del Hijo en el seno de la Inmaculada, la Madre queda llena de gracia del Padre, Hijo y Espíritu Santo, con una plenitud de gracia inmensamente superior a la plenitud inicial recibida en la concepción. Es el tabernáculo humano de la Trinidad y la Nueva Arca inmaculada, encubierta y protegida por el Espíritu-Shekinah (cf. Ex. 13:21), como la persona humana portadora de la Alianza Eterna entre la Divinidad y la humanidad.

Punto 4: El Corazón de la Madre entonces alimenta y nutre el Corazón del Hijo en su seno, dándole vida humana y salud; y cuando el Hijo nació, formó Su Corazón humano con el Suyo propio, alimentándolo y nutriéndolo con su propio Corazón.

Imagínense la unión espiritual y física de corazón entre la Madre y el Hijo antes de que el Hijo viera la luz del día. Nueve meses de sangre, nutrición y amor nutriente del Corazón de la Madre al Corazón humano del Hijo oculto en su seno; nueve meses de santificación perpetua Eucarística del Sagrado Corazón del Hijo oculto en el seno del Inmaculado Corazón de la Madre. Así empieza la encarnación, unión inseparable de los Dos Corazones.

Y es aquí donde la misión eterna de la Redención y la Corredención toma carne.

En la aclamación de la extinta Madre Teresa: “Desde luego, Ella es la Corredentora. Le dio su cuerpo a Jesús, y el cuerpo de Jesús es lo que nos salvó” 4

“Hemos sido santificados por medio del ofrecimiento del cuerpo de Jesucristo de una vez por todas” (Heb. 10:10).

Punto 5. La unión absoluta entre el Corazón de la Madre y el Corazón del Hijo se completó cuando en la cruz, el Hijo, quien fue traído a la humanidad a través de la Madre por el Espíritu Santo y como un don de amor del Padre, entregó a su Madre a los corazones de toda la humanidad como la Madre de todos los Pueblos.

Aquí se encuentra el punto culminante de la Redención y la Co-rredención y la revelación póstuma al mundo de la unión de los Dos Corazones. Contenido dentro del don de la Madre está la verdad de dicho don: de que el Corazón del Hijo fue traído al mundo a través del Corazón de la Madre, quien formó Su Corazón humano con el Suyo propio. Esto preparara al Corazón de la Madre para la mejor formación de otros corazones humanos para que estén en completa unión con el Corazón de Su Hijo.

El precio de este unión de corazón por parte de la Madre, unión de corazón que contiene y refleja la alianza misma entre la Divinidad y la humanidad, será una “crucifixión espiritual” en unicidad con el Hijo y en obediencia al Padre:

“…Aceptando y asistiendo al sacrificio de su Hijo, María es el amanecer de la Redención…Crucificada espiritualmente con su Hijo crucificado (cf. Gál. 2:20), contempló con amor heroico la muerte de su Dios, ‘consintió amorosamente a la inmolación de esta Víctima que ella misma había traído (Lumen Gentium, 58)…”

De hecho, en el Calvario se unió a sí misma con el sacrificio de su Hijo conduciendo al establecimiento de la Iglesia; su corazón maternal a lo más profundo de la voluntad de Cristo ‘para unir en uno sólo a los hijos dispersos de Dios” (Jn. 11:52). Habiendo sufrido por la Iglesia, María merece ser la Madre de todos los discípulos de su Hijo, la Madre de su unidad…

Puesto que estuvo unida de manera especial a la Cruz de su Hijo, también tuvo el privilegio de experimentar su Resurrección. De hecho, el rol de María como Corredentora no cesó con la glorificación de su Hijo”5; Juan Pablo II.

“María permanece en el punto crucial de la historia humana y especialmente en el punto crucial de la historia de la mujer…como Co-rredentora al lado del Redentor, emerge del orden natural. Ambos, la Madre y el Hijo brotan de la raza humana…”6; Sta. Edith Stein. “Sufre junto con su Hijo, y en su espíritu experimenta Su muerte”7; von Baltazar.

“Por la naturaleza de su obra, el Redentor debe tener asociada a su Madre con su obra. Por esta razón, la invocamos con el título de Corredentora. Nos dio al Salvador, lo acompañó en la obra de la Redención hasta la Cruz misma, compartiendo con El las penas de la agonía y la muerte, en la cual, Jesús consumó la Redención de la humanidad e inmediatamente bajo la Cruz, en los últimos momentos de su vida, fue proclamada por el Redentor como nuestra Madre, la Madre del universo entero”8; Pío XI.

Su Corazón con sangre, su Corazón con lágrimas, juntos redimen el mundo.

“He ahí a tu Madre” (Jn. 19:26), un don del Corazón del Redentor para cada corazón humano, para todas las gentes y naciones. Aún así, se requiere de obediencia para aceptar este don el que, paradójicamente, puede ser adecuadamente sobrevalorizado por el corazón humano después de que ha sido recibido, abierto y llevado “a su propia casa” (Jn. 19:27).

Punto 6. También es el Corazón de la Madre quien dio a toda la humanidad el Corazón Divino del Padre, a través del Corazón del Hijo, puesto que el Corazón de Jesús revela y manifiesta el Corazón del Abba Padre.

El Corazón del Hijo es la manifestación del Corazón del Padre, dándole carne por medio del Corazón de la Madre y perforado por adopción humana. “Al llegar la plenitud de los tiempos envió Dios a su Hijo nacido de mujer” (Gál. 4:4). La única missio que une los Corazones del Hijo y de la Madre, una missio que está ordenada por y revela al mismo tiempo el Corazón del Padre, es el amor-redentor que produce “hijos adoptivos” (Gál. 4:5).

Y es el Espíritu del Hijo y el Esposa de la Mujer que gimen en los corazones de los adoptados, en reconocimiento eterno de que el origen de la misión del amor redentivo y corredentivo proviene del Corazón del Abba, el Corazón del Santificador iluminando e inspirando el corazón de los adoptados para clamar ¡Abba, Padre! (Gál. 4:6).

Punto 7. Ahora la Madre de todos los pueblos, dada a nosotros como Madre por el Corazón del Hijo, busca alimentar y nutrir los corazones de la humanidad como lo hizo con el Corazón humano de Su Hijo.

Cuando los corazones de la humanidad hayas sido alimentados y nutridos espiritualmente por el Corazón de la Madre y Ella haya formado los corazones del hombre como sólo la Inmaculada puede hacerlo, entonces llevará nuestros corazones a la unión con el Corazón del Hijo como sólo Ella puede hacerlo. Conoce el Corazón del Hijo como ninguna otra criatura terrenal o celeste.

La Madre del Corazón del Hijo desea formar personal e individualmente los corazones de la humanidad, para una comunión de corazón con el Corazón Eucarístico de Jesús, el que, por una perfecta disposición de la Santísima Trinidad, es alcanzable sólo a través de la formación directa por el Corazón de la Madre. Es sólo a través del Corazón de la Madre que la humanidad puede ser llevado al rincón más íntimo del Corazón del Hijo.

El Corazón de la Inmaculada es el portal entre la Divinidad y la humanidad; el facilitador y traductor de la Divinidad para la humanidad, tal que permita hacer la Divinidad recibible y entendible para el corazón humano.

El Corazón de María, que es providencialmente moldeada y destinada por la Santísima Trinidad como la Inmaculada que forma todos los corazones humanos con capacidad espiritual para recibir a Dios, y que alimenta los corazones del hombre de gracias Trinitarias con una eficacia inconmensurable, debe ser debidamente reconocida y reverenciada como la Madre de todos los Pueblos.

Relación Ontológica entre Nuestra Señora y las Tres Divinas Personas tal y como se manifiesta en la Corredención y Mediación

Sus títulos son sus obras; sus títulos son sus funciones. Sus títulos manifiestan la necesaria unión de corazón entre el Corazón Inmaculado y las Tres Divinas Personas, misma que permite tal participación íntima en la acción Trinitaria en favor de la santificación del hombre.

Sus títulos son sus obras maternales y alimentadoras para el hombre, pero primero revelan una unicidad de corazón con las Tres Divinas personas, individual y colectivamente, tal que le permite ser la portadora de la alianza entre la Divinidad y la humanidad.

Hija y Corredentora por el Padre-Creador

A pesar de ser común y propiamente yuxtapuesta con el Redentor como el título lo denota, también debe ser entendido que la misión de la Corredentora es iniciada por el Abba Padre. La Hija Virgen es modelada inmaculada desde el principio por el Padre Creador, para que desde el principio la Mujer pueda compartir íntimamente en el aplastamiento del Mentiroso y su descendencia (Gén. 3:15).

La misión redentora-corredentora viene del Padre, es dirigida por el Padre y lleva a la gloria del Padre como es debido (cf. Gál. 4:6), y de aquí también con el rol de Corredentora: La criatura más grandiosa de Abba y la criatura más horrenda de Abba en guerra absoluta, con ramificación eterna para el resto de las criaturas de Abba (cf. Apo. 12:1-6).

Madre y Mediadora con el Hijo-Mediador

En respuesta a la invitación arcangélica, la Inmaculada verdaderamente medía a la humanidad con la Divinidad en el acto de dar carne a la Palabra, y así se convierte en Madre y Mediadora para el Hijo (Lc 1:38). Como Sn. Agustín nos recuerda, lo que es físicamente para el Hijo, así lo es para el Cuerpo espiritual de su Hijo, para los miembros de ese Cuerpo9 –Madre y Mediadora con y supeditada al Hijo-Mediador de todos los pueblos.

Primero Ella medió al Autor de toda gracia para la familia humana. Luego Ella medía toda la gracia del Autor de la familia humana. Su mediación, una participación sin precedentes en la mediación única de Cristo (1 Tim 2:5), manifiesta el poder y la gloria de El (cf. L.G. 60), que testifica, y debidamente lleva, a la alabanza de ambos.

Esposa y Abogada en el Espíritu-Abogado

El Esposo Divino y la esposa humana que llegaron juntos a la voluntad del Padre de toda la humanidad para traer el Corazón del Hijo, ahora continúan en unión inefable de corazón para llevar las peticiones de la humanidad al Corazón del Hijo. El Espíritu y la Novia, el primero Divino y la segunda humana, santifican como uno solo. En términos Kolbeanos, la “Inmaculada Concepción increada”10 y la Inmaculada Concepción creada, Divino el primero, humana la segunda, actúan como uno solo. De la misma manera, el Divino Abogado (cf. Jn. 15:16) y la Abogada humana, uno Divino y la otra humana, actúan como uno en llevar las necesidades pedidas de los corazones humanos al Corazón del Hijo.

Y así como en el Cenáculo vemos a la Abogada humana “por sus oraciones implorando los dones del Espíritu quien la cubrió con su sombra en la Anunciación” (L.G. 59), así también hoy, la Abogada humana implora al Espíritu-Abogado por un nuevo Pentecostés, en respuesta y cumplimiento de las necesidades de todos los corazones humanos; por la presencia y reino renovado del Corazón del Hijo en cada corazón humano.

Conclusión

Por tanto esforcémonos por un enfoque y metodología más Trinitaria para la Mariología del Tercer Milenio, humildemente buscando y orando para captar y comprender más el amor Trinitario y la visión de la Nueva Arca entre la Divinidad y la humanidad. Que la Madre de Todos los Pueblos pronto sea vista en su más completa gloria, para la alegría de la Santísima Trinidad y para la mayor salvación y santificación de su familia humana.

Notes

1 Patriarca Ecuménico Bartolomeo I, “Encíclica Universal de Cuaresma sobre la Madre de Dios y Madre de Todos Nosotros en el Orden de la Gracia”, Marzo de 1998.

2 Redemptoris Mater, n. 39

3 “Carta al P. Salezy Mikolaczyk, 28 de Julio de 1935, como fue encontrada en Monteau-Bonamy, La Inmaculada Concepción y el Espíritu Santo, p. 99.

4 Audiencia con la Madre Teresa, 14 y 15 de Agosto de 1993, Calcuta, India.

5 Alocución Papal en el Santuario de Nuestra Señora de la Alborada, Guayaquil, 31 de Enero de 1985 [ORE, 876:7].

6 Edith Stein, “Problemas de la Educación de la Mujer” en Mujer.

7 Hans urs von Balthazar, La Girnalda de Tres Dobleces, Ignatius Press, p. 102.

8 Alocución Papal a los Peregrinos de Vicenza, 30 de Noviembre de 1933, L’Osservatore Romano, 1 de Dic. 1933.
Punto 6. También es el Corazón de la Madre quien dio a toda la humanidad el Corazón Divino del Padre, a través del Corazón del Hijo, puesto que el Corazón de Jesús revela y manifiesta el Corazón del Abba Padre.

9 San Agustín, cf. De s. Virginitate 6,6

10 Cf. Manteau-Bonamy, La Inmaculada Cancepción y el Espíritu Santo, Ch. 2.

Continue Reading

0

Por: Mark Miravalle, STD

Simposio Internacional sobre la Corredención Mariana, Inglaterra, 23 de Febrero del 2000.

Es una tendencia de la naturaleza humana caída el creer que ha dominado y capturado intelectualmente en forma total un dominio de verdad revelada, la que en realidad llega mucho más allá de las capacidades limitadas de la mente humana, y así previniendo un asombro reverencial apropiado por los misterios de fe divinamente revelados.

La tentación racionalista es tan antigua como el mismo Paraíso (cf. Gén. 3:4-6), y su aceptación en las forma más radical es encarnada en ideologías y movimientos yuxtapuestos tales como el Gnosticismo (y su expresión moderna como “Nueva Era”), Comunismo y Francmasonería. Pero el racionalismo tiene sus formas más sutiles en caminos más próximos al género del Apocalipsis. Tendencias de minimalismo y desmitologismo han infectado en tiempos recientes el cuerpo de la Teología en general, y los miembros específicos de la Mariología no han sido inmunes a estas tendencias.

Quizá una mirada al Este Mariano puede ayudarnos aquí. No sólo la sabiduría antigua de los Santos Cirilo, Efraín, Germano, Andrés y el Damasceno, sino aún la más reciente encíclica curesmal del Patriarca Bartolomeo I de 1998, manifiesta una armonía Bizantina entre la sobresaliente erudición y el respeto humilde por la transcendencia del misterio Mariano, el “otro Mariano” que escapa a la total comprensión del hombre en este tiempo.

“La Señora, la Virgen Madre, brilla como la que concibió alegría para el mundo. Brilla como el sentido de la historia; la meta de la creación; Ella que hizo nuestra composición celestial. Ella brilla como…la gloria de las vírgenes, el aliento de los cielos…la profundidad de misericordias; Ella, el amor que conquista todo deseo.

Deliberadamente siguió a su Hijo, Dios en sí mismo, desde su nacimiento hasta su Pasión y Cruz. Y el Dios-hombre desde lo alto de la Cruz, nos entregó a todos a su Santísima Madre como nuestra Madre en el orden de la gracia.

Ella sostiene nuestra vida y santifica nuestro tiempo…Permanece con nosotros, y con su amor divino, vigilantemente, envuelve toda nuestra vida. Cuida de nosotros como bebés. Nos enseña como a niños. Nos atiende como al enfermo. Nos eleva a una vida de esperanza como la que dio a luz a Dios.

Todos nosotros grandes o pequeños, el bebé recién nacido lo mismo que el que está por morir, necesita la presencia de la Madre de Dios…Somos purificados por medio de sus lágrimas; somos salvados a través de su divina belleza; y mantenemos un silencio santo en la presencia de asombro arrollador”.1

De igual manera debemos buscar un asombro reverencial por la Teotokos y Mediadora que es enteramente humana y sin embargo “indemne” de humanidad, para estar en íntima relación con la Santísima Trinidad para la gloria de Dios y la santificación del hombre, de forma que va más allá de la comprensión humana. ¿Qué no será la primera pregunta del método occidental gradual y quizá inconscientemente “¿ Puede ser esta verdad Mariana entendida por otros?” en lugar de “¿Cómo podemos otorgar justicia y reverencia propia a ese misterio Mariano revelado sobrenaturalmente?”

Más allá de todo esto, la cura para un racionalismo progresivo es una humildad teológica del corazón. Por tanto, con una admisión garantizada de la dimensión apolítica del misterio mediatorio Mariano en relación de Dios con el hombre, echemos una mirada sobre una pequeña
dimensión de la revelación meta-racional de la corredención y mediación de Nuestra Señora en relación con la Santísima Trinidad, luchando en pequeña medida de ver a María no como la ve el hombre, sino como Dios la ve.

Quisiera considerar la sublimidad de la relación de Nuestra Señora con la Santísima Trinidad desde dos perspectivas: primeramente, la revelación histórica y cronológica de María en relación con la Santísima Trinidad tal y como está descrita en los siete puntos simplificados dentro de la “Teología del Corazón”; y segundo, brevemente la relación ontológica de María con las Tres Personas Divinas de la Trinidad, con especial énfasis en su participación única en la acción Trinitaria de la santificación humana, lo que más manifiesta su intimidad y “unión de corazón” sin precedentes con las Tres Personas Divinas.

La Revelación Histórica de Nuestra Señora en Relación con la Trinidad

Punto 1. Abba, Padre de toda la humanidad, creó a la Inmaculada.

Podemos correctamente decir que el Corazón del Padre formó en forma única y especifica el Corazón de María. Entendiendo el significado de la palabra “corazón” como aquella que constituye el rincón más interno, el santuario interno, el tabernáculo espiritual de la persona, ya sea divino o humano, vemos que la creación y modelación sin paralelo del Corazón de la Inmaculada por parte del Padre, es la más grande obra maestra de toda la creación, de las cosas materiales y espirituales, de los coros angélicos y del cosmos.

El Corazón de María es modelado no sólo libre de la mancha del pecado original, no solamente intacto, sino positivamente formado por el Abba Padre con una capacidad totalmente original para recibir a Dios. Ella es la Nueva Eva y la Nueva Arca de la Alianza, construida por el Creador-Carpintero de una madera incorruptible con la precisa misión de llevar la nueva y eterna alianza entre Dios y el hombre. El Corazón del Padre nunca creo ni nunca volverá a crear jamás un corazón humano formado como el Corazón de la Inmaculada.

Punto 2. Entonces, La Inmaculada Regresó Su Corazón al Padre en el acto más grandioso de abandono que jamás haya presenciado la humanidad.

En la Anunciación, la pieza maestra del Abba lleva a cabo el resumen de la consagración total, libre y personal en una entrega incondicional de regreso al Padre de toda la humanidad. El “fiat” de la Inmaculada torna la creación preeminente de Dios, de regreso a El mismo, la cima del abandono humano en respuesta perfecta a la entrega inicial del Padre, tal y como nuestro Santo Padre enseña: “Debe ser reconocido que antes que nadie fue Dios mismo, el Padre Eterno, quien se entregó a sí mismo a la Virgen de Nazaret…”. 2
Es el acto más grande de abandono humano por dos razones. Es el don más grande creado libremente regresado al Abba; y está envuelto en aceptación asentida de sufrimiento corredentivo.

Punto 3. Cuando la Inmaculada regresó su Corazón al Padre, Abba mandó al Espíritu Santo a María, y el Corazón del Espíritu Santo implantó el Corazón del Hijo en el seno de la Inmaculada.

En una segunda ocasión de comunión personal, el Espíritu y la Novia son conjuntados. Después de su unión inicial providencial en la Inmaculada Concepción, el Esposo Divino y la esposa humana son unidos en una unicidad tal que San Maximiliano anota que no queda adecuadamente captada en la expresión “esposa”.

Sólo por una comparación analógica con la misma unión hipostática, en el evento super histórico -llamando a la unión íntima de Sus corazones- puede haber una atribución adecuada a la misteriosa unicidad entre la “Inmaculada Concepción Divina” y la Inmaculada Concepción humana para traer al Redentor del hombre.

La misma unicidad misteriosa de corazón entre el Espíritu y la Novia conducirá a la unicidad de acción santificante captada en la declaración Kolbeana: “La unión entre la Inmaculada y el Espíritu Santo es tan indecible, aún más perfecta, que el Espíritu Santo actúa solamente a través de la Santísima Virgen, su Esposa. Es por esto que es la Mediadora de todas las gracias dadas por el Espíritu Santo. Y puesto que cada gracia es un don de Dios Padre a través de su Hijo y por medio del Espíritu Santo, por tanto no hay gracia de la que María no pueda disponer como de Ella misma, la cual no le es dada con este propósito”3

Con la implantación del Corazón del Hijo en el seno de la Inmaculada, la Madre queda llena de gracia del Padre, Hijo y Espíritu Santo, con una plenitud de gracia inmensamente superior a la plenitud inicial recibida en la concepción. Es el tabernáculo humano de la Trinidad y la Nueva Arca inmaculada, encubierta y protegida por el Espíritu-Shekinah (cf. Ex. 13:21), como la persona humana portadora de la Alianza Eterna entre la Divinidad y la humanidad.

Punto 4: El Corazón de la Madre entonces alimenta y nutre el Corazón del Hijo en su seno, dándole vida humana y salud; y cuando el Hijo nació, formó Su Corazón humano con el Suyo propio, alimentándolo y nutriéndolo con su propio Corazón.

Imagínense la unión espiritual y física de corazón entre la Madre y el Hijo antes de que el Hijo viera la luz del día. Nueve meses de sangre, nutrición y amor nutriente del Corazón de la Madre al Corazón humano del Hijo oculto en su seno; nueve meses de santificación perpetua Eucarística del Sagrado Corazón del Hijo oculto en el seno del Inmaculado Corazón de la Madre. Así empieza la encarnación, unión inseparable de los Dos Corazones.

Y es aquí donde la misión eterna de la Redención y la Corredención toma carne.

En la aclamación de la extinta Madre Teresa: “Desde luego, Ella es la Corredentora. Le dio su cuerpo a Jesús, y el cuerpo de Jesús es lo que nos salvó” 4

“Hemos sido santificados por medio del ofrecimiento del cuerpo de Jesucristo de una vez por todas” (Heb. 10:10).

Punto 5. La unión absoluta entre el Corazón de la Madre y el Corazón del Hijo se completó cuando en la cruz, el Hijo, quien fue traído a la humanidad a través de la Madre por el Espíritu Santo y como un don de amor del Padre, entregó a su Madre a los corazones de toda la humanidad como la Madre de todos los Pueblos.

Aquí se encuentra el punto culminante de la Redención y la Co-rredención y la revelación póstuma al mundo de la unión de los Dos Corazones. Contenido dentro del don de la Madre está la verdad de dicho don: de que el Corazón del Hijo fue traído al mundo a través del Corazón de la Madre, quien formó Su Corazón humano con el Suyo propio. Esto preparara al Corazón de la Madre para la mejor formación de otros corazones humanos para que estén en completa unión con el Corazón de Su Hijo.

El precio de este unión de corazón por parte de la Madre, unión de corazón que contiene y refleja la alianza misma entre la Divinidad y la humanidad, será una “crucifixión espiritual” en unicidad con el Hijo y en obediencia al Padre:

“…Aceptando y asistiendo al sacrificio de su Hijo, María es el amanecer de la Redención…Crucificada espiritualmente con su Hijo crucificado (cf. Gál. 2:20), contempló con amor heroico la muerte de su Dios, ‘consintió amorosamente a la inmolación de esta Víctima que ella misma había traído (Lumen Gentium, 58)…”

De hecho, en el Calvario se unió a sí misma con el sacrificio de su Hijo conduciendo al establecimiento de la Iglesia; su corazón maternal a lo más profundo de la voluntad de Cristo ‘para unir en uno sólo a los hijos dispersos de Dios” (Jn. 11:52). Habiendo sufrido por la Iglesia, María merece ser la Madre de todos los discípulos de su Hijo, la Madre de su unidad…

Puesto que estuvo unida de manera especial a la Cruz de su Hijo, también tuvo el privilegio de experimentar su Resurrección. De hecho, el rol de María como Corredentora no cesó con la glorificación de su Hijo”5; Juan Pablo II.

“María permanece en el punto crucial de la historia humana y especialmente en el punto crucial de la historia de la mujer…como Co-rredentora al lado del Redentor, emerge del orden natural. Ambos, la Madre y el Hijo brotan de la raza humana…”6; Sta. Edith Stein. “Sufre junto con su Hijo, y en su espíritu experimenta Su muerte”7; von Baltazar.

“Por la naturaleza de su obra, el Redentor debe tener asociada a su Madre con su obra. Por esta razón, la invocamos con el título de Corredentora. Nos dio al Salvador, lo acompañó en la obra de la Redención hasta la Cruz misma, compartiendo con El las penas de la agonía y la muerte, en la cual, Jesús consumó la Redención de la humanidad e inmediatamente bajo la Cruz, en los últimos momentos de su vida, fue proclamada por el Redentor como nuestra Madre, la Madre del universo entero”8; Pío XI.

Su Corazón con sangre, su Corazón con lágrimas, juntos redimen el mundo.

“He ahí a tu Madre” (Jn. 19:26), un don del Corazón del Redentor para cada corazón humano, para todas las gentes y naciones. Aún así, se requiere de obediencia para aceptar este don el que, paradójicamente, puede ser adecuadamente sobrevalorizado por el corazón humano después de que ha sido recibido, abierto y llevado “a su propia casa” (Jn. 19:27).

Punto 6. También es el Corazón de la Madre quien dio a toda la humanidad el Corazón Divino del Padre, a través del Corazón del Hijo, puesto que el Corazón de Jesús revela y manifiesta el Corazón del Abba Padre.

El Corazón del Hijo es la manifestación del Corazón del Padre, dándole carne por medio del Corazón de la Madre y perforado por adopción humana. “Al llegar la plenitud de los tiempos envió Dios a su Hijo nacido de mujer” (Gál. 4:4). La única missio que une los Corazones del Hijo y de la Madre, una missio que está ordenada por y revela al mismo tiempo el Corazón del Padre, es el amor-redentor que produce “hijos adoptivos” (Gál. 4:5).

Y es el Espíritu del Hijo y el Esposa de la Mujer que gimen en los corazones de los adoptados, en reconocimiento eterno de que el origen de la misión del amor redentivo y corredentivo proviene del Corazón del Abba, el Corazón del Santificador iluminando e inspirando el corazón de los adoptados para clamar ¡Abba, Padre! (Gál. 4:6).

Punto 7. Ahora la Madre de todos los pueblos, dada a nosotros como Madre por el Corazón del Hijo, busca alimentar y nutrir los corazones de la humanidad como lo hizo con el Corazón humano de Su Hijo.

Cuando los corazones de la humanidad hayas sido alimentados y nutridos espiritualmente por el Corazón de la Madre y Ella haya formado los corazones del hombre como sólo la Inmaculada puede hacerlo, entonces llevará nuestros corazones a la unión con el Corazón del Hijo como sólo Ella puede hacerlo. Conoce el Corazón del Hijo como ninguna otra criatura terrenal o celeste.

La Madre del Corazón del Hijo desea formar personal e individualmente los corazones de la humanidad, para una comunión de corazón con el Corazón Eucarístico de Jesús, el que, por una perfecta disposición de la Santísima Trinidad, es alcanzable sólo a través de la formación directa por el Corazón de la Madre. Es sólo a través del Corazón de la Madre que la humanidad puede ser llevado al rincón más íntimo del Corazón del Hijo.

El Corazón de la Inmaculada es el portal entre la Divinidad y la humanidad; el facilitador y traductor de la Divinidad para la humanidad, tal que permita hacer la Divinidad recibible y entendible para el corazón humano.

El Corazón de María, que es providencialmente moldeada y destinada por la Santísima Trinidad como la Inmaculada que forma todos los corazones humanos con capacidad espiritual para recibir a Dios, y que alimenta los corazones del hombre de gracias Trinitarias con una eficacia inconmensurable, debe ser debidamente reconocida y reverenciada como la Madre de todos los Pueblos.

Relación Ontológica entre Nuestra Señora y las Tres Divinas Personas tal y como se manifiesta en la Corredención y Mediación

Sus títulos son sus obras; sus títulos son sus funciones. Sus títulos manifiestan la necesaria unión de corazón entre el Corazón Inmaculado y las Tres Divinas Personas, misma que permite tal participación íntima en la acción Trinitaria en favor de la santificación del hombre.

Sus títulos son sus obras maternales y alimentadoras para el hombre, pero primero revelan una unicidad de corazón con las Tres Divinas personas, individual y colectivamente, tal que le permite ser la portadora de la alianza entre la Divinidad y la humanidad.

Hija y Corredentora por el Padre-Creador

A pesar de ser común y propiamente yuxtapuesta con el Redentor como el título lo denota, también debe ser entendido que la misión de la Corredentora es iniciada por el Abba Padre. La Hija Virgen es modelada inmaculada desde el principio por el Padre Creador, para que desde el principio la Mujer pueda compartir íntimamente en el aplastamiento del Mentiroso y su descendencia (Gén. 3:15).

La misión redentora-corredentora viene del Padre, es dirigida por el Padre y lleva a la gloria del Padre como es debido (cf. Gál. 4:6), y de aquí también con el rol de Corredentora: La criatura más grandiosa de Abba y la criatura más horrenda de Abba en guerra absoluta, con ramificación eterna para el resto de las criaturas de Abba (cf. Apo. 12:1-6).

Madre y Mediadora con el Hijo-Mediador

En respuesta a la invitación arcangélica, la Inmaculada verdaderamente medía a la humanidad con la Divinidad en el acto de dar carne a la Palabra, y así se convierte en Madre y Mediadora para el Hijo (Lc 1:38). Como Sn. Agustín nos recuerda, lo que es físicamente para el Hijo, así lo es para el Cuerpo espiritual de su Hijo, para los miembros de ese Cuerpo9 –Madre y Mediadora con y supeditada al Hijo-Mediador de todos los pueblos.

Primero Ella medió al Autor de toda gracia para la familia humana. Luego Ella medía toda la gracia del Autor de la familia humana. Su mediación, una participación sin precedentes en la mediación única de Cristo (1 Tim 2:5), manifiesta el poder y la gloria de El (cf. L.G. 60), que testifica, y debidamente lleva, a la alabanza de ambos.

Esposa y Abogada en el Espíritu-Abogado

El Esposo Divino y la esposa humana que llegaron juntos a la voluntad del Padre de toda la humanidad para traer el Corazón del Hijo, ahora continúan en unión inefable de corazón para llevar las peticiones de la humanidad al Corazón del Hijo. El Espíritu y la Novia, el primero Divino y la segunda humana, santifican como uno solo. En términos Kolbeanos, la “Inmaculada Concepción increada”10 y la Inmaculada Concepción creada, Divino el primero, humana la segunda, actúan como uno solo. De la misma manera, el Divino Abogado (cf. Jn. 15:16) y la Abogada humana, uno Divino y la otra humana, actúan como uno en llevar las necesidades pedidas de los corazones humanos al Corazón del Hijo.

Y así como en el Cenáculo vemos a la Abogada humana “por sus oraciones implorando los dones del Espíritu quien la cubrió con su sombra en la Anunciación” (L.G. 59), así también hoy, la Abogada humana implora al Espíritu-Abogado por un nuevo Pentecostés, en respuesta y cumplimiento de las necesidades de todos los corazones humanos; por la presencia y reino renovado del Corazón del Hijo en cada corazón humano.

Conclusión

Por tanto esforcémonos por un enfoque y metodología más Trinitaria para la Mariología del Tercer Milenio, humildemente buscando y orando para captar y comprender más el amor Trinitario y la visión de la Nueva Arca entre la Divinidad y la humanidad. Que la Madre de Todos los Pueblos pronto sea vista en su más completa gloria, para la alegría de la Santísima Trinidad y para la mayor salvación y santificación de su familia humana.

Notes

1 Patriarca Ecuménico Bartolomeo I, “Encíclica Universal de Cuaresma sobre la Madre de Dios y Madre de Todos Nosotros en el Orden de la Gracia”, Marzo de 1998.

2 Redemptoris Mater, n. 39

3 “Carta al P. Salezy Mikolaczyk, 28 de Julio de 1935, como fue encontrada en Monteau-Bonamy, La Inmaculada Concepción y el Espíritu Santo, p. 99.

4 Audiencia con la Madre Teresa, 14 y 15 de Agosto de 1993, Calcuta, India.

5 Alocución Papal en el Santuario de Nuestra Señora de la Alborada, Guayaquil, 31 de Enero de 1985 [ORE, 876:7].

6 Edith Stein, “Problemas de la Educación de la Mujer” en Mujer.

7 Hans urs von Balthazar, La Girnalda de Tres Dobleces, Ignatius Press, p. 102.

8 Alocución Papal a los Peregrinos de Vicenza, 30 de Noviembre de 1933, L’Osservatore Romano, 1 de Dic. 1933.
Punto 6. También es el Corazón de la Madre quien dio a toda la humanidad el Corazón Divino del Padre, a través del Corazón del Hijo, puesto que el Corazón de Jesús revela y manifiesta el Corazón del Abba Padre.

9 San Agustín, cf. De s. Virginitate 6,6

10 Cf. Manteau-Bonamy, La Inmaculada Cancepción y el Espíritu Santo, Ch. 2.

Continue Reading

0

Con mucho agrado doy mi aval personal a la publicación del libro intitulado María Corredentora, Mediadora y Abogada Bases Teológicas III: Discernimientos Contemporáneos sobre un Quinto Dogma Mariano. Esta serie de artículos sobre Nuestra Señora articula hermosamente lo que ya está en los corazones de muchos de los fieles Marianos en las Filipinas. Nuestro amor por nuestra Señora, vos Señora de Todas las Naciones, la Madre de Todos los Pueblos es manifiesto y generoso en todas las Filipinas, ya que la historia y la experiencia muestran su gran amor y protección maternal.

Este último trabajo contribuirá grandemente hacia un entendimiento teológico a profundidad sobre el importante y único rol de Nuestra Señora en la historia de la Redención. Y, entre más podamos entender teológicamente su rol, más podremos establecer los fundamentos para una devoción auténtica Mariana. Por esta razón, me siento muy contento de dar mi aval para la distribución de este libro.

Ricardo Cardenal J. Vidal
Arzobispo de Cebu

Continue Reading

0

Es con un gran profundo sentido de admiración por el trabajo del Dr. Mark I. Miravalle y del Movimiento Vox Populi por el Quinto Dogma Mariano, que doy mi gustoso e incondicional apoyo y aval al tercer volumen de la serie de Bases Teológicas: María Corredentora, Mediadora y Abogada Bases Teológicas, y al ya dicho Movimiento por el Dogma de Vox Populi.

Deseo agregar que considero un gran honor y privilegio, y también una verdadera alegría, el agregar mi voz a las voces de muchos millones en honor de la Mujer, “Bella como la luna y brillante como el sol” (Cant.6:9) quien trajo al mundo al Hijo de Dios hace 2000 años. Es a través de Ella que El vino a nosotros y es la voluntad de Dios el Padre que a través de Ella nosotros debemos de ir a El, y a través de El, con El, y en El, en el Espíritu Santo, al Padre, Su Padre y nuestro Padre.

Que la riqueza de las bendiciones de Dios reposen sobre todos aquellos que están promoviendo esta causa tan valiosa y sagrada para dar honor a la siempre Bendita Virgen María y para el honor y gloria de la Santísima Trinidad Padre, Hijo y Espíritu Santo, un Dios por los siglos de los siglos.

Amen.

Muy Rev. Sydney A. Charles
Obispo de St. George’s-in-Granada, Antillas.

Continue Reading

0

Estoy muy feliz de expresar mi aval incondicional al movimiento Vox Populi Mariae Mediatrici y al tercer volumen de sus Bases Teológicas de la serie intitulada María Corredentora, Mediadora de todas las Gracias, y Abogada Bases Teológicas III: Discernimientos Contemporáneos sobre un Quinto Dogma Mariano.

Verdaderamente nada es imposible para Dios, nuestro Abba Padre. A través del poder del Espíritu Santo predestinó a una condescendiente Virgen Judía, para dar a luz a Jesús su único Hijo. La Inmaculada Virgen María nutrió Su niño hasta la edad adulta con la asistencia amorosa de San José su esposo fiel.

Desde el principio del tiempo, ninguna mujer puede ser comparada a María sin pecado en su humildad y en su indescriptible sufrimiento durante la pasión y muerte de su Hijo. No es sorprendente que Ella haya sido asunta al cielo en cuerpo y alma y gloriosamente coronada como Reina.

Como Madre de la Iglesia y de toda la humanidad, se ha aparecido muchas veces a Sus hijos, especialmente en estos últimos tiempos, con el mensaje fundamental de amar a Jesús, su Iglesia y a toda la humanidad.

El Santo Padre, el Papa Juan Pablo II, fielmente vive su lema, “Totus Tuus” y es un firme creyente en la doctrina existente mariana sobre la Corredentora, Mediadora y Abogada, y yo creo en el Quinto Dogma Mariano. También creo que él será guiado por el Espíritu Santo, sobre cuando lo defina, quizá sea como parte de la Nueva Evangelización 2000.

En algunas ocasiones es objetado que quizá el ecumenismo sea dañado si este último Dogma Mariano es definido. Esta posición no sólo manifiesta una falta de conocimiento verdadero sobre el Ecumenismo como lo enseña el Santo Padre en Ut Unum Sint, sino también es estar en contra de las palabras reveladas en forma privada por Nuestra Señora misma. En el año de 1945 en Amsterdam, Nuestra Señora de todas las Naciones reveló a una vidente, Ida Peerdeman, la urgente necesidad de la proclamación del último Dogma Mariano para apresurar el Triunfo del Sagrado Corazón de su Hijo. Estos mensajes han sido considerados aceptables por la consciencia individual del ordinario local.

Con una fe infantil Teresiana, en los misteriosos y hermosos designios de Abba Padre, y con una verdadera apreciación por los mensajes de María, Madre de todas las Naciones y Reina de los Profetas, dados a nuestra época contemporánea, creamos que a través de su poderosísima intercesión, llegará definitivamente el día cuando habrá un sólo pastor y un sólo rebaño.

¡Apoymos la ¨sabiduría de Nuestra Mamá¨!.

Con amor en Jesús y María,

Muy Rev. Nicolas D’Antonio, O.F.M.
Emérito, New Orleans, U.S.A.

Continue Reading

0

Todo verdadero Católico tiene devoción a Nuestra Señora. Nuestra Señora no es solamente honrada como Madre de Dios, admirada como la concebida inmaculadamente, apreciada como Virgen perpetua y buscada posteriormente como Reina asunta al cielo, sino también es considerada como Nuestra Madre Espiritual.

En la India, la devoción Mariana es muy fuerte. María es la principal Patrona de la India, especialmente desde que la independencia fue otorgada al país en la Fiesta de su Asunción el 15 de Agosto. Culturalmente en la India, a las mujeres se les tiene una gran estima, a pesar de que en la práctica hay muchos casos de mal trato.

De acuerdo a la mentalidad Hindú, la mujer es amada y venerada. La Deidad se concibe como teniendo una contraparte femenina. El Dios Vishnu tiene una Diosa Lakhmi y el Dios Siva tiene a Parvathi. Los Hindúes piensan que aplacando estas deidades femeninas, pueden conseguir favores de las poderosas deidades masculinas. Debido a tal concepto, María, Madre de Dios, fácilmente toma un lugar en la mentalidad y en el corazón Hindú. Es un hecho que muchos hindúes veneran a María. María también tiene un lugar de honor en el Islam. Los Católicos Indios tienen naturalmente una gran devoción a Nuestra Señora, puesto que están entrenados en la devoción Mariana desde su tierna edad.
Pero también habrá que recordar que la devoción permanece en la periferia de la vida de uno que no entra en el alma, una es la manera de pensar y otra es la manera de vivir, salvo que uno esté convencido de su necesidad. Referente a Nuestra Señora, la devoción hacía ella no debe ser solamente basada en una elevada dignidad ni tampoco en sus evidentes cualidades y virtudes. En la devoción a Nuestra Señora hay algo que va más allá de las distinciones personales. Esto es, que María está muy cercana a nosotros y tiene algo que hacer con nuestra salvación. Los primeros cuatro dogmas muestran a Nuestra Señora como una persona de eminencia e íntimamente conectada con Nuestro Señor como la concebida Inmaculadamente, Virgen Madre de Dios. Pero es el triple rol maternal doctrinal como Corredentora, Mediadora y Abogada, que libera su posición dominante en nuestra vida.

Si el rol de María es presentado como Corredentora, entonces naturalmente la gente se dará cuenta de su importancia en el trabajo de la redención y se verá impulsada a venerarla y amarla como una persona muy necesaria en su vida y en su salvación. Si Nuestra Señora es proclamada por las gentes como Mediadora, entonces el pueblo será atraído hacia ella para obtener las gracias de Nuestro Señor a través de ella. Es el título de Nuestra Señora como Abogada que inspira confianza en la gente. Por tanto será una gran ventaja, para la mayoría de la gente si estas tres prerrogativas de Nuestra Señora son declaradas como un quinto dogma Mariano.

Pienso que el por qué ciertos teólogos encuentran difícil entender la posición de Nuestra Señora como Corredentora, es debido a que están atrapados en las redes de silogismos y malentendidos. Es verdad que Nuestro Señor es el único Redentor pero vemos que en el acto de la Redención Nuestro Señor quiso involucrar a otros con El. Que El escogió haber nacido de una Virgen humilde de Nazaret cuando pudo haber logrado la Redención de diferente manera, esto nos hace entender que la Redención no excluye la cooperación por parte de otros. Nuestro Señor utiliza a María en su obra redentora hasta el punto en que se convirtió en la Madre del Redentor. Lo que San Pablo dice en 1Cor.3:9 es bastante revelador: Nosotros somos ‘colaboradores’ de Dios.

Nuestro Señor es el único Redentor de la humanidad; sin embargo, en Su divina disposición hizo uso de la humanidad en Su acto de Redención y María es la persona más prominente. Cuando decimos que Nuestra Señora es Corredentora no significamos que es independiente de Nuestro Señor, ni tampoco que está a la par con Él. Lo único que queremos decir es que Nuestro Señor utilizó a María en Su obra redentora.
El que Nuestra Señora sea Mediadora sigue como corolario de su rol como Corredentora. Así también con la prerrogativa de Nuestra Señora como Abogada.

Al implorar al Santo Padre que defina estos tres roles maternales de Nuestra Señora como dogma, los simpatizantes del movimiento de Vox Populi están solamente deseando el tener a Nuestra Señora puesta más centralmente en la devoción Mariana. Es motivo de consolación que muchas personalidades eminentes de los más niveles del clero y que muchos distinguidos teólogos, se están dando cuenta ahora de la necesidad de tener este Quinto Dogma proclamado por el Santo Padre. Que María nuestra Abogada obtenga este favor del Dios Trino, iluminando la mente y reforzando el corazón del Santo Padre hacía la declaración del Dogma.

Muy Rev. Peter M. Chenaparampil
Obispo de Alleppey, India

Continue Reading

0

Es con una gran alegría que recibí la información de la publicación del tercer volumen de las series, María Corredentora, Mediadora y Abogada Bases Teológicas III: Discernimientos Contemporáneos sobre un Quinto Dogma Mariano.

Con gran fervor y devoción he participado en los últimos años en la Conferencia Internacional de Líderes de Vox Populi Mariae Mediatrici, un movimiento internacional católico. Como Pastor en la Iglesia Católica y Pastor Principal de la Arquidiócesis de Ibadan, he visto como hay una vibrante devoción hacía Nuestra Madre Santísima María que ha edificado la fe de muchos fieles de nuestros tiempos. Sabemos que la devoción a María tiene sus inicios desde la Iglesia primitiva a través de los años hasta nuestros días presentes. Este Siglo, el Vigésimo, que ahora está en sus últimos días, dio un crecimiento impresionante en apariciones y devociones Marianas. Aunque algunas de las apariciones tienen principalmente aprobación y reconocimiento local, algunos otros han obtenido reconocimiento universal. Hemos visto a muchos hijos e hijas de la Iglesia crecer en el conocimiento, amor y devoción a María. También han abundado las peregrinaciones a los Santuarios Marianos.

Correspondiendo a las gracias de Dios a través de las apariciones y devociones Marianas, existe la necesidad de seguir más adelante para creer en el dogma de la definición solemne de la mediación universal de María como Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada de Pueblo de Dios. Puesto en forma sencilla, estos títulos son una consecuencia del rol excepcional de María como Madre de Cristo, el único Redentor de todos. María es la verdadera Madre de Jesucristo, quien es Dios el Hijo hecho hombre. Lumen Gentium dice esto de manera maravillosa cuando declara:

“Ella está enriquecida con esta suma prerrogativa y dignidad: ser la Madre de Dios Hijo y, por tanto, la hija predilecta del Padre y el sagrario del Espíritu Santo; con un don de gracia tan eximia, antecede con mucho a todas las criaturas celestiales y terrenas” (L.G. 53)

Por virtud de su Maternidad, María ha sido dotada con roles extremadamente grandes e inmensos. Toda su vida fue un compartir en la misión redentora de su Hijo. Su fiat en la Encarnación y su consentimiento en el Calvario para ser la Madre de todos aquellos por los que su Hijo sufrió y murió, para marcar su mediación, mientras que en Caná ella continúa pidiendo por todos los hijos de Dios.

Bíblica y teológicamente la vemos como Corredentora, Mediadora y Abogada. De hecho estos títulos transmiten nuestros sentimientos filiales por María como nuestra Mare. Para nosotros María es la Corredentora, por que participó de manera excepcional con su Hijo Jesucristo en la Redención de la humanidad. María es Mediadora de todas las gracias, significando como Madre del Redentor, trae al mundo la Fuente de Todas las Gracias entregadas por Dios para sernos entregadas a través de la infalible intercesión de María. Finalmente, María como Abogada de todo el Pueblo, expresa nuestra fe en su rol como aquella cuya preocupación por cada persona tiene las dos características de única y maternal. De nuevo, intercede por nosotros como lo hizo en Caná.

Estos roles únicos de Nuestra Santísima Madre merecen la atención y el beneplácito de los fieles. Yo apoyo cualquier acción auténtica en la Iglesia que confirme la fe en nuestra Santísima Madre como Corredentora, Mediadora y Abogada. Mientras nos acercamos al Tercer Milenio del evento de la Encarnación, ruego porque la definición infalible de estos roles de María nos acompañe en nuestro caminar en la fe. Que María, la Madre de la Iglesia interceda por todos sus hijos mientras transitamos al siguiente siglo y al siguiente milenio.

Muy Rev. Felix Alaba Adeosin Job
Obispo de Ibadan, Nigeria

Continue Reading

0

Hace ya más de cinco años que por primera vez escuché del movimiento eclesial Vox Populi Mariae Mediatrici (La Voz del Pueblo por María Mediadora), y del esfuerzo que estaban haciendo por sustentar sólidamente su posición en bases teológicas, patrísticas y ecuménicas, de tal manera que pudieran presentar argumentos convincentes para su objetivo central: solicitar a Su Santidad Juan Pablo II que proclame solemnemente como Dogma final de este siglo, que nuestra Santísima Madre la Virgen María es Corredentora, Mediadora de Todas las Gracias y Abogada del Pueblo de Dios, con objeto de que se conozca la verdad completa de su participación excepcional en el misterio de nuestra redención.

Por mi profundo amor a María Santísima –especialmente bajo la advocación de Santa María de Guadalupe, la Verdaderísima Madre del Dios por quien se vive (en sus propias palabras dadas al ahora Beato Juan Diego)- y por mi convicción del rol excepcional que Ella tuvo y sigue teniendo ahora en el misterio de nuestra salvación como Reina y Madre de todo los Pueblos, produje y envié mi petición personal a Su Santidad en apoyo al Quinto Dogma Mariano, carta que quedó consignada con fecha 9 de Septiembre de 1994.

Para mi gran alegría, fui enterándome y participando activamente en los avances significativos que tuvo el movimiento Vox Populi –el cual arrancó por iniciativa de seglares pero que pronto se convirtió en movimiento eclesial- logrando a la fecha el apoyo de más de 500 Cardenales y Obispos de todo el mundo, secundados en forma extraordinaria por más de 5 millones de peticiones dirigidas al Papa por fieles laicos.

Ahora tengo el privilegio de presentar el libro intitulado: Bases Teológicas III, en el cual se condensan las aportaciones más recientes que se han dado en la materia, desarrolladas por connotados teólogos, mariólogos y especialistas de nuestro tiempo, tanto católicos como no católicos, quienes siguen profundizando en los tesoros inagotables de la Hija Predilecta, Madre Amantísima y Esposa Fiel del Dios Trino que la escogió desde toda la eternidad para participar de manera única en la historia de la salvación.

Ruego a Nuestra Madre que acoja estos trabajos y al Espíritu Santo para que ilumine las mentes de quienes los lean, y que conjuntamente con Ella se regocijen de las maravillas que el Señor ha hecho en su favor, suplicando al Padre Celestial que tenga a bien otorgar, en nombre de Jesucristo, esta Quinta corona Dogmática a Nuestra Reina y Señora, Madre de todos los pueblos, Corredentora, Mediadora y Abogada.

Con mi especial bendición para la familia Vox Populi y para todos aquellos hombres de buena voluntad que penetren en los misterios aquí descubiertos.

México, D. F., 7º de Octubre de 1999, Año del Padre y Festividad de Nuestra Señora del Rosario.

Ernesto Cardenal Corripio Ahumada
Arzobispo Emérito Primado de México

Continue Reading

0

“Tu protesta en contra de llamarla Corredentora la habrían considerado pobre en comparación con el lenguaje que usaste cuando te encontraron con los Padres llamándola Madre de Dios, Segunda Eva y Madre de todos los vivientes, la Madre de la Vida, Estrella de la Mañana, el Nuevo Cielo Místico, el Cetro de la Ortodoxia, la toda inmaculada Madre de la Santidad y por el estilo…”

Ven. Cardenal John Henry Newman a Pusey(i)

Irónicamente este trabajo se inicia explicando lo que María Corredentora no significa, con el objeto de evitar concepto erróneos que puedan predisponer el término desde un principio, independientemente del uso que se le ha dado en la Iglesia, es decir, la aplicación que le han dado los papas, santos, doctores, místicos y mártires, porque una cosa es defender la postura de “Yo no acepto que la Iglesia llame a la Madre de Jesús ‘Corredentora,’” y otra muy diferente rechazar el título por una mala interpretación de lo que la misma Iglesia señala. Es una cuestión diferente e intelectualmente injusta afirmar que la Iglesia, al nombrar “Corredentora” a la Madre de Jesús, se está refiriendo a algo distinto de lo que ella misma dice que significa.

Ahora bien: según las enseñanzas de la Iglesia Católica ¿cuál sería el significado incorrecto de “Corredentora”? No significa que María sea una diosa, que sea la cuarta persona de la Trinidad, que posea de alguna manera naturaleza divina, que de algún modo María no sea una criatura completamente dependiente de su Creador como todas las demás criaturas. Me uno a la verdad cristiana de Sn. Luis María Grignion de Montfort, uno de los santos marianos más grandes de la historia, y a la Iglesia, al afirmar que la Madre de Jesús es sin lugar a dudas una criatura totalmente dependiente del Divino Creador del universo, y que Dios no tiene ninguna necesidad de su participación para llevar a cabo su divina voluntad:

Reconozco, con toda la Iglesia, que María, siendo una simple criatura que ha venido de las manos del Altísimo es, en comparación a Su Infinita Majestad, menos que un átomo; o más bien, ella no es nada, porque sólo Él es “quien es” (Exodo 3,14); en consecuencia, ese gran Señor que es eternamente independiente y autosuficiente, nunca tuvo ni tiene ahora ninguna necesidad en lo absoluto de la Santísima Virgen para llevar a cabo su voluntad y manifestar su gloria, pues basta su voluntad para que todo se haga.(ii)

La verdad que encierra la doctrina de la Iglesia en torno a la Virgen María se aplica enteramente al tema de la redención. La Iglesia afirma que la participación de María en la redención que llevó a cabo Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, no era absolutamente necesaria. Ahora bien, María, por su origen natural de criatura e hija de Adán y Eva dentro de la familia humana, también tenía necesidad de redención y de ser preservada de los efectos del pecado original, pero por su dependencia total a su Hijo Redentor, fue redimida de hecho, aunque de manera más perfecta que todos los demás hombres.

Por lo tanto, concebir a María Corredentora, Madre de Jesús, como la cuarta persona de la Trinidad o algún tipo de diosa, es grave herejía contra la revelación cristiana y este concepto deberá ser inmediata y enérgicamente rechazado. Errores tan terribles como éste sólo obscurecen los verdaderos temas teológicos que encierra la doctrina de la Corredentora, como son: la naturaleza y los límites de la participación humana en la obra divina; el misterioso balance que existe entre la Divina Providencia y la libertad humana en la salvación; el rol que desempeña la cooperación humana en la distribución individual de gracias de la redención; el designio divino de que una mujer participara directamente en la restauración de la gracia con su efectos para la dignidad humana personal, y otros temas importantes.

Entonces ¿a qué se refiere la Iglesia cuando llama “Corredentora” a la Santísima Virgen María? Primero hagamos un análisis del significado etimológico del título.

El prefijo “co” se deriva del término en latín “cum,” que significa “con” (y no “igual a”). Aunque en algunas ocasiones los idiomas modernos, como el inglés, usan el prefijo “co” dándole connotaciones de igualdad, el verdadero significado latino sigue siendo “con.” En inglés, por ejemplo, el prefijo “co” se usa en otras ocasiones exclusivamente para significar “con” en un contexto de subordinación o dependencia, como en el caso de “piloto y co-piloto”; “estrella y co-estrella” y “Creador y co-creador” en la teología del cuerpo y el amor esponsal, etc.

Sn. Pablo, en la palabra revelada por Dios, identifica a los primeros cristianos como “colaboradores de Dios” (1Cor 3,9), que en el contexto y el significado que le da a “co,” es imposible que denote igualdad. Asimismo, somos “coherederos” de Cristo (Rom 8,17), sin que esto signifique que somos herederos del cielo a la manera del único Hijo de Dios que es heredero del Cielo.

El verbo en latín “redimere” significa “restaurar” o literalmente “volver a adquirir.” El sufijo latino “-trix” es femenino y denota “el que hace algo,” por lo que el significado etimológico de Corredentora (Co-redemptrix) se refiere a la “mujer con el Redentor,” o literalmente: “la mujer que restaura con.”

En suma, el título “María Corredentora” como lo ha aplicado la Iglesia, denota la participación única y activa de María, la Madre de Jesús, en la obra de la redención lograda por Jesucristo, divino y humano Redentor. El título de Corredentora, en el contexto de la consumación salvífica de los hombres, jamás podría poner a María en un nivel de igualdad con Jesucristo, el divino Señor de todo lo creado. El Corazón de María, creado inmaculado y transparente para reflejar perfectamente las glorias de su Hijo(iii), quedaría, más que ningún otro corazón, profundamente herido si erróneamente la percibieran como una redentora a un nivel de igualdad o paralelo al de su divino Hijo.

El título Corredentora, más bien, identifica la participación eminentísima y singular de María con su Hijo en la restauración de la gracia para la familia humana. La Madre del Redentor participa de manera totalmente secundaria y subordinada en la redención de la humanidad, con y bajo su Divino Hijo. Sólo Jesucristo en su divinidad, el Supremo Alfa y Omega, podía satisfacer la justa compensación que se debía para reconciliar a la humanidad con Dios, Padre del género humano, por los pecados de la humanidad

Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, es el Redentor de la humanidad. La Iglesia nos enseña que María es la mujer completamente asociada “con el Redentor” quien, por encima de cualquier otra criatura, ángel o santo, participó en su obra de salvación. Ella le dio a Jesús su propia carne y sangre; padeció junto con Él todos sus sufrimientos terrenos; recorrió con Jesús el camino al calvario ofreciéndose con Él en el Gólgota en obediencia al Padre; y, finalmente, murió con Jesús en su corazón.

¿A qué se refiere la Iglesia cuando llama a María la Corredentora? Simplemente esto: que María siempre está “Con Jesús,” desde la anunciación hasta el calvario.

Y por ello Sn. Luis María Grignion de Montfort concluye su disertación sobre la Virgen Madre de Dios afirmando claramente que el rol de María en la salvación, aunque no se encuentra en el orden de la absoluta necesidad, lo está en el orden de la perfecta y manifiesta voluntad de Dios:

Sin embargo, yo digo que, siendo las cosas como son ahora — es decir, que Dios habiendo querido comenzar y completar sus más grandes obras mediante la Santísima Virgen desde el primer instante de crearla — bien podríamos pensar que su conducta no cambiará jamás porque Él es Dios y en Él no hay cambios, ya sea en sus sentimientos o en su conducta.(iv)

De aquí que la pregunta para todo discípulo de Cristo no sería tanto “¿qué cosa fue absolutamente necesaria para que yo pueda aceptarla?”, sino más bien “¿cuál fue la voluntad manifiesta de Dios para que yo pueda creerla?”. Dios manifestó su voluntad de que fuera una mujer y madre la que debía estar directa y profundamente involucrada “con el Redentor,” en el rescate de la familia humana entregada a Satanás y a los efectos del pecado. En virtud de este rol que excede por mucho al de cualquier otra criatura humana, la Madre de Jesús es la única que puede reclamar el título de Corredentora “con Jesús” en la obra expiatoria de la redención humana. Es un título que le ha otorgado la Iglesia y le pertenece más que a ninguna otra criatura por encima del llamado que tienen todos los cristianos de ser “corredentores,”(v) porque sólo la Madre inmaculada, crucificada espiritualmente en el calvario, experimenta un dolor maternal que bien se podría decir va más allá de la imaginación humana.(vi)

Es María y no la Iglesia quien primero dio a luz al Redentor, y el sufrimiento de María, con y bajo el Redentor, fructifica en el nacimiento místico de la Iglesia en el calvario (Jn.19, 25-27). Y es justamente por este nacimiento místico de la nueva Eva, la nueva “Madre de los Vivientes,”(vii) que nosotros podemos ser corredentores en la misteriosa y salvífica distribución de gracias que fluyen del calvario.

María, la Virgen de Nazaret y gran personaje histórico, quien durante toda su vida cooperó “con Jesús” en la obra de la redención, se convierte, en palabras de Juan Pablo II, la “Corredentora de la humanidad.”(viii)

Quizás las palabras de un anglicano y contemporáneo intelectual de Oxford, que a su vez sigue las huellas de otro intelectual de Oxford, el Venerable Cardenal Newman, nos obliguen a reabrir nuestras mentes en torno al título de Corredentora y sus implicaciones en el contexto de la revelación cristiana:

La cuestión no se puede determinar señalando los peligros que puede haber por la exageración y el abuso, o valiéndose de textos aislados de la Escritura, como el caso de 1Timoteo 2,5, o por los cambios de modalidad en la teología y la espiritualidad, o por no querer decir algo que pueda ofender al compañero en el diálogo ecuménico. Es posible que algunos entusiastas, sin pensarlo, hayan elevado a María a una posición virtualmente equiparable con la de Cristo, pero esta aberración no es necesariamente una consecuencia del hecho de reconocer que en las palabras Mediadora y Corredentora, bien podría haber una verdad que está luchando por expresarse. El rol corredentor de María —y en esto el conjunto de teólogos responsables estaría de acuerdo— es subordinado y auxiliar al de Cristo que es central; pero si en verdad ella tiene esa función, mientras mejor y más claramente se comprenda, será mejor. El asunto requiere de investigación teológica y, como sucede con otras doctrinas marianas, no sólo se trata de decir algo acerca de ella, sino algo más general con respecto a la Iglesia en su conjunto o, incluso, a la humanidad en su totalidad.(ix)

Notas

(i) Ven. Cardenal John Newman, Certain Difficulties Felt by Anglicans in Catholic Teaching Considered, vol. 2, In A Letter Addressed to the Rev. E. B. Pusey, D.D., On Occasion of His Eirenicon of 1864, Longman’s, Green and Co., 1891, vol. 2, p.78.

(ii)Luis María Grignion de Montfort, Verdadera Devoción a María, cap. 1, n. 14.

(iii) Por ejemplo, Lc. 1:46: “mi alma glorifica al Señor” y Jn. 2:5: “hagan lo que Él les diga”

(iv) De Montfort, Verdadera Devoción a María, cap. 1, n. 15.

(v) Cf. Juan Pablo II, Discurso dirigido a los enfermos del Hospital de los Hermanos de Sn. Juan de Dios, Abril 5, 1981, L’Osservatore Romano, edición en inglés, Abril 13, 1981, p. 6; Audiencia General, Enero 13,1982, Inseg. V/1, 1982, 91; Discurso dirigido a candidatos al sacerdocio, Montevideo, Mayo 8, 1988, L’Osservatore Romano, edición en inglés, Mayo 30, 1988, p. 4; cf. Pío XI, Alocución papal en Vicenza, Nov. 30, 1933.

(vi)Juan Pablo II, Carta Apostólica Salvifici Doloris, Feb. 11, 1984, 25; AAS 76, 1984, p. 214.

(vii) Cf. Gen. 3:20

(viii) Cf. Pío XI, Alocución Papal en Vicenza; Juan Pablo II, Audiencia General, Sept.8, 1982; Inseg V/3, 1982, 404.

(ix)J. Macquarrie, “María Corredentora y Controversias sobre Justificación y Gracia: Un punto de Vista Anglicano,” María Corredentora: Temas Doctrinales Actuales, Queenship, 2002, p. 140.

Continue Reading

“Serás Corredentora”

Published on July 23, 2012 by in En Espanol

0

Conforme los teólogos y santos del medioevo iban complementando la historia de María Corredentora, también los himnos litúrgicos de la época comenzaron a entonar su verdad. El título “Corredentora” hace su primera aparición en un himno litúrgico entre los siglos XIV y XV.

Los títulos de María reflejan sus funciones, y en la medida en que se fue esclareciendo en la mente medieval la función salvífica de la Madre con Jesús, resultó apropiado que el título de “Corredentora,” que transmite de mejor manera la función de la participación de María en la redención, se cantara en la oración pública de la Iglesia.

Las dos estrofas intituladas Canto llano a la Santísima Virgen con su Hijo en el regazo bajado de la Cruz, pertenecientes a un himno litúrgico de Salzburgo de los siglos XIV y XV, son probablemente las más antiguas registradas del término “Corredentora”:

Buena, dulce y amable,
Indigna de todo dolor;
Si de raíz arrancas el luto de aquí
Cual sufriendo con el redentor
Por el transgresor capturado,
En corredentora te convertirás.

Después veo que no se debe tanto sufrir con
Mi triste madre porque
Veo que agradecido debo estar
A ti, mi redentora,
Que te dignas liberarme
De las garras de mi enemigo.(i)

Vemos que en este himno se aplican los dos títulos “Corredentora” y “Redentora.” El título Redentora que se venía usando por lo menos cuatro siglos antes que el de Corredentora, ciertamente transmite el mismo rol y función subordinada de la inmaculada Virgen, pero con los avances innovadores en la nueva terminología de Sn. Bernardo(ii), Arnoldo de Chartres,(iii) y Seudo-Alberto(iv), con el prefijo “co” se puede hacer una más clara distinción entre la necesaria y fundamental redención cumplida por Jesucristo de la excelsa participación de la Madre inmaculada en la redención.

El título Redentora se siguió aplicando de forma ortodoxa en la doctrina de la Iglesia por varios siglos más(v), en yuxtaposición al término de Corredentora que se iba incrementando gradualmente. Poco a poco “Redentora” cedió el paso al título que acentúa la subordinación y dependencia de la Madre y que etimológicamente se transmite con el título “Corredentora.”

A mediados del siglo XV, el renombrado reformador dominico y Arzobispo de Florencia, Sn. Antonio (= 1459), elaboró las enseñanzas de Sn. Alberto y Seudo-Alberto, explicando que María participó singularmente en los méritos de Cristo en la pasión lo que la llevó a convertirse en la “Madre de todos por la recreación”:

Sólo a María se le dio el privilegio de comunicación con la pasión. Para que Él pudiese concederle la recompensa, el Hijo quiso que ella tuviera parte en los méritos de la pasión y también para asociarla a los beneficios de la redención, al grado que, así como fue adjutrix de la redención por su copasión, también se convirtiera en Madre de todos por su recreación.”(vi)

Sn. Antonio llama a María la “Redentora del hombre perdido” quien “lo guía al reino celestial.”(vii) Además, da testimonio de que la Santísima Virgen es la madre espiritual de la humanidad: Como resultado de su sufrimiento corredentor en la pasión, consecuentemente nos engendra en el orden espiritual: “…la Santísima Virgen nos engendró y nos dio a luz al haber padecido los dolores más amargos con su Hijo(viii).” ; y más adelante: “…La Madre de misericordia ayudó (adjuit) al Padre de las misericordias en la suprema obra de misericordia, soportando con [Cristo] el sufrimiento de la pasión.”(ix)

La Corredentora sufrió primero con el Salvador para poder obtener la gracia santificante, la leche espiritual con la que, a su vez, alimentaría a sus hijos espirituales. Más tarde serían los papas de los siglos XIX y XX, los que enseñarían con autoridad magisterial la verdad de que Nuestra Señora es la mediadora de todas las gracias por el fruto de su Corredención.(x)

Aún cuando en los siglos XV y XVI disminuyó en términos generales la teología mariana, sin embargo tres son los notables autores que en este período hacen significantes contribuciones.

El autor francés Alain de Varènes (c. 1521), quien quizás por primera vez en el contexto de un tratado teológico, se refirió a la Santísima Virgen como la “Corredentora,” empleando el título como parte de una profunda articulación teológica sobre la única cooperación de la Madre en la reconciliación del hombre con Dios:

Por lo tanto, María Santísima cooperó con su Hijo al verse destinada a una obra semejante logrando, con su amor, que de los dos se hiciera uno y así derribando el muro hostil…imitando a su Único Hijo, derribando el muro del jardín que es la enemistad, anulando en la carne del Unigénito la Ley de los mandamientos con sus preceptos, para que Él pudiera crear en sí mismo un hombre nuevo en lugar de dos, logrando la paz y poder reconciliar a todos con Dios en un solo cuerpo por la cruz de su Hijo, poniendo fin a la enemistad en el Señor Jesús y, de cierta forma, en ella misma como Corredentora (como se ha creído), anunciando la “paz en la Única Palabra, su Unigénito, para aquellos que estaban lejos y paz a los que estaban cerca, porque a través de ella -y en segundo lugar-, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu” (Ef 2,14-17).Porque fue ella quien pisó la cabeza de la serpiente.(xi)

El Arzobispo italiano Ambrosio Catarino (= 1553), expandió la reflexión dominica sobre la corredención al enseñar que tanto Cristo como su Madre hicieron méritos para que fuéramos redimidos en virtud de su común sufrimiento: “Esta generación pertenece a ambos — es decir, es de un hombre y una mujer, de Cristo y de María, porque ambos, aunque eran completamente inocentes (María lo fue por Cristo) sin embargo…nos merecieron la salvación por sus sufrimientos — ciertamente y en primer lugar Cristo como hombre, y luego la misma Virgen como mujer.”(xii)

Catarino también citó el modelo de la nueva Eva, defendiendo la distinción crucial entre la redención del todo suficiente de Cristo y la asociación de María con Jesús como colaboradora por conveniencia:

La gloriosa obra de la redención para la que fue escogida, prueba claramente que era conveniente que de algún modo fuera la asociada de Cristo — no que Cristo por si solo no fuera suficiente, sino porque era bueno y conveniente que Él mismo tuviera una asociada. Porque así como por una mujer comenzó la muerte…también por una mujer tenía que comenzar la vida, dado que ésta es la opinión más común de lo antiguos.(xiii)

Cuando uno de los principales teólogos del Concilio de Trento se convirtió en el defensor por excelencia de María Corredentora, se promulgó a todo lo ancho de los círculos católicos de teología, la verosimilitud teológica y doctrinal de la corredención. El Padre Alfonso Salmerón (= 1585) jesuita, renombrado teólogo, exégeta y uno de los primeros seguidores de Sn. Ignacio, explicó y defendió constantemente el título de Corredentora en un desarrollo sistematizado de la doctrina sin precedentes.

En un texto extraordinario, Salmerón defiende los títulos marianos de Corredentora, Mediadora, Abogada y otros títulos legítimos que hacen justicia a la bondad y gloria de María, llena de gracia:

A María se le nombra propiamente la llena de gracia por haber estado unida tan íntimamente a Jesús…Cuánto no fue lo que Él dispuso y arregló para que ella, como Madre, derramara entre nosotros sus hijos las gracias más abundantes por haberla asumido con Él, no por necesidad o debilidad, sino en razón de que se hacía menester compartir y evidenciar, con plena certeza, lo bondadosa y gloriosa que sería la madre (y si podemos decir), corredentora, mediadora, cooperadora de la salvación del género humano y a quien todos los fieles deberían acudir pidiendo su auxilio como si se tratara de una abogada personal.(xiv)

Suena muy congruente que por lo general, la doctrina de la Corredentora haya ido madurando a la par del desarrollo de la doctrina de la Inmaculada Concepción (que culminó con la solemne definición papal en 1854).

Aquí cabría reiterar que María es Corredentora solamente porque antes fue la Inmaculada Concepción, preparada por Dios para la gran batalla contra su enemigo el maligno por las almas. La Virgen, perfecta y pura, participa del más grande de todos los sacrificios para que la gracia pueda fluir a la humanidad por el mismo inmaculado canal por el que Cristo, la Primera Gracia, pasa a la humanidad. La gracia se distribuye a la familia humana mediante ese canal libre de las limitaciones que tendría un canal manchado por el pecado, permitiendo la mayor eficacia posible en el corazón humano que la recibe. Más tarde, los papas confirmarían que el misterio de la Corredención no se podría entender fuera del contexto de la plenitud de gracia de María.(xv)

Salmerón hizo notar que la participación de María Corredentora no disminuye, sino que añade a la gloria de Cristo, porque todos sus méritos en la redención se derivan de la capacidad redentora de Jesús:

La Madre se mantuvo al pie de la cruz con un propósito: para que la restauración de la humanidad correspondiera con el colapso del mundo. Como la caída del mundo fue llevada a cabo por dos, pero especialmente por un hombre, así mismo la salvación y la redención debía lograrse por dos, pero especialmente por Cristo; porque toda la excelencia que posee María la ha recibido de Cristo, no sólo en consideración a una cierta y adecuada harmonía, sino en consideración de la eminente capacidad de Cristo de redimir, capacidad que quiso compartir con su madre (de cuyas obras podía prescindir en lo absoluto) como Corredentora, no sólo honrándola, sino otorgándole la gloria del mismo Cristo.(xvi)

Según Salmerón, la sencilla razón de ser de la Corredentora en el ejercicio de sus múltiples funciones en beneficio de la humanidad y que se identifican con sus títulos, es el amor maternal cristiano: “Por amor a nosotros…es nuestra la que llaman Madre de Misericordia, Reina del cielo, Señora del mundo, Estrella del Mar, Abogada, Corredentora, Protectora y Madre de Dios.”(xvii)

A lo largo del extraordinario tratado de Salmerón sobre la corredención mariana, se repite constantemente el prefijo “co” que enfatiza la legítima subordinación y dependencia de la Madre al Señor de la redención, y así habla de un “cosufrimiento”(xviii) de la Madre, de “comiseria,”(xix) de “codolor;”(xx) que fue “cocrucificada,”(xxi) que “comurió,”(xxii) “cosufrió,” “cooperó,”(xxiii) y fue “counida”(xxiv) con Jesús en la redención. La clara y generosa teología de María Corredentora desarrollada por Salmerón, vendría a ser un sólido fundamento doctrinal para que el siguiente siglo rebosara de literatura teológica sobre la Corredentora.

Concluimos el siglo XVI con las enseñanzas marianas de otro jesuita y Doctor de la Iglesia, Sn. Pedro Canisio (= 1597). El teólogo holandés y “Segundo Apóstol de Alemania”, habla del ofrecimiento redentor que hace la Madre de su Hijo-Víctima en el calvario: “Estando al pie de la cruz de su Hijo, su fe se mantuvo incólume y ofreció como víctima viva y real a Cristo por la expiación de los pecados del mundo.”(xxv)

Notas

(i) Orat. ms S. Petri Slaisburgens., saec. XV; Codex Petrin. A, III, 20 y Orat. ms S. Petri saec. XIV, XV; Codex Petrin. A, I,20, citado por G.M. Dreves, Analecta hymnica medii aevi, Leipzig, Reisland, t. 46, 1905, p. 126, n. 79. El original en latín es como sigue:

20. Pia dulcis et benigna 21. Tunc non tantum condolere
Nullo prorsus luctu digna Moestrae matri se debere
Si fletum hinc eligeres Me cerno grates solvere
Ut compassa redemptori Tibi meae redemptrici
Captivato transgressori Quae de manu inimici
Tu corredemptrix fieres Dignatur me evolvere

(ii) Seguramente fue Sn. Bernardo el primero en usar el término “copasión”; PL 183, 438 A; cf. R. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 15.

(iii) Arnoldo de Chartres escribió que María cooperó abundantemente y sobre manera en nuestra redención y fue “cocrucificada” y “comurió” con su Hijo; cf. Tractatus de septem verbis Domini in cruce; tr. 3; PL 189, 1694, 1695 A, 1693 B.

(iv) Seudo-Alberto, Mariale, preg. 42, 4; 1. 29, 3; preg. 150.

(v) Por ejemplo, cf. J:B. Petitlot, Coronula mariana, Molinis, Fudez, 1866, c. 4, art. 2, I, p. 248; S.M. Giraud, S.M., Prêtre et hostie, Lyon, Delhomme, 1885, Conclusión, 5, t. II, p. 577.

(vi) Sn. Antonio, Summa Theologica, pars 4, tit. 15, cap. 20, parr. 14; ed. Veronae, 1740, col. 1064.

(vii) Ibid, c. 44, art. 3; ed. Veronae, t. 4, 1254 E.

(viii) Cf. F. Godts, De Definibilitate Mediationis Universalis Deiparae, Bruxellis, 1904, p. 212.

(ix) Sn. Antonio, Summa Theologica, pars 4, tit. 15, cap. 14, parr. 2; ed. Veronae, col. 1002.

(x) Cf. Capítulo XI; Para ver la referencia pontificia a Mediadora de todas las gracias, incluyendo a Juan Pablo II, cf. Capítulo IV, nota 11.

(xi) Obra sin título; incipit: In hoc opere contenta. In Cant. Cant. Homiliae quindecim In aliq. Ps… In supersanctam Dei genitricem Mariam panegyrici…P.H. Stephanus, 1515. Sermo 4 in Deigenitr., fol. 207 r.; reeditado en Alva y Astorga, P., Bibliotheca Virg., Madrid, 1648, III, 525 BC 2.

(xii) A. Catarino, O.P., De Immaculata Conceptione Virginis Mariae opusculum, disp. Lib. 3, persuasio 14; ed. Alva y Astorga, Bibliotheca virginalis Mariae…, Matriti, 1648, vol. 2, p. 56.

(xiii) Ibid., Lib. 3, persuasio 5; ed. Alva y Astorga, vol. 2, p. 47.

(xiv) Alfonso Salmerón, Commentarii in Evangel., tr. 5, Opera, Cologne, ed. Hiérat, 1604, t. III, pp. 37b-38a

(xv) Cf. Juan Pablo II, L’Osservatore Romano, edición en inglés, Diciembre 12, 1983, p. 1.

(xvi) Salmerón, Commentarii, vol. 10, tr. 41, p. 359b.

(xvii) Ibid., vol. 11, tr. 38, p. 312a

(xviii) Ibid., vol. 3, tr. 43, 495 a; cf. X, 51, 425 a; cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, pp. 15-16.

(xix) Ibid., vol. 3, 51, 426 a, 424 a, 429 b; vol. 11, 38, 311b; vol. 10, 51, 426 a; cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, pp. 15-16.

(xx) Ibid., vol. 3, 43, 495 a.

(xxi) Ibid., vol. 3, 43, 399 b; vol. 11, 2, 188 a.

(xxii) Ibid., vol. 10, 51, 426b.

(xxiii) Ibid., vol. 6, 6, 39 a.

(xxiv) Ibid., 36b.

(xxv) Sn. Pedro Canisius, De Maria Incomparabili Virgine, 1.4.c.26; cf. Bourassé, Summa Aurea de Laudibus B.M. Virginis, vol. 8, col. 1425.

Continue Reading

0

La mente de un santo está sobrenaturalmente dispuesta a la verdad. Mientras más santificado esté el corazón humano, más dócil será la mente a los revelados misterios de la fe. Por la razón de que los santos han sacrificado todos sus deseos mundanos por el paraíso celestial, están menos propensos a tener intelectos sesgados o confusos, mismos que son provocados por los apegos del mundo —la agenda humana, sea eclesiástica o de cualquier otro tipo, puede obscurecer las verdades divinas e impedir su consentimiento—.

El testimonio de los santos y beatos representa el nivel más alto y digno de confianza del sensus fidelium —ese consenso de la fe cristiana que se encuentra comúnmente dentro del Pueblo de Dios, que a su manera está inspirado y protegido por el Espíritu de la Verdad.(i)

Según una máxima de la Iglesia antigua, la “voz del pueblo” (vox populi), es un eco de la “voz de Dios” (vox Dei). Dentro de este coro de “vox populi”, el testimonio de los santos aporta los estribillos más puros y genuinos al reconocer, vivir y algunas veces hasta morir, por la fe cristiana. Por ello es particularmente valioso escuchar sus cantos de alabanza a María Corredentora.

Estamos plenamente conscientes de la relación tan limitada que ofrecemos dentro de una amplísima e ilustre gama de testimonios que han dado los santos de Dios a su Mater Dolorosa, y por ello nos permitimos citar solamente aquellos testimonios más recientes, de hecho, sólo a aquellos santos y beatos que han muerto en los últimos cien años. Este género se limita radicalmente a aquellos que han sido canonizados o beatificados en ese período.

Sta. Gemma Galgani (= 1903), de origen italiano que a sus cortos veinticinco años de edad, experimentó varias manifestaciones sobrenaturales, incluyendo visiones de Jesús, ataques diabólicos y los estigmas. Durante algunos de sus éxtasis registrados, Sta. Gemma habla fuertemente de los sufrimientos corredentores que la Madre sufre en el calvario:

Oh pecadores malvados, dejen de crucificar a Jesús, porque al mismo tiempo también traspasan a la Madre…Oh Madre mía, ¿en dónde te encuentro? Siempre al pie de la cruz de Jesús…¡Oh qué dolor el tuyo!…¡Ya no veo un solo sacrificio, sino dos: uno para Jesús, otro para María!…Oh Madre mía, si alguien te viera con Jesús no sería capaz de decir quién expira primero: ¿tú o Jesús?(ii)

¡Qué compasiva te me muestras, oh Madre mía, verte cada sábado al pie de la cruz!…¡Oh! Ya no veo sólo una Víctima, sino dos.(iii)

Sta. Gema escribe a su director espiritual sobre estos intensos sufrimientos de la Santísima Virgen desde del nacimiento de Jesús, pues contemplaba dolorosamente su crucifixión:

¡Oh, qué gran dolor debió haber sido para la Madre después que nació  Jesús, pensar que tendrían que crucificarlo! ¡Qué tormentos debió haber tenido siempre en su Corazón! ¡Cuánto habrá suspirado y cuántas veces habrá llorado! Aún así, nunca se quejó. ¡Pobre Madre!(iv)

…verdaderamente entonces, cuando ella lo ve crucificado… esa pobre Madre fue traspasada por muchas espadas…Entonces mi Madre fue crucificada con Jesús.(v)

Vimos anteriormente que la aprobación eclesiástica de María Corredentora tuvo lugar bajo el pontificado del Papa Sn. Pío X (= 1914). Durante su pontificado, tres documentos de la Curia Romana se refieren a la “misericordiosa Corredentora del género humano,” “nuestra Corredentora” y “Corredentora del linaje humano.” En sus propias palabras, el canonizado Papa instruye, en su Encíclica Mariana Ad Diem Illum de 1904, acerca de la “comunión de vidas y sufrimientos entre la Madre y el Hijo” al ofrecer la víctima redentora: “[María tendría] la tarea de cuidar y alimentar a la Víctima y de depositarla en el altar. De aquí se deriva la comunión de vida y sufrimientos entre la Madre y el Hijo, sufrimientos que para ambos y de igual manera, se pueden aplicar las palabras del profeta: ‘Pues mi vida se consume en aflicción, y en suspiros mis años’ (Sal. 30,11).(viii)

Más aún, Sn. Pío X invoca a nuestra Madre inmaculada como la “Reparadora del mundo perdido” y por lo tanto “Dispensadora de todos las gracias que nos mereció Jesucristo con su muerte y con su sangre.”(ix)  Asimismo cita a Sn. Buenaventura al hablar de la profunda participación redentora de la Madre en el calvario, afirmando que María “participó de tal manera en los sufrimientos (del Hijo), que de haber sido posible, con gusto habría padecido ella misma todos los tormentos que el Hijo soportaba.”(x)

Sta. Francisca Xavier Cabrini (= 1917), primer ciudadana americana canonizada, en repetidas ocasiones se refiere a la Corredentora en sus enseñanzas y dichos(xi), nombrando a la Santísima Virgen la “nueva Eva, la verdadera Madre de los vivientes” aquella que fue “escogida por Dios para ser la Corredentora del género humano.”(xii) La Madre Cabrini también discurre sobre las enseñanzas del Papa de la época, Sn. Pío X, sobre la corredención y hace el siguiente comentario de la Corredentora:

Si la gloria de haberle dado vida a nuestro Redentor le perteneció a ella, entonces también, como bien dijo nuestro Santo Padre, la tarea de cuidar y preparar a la Víctima sagrada para el sacrificio del linaje humano. María no sólo fue Madre de Jesús en las alegrías de Belén, pero más aún en el calvario…es ahí donde mereció ser digna Corredentora de todos.(xiii)

Sn. Maximiliano María Kolbe (= 1941), por ser el “teólogo de la inmaculada” se convierte también en el teólogo de la Corredentora. El santo mártir polaco, quien experimentó en su propia vida y de manera heroica el misterio de la corredención, al ofrecer su vida a cambio de un prisionero de guerra en Auschwitz, ofrece un tributo excepcional a la Corredentora, compañera  predestinada con el predestinado Redentor en restaurar la gracia a la humanidad: “Desde ese momento [de la caída], Dios promete un Redentor y una Corredentora cuando dice: ‘Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje; ella te pisará la cabeza.’”(xiv) Sn. Maximiliano continúa su disertación, animando a una Mayor comprensión de María Corredentora para los tiempos contemporáneos: “Es claro que desde el principio nuestra relación con María Corredentora y Dispensadora de las gracias en la economía de la Redención no fue entendida en toda su magnitud. Pero actualmente, la fe en la mediación de la Santísima Virgen María crece cada día más.”(xv)

Esta sabiduría relativa a la madurez que iba adquiriendo el desarrollo doctrinal de la Corredentora, como parte esencial de su mediación universal, llevó a Sn. Maximiliano a ser uno de los primeros, junto con el renombrado Cardenal Mercier de Bélgica, en promulgar por una solemne definición pontificia de la mediación de Nuestra Señora en 1923. Consciente de las intenciones que tenía el Papa Benedicto XV de establecer tres comisiones teológicas para estudiar la posible definición de la mediación universal de María,(xvi) Sn. Maximiliano pidió a Nuestra Madre interceder para acelerar la solemne proclamación, ya que el rol de Nuestro Señora como la Mediadora de todas las gracias constituía la base teológica fundamental para el acto de la consagración Mariana y para las actividades de su Militia Immaculatae (“Milicia de la Inmaculada”):

Las palabras del Cardenal Mercier fueron las siguientes: “En su instrucción del 28 de Noviembre de 1922, el Santo Padre nos informó su decisión de nombrar tres delegaciones: una en Roma, otra en España y la tercera en Bélgica, para examinar en detalle el siguiente problema: ¿Pertenece al depósito de la verdad revelada la mediación de la Santísima Virgen María y podría ser susceptible de una definición?”
…La Militia basa sus actividades sobre esta realidad. Acudimos a la inmaculada y somos instrumentos en sus manos porque ella distribuye todas las gracias de conversión y santificación al os habitantes de este valle de lágrimas. Es más, firmemente profesamos esta verdad en nuestro acto de consagración a la Virgen María porque cada gracia nos viene del dulcísimo y puro Corazón de Jesús a través de las manos de María. Pero ¿en qué se fundamenta? Veamos la historia. Todas las conversiones siempre han venido por María, y cada santo tenía una devoción particular por ella. Los Padres y Doctores de la Iglesia han proclamado que ella, la Segunda Eva, ha reparado lo que la primera destruyó: que ella es el canal de todas las gracias, que ella es nuestra esperanza y refugio, que recibimos gracias por ella. En su Encíclica del Rosario (22 de Septiembre de1891), el Papa León XIII dice: “Se puede afirmar con toda verdad que por designio divino, del inmenso tesoro de gracias que nos son comunicadas, nada nos llega si no es por María.” Oremos, pues para que nuestra Santa Madre apresure la proclamación solemne de este privilegio suyo para que toda la humanidad pueda correr a sus pies con plena confianza, porque hoy en día tenemos gran necesidad de su protección.(xvii)

La Corredentora y el ecumenismo

Sn. Leopoldo Mandic (= 1942), sacerdote croata de la Orden de los Capuchinos con base en Padua, fue internacionalmente reconocido como confesor y director espiritual por casi cuarenta años. Aunque físicamente débil por los sufrimientos que le causaban varias dificultades físicas, incluyendo la del habla, por algunas enfermedades, fue un gigante espiritual que pasaba doce horas al día en el confesionario como un consagrado “canal de reconciliación.” Apóstol y “víctima del ecumenismo,” Sn. Leopoldo ofreció su vida a la corredentora por la reunificación de las iglesias orientales con la Iglesia de Roma. Era tanta la devoción de este santo a María Corredentora, que el deseo de toda su vida era escribir un libro que defendiera a la Santísima Madre como la “Corredentora de la raza humana,” y el “canal de cada gracia” que nos viene de Cristo Jesús.(xviii)

Sn. Leopoldo se refiere a la Madre como la “Corredentora del género humano” no menos de trece veces, y también vuelve a encender la chispa del título medieval y moderno de “nuestra Redentora.”(xix) Tan valiente defensor era de la Corredentora, que sobre una de sus imágenes, Sn. Leopoldo escribió el siguiente testimonio personal: “Yo, fraile Leopoldo Mandic Zarevic, creo firmemente que la Santísima Virgen es la fuente moral de todas las gracias, por haber sido Corredentora del linaje humano, y todos hemos recibido de su plenitud.”(xx)

Con el objeto de transmitir la naturaleza incondicional de la devoción que profesaba a la Corredentora este Patrono de la reunificación de la Iglesia, Sn. Leopoldo escribió un juramento en su propia mano ofreciendo toda su vida como víctima “en total sumisión a la Corredentora del linaje humano” por la “redención” y reconciliación de los pueblos orientales: “En verdad ante Dios y la Santísima Virgen y bajo juramento, me obligo por toda mi vida, en sumisión a la Corredentora del linaje humano, a poner todo mi esfuerzo por la redención de los pueblos orientales disidentes que caen en el error y cisma, al margen de la obediencia a mis superiores.”(xxi)

El testimonio de Sn. Leopoldo tanto a la insoslayable verdad de María Corredentora como a la auténtico imperativo cristiano del ecumenismo, prueba concretamente en una vida humana canonizada, que la generosa devoción de la Iglesia a María Corredentora no es de ninguna manera una oposición para un verdadero ecumenismo católico. De hecho, el “ministro de la reconciliación” (xxii) nos muestra que la Corredentora es el medio mariano más adecuado para que pueda haber una verdadera reconciliación cristiana, en virtud de ser “nuestra Madre común,”(xxiii) en palabras de Juan Pablo II. Por lo tanto, la Madre Corredentora es también Madre del Movimiento Ecuménico y nunca su obstáculo.

Con el ejemplo de Sn. Leopoldo, va también el ejemplo actual de Juan Pablo II, quien se ha mostrado de igual forma “plenamente mariano, y plenamente ecuménico.” Juan Pablo II es el Papa de la Corredentora sin que esto viole el verdadero significado o imperativo del ecumenismo cristiano, pues la misión ecuménica de la Iglesia consiste en la oración que es como “su alma,” y el diálogo que es como “su cuerpo,” en la búsqueda de la verdadera unidad cristiana con la única Iglesia, santa, católica y apostólica de Jesucristo.(xxiv) En su Encíclica sobre el ecumenismo, Ut Unum Sint, el Santo Padre prohibe cualquier compromiso doctrinal en aras de lograr esta meta: “En el Cuerpo de Cristo que es ‘el camino, la verdad y la vida’ (Jn.14,6), ¿quién consideraría legítima una reconciliación lograda a expensas de la verdad?”(xxv)

Por lo tanto, no es una opción auténticamente católica creer en “cualquiera de las dos,” es decir, en María Corredentora o en el ecumenismo, es más bien un deber y obligación creer en ambas, pues precisamente la reunificación de todos los cristianos se llevará a cabo mediante el rol de María Corredentora.

Sta. Teresa Benedicta de la Cruz (= 1942), aclamada filósofa convertida y monja carmelita de clausura, ha sido proclamada “Copatrona de Europa.” Nacida en el seno de una familia judía como Edith Stein, Sta. Teresa Benedicta fue otra víctima de Auschwitz, quien, antes del ofrecimiento final de su vida, regaló al mundo sus pensamientos personales, filosóficos y sus meditaciones místicas.

Profundamente devota de Nuestra Señora de los Dolores, Sta. Teresa Benedicta pasó muchas horas en oración ante la imagen de la Madre Dolorosa y describió a la Madre Corredentora nuestra entrada al “orden redentor.”(xxvi) Al igual que su Madre del Cielo, fue primero “ilustre hija de Israel”(xxvii) antes de convertirse en discípula de Cristo.

En su tratado teológico Scientia Crucis, en el que aborda el conocimiento de la cruz según los escritos de Sn. Juan de la Cruz, Sta. Teresa Benedicta confirma, junto con Dionisio, que el acto más grandioso que puede hacer un ser humano es cooperar con Dios en la salvación de los hombres: “La más divina de todas las obras divinas es cooperar con Dios en la salvación de las almas.”(xxviii) Pero sólo Nuestra Señora es quien coopera en esta obra divina por encima de todas las demás criaturas. Sta. Teresa Benedicta, en una línea de conocimiento realmente fecunda, declara que el rol de la Corredentora trasciende el simple nivel humano de actividad para entrar en el ámbito sobrenatural de la cooperación humana: “María deja el orden natural y se sitúa al lado del Redentor como Corredentora.”(xxix)

La humilde María de Nazaret, como hija de Adán y Eva, abandona el orden natural del ser y acepta la predestinación de Dios de convertirse en Madre espiritual de todos los pueblos, lográndolo al haberse “mantenido al lado del Redentor” en el orden sobrenatural, el orden hipostático y el orden redentor universal. Ella es la Madre espiritual de todos los pueblos por haber cooperado con Dios en la salvación de las almas, la “más divina de todas las obras divinas.” La carmelita, de origen judío y Copatrona de Europa, da un paso más al reverenciar a la última Hija de Zion, como la “Colaboradora de Cristo el Redentor.”(xxx)

El Fundador del Opus Dei, Sn. José María Escrivá (= 1975), excepcional e  incansable apóstol de nuestros días, animaba continuamente a los miembros de su congregación mundial, “Obra de Dios,” a que apreciaran a su Madre celestial en todos sus roles salvíficos. Sn. José María defiende enérgicamente a Nuestra Señora Corredentora, como lo demuestra el siguiente texto, en el que aplaude el uso pontificio del término Corredentora y su doctrina:

Los supremos pontífices se han dirigido correctamente a María como la ‘Corredentora,’ pues junto con su Hijo que sufría y moría, sufrió y casi murió con su Hijo que sufría y moría; en ese momento renunció a sus derechos maternales por la salvación del hombre y, en cuanto dependió de ella, ofreció a su Hijo para aplacar la divina Justicia, que bien podemos decir que ella, junto con Cristo, redimió al género humano. De esta forma estamos en mejor posición de entender ese momento de la pasión del Señor que jamás debemos de cansarnos de meditar: ‘Stabat iuxta crucem Jesus Mater eius,’ ‘Junto a la cruz de Jesús estaba su Madre’ (Jn. 19,25).(xxxi)

Para el histórico y estigmatizado santo, Padre Pío de Pietrelcina (= 1968), no es necesaria ninguna introducción, y tampoco encontraríamos una adecuada.

La consagración y oblación del Padre Pío a la Madona Corredentora no tenía límites dentro de los confines de hiperdulía. Este santo místico del confesionario, constantemente dirigía a sus penitentes a la Madre de los Dolores, e incansablemente les daba la penitencia sacramental de recitar siete Aves Marías a la Señora de los Dolores; muchos penitentes han reportado que antes de que él pudiera terminar de decir este título mariano, frecuentemente rompía a llorar.(xxxii)

Sus continuos elogios a la Madre de los Dolores y Corredentora expresados en sus miles de consejos en el confesionario y en su cotidiana dirección espiritual, se pueden resumir en un testimonio de la Corredentora en una de sus cartas: “Parece que ahora comienzo a comprender lo que fue el martirio de nuestra amadísima Madre… ¡Oh, si toda la gente pudiera tan siquiera penetrar en este martirio! ¿Quién sería capaz de soportar el sufrimiento con ésta, sí, nuestra querida Corredentora? ¿Quién le negaría el muy adecuado título de Reina de los Mártires?”(xxxiii)

Los Beatos

Un gran número de Beatos se solidarizan con los Santos en la alabanza a María Corredentora.

El Beato Bartolo Longo (= 1926), ha sido objeto recientemente de una renovada veneración, por la notable cita de Juan Pablo II en su Carta Apostólica del Rosario Rosarium Virginis Mariae, publicada en el 2002, y en la que se refiere a él como “Apóstol del Rosario”(xxxiv). Nuestra Señora es “por gracia, todopoderosa” profesa el Beato Bartolo, y repetidamente invoca a la inmaculada como “nuestra Corredentora y Dispensadora de las gracias.”(xxxv) Su sentida invocación de Corredentora para sus tiempos, también debería de ser nuestra petición orante en nuestros tiempos: “Oh Virgen Santa, cumple hoy con tu misión de ser nuestra Corredentora.”(xxxvi)

El Beato Luigi Orione (= 1940), Fundador religioso y protector de Sn. Juan Bosco, también se vale del título Corredentora: “María es la Corredentora de la humanidad, es nuestra más tierna Madre, pues incluso derramó tantas lágrimas especialmente por esta razón…”(xxxvii)

El extraordinario Cardenal de Milán, Beato Ildefonso Schuster (= 1954), promulgó una mariología bien documentada sobre María Corredentora con generosas aplicaciones del título Corredentora a lo largo de sus prolíficos escritos teológicos, homilías y obras catequéticas.(xxxviii)

El Cardenal teólogo, presenta una elaborada mariología de la Corredentora: “Incluso en el Cielo María ejercita la función de ser nuestra Abogada, esa función que Jesús le encargó en el calvario, esto es para que la redención reparara completamente la caída, incluso sobreabundantemente. Para Adán y Eva, pecadores, y para la causa del pecado original en este mundo, Dios contrapuso a Cristo y María, el Redentor y la Corredentora del linaje humano.”(xxxix) En relación con la Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores, escribe:

Desde hace muchos siglos la devoción especial a la Virgen de los Dolores, Corredentora del linaje humano, ha estado en el alma del pueblo cristiano…[la moderna Fiesta del 15 de Septiembre fue, sin embargo,] más la fiesta del triunfo de la Santísima Madre quien al pide la cruz, precisamente por su cruel martirio, redimió al linaje humano junto con su Hijo, y mereció que fuera triunfalmente exaltada por encima de los coros de Ángeles y Santos.(xl)

En su comentario sobre la presentación del Niño Jesús, el Beato Ildefonso dice que el anciano Simeón “ya vislumbraba desde lejos la cruz plantada en el calvario y previó que María Corredentora estaría al pie de la cruz con el Corazón traspasado por una espada… María escuchó al anciano y le entendió, pero no dijo una sola palabra. Su martirio sin sangre comenzó desde ese momento pero guardó silencio, porque usualmente la víctima se queda callada y no habla.”(xli)

El Beato Jaime Alberione (= 1971), fue un moderno apóstol de la comunicación social y la evangelización. Fundador de la piadosa Sociedad de Sn. Pablo, que ha difundido libros católicos y material para los medios de comunicación por los cuatro puntos de la tierra. Su extensa mariología sobre la corredención, es al mismo tiempo, teológicamente astuta y atractiva para el corazón cristiano:

“Así como Jesús se ofreció a sí mismo en el Huerto de Getsemani, María igualmente dio su consentimiento a la inmolación y, hasta donde se lo permitieron sus fuerzas, inmoló a su Hijo. Su consentimiento fue similar al que dio en la encarnación, aunque de modo distinto…Y durante toda su vida nunca se interrumpió la unión de voluntades, intenciones y dolores entre la Madre y el Hijo, y mucho menos se rompió esa unión en el calvario…Como resultado de la unión de dolores, voluntades e intenciones entre María y Jesucristo, María se convirtió en Reparadora y en nuestra Corredentora y la Dispensadora de todos los frutos de la cruz…Jesús es el único Redentor. Jesús es el Mediador principal por designio divino.”(xlii)

Con sucinta precisión teológica, el Beato Alberione explica que la misión corredentiva de la Madre duró toda la vida: “[Ella] sufrió junto con Jesús el Redentor; ella fue Corredentora. Ella sabía que ésta era su misión para reparar dignamente por el pecado, para reabrir el Cielo, para salvar a la humanidad. Cumplió con éste, su oficio, desde el pesebre de Jesús hasta el calvario y luego al sepulcro.”(xliii) Con la misma precisión identifica el rol de María en la adquisición de la gracia y su resultado en la distribución de esa gracia: “[María] cooperó en la adquisición de la gracia y por ello es Corredentora; le presenta a Dios nuestras necesidades y por ello es la Mediadora de la gracia; nos ama y nos comunica la divina misericordia a nosotros, y por ello es nuestra Madre espiritual.”(xliv)

Dentro del grupo de Venerables recientes, citamos al eminente estudioso bíblico y misionero en China, Venerable Gabriel María Allegra (= 1974). El Venerable Gabriel defendió incondicionalmente la definibilidad dogmática de María como Corredentora y Mediadora de todas las gracias, particularmente en sus fundamentos bíblicos(xlv): “Creo firmemente y con todas mis fuerzas predicaré al resto de los fieles, que el título de Corredentora es teológicamente exacto para explicar la parte que tuvo María en la obra de nuestra salvación.”(xlvi) Este eminente y respetado estudioso bíblico, de forma muy conmovedora nos dice: “Las aflicciones de María y aquellas de Jesús no fueron sino una sola aflicción que hizo sufrir a dos corazones…La compasión de María incrementó el sufrimiento de Jesús y la pasión de Jesús fue la causa de las aflicciones de María. Este doble ofrecimiento redimió al mundo.”(xlvii) El Venerable Allegra subraya además, que “María merecía el título de Corredentora”(xlviii) y que “su ser estuvo íntimamente unido al de su Hijo moribundo en la cruz, como nuestra Corredentora.”(xlix)

Terminamos este solo cristiano de alabanzas que, a una voz, cantan los cristianos electos, con la voz única de la Madre Teresa de Calcuta (= 1997), recientemente beatificada, cuya profundidad mariológica, radicada en la sencillez, resuena en una carta fechada en 1993 en donde apoyó la definición dogmática de María Corredentora:

14 de Agosto de 1993
Fiesta de Sn. Maximiliano Kolbe

María es nuestra Corredentora con Jesús;
Ella le dio su cuerpo y sufrió con Él al pie de la cruz.
María es la Mediadora de todas las gracias;
Ella nos dio a Jesús, y como Madre, nos obtiene todas sus gracias.
María es Nuestra Abogada,
Quien intercede ante Jesús por nosotros.
Sólo a través del Corazón de María,
Podremos llegar al Corazón Eucarístico de Jesús.
Con la definición papal de María Corredentora, Mediadora y Abogada,
Enormes serán las gracias que recibirá la Iglesia.

Todo a Jesús por María.

Que Dios los bendiga,

M. Teresa, MC.(1)

Notas

(i) Cf. M. De María, “Il ‘sensus fidei’ e la ‘Corredentrice,'” María Corredentrice, Frigento, 2000, vol. 3, p. 8. Para estudios más extensos, cf. S.M. Miotto, “La voce dei Santi e la ‘Corredentrice,'” María Corredentrice, pp. 189-223; S. Manelli, F.F.I., “Corredención Mariana en la Hagiografía del Siglo XX,” María Corredentora: Temas Doctrinales Actuales, pp. 191-261; Nota: La Mayoría de las referencias contenidas en este capítulo se pueden encontrar en estas dos obras más completas.
(ii) Sta. Gemma Galgani, Estasi, Diario, Autobiografica, Scritti vari, Roma, 1988, p. 24.

(iii) Ibid., p. 34.

(iv) Sta. Gemma Galgani, Lettere, Roma, 1979, p. 106.

(v) Ibid.

(vi) Cf. Capítulo XI.

(vii) Cf. ASS 41, 1908, p. 409; AAS 5, 1913, p. 364; AAS 6, 194, p. 108.

(viii) Sn. Pío X¸ Ad Diem Illum, 12.

(ix) Ibid.

(x) Ibid.

(xi) Cf. G. de Luca, Parole sparse della Beata Cabrini, Roma, 1938.

(xii) Ibid., p. 164, 169.

(xiii) Ibid., p. 170.

(xiv) Sn. Maximiliano Kolbe, Scritti, Roma, 1997, n. 1069. También cf. L. Iammorrone, “Il mistero di Maria Corredentrice in San Massimiliano Kolbe,” María Corredentrice, vol. 2, pp. 219-256; H. M. Manteau-Bonamy, O.P., Immaculate Conception and the Holy Spirit, pp. 99-102.

(xv) Sn. Maximiliano Kolbe, Scritti, n. 1229.

(xvi) Ambas comisiones, española y belga, recomendaron enfáticamente la solemne definición de la mediación universal de María; las conclusiones de la comisión romana nunca fueron oficialmente publicadas, cf. M. O’Carroll, C.S.Sp., “The Fifth Marian Dogma and the Commission: Theological Gaps,” Contemporary Insights on a Fifth Marian Dogma, p. 143.

(xvii) Sn. Maximiliano Kolbe, “The Mediaton of the Most Blessed Virgin Mary,” Rycerz Niepokalanej, 1923, vol. 3, pp. 45-46.

(xviii) Cf. P. E. Bernardi, Leopoldo Mandic: Santo della riconciliazione, Padua, 1990, p. 118.

(xix) Cf. P. Tieto, Suo umile servo in Cristo, vol. 2, Scritti, Padua, 1992, p. 117. También para un tratamiento más extenso, cf. P. Stemman, “Il mistero di Maria ‘Corredentrice’ nella vita e negli Insegnamenti di san Leopoldo Mandic,” Maria Corredentrice, Frigento, 1999, vol. 2, pp. 257-276.

(xx) Sn. Leopoldo Mandic, Scritti, vol. 2, p. 124.

(xxi) Cf. Stemman, “Il mistero di Maria ‘Corredentrice,'” p. 269. El texto original en latín es el siguiente: “Vere coram Deo et Deiparae Virgini, interposita sacramenti fide, me obstrinxi in obsequium Corredemptricis humani generis, disponendi omnes ratione vitae meae iuxta oboedientiam meorum superiorum in redemptionem Orientalium Dissidentium a schismate et errore.” Sn. Leopoldo Mandic, Scritti, vol. 2, p. 97.

(xxii) Cf. Stemman, “Il misterio di María ‘Corredentrice,'” p. 262.

(xxiii) Juan Pablo II, Redemptiros Mater, 30.

(xxiv) Cf. Juan Pablo II, Encíclica Ut Unum Sint, 21, 28.

(xxv) Ut Unum Sint, 18.

(xxvi) Cf. F. Oben, Edith Stein, Alba House, 1988, pp. 57-61, 67.

(xxvii) Papa Juan Pablo II, Discurso de Beatificación en Colonia, Mayo 1, 1987.

(xxviii) Edith Stein, The Science of the Cross: A Study of St. John of the Cross, eds. Dr. Lucy Gelber y Fr. Romaeus Leuven, O.C.D., trad. Hilda C. Graef, Henry Regnery Co., 1960, p. 215.

(xxix) Ibid. Cf. también Hna. M. F. Perella, “Edith Stein. Ebrea, carmelitana, martire,” Palestra del Clero, 1999, vol. 78, p. 695. Nota: Una autora contemporánea de las provincias Renanas es Adrienne von Speyr (= 1967), mística suiza estigmatizada, colega muy cercana al teólogo suizo Hans Urs von Balthasar. La gran semejanza de pensamiento entre von Balthasar y von Speyr está confirmada por el mismo von  Balthasar: “Quiero tratar de evitar que después de mi muerte, alguien se de a la tarea de separar mi obra de la de Adrienne von Speyr. Ni remotamente será posible ” (Hans Urs von Balthasar. Unser Auftrag, 11). Von Speyr, receptora de cientos de revelaciones durante su vida, revela un extraordinario recuento teológico y místico de la Madre Corredentora. En su libro, Mary in the Redemption (Ignatius Press, 2003), aplica el título diez veces a lo largo de la obra entre profundos pensamientos teológicos. Por ejemplo:”…Y María es tan leal al Padre que en su Hijo ella ve tanto al que ha sido designado por el Padre (porque ella se hace una con la voluntad del Padre) y progresivamente, a través del Hijo, al Padre mismo. Sin embargo, será más difícil para el Hijo hacerla participar, a ella que es inocente, de su pasión y hacer uso de su pureza de manera que la involucre en la obra de la redención convirtiéndola en Corredentora. Será mucho más difícil involucrar en todo esto a una que es inmaculada, que a un converso que tiene muchas cosas personales que expiar y por ello con gusto coopera soportando una parte de la culpa común. En este sentido el sacrificio de la Madre se aproxima a la matanza de los ‘inocentes'” (Mary in the Redemption, p. 32).

Y también de von Speyr: “…Y ya que el Hijo la escogió como su Madre, seguirá siendo su Madre incluso hasta que Él muera. La ha escogido para todo, y su corredención ya estaba planeada y contenida en su preredención. Por lo tanto, ella era Corredentora desde que lo dio a luz, hecho que fue explícitamente dedicado al Hijo para que pudiera llevar a cabo su misión, un acto cuyo significado está contenido en la misión divina-humana de Jesús. Y este propósito no se pierde en María. Ella sigue siendo su Madre ya sea estando dentro de ella, lejos de ella, o bien pendiendo de la cruz” (Mary in the Redemption, p. 83-84).

(xxx) Sta. Teresa Benedicta, Beata Teresa Benedetta della Croce, Vita Dottrina Testi inediti, Roma, 1997, p. 1997.

(xxxi) Sn. José María Escrivà, Amici di Dio. Omelie, Milán, 1978, p. 318; también cf. Miotto, “La voce dei Santi e la ‘Corredentrice,'” p. 215; F. Delelaux, “Nel dolore invocare e imitare María Corredentrice,” Eco del Santuario dell’Addolorata, Castelpetroso, 1995, n. 3, pp. 6-8, n. 4, pp. 3-5.

(xxxii) A. Negrisolo, N. Castello, S.M. Manelli, Padre Pio nella sua interiorità, Roma, 1997, pp. 123.

(xxxiii) Sn. Padre Pio, Epistolario, San Giovanni Rotondo, 1992, vol. 3, p. 384; cf. también a estas obras del Padre Pio: Castello, Manelli, La “dolce Signora” di Padre Pio, Cinisello Balsamo, Italy, 1999; Manelli, “María SS.ma Corredentrice nella vita e negli scritti di Padre Pio da Pietrelcina,” Maria Corredentrice, Frigento, vol. 2, pp. 277-294; M. Da Pobladura, Alla scuola spirituale di Padre Pio da Pietrelcina, San Giovanni Rotondo, 1978; F. Da Riese, P. Pio da Pietrelcina crocifisso senza croce, Foggia, 1991.

(xxxiv) Juan Pablo II, Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, 16 de Octubre, 2002, 43.

(xxxv) Beato Bartolo Longo, I quindici sabati del santo Rosario, Pompeya, 1996, ed., p. 62; trad. al inglés., The Fifteen Saturdays, Pompeya, 1993, p. 65.

(xxxvi) Beato Bartolo Longo, I quindici sabati, pp. 98, 101.

(xxxvii) Beato Luigi Orione, citado en antología Con don Orione verso María, Roma, 1987, p. 215; cf. también a Miotto, “La voce dei Santi e la ‘Corredentrice.'”

(xxxviii) Cf. I. Schuster, Liber Sacramentorum. Note storiche e liturgiche sul Messale Romano, Turin-Roma, 1928, vol. 9; L’Evangelo di Nostra Donna, Milán, 1954.

(xxxix) Ibid., vol. 8, p. 181.

(xl) Ibid., vol. 7, p. 89.

(xli) Schuster, L’Evangelo di Nostra Donnna, p. 67.

(xlii) G. Alberione, Maria Regina degli Apostoli, Roma, 1948, pp. 110-111; cf. también Manelli, “María Corredentrice nel pensiero del venrabile Giacomo Alberione,” Maria Corredentrice, Frigento, 2000, pp. 163-188.

(xliii) Alberione, Brevi meditazioni pero ogni giorno dell’anno, Roma, 1952, vol. 1, pp. 452-453.

(xliv) Alberione, Le grandezze di Maria Feste di María Santissima, Albano, 1945, p. 42.

(xlv) Cf. Murabito, “La Corredenzione di Maria nel pensiero del venerabile Padre Gabriele Allegra,” Maria Corredentrice, Frigento, 1999, vol. 2, pp. 195-314.

(xlvi) G.M. Allegra, Fasciculus Florum, Quaderno, 18 de Noviembre, 1939; Archivio della Vice Postulazione.

(xlvii) Allegra, I sette dolori di Maria, Castelpetroso, 1995, pp. 30-31.

(xlviii) Ibid., p. 30.

(xlix)Allegra, Il Cuore Immacolato di Maria, Acireale, 1991, p. 132.

(1) Beata Teresa de Calcuta, Carta a Vox Populi Mariae Mediatrici, 14 de Agosto, 1993, Vox Populi Mariae Mediatrici Archivos, Hopedale, Ohio.

Continue Reading

0

Así como en el nonato no existen cambios de naturaleza desde su gestación hasta su nacimiento sino sólo el transcurrir del tiempo y su crecimiento, igualmente ha sucedido con la doctrina de María Corredentora desde su concepción bíblica hasta su gestación apostólica pasando por el desarrollo patrístico posterior.

Conforme se fue desarrollando la comprensión soteriológica de la redención como “rescate” de la humanidad de la esclavitud de Satanás, también se fue comprendiendo gradualmente y en forma natural y pacífica el rol instrumental de María inmaculada en el proceso de la redención. Los padres y doctores de la Iglesia, partiendo del modelo de la nueva Eva, comenzaron a expandir su prédica y doctrina en cuanto al rol redentor de la Madre “con Jesús” desde la concepción hasta la natividad y eventualmente hacia el calvario.(1)

La segunda mitad del primer milenio comenzó con el testimonio del gran himno akatista del Este (hacia 525), refiriéndose a la Madre de Dios como la “redención”: “Salve, redención de la lágrimas de Eva.”(2)

El poeta y compositor de himnos latino Sn. Fortunato (= 600), ensalzó a la Santísima Virgen “nuestro único remedio,” por sus méritos causales en la salvación del mundo, pues dando a luz a Dios “lavará el pecado del mundo “:

O Virgen admirable, nuestro único remedio,
A quien Dios llenó con la riqueza del mundo,
Mereciste llevar a tu Creador en el vientre
Y dar a luz a Dios, concibiendo en fe.
Por este nuevo nacimiento, lavarás al mundo del pecado.(3)

En el siglo VII se comenzó a hablar por primera vez de que la inmaculada había “redimido” de hecho con el Redentor por haber participado en el “rescate” o “redención” del género humano de la esclavitud de Satanás. Aunque inicialmente durante el período sólo se hizo referencia a la participación de María en la redención en virtud de su cooperación al dar a luz al Redentor, para fines del primer milenio la doctrina se fue desarrollando hasta incluir el sufrimiento personal de María “con Jesús” en el calvario. Durante este siglo y al tiempo que se fue comprendiendo mejor lo que había significado que el Redentor rescatara a la humanidad, se comenzaron a dar testimonios yuxtapuestos de la participación de la Madre en la redención.

La palabra griega de redención es “lutrosis,” que en su significado ancestral denota rescatar o dispensar una deuda. En el significado patrístico es un acto de liberación, exoneración o literalmente redención. Ambos significados, el antiguo como el patrístico griego, se basan en la raíz etimológica “luo” que significa disolver o soltar. Tanto la palabra en latín “redimere” que significa “volver a comprar o adquirir” como la palabra griega “lutrosis” que significa “dispensar una deuda”, se transmitieron por igual y en forma complementaria para referirse en la época patrística a la participación de la Madre en la redención.

Sn. Modesto de Jerusalén (= 634), Patriarca de Jerusalén (o “Seudo-Modesto”)(4), se refirió a la gloriosa Madre de Dios por quien “hemos sido redimidos” (griego lelutrometha) de la esclavitud de Satanás: “Oh dormición hermosa de la gloriosa Madre de Dios por quien hemos recibido la remisión de nuestros pecados (Ef. I,7) y hemos sido redimidos de la tiranía del demonio.”(5)

Al mismo tiempo, Teodoro Mínimo Monremita (hacia s.VII) exhortó igualmente: “Que todas las criaturas conozcan el gran rescate que ella ofreció a Dios.”(6)

Sn. Andrés de Creta (= 740), renombrado orador y Arzobispo, se dirigió a María como la “Madre del Redentor” (tou Lutrotou)(7) diciendo: “en ti, hemos sido redimidos de la corrupción”(8) y añade: “Todos hemos obtenido la salvación por su medio.”(9)

Sn. Juan Damasceno (= hacia 754-787), ilustre contemporáneo de Sn. Andrés, Doctor de la Iglesia y uno de los últimos y más grandes padres griegos, reafirmó el rol de la Santísima Virgen en la readquisición de la humanidad. Damasceno enseñó que la Santísima Virgen es aquella “por la que fuimos redimidos de la maldición,”(10) y que por María “se restauró enteramente la raza de los mortales.”(11)

El teólogo y académico Alcuino del siglo IX (= 804), Abad de Tours e inspirador del Renacimiento carolingio, se expresó así del rol redentor de María: “El mundo entero se regocija de que por ti fue redimido.”(12)

Sn. Tarasio, Patriarca de Constantinopla y contemporáneo de Alcuino en el Este (= 806), llamó a la Santísima Madre la “paga” por la deuda de Eva, lo que refleja un crecimiento en la comprensión del precio soteriológico de la redención: “Tu [María], eres la paga por la deuda de Eva.”(13) Sn. Teodoro de Estudión (= 826) el gran reformador monástico, llama a María el “rescate del mundo.”(14)

Con la contribución del monje bizantino, Juan el Geómetro a fines del siglo X, brilló una nueva luz al comprender la inseparabilidad de la Madre con el Hijo en el cumplimiento de la redención que culminó en el calvario. Juan Pablo II reconoció este sensacional e histórico avance de la doctrina de María Corredentora en el libro Vida de María de Juan el Geómetro, cuando el Santo Padre confirmó:

Esta doctrina [de la colaboración de María en la redención], fue sistemáticamente elaborada por primera vez a finales del siglo X en el libro Vida de María escrito por el monje bizantino Juan el Geómetro. En esta obra, María está unida a Cristo en toda la obra de la redención, compartiendo, según designio divino, la Cruz y el sufrimiento por nuestra salvación. Ella permaneció unida a su Hijo “en cada acto, actitud y deseo.”(15)

Juan el Geómetro identificó a Nuestra Señora como la “redención (lutrosis) del cautiverio,”(16) y describió su unión con Jesús en toda la obra de salvación:

La Virgen, después de haber dado a luz a su Hijo, jamás se separó de sus actividades, disposiciones y voluntad…Cuando él se iba lejos, ella iba con él, cuando obraba milagros, era como si ella los obrara con él y compartía su gloria y se regocijaba con él. Cuando fue traicionado, arrestado, juzgado, cuando sufrió; ella, no sólo se mantuvo a su lado siempre y en todas partes percatándose especialmente de su presencia, sino que además sufrió con él…Terriblemente dividida, hubiese deseado mil veces sufrir ella misma la maldad que vio padecer en su Hijo.(17)

Juan agradeció a Jesús tanto sus sufrimientos como los de su Madre por los que la humanidad obtuvo frutos espirituales: “A los dos les damos las gracias por haber sufrido tan terrible maldad por nosotros y por haber querido que tu Madre también padeciera esa terrible maldad por ti y por nosotros…”(18)

Según el Geómetro, Cristo se dio a sí mismo como rescate por nosotros, y de igual manera y a cada momento ofreció a su madre como rescate por la humanidad, para que Jesús: “muriera por nosotros sólo una vez y que ella en su voluntad muriera mil veces; para que su corazón ardiera por ti y por aquellos por los que el Padre ofrecía a su propio Hijo, sabiendo que sería librado de la muerte.”(19) Más aún, Juan profesó que María sufrió por la Iglesia como “una madre universal.”(20)

Se debe ponderar el hecho de que por más de mil años el Pueblo de Dios ha dado testimonio de la fecundidad espiritual que tuvieron los sufrimientos de la Madre “con Jesús” desde la anunciación hasta el calvario por la redención universal. Al reconocer el sufrimiento sin límites del corazón de la Madre en la muerte del Hijo crucificado, también se reconoció su nuevo y merecido rol como madre espiritual y universal de la Iglesia y de toda la humanidad.

Por lo tanto, es en este siglo X y después de mil años de gestación pacífica, cuando nace propiamente la doctrina de María Corredentora en el calvario.

El título de “Redentora”

En un salterio francés del siglo X, se encontró incluida en la letanía de los santos una invocación a manera de petición: “Santa Redentora del mundo, ruega por nosotros.” En la belleza que hay en la relación entre “doctrina” y “título” y entre la verdad transmitida por esa misma doctrina y la misma verdad captada en una sola palabra, se encuentra esta petición a la Virgen Madre de Jesús bajo el título de “Redentora,” que refleja el desarrollo de la doctrina de la que Juan el Geómetro dio testimonio.

Los padres siempre vieron a la nueva Eva como la Virgen Madre que activa y voluntariamente participó, con y bajo Jesús, el nuevo Adán, en la restauración de la gracia para la familia humana. A principios de la Edad Media, la redención se fue comprendiendo en la medida en que se enfocaba más hacia su cumplimiento en la crucifixión de Cristo en el calvario, y en esa medida también se iba reconociendo y reverenciando mayormente la participación de la Madre en el calvario. Pero el mismo principio de la participación subordinada presente en el modelo de la nueva Eva, también se presentó en el título y doctrina de la “Redentora” — la Madre participa como criatura totalmente subordinada y dependiente de su divino Hijo el Redentor, con poder suficiente de reconciliar Él solo la tierra con el cielo.

Sin embargo, la petición del siglo X no termina diciendo “Santa Redentora del mundo, ten misericordia de nosotros,” que habría inferido un paralelo erróneo o una relación de competencia con el único divino Redentor, sino más bien dice “Santa Redentora del mundo, ruega por nosotros,” por lo que está solicitando su intercesión al modo de todas las demás peticiones cristianas que buscan la poderosa intercesión de los santos humanos. ¿Fue una imprudencia de nuestros hermanos y hermanas del medioevo llamar a María la “Redentora?”(22) En sentido estricto, no es mayor imprudencia dirigirse a María como “Redentora,” de lo que la Iglesia lo hace llamándola “Mediadora”.

El título Redentora transmite en su totalidad la doctrina de la corredención mariana, que se va comprendiendo en la medida en que se va profundizando en el rol que ejerció María en el calvario. “Redentora” (como el posterior título de “Corredentora”), se utilizan en un contexto de completa y total subordinación a Jesucristo, divino Redentor y Señor de todo lo creado. El título de “nueva Eva” no era más amenazante para la primacía del “nuevo Adán” en la doctrina de los padres, de lo que podría haber amenazado el título de “Redentora” a la primacía de Cristo el “Redentor” entre los habitantes del medioevo. De la misma forma en que se invoca a la Madre de Jesús como “Mediadora” (Lumen Gentium, 62) y no “comediadora,” entendiendo propiamente su completa subordinación como criatura a Jesús el “único Mediador” (1Tm 2,5)(23), asimismo es perfectamente legítimo y teológicamente ortodoxo llamar a María la “Redentora” bajo los mismos términos eclesiásticos de total subordinación al Redentor.

En el período que va de los siglos X al XIV, la doctrina y el título de la corredención mariana lograron importantes avances que iban preparando el camino para un desarrollo mariológico posterior de María “Corredentora.” Las referencias y testimonios honrando a Nuestra Señora como Madre y “Redentora” por haber dado a luz al Redentor, siguieron su curso acompañados de una explicación más profunda de su sufrimiento “con Jesús” en el calvario.

Un autor anónimo del siglo XI escribió: “La Virgen Madre de Dios da a luz como nuestra Redentora”(24). El gran santo Pedro Damián (= 1072), Cardenal y Doctor de la Iglesia, exhortó a la Iglesia a dar gracias a la Madre de Dios, después de Dios mismo, por nuestra redención: “…somos deudores de la Santísima Madre de Dios y …después de Dios, deberíamos darle gracias por nuestra redención.”(25)

Sn. Anselmo (= 1109), probablemente el teólogo escolástico y filósofo más importante de los primeros años, habló de la redención como la victoria lograda por la unión de la Madre con el Hijo: “Lo que digo lo refiero dignamente tanto a la Madre de Dios como a mi Señor de cuya fecundidad yo, un simple esclavo, fui redimido y por cuyo nacimiento he sido liberado de la muerte eterna.”(26) Sn. Anselmo declara además:
“Oh Hijo, eres la salvación de los pecadores, y tú, Oh Madre,”(27) y también: “Gracias a tu mediación tenemos acceso al Hijo que redimió al mundo.”(28)

Eadmer de Cantorbery (= 1124), compañero de Sn. Anselmo, fue uno de los primeros en hablar del “mérito” de Nuestra Señora en relación con la redención e invoca a la Santísima Virgen como “Reparadora.” El término Reparadora es básicamente el equivalente al de Redentora, pero pone el énfasis en la restauración o reparación entre Dios y los hombres. El término Reparadora lo usaría el Papa Sn. Pío X unos 900 años después para referirse a la Madre (29). Eadmer enseña que María “mereció convertirse dignamente en Reparadora del mundo perdido,”(30) y que “así como Dios es Padre y Señor de todas las cosas porque por su solo poder ha creado todo, de igual forma María Santísima es la Madre y Señora de todas las cosas porque reparó todo por sus méritos.”(31)

Sn. Bernardo y Arnoldo de Chartres: Cosufrimiento y “Cocrucifixión”

Una de las más extraordinarias contribuciones a la historia de María Corredentora nos viene de la contemplación del gran Sn. Bernardo de Claraval (= 1153), sin duda alguna la figura más significativa del siglo XII, y de su discípulo Arnoldo de Chartres (= 1160).

Sn. Bernardo, a quien en algunas ocasiones se le ha denominado “el último de los padres de la Iglesia,” fue el primero en enseñar que María había “ofrecido” a Jesús como divina víctima al Padre Celestial por la reconciliación del mundo. Las enseñanzas de Sn. Bernardo se enmarcan en el contexto del ofrecimiento de Jesús por María en la presentación del Templo (aún antes del calvario): “Oh Virgen sagrada, ofrece a tu Hijo; y presenta nuevamente al Señor este Fruto de tu vientre. Ofrece esta Víctima santa y agradable a Dios por nuestra reconciliación. Dios Padre recibirá con gran alegría esta oblación, esta Víctima de infinito valor.”(32)

El Abad de Claraval fue también el primero en referirse a la “compasión”(33) de Nuestra Señora, un término que etimológicamente viene del latín “cum” (con) y “passio” (sufrimiento o recepción [compra de propiedad robada]), por lo tanto se refiere a su “cosufrimiento” o “sufrimiento con” Jesús. Según Bernardo, la Madre Virgen acogió el “precio de la redención;”(34) se mantuvo “en el punto de partida de la redención,”(35) y “liberó a los prisioneros de guerra de su cautiverio.”(36)

Además, Sn. Bernardo fue el primer teólogo y doctor de la Iglesia en predicar que María hizo “reparación” por la desgracia y ruina que nos trajo Eva: “Corre, Eva, a María; corre, madre a tu hija. La hija responde por la madre, aleja el oprobio de la madre, te ofrece reparación a Ti, Padre, por la madre…Oh mujer a ser venerada singularmente…Reparadora de los padres.”(37)

Arnoldo de Chartres, mariólogo fundamental y renombrado discípulo de Sn. Bernardo, se le puede considerar justificadamente el primer autor que formalmente expuso explícitamente la doctrina de María Corredentora en el calvario. Si bien dos siglos antes Juan el Geómetro se había referido al sufrimiento que había padecido María con Jesús crucificado, Arnoldo especifica que son Jesús y María quienes, juntos, llevan a cabo la redención por haber ofrecido mutuamente el único y mismo sacrificio que ofrecieron al Padre. El Abad francés nos asegura que: “Juntos (Cristo y María) llevaron a cabo la tarea de redimir a los hombres…ambos ofrecieron un único y mismo sacrificio a Dios: ella en la sangre de su corazón, Él en la sangre de su carne…de tal suerte que junto con Cristo, ella obtuvo un efecto común en la salvación del mundo.”(38)

En una sensacional e innovadora teología y terminología, Arnoldo afirmó que María estuvo “cocrucificada” con su Hijo(39) en el calvario, y que la Madre “comurió” con Él (40). Como respuesta a las objeciones interpuestas primero por Ambrosio, en el sentido de que María no había sufrido la pasión, que no estaba crucificada como Cristo y que no había muerto como Cristo en el calvario, Arnoldo respondió que María experimentó “compasión” o “cosufrimiento” (utilizando el término de su maestro Bernardo) con la pasión de Cristo: “lo que hicieron en la carne de Cristo con clavos y lanza, en su alma esto fue cosufrimiento.”(41) Arnoldo continúa su exposición de que María estuvo de hecho “cocrucificada” de corazón con Jesús crucificado (42), y que la Madre “comurió” con la muerte de su Hijo. María “comurió con el mismo dolor de una madre o un padre.”(43)

Arnoldo concluyó diciendo que la Madre del Redentor no “operó” la redención en el calvario, sino que “cooperó” en la redención y al nivel más alto posible (44). Es el amor de la Madre el que coopera de forma singular en el calvario de la forma más favorable a Dios: “[En el calvario] el amor de la Madre cooperó excesivamente, a su manera, para hacernos propicio a Dios.”(45)

No cabe duda que las contribuciones de Bernardo y Arnoldo fueron extraordinarias del todo. El rol de la Madre en la redención es afirmado por Bernardo en términos tales como ofrecimiento, satisfacción y compasión. Su rol en el calvario es proclamado por Arnoldo en términos como cocrucificada, comurió, cooperó. Estos testimonios se pueden igualar, por su comprensión teológica y madurez, a testimonios contemporáneos que sobre María Corredentora han ofrecido los papas en los siglos XX y XXI. El desarrollo histórico de la doctrina y título de la Corredentora, ejemplificado de manera extraordinaria durante este último período patrístico y comienzos del medioevo, dará frutos aún mayores en el futuro cercano, poniendo de manifiesto este título que expresa de la forma más clara la singular colaboración que tuvo la Madre en la redención con y bajo Jesús.

Notas

(1) Para un estudio más extenso sobre la historia del título de María Corredentora y la corredención mariana durante la época del medioevo y la moderna, cf. Carol, De Corredemptione; R. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice; G. Roschini, Maria Santíssima Nella Storia Della Salvezza, vol. 2, pp. 171-232; L. Riley, “Historical Conspectus of the Doctrine of Mary’s Co-redemption.” Varias citas contenidas en esta obra fueron obtenidas de estos extensos estudios. Nota: Las referencias encontradas en el artículo de Laurentin ilustran la excepcional sabiduría histórica del autor, pero varios de los comentarios sobre el desarrollo de la corredención mariana en relación con su aplicación en la “redención” y “corredención” no parecen estar fundamentadas en sus propias aunque excelentes fuentes (cf. Nota 22 de este capítulo y Capítulo IX, nota 2).

(2) Himno Akatista, Estrofa 1; PG 92, 1337 A.

(3) Sn. Fortunato, In laudem S. Mariae Virginis et Matris Domini, versos 119-125; PL 88, 284.

(4)Para ver las controversias sobre la autenticidad de su origen, cf. M. Jugie, “Deux homélies patristiques pseudépigraphes. Saint Athanase sur l’Annonciation et saint Modeste de Jérusalem sur la Dormition,” Echos d’Orient, 30, 1941-2, pp. 283-289, y Dom. B. Capelle, “Témoignage de la liturgie…,” Bulletin de la société française d’études mariales, 7, 1949, pp. 40-41, n. 16.

(5) Enconium in B. Virginem, VII; PG 86, 3293 B.

(6) Teodoro Minimo Monremita, s. In annunciatione, t. 8, en A. Ballerini, Sylloge, Paris, Lecoffre, 1857, t. 2, p. 229.

(7) Sn. Andrés de Creta, Canon in Nativ., ode 4; PG 97, 1322 B.

(8) Ibid., ode 5; PG 97, 1322 C.

(9) Sn. Andrés de Creta, Canon in B. Annae conceptionem; PG97, 1307.

(10) Sn. Juan Damasceno, Homilia in Annuntiationem B.V. Mariae; PG 96, 657. Laurentin atribuye esta referencia a “Seudo-Juan Damasceno,” cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 59.

(11) Sn. Juan Damasceno, Homilia I in Nativitatem B.V. Mariae; PG 96, 661.

(12) Alcuino, s. De Nativ.; PL101, 1300 D.

(13) Sn. Tarasio, Sermo in Praes., IX; PG 98, 1492 A.

(14) Sn. Teodoro de Estudión, Triodium Dominicae abstinentiae, ode y, citado en A. Ballerini Sylloge, t. 2, p. 229, nota c.

(15) Juan Pablo II, Audiencia General, Oct. 25, 1995, n. 2; L’Osservatore Romano, edición en inglés, Nov. 1, 1995, p. 11.

(16) Juan el Geómetro, S. On the Annunciation; PG 106, 846 a.

(17) Juan el Geómetro, Life of Mary según se encuentra en A. Wenger, A.A., “L’Assomption,” Études Mariales, BSFEM,23,1966,66, citada en inglés por M. O’Carroll, C.S.Sp., Theotokos: A Theological Encyclopedia of the Blessed Virgin Mary, Michael Glazier,1982, p. 204.

(18) Ibid., Wenger, L’Assomption, p. 406.

(19) Ibid.

(20) Ibid.

(21) Litanies des saintes, en un Salterio de origen francés preservado en la librería de la Catedral de Salisbury, Pergamino 173, fol. en columnas dobles, 0.39×0.32m. Manuscrito núm. 180, fol. 171 v., b, editado por F.E. Warren, “An Unedited Monument of Celtic Liturgy” en Celtic Review, 9, 1888, pp. 88-96.

(22) Cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 12. El Padre Laurentin se refiere a Redentora como un “título imprudente” y a las versiones cortas de “María es la redención” y “ella redime; ella es redentora” las califica de “desconcertantes” (p.13). Laurentin defiende la validez de “Redentora” en tanto que denota una “afirmación equívoca” de expresiones más antiguas de “María redime” (“de Maria redemit a Maria Redemptrix, el matiz no tiene importancia,” p. 12) y que los Padres, al aplicar estos términos a María, le daban un significado totalmente diferente al que le daban sólo a Cristo el Redentor, por haber pagado el precio del pecado. Sin embargo, Laurentin deja de validar la dimensión participativa de María en el acto mismo de la redención allende a la encarnación, como se menciona en estas últimas referencias del rol que tuvo María en la redención, y que no son sino un desarrollo natural de aquellas antiguas expresiones de la “nueva Eva” y del principio de recapitulación en el que la nueva Eva sí contribuye, aunque de manera subordinada, en el proceso salvífico con el nuevo Adán, así como en el necesario proceso reversivo de la participación de Eva al pecado de Adán. Aceptar el modelo patrístico de la nueva Eva y su obvia cooperación causal en la salvación, y luego excluir de cualquier participación real a María en la posterior soteriología de la redención, de la que se hizo mención durante los siglos X al XIV, sería negar que ésta última sea resultado de un desarrollo sólido y real de la anterior. De hecho, la redención es pagar el precio para liberar a una persona, y este precio lo pagó enteramente Cristo Jesús, el nuevo Adán, el “Redentor,” y por su participación, la Madre de Jesús, la nueva Eva, la “Redentora” (y más tarde Corredentora). Este constituye el proyecto de salvación querido por Dios y que fundamenta por completo la teoría de recapitulación que salva al linaje humano utilizando los mismos medios por los cuales se perdió — el libre albedrío de un hombre y una mujer — manifestando así la omnipotencia y gloria de Dios. Sólo si rechazamos a priori que haya habido alguna legítima participación humana en la redención obtenida por Cristo, posición que va en contra de las referencias magisteriales contemporáneas sobre una verdadera participación mariana en la redención y que podemos encontrar, por ejemplo, en Lumen Gentium, 57, 58, 61 o en Salvifici Doloris, 25 (los sufrimientos de María en el calvario “fueron una contribución a la redención de todos,”), nos veremos continuamente forzados a concluir que estas referencias a la “redención de María” corren el riesgo de convertirse en una redención paralela o rival de la obtenida por Cristo. Éstas no constituyen tal amenaza, y el contexto bajo el que se utilizaron durante los períodos pre-escolástico, escolástico y post-escolástico (al igual que en la era patrística en formas más concisas), manifiestan una verdadera participación de María en la redención de Cristo.

(23) Cf. Lumen Gentium, 60, 62.

(24) Inscripción con una ilustración de la natividad, Ms. 123 de la Bibliotheca Angelica, Roma, fol. 29v.

(25) Sn. Pedro Damián, Sermo 45 in Nativitate Beatissimae Virginis Mariae; PL 144, 743.

(26) Sn. Anselmo de Cantorbery, Oratio 52; PL 158, 953 C-954 A.

(27) Sn. Anselmo, Oratio 51; PL 158, 951.

(28) Sn. Anselmo, Oratio 54; PL 158, 961. Algunos autores lo consideran como una cita de “Seudo-Anselmo,” cf. A. Wilmart, Revue benedictine, 36, 1924, pp. 52-71.

(29) Pío X, Ad Diem Illum, 12.

(30) Eadmer de Cantorbery, Liber de Excellentia Virginis Mariae, c. 9; PL 159, 573.

(31) Ibid., c. 11; PL 159, 578.

( 32) Sn. Bernardo de Claraval, Sermo 3 de Purificatione Beatae Mariae; PL 183, 370.

(33) Sn. Bernardo; PL 183, 438 A.

(34) Sn. Bernardo, Homil 4 sup.Missus est; PL 183, 83 C.

(35) Sn. Bernardo, Sermon des 12 étoiles; PL 183, 430 C.

(36) Ibid.; PL 183, 430 D; Homil 4 sup. Missus est; cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 14 ff.

(37) Sn. Bernardo, Homilia 2 super Missus est; PL 183, 62.

(38) Arnoldo de Chartres, De Laudibus B. Mariae Virginis; PL 189, 1726-1727.

(39) Arnoldo de Chartres; PL 189, 1693 B.

(40) Ibid.

(41) Cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 15, nota 51; “quod in carne Christi agebant clavi et lancea, hoc in ejus mente compassio naturalis”; PL 189, 1731 B.

(42) Ibid., p. 15, nota 52; “concrucifigebatur affectu”; PL 189, 1693 B.

(43) Ibid., p. 15, nota 53; “parentis affectu commoritur”; PL 189, 1693 B.

(44) Ibid., p. 15, nota 54; “co-operabatur…plurimum”; Tractatus de septem verbis Domini in cruce, tr. 3; PL 189, 1695 A.

(45) Arnoldo de Chartres, Tractatus de septem verbis Domini in cruce, tr. 3; PL 189, 1694.

Continue Reading

“No Hay Ninguna Otra Palabra”

Published on July 23, 2012 by in En Espanol

0

Los frutos mariológicos producto de la Epoca de Oro sustentaron el pensamiento mariano de la corredención durante dos siglos consecutivos. Los siglos XVIII y XIX no produjeron ninguna cosecha sustancial novedosa en la comprensión de la Madre Corredentora, aunque si dio testimonios generosos del título en las áreas teológica y espiritual. A finales del siglo XIX, “Corredentora” claramente se convierte en el título dominante para referirse a la colaboración salvífica de la Madre de Dios en la redención, y es utilizado en cientos de testimonios por una pléyade de teólogos, santos y místicos.(i) Por otro lado, el título de Redentora en este período se deja prácticamente de lado.

Sn. Luis María Grignion de Montfort (= 1716), ilustrísimo maestro mariano, de quien Juan Pablo II extraería su ‘motto’ mariano de consagración, “Totus Tuus” (“todo tuyo”), enseñó que el sacrificio corredentor de la Madre a lo largo de toda su vida, es una forma de glorificar la propia independencia de Nuestro Señor, precisamente por haber “dependido” de la Virgen Madre:

…[Nuestro Santísimo Señor] dio gloria a su independencia y majestad por haber dependido de esa dulce Virgen para su concepción, su nacimiento, su presentación en el templo, su vida oculta durante 30 años, incluso hasta en su muerte, en donde ella debía estar presente para que junto con Él se hiciera uno y el mismo sacrificio, y para que pudiera ser inmolado al Padre Eterno con el consentimiento de ella, así como el antiguo Abraham consintió con el ofrecimiento de Isaac a la voluntad de Dios. Fue ella quien lo alimentó, lo apoyó, lo crió, y finalmente lo sacrificó por nosotros.(ii)

El autor franciscano Carlos del Moral (= 1731), bien podría ser el primer teólogo en enseñar que si bien los méritos de la inmaculada Corredentora fueron totalmente dependientes de los méritos de Jesús, también fueron por sí solos, méritos de “condigno” en sentido secundario. Los méritos de Nuestra Señora, según del Moral, fueron, más que simplemente de “conveniencia” o congruencia (de congruo), también dignos de merecer, no en estricta justicia, sino en relación con, y dependientes de, los méritos sobreabundantes del Redentor:

La Madre de Dios al pie de la cruz, cosufriendo y ofreciendo a su Hijo al Padre Eterno, con su Hijo y por sus méritos hizo satisfacción en un sentido (secundum quid), pero de condigno y sólo de manera secundaria como la Corredentora, por los pecados del género humano.(iii)

Y añade:

…la Madre de Dios cooperó con su Hijo en la salvación del hombre, la gracia y gloria de los ángeles, por actos meritorios de condigno pero dependientes de los méritos de su Hijo. Por lo tanto y en ese sentido, decimos que ahora parece consistente con los principios teológicos, que lo que Cristo el Señor nos mereció recae también bajo los méritos de condigno —y no sólo de congruo— de la Madre de Dios que dependió…de los méritos superabundantes de su Hijo.(iv)

Sn. Alfonso María de Ligorio (= 1787), mariano, Doctor de la Iglesia y Fundador de los Redentoristas, invocó a la Señora del calvario bajo el título de “Redentora”, en reconocimiento de sus méritos y su sacrificio en el calvario: “Por el gran mérito que adquirió en este gran sacrificio, se le llama redentora.”(v) El Doctor de la Mediación Universal de María también la llama la “Corredentora,”(vi) y explica cómo su corredención en el calvario es el medio por el que se convierte espiritualmente en “Madre de nuestras almas”:

Ella ofreció al Padre Eterno, con supremo dolor en su propio corazón, la vida de su amado Hijo por nuestra salvación. Por ello San Agustín da testimonio de que por haber cooperado amorosamente para que los creyentes nacieran a la vida de la gracia, se convirtió en Madre espiritual de todos los que son miembros de nuestra cabeza, Cristo Jesús.”(vii)

y:

Cristo dispuso que la Santísima Virgen, a través del sacrificio y oblación de su vida, cooperara en nuestra salvación convirtiéndose en Madre de nuestras almas. Y nuestro Salvador quiso dar a entender esto cuando, antes de morir, viendo desde la cruz a Su Madre y al discípulo con ella, primero le dijo a María: “He ahí a tu hijo” —como si dijera: “Mira, ahora el hombre nace a la vida de la gracia porque has ofrendado Mi vida por su salvación.”(viii)

En cuanto a la unión de voluntades y singularidad del sacrificio ofrecidos por Jesús y María, Sn. Alfonso explica:

En la muerte de Jesús, María unió su voluntad a la de su Hijo de tal modo, que ambos ofrecieron un único y mismo Sacrificio; y por ello el santo Abad [Arnoldo de Chartres] dice que por ello el Hijo y la Madre llevaron a cabo la redención del género humano obteniendo la salvación del hombre —Jesús satisfaciendo por nuestros pecados y María obteniendo que esta satisfacción nos fuera aplicada.(ix)

Venerable John Henry Newman y P. Fredrick William Faber

Para mediados del siglo XIX, se contó con la corroboración del Venerable Cardenal John Henry Newman (= 1890), una de las fuentes teológicas más citadas durante el Concilio Vaticano Segundo. Newman defiende el título de María Corredentora en su diálogo con el sacerdote anglicano Pusey, con motivo de la relación del título con otros títulos gloriosos patrísticos concedidos a la Madre de Cristo: “Cuando te encontraron con los Padres llamándola Madre de Dios, Segunda Eva y Madre de todos los vivientes, la Madre de la Vida, Estrella de la Mañana, el Nuevo Cielo Místico, el Cetro de la Ortodoxia, la toda inmaculada Madre de la Santidad, y por el estilo, habrían considerado una pobre compensación para tal lenguaje, que protestaras en contra de llamarla Corredentora…”(x)

Una valiosa contribución apologética al uso legítimo de Corredentora, nos viene de la pluma de un colega de Newman del movimiento Oxford, Fundador del Oratorio de Londres, P. Fredrick William Faber (= 1863). Aunque más abierto al corazón popular que a la mente especulativa, el comentario de Faber sobre el título de María Corredentora proporcionó distinciones importantes en beneficio de un concepto más preciso y su aplicación pastoral para la feligresía común.(xi)

Faber comienza haciendo un honesto resumen del título Corredentora a la luz de los testimonios de los santos y doctores, pero teniendo en mente la necesidad de proteger la unicidad de Cristo como único y divino Redentor:

Los santos y doctores se han solidarizado en llamar a nuestra Santa Señora corredentora (co-redemptress) del mundo. No hay duda de que es legítimo usar este lenguaje, porque se cuenta con una abrumadora autoridad para ello. La cuestión estriba en su significado. ¿Se trata solamente de hipérbole panegirista, de la exageración amorosa de la devoción, el inevitable lenguaje de un verdadero entendimiento de María que encuentra el lenguaje común inadecuado para transmitir toda la verdad? ¿O se trata literalmente de una verdad que está vinculada a documentos precisos teológicamente reconocidos? Esta es una cuestión que se ha presentado a la mayoría de las mentes en relación con la devoción a nuestra Santísima Madre y pocas preguntas se han hecho que hayan sido respondidas de manera más vaga e insatisfactoria que ésta. Por un lado, parecería arrebatado afirmar que el lenguaje que han usado tanto los santos como los doctores es sólo exageración e hipérbole, florida fraseología que intenta maravillar sin que tenga de fondo un verdadero significado. Por otro lado, ¿quién puede dudar que nuestro Santísimo Señor es el único Redentor del mundo, Su Preciosísima Sangre el único rescate del pecado, y que María misma, aunque de diferente manera, necesitaba ser redimida tanto como nosotros, y lo fue de hecho, de manera excelsa, y de índole más magnífica en el misterio de la Inmaculada Concepción?(xii)

Faber condena un falso concepto de “redentora” que erróneamente designe a María como una redentora femenina paralela a Cristo. Pero también aplaude el sentido exacto de la doctrina transmitida, particularmente con el término compuesto Co-redentora: “Ciertamente nosotros evitamos afirmaciones tales como que el lenguaje de los santos no tiene significado o que es inconveniente; y, al mismo tiempo, no dudamos que nuestra Santísima Señora no es la corredentora del mundo en el sentido estricto de ser redentora, y que nuestro Señor es el único Redentor del mundo, pero ella sí es co-rredentora en el sentido estricto de esa palabra compuesta.”(xiii)

Faber describe cómo todos los cristianos bautizados están llamados a participar de forma análoga en la obra de la redención en la aplicación de las gracias redentoras a las almas, al comentar el llamado que hace Sn. Pablo en Colosenses 1:24 al cosufrimiento (el mismo llamado que más tarde sería una exhortación de los papas del siglo veinte de convertirse en “corredentores”):(xiv)

Los elegidos, como miembros suyos, cooperan con [Cristo] en esta obra. Se han convertido en sus miembros por la gracia de la redención, es decir, por la aplicación en sus almas de su sola redención. Por sus méritos han adquirido la habilidad de merecer. Las obras de sus miembros, por su unión con El, pueden satisfacer por el pecado, los pecados de los demás y los propios. Por lo tanto, usando el mismo lenguaje de Sn. Pablo, por la santificación de sus sufrimientos o por sus penitencias voluntarias están “completando en sus cuerpos lo que falta a los sufrimientos de Cristo, por su Cuerpo, que es la Iglesia.” De este modo, por la comunión de los santos con su Cabeza, Jesucristo, la obra de la redención se continúa perpetuamente, en cumplimiento y aplicación de la redención que Nuestro Santísimo Señor logró en la cruz. No se trata de una cooperación figurativa o simbólica de los elegidos con nuestro Redentor, sino de una real y sustancial colaboración. Hay un sentido real y secundario en que los elegidos pueden merecer la salvación de otras almas, en el que pueden hacer expiación por el pecado y desviar los juicios, pero esto se realiza por permiso de Dios, por la adopción divina, por participación y en total subordinación a la única y total redención de Cristo Jesús.(xv)

El mandato paulino en Colosenses 1:24 hace un llamado a todos los cristianos a cosufrir con Jesús en la distribución de las gracias de la redención o “redención recibida.” Pero Faber atinadamente señala el singular rol de María Corredentora con Jesús en la “redención cumplida,” o la histórica obtención de las gracias redentoras:

Ella [María], cooperó con nuestro Señor en la redención del mundo en un sentido un tanto diferente, en un sentido que sólo puede ser verdadero de manera figurada en los santos. Su libre consentimiento era necesario para la encarnación, tan necesario como lo es el libre albedrío para merecer según los designios de Dios…María consintió con la pasión de Jesús, y si en realidad no se podía negar porque su consentimiento iba implícito desde la encarnación, sin embargo y de hecho, no se negó; así que cuando Jesús fue al calvario, ella lo ofreció voluntariamente al Padre…Finalmente, fue una cooperación de carácter totalmente diferente a la de los santos, porque la de ellos no es sino la continuación y aplicación de una redención suficiente ya cumplida, mientras que la cooperación de María fue una condición necesaria para el cumplimiento de la redención; una es mera consecuencia de un acontecimiento que el otro asegura, y que se convierte en acontecimiento sólo por medio de éste. Por lo tanto, fue una cooperación más real, más presente, más íntima, más personal y hasta cierto punto de naturaleza causal por sí sola, que de ninguna manera puede decirse de la cooperación de los santos.(xvi)

Faber continúa describiendo los tres distintos derechos que tiene María para el título de Corredentora:

En primer lugar, tiene derecho al título por su cooperación con nuestro Señor en el mismo sentido que los santos, pero en un grado singular y superlativo. El segundo derecho es peculiar a su persona, por la indispensable cooperación de su maternidad. En tercer lugar, tiene el derecho en virtud de sus dolores…Estos últimos dos no son compartidos por ninguna otra criatura o por todas las criaturas juntas. Pertenecen a la incomparable magnificencia de la Madre de Dios.(xvii)

Concluye afirmando que “no hay ninguna otra palabra” que capte plenamente la doctrina de la corredención en la que la Madre del Redentor se sitúe de manera singular entre todos los electos:

De hecho, no existe ninguna otra palabra que exprese la verdad; y en cuanto a la cooperación de María se refiere, fuera de la única y suficiente redención de Jesús, ésta se mantiene señera y muy por encima de la cooperación de los elegidos de Dios. A esto, como a tantas otras prerrogativas de nuestra Santísima Señora, no se le puede hacer justicia con el simple hecho de mencionarlo. Antes de que podamos comprender todo lo que implica, es necesario hacerlo un asunto personal a través de la meditación.(xviii)

Es probable que Faber, al querer traducir al corazón del “hombre común,” del católico londinense “ordinario,” cuánta gloria y sublimidad hay en esta verdad de la Corredentora, lo que le ayudó a simplificar su verdad en expresiones tan exquisitas. La firme defensa que hace del título es excepcional,(xix) como también lo fue su devoción a la Mujer que lo representa.

Porque es un hecho que “ninguna otra palabra” puede captar en toda su plenitud el misterio inefable de que una criatura, a través de una vida llena de dolor y sufrimiento, pueda tomar parte de un rol tan insondable para rescatar a sus semejantes, cuyos efectos serían de una magnitud infinita tal, que irían más allá de la finitud misma de la criatura, y todo bajo la condición de devolver a lo Divino lo único que en su condición de criatura posee realmente — su libre albedrío.

No existe ninguna otra palabra más que Corredentora (aunque tratemos de utilizar otros neologismos latinizados o frases teológicas más largas que carecerían del impacto que tiene esa palabra única), para transmitir la cooperación de María “con Jesús” en la redención de la humanidad. Durante el Primer Concilio Vaticano, el Obispo francés, Jean Laurent, presentó a los padres del Concilio el votum que se transcribe a continuación, para definir dogmáticamente a María Corredentora. Aunque al momento no fue aceptado por carecer de madurez para una definición dogmática, el votum, sin embargo, es una manifestación ortodoxa y significativa de la aceptación eclesial de la doctrina:

Con los sufrimientos y muerte de Cristo por salvar a la humanidad, la Santísima Virgen María cosufrió y comurió con Él, con lo que hizo la más aceptable satisfacción a la justicia divina…con ello se convirtió en nuestra Corredentora con Cristo —no por necesidad (porque el mérito infinito de Cristo era suficiente en abundancia), sino por una asociación espontánea y verdaderamente meritoria.(xx)

En la incesante lucha entre cabeza y corazón, amor e intelecto, el amor cristiano es el que debe siempre prevalecer. El poder de los santos y del sensus fidelium es el poder débil del amor cristiano (cf. 2Cor.12,10). La mente teológica siempre debe estar alerta y cuidarse de su mayor reto, el del orgullo intelectual (cf. 1Cor.8,1), ante el humilde gobierno que constituyen los testimonios de los santos y del Espíritu Santo, que habla mediante la feligresía católica universal.

El Cardenal Manning, prominente clérigo inglés (= 1892), al responder la obra en francés escrita por el Padre Jeanjacquot (= 1891), jesuita, en la que defiende el título de la Corredentora y su doctrina, escribe fuertes palabras de amonestación a aquellos que se encuentran en círculos teológicos e intelectuales y que buscan acallar las voces de los santos y la feligresía universal cristiana, que profesan amor por su Madre Corredentora:

No hay nada más fácil que tener, en uno y al mismo tiempo, una mente profunda y superficial: estar saturados e indigestos de grandes conocimientos pero incapaces de comprender los principales principios de la fe. Este es el caso, en gran medida, de algunos individuos que, en tanto profesan sus creencias en la encarnación y el divino Logos, se rehusan a designar a María como Madre de Dios, y quienes alzan sus voces en contra de los títulos de corredentora, cooperadora, reparadora y mediadora, por haber interpretado erróneamente su significado. La presuntuosa audacia con la que estos autores han censurado el lenguaje y las devociones no sólo de los católicos en general, sino también de santos, quizá haya causado alarma de momento en algunas almas humildes y tímidas. Por lo tanto, es muy oportuno poner en sus manos esta excelente traducción que contiene argumentos realmente sólidos, claros e irrefutables de que, en virtud de la encarnación de la Palabra, Nuestra Santísima Madre recibió de su divino Hijo el derecho verdadero de sustentar todos estos títulos, de tal suerte que los títulos que se le aplican no son meras metáforas, sino realidades; no son la expresión de ideas puramente retóricas o poéticas, sino la expresión de una relación verdadera y latente entre ella y su divino Hijo, entre ella y nosotros.(xxi)

Notas

(i) Según las cuentas de Laurentin (dentro de los razonables límites de este estudio), el título de Corredentora durante el siglo XVIII, se utilizó veinticuatro veces contra dieciséis de Redentora. En el siglo XIX, sólo algunos autores se sirven del título Redentora, en tanto que entre 1850 y 1900 se emplea el título Corredentora “innumerables” veces, ciertamente cientos de veces; cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, pp. 19-22 y pie de página 76.

(ii) Montfort, True Devotion to Mary, n. 18.

(iii) Clasificados como méritos ex mera condignitate; C. del Moral, Fons Illimis theologiae scoticae marianae e paradiso lattices suos ubertim effundens, Matriti, 1730, vol. 2, p. 420, n. 43.

(iv) Ibid., p. 385, n. 20.

(v) Sn. Alfonso de Ligorio, Glorie di Maria, ed. Roma, Poliglotta, 1878, P. 2, disc. 6, p. 395.

(vi) Cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 59, n. 126.

(vii) Sn. Alfonso de Ligorio, La Glorie di Maie, discorso sulla Salve Regina, cap. 1, Opera Ascetiche, Roma, 1937.

(viii) Ibid.
(ix) Ibid., pp. 138-139.

(x) Ven. Cardenal John Newman , Certain Difficulties Felt by Anglicans..., vol. 2, p. 78.

(xi) Cf. F. W. Faber, The Foot of the Cross or the Sorrows of Mary, Peter Reilly, 1956 ) publicado en 1858); cf. también a Calkins, “Mary the Coredemptrix in the Writings of Fredrick William Faber (1814-1863),” Mary at the Foot of the Cross: Acts of the International Symposium on Marian Coredemption, Franciscan Friars of the Immaculate, 2001, pp. 317-344.

(xii) Faber, The Foot of the Cross, p. 370.

(xiii) Ibid., pp. 370-371.

(xiv) Juan Pablo II ha hecho uso del término en varias ocasiones, por ejemplo, al dirigirse a los enfermos en el Hospital de los Hermanos de Sn. Juan de Dios (Fatebenefratelli) en la Isla Tiber en Roma el 5 de Abril, 1981, L’Osservatore Romano, edición en inglés, Abril 13, 1981, p. 6; dirigiéndose a los enfermos después de una audiencia general en Enero 13, 1982, Inseg., V/1, 1982, 91 y durante un discurso a los Obispos de Uruguay reunidos en Montevideo con relación a los candidatos para el sacerdocio, Mayo 8, 1988; L’Osservatore Romano, edición en inglés, Mayo 30, 1988, p. 4. Ver también Capítulo XIII, pie de página 22.

(xv) Faber, The Foot of the Cross, p. 372.

(xvi) Ibid., pp. 372-374.

(xvii) Ibid., p. 375.

(xviii) Ibid., p. 377. Nota: Un poco después, en el siglo XIX, el prominente teólogo alemán, Matthias Scheeben, defendería y desafiaría al mismo tiempo la legitimidad del título de Corredentora en la misma obra. Scheeben, de manera similar a Faber, distinguió el singular rol de la Virgen en la redención muy por encima de cualquier otra colaboración humana, y luego dio sustancia al uso del título de Corredentora cuando se especifica que es “en Cristo y por Cristo”: “La colaboración de María con el Redentor en el sacrificio redentor de Cristo…es evidentemente diferente a cualquier otra colaboración humana tanto por su intimidad como por su eficacia. Y por ello es necesario mirar los efectos del sacrificio de Cristo como coadquiridos por María en este sacrificio, y por este sacrificio. Se podría decir que María, en unión con Cristo (es decir, por su colaboración con Él), hizo satisfacción a Dios por los pecados del mundo, mereció la gracia, y consecuentemente redimió al mundo, porque ofreció con Él el precio de nuestra redención. Pero está permitido decir esto, únicamente si se especifica expresamente que es en Cristo y por Cristo — es decir, en el sacrificio de Cristo y por el sacrificio de Cristo — que ella coofreció este sacrificio. Es en este sentido y de esta forma que la Madre del Redentor, correctamente y sin peligro, puede ser llamada Corredentora” (M. Scheeben, Dogmatik, Freiburg, 1882, vol. 3, p. 608).

Más adelante, en la misma obra, Scheeben objeta el título basándose en que el término Redención se refiere a algo que es específico sólo del divino Redentor, de la misma forma que el concepto de Supremo Sacerdocio de Cristo, un orden del sacerdocio formal del que María no puede tomar parte (cf. Scheeben, Dogmatik, trad. inglés por Geukers, B. Herder Book, 1947, pp. 217-227). Pero él mismo señala que los Padres sí predicaron, de hecho, que María fue redimida y rescatada: “Se tiene como una idea muy antigua en la Iglesia, expresada por varios testigos, y es más bien, ciertamente un dogma comprobado por el modo en que la Iglesia ha interpretado el protoevangelio en la Vulgata, ‘Ella te pisará la cabeza,’ (Gen. 3,15), que los efectos de la muerte redentora de Cristo pueden y deben ser atribuidos, en un sentido muy real, tanto a su Madre como a su simiente. Efectivamente, en los escritos de los padres y los santos, casi todos los títulos que señalan a Cristo Redentor están inscritos, de manera proporcional y sentido de conveniencia, también a la Madre del Redentor. Por eso se le llama salvadora, reparadora, restauradora, liberadora, reconciliadora del mundo, y de hecho, también redentora, y también salvación, liberación reconciliación, propiciación y redención” (Scheeben, Dogmatik, p. 193).

El término redención, rescatar o volver a comprar, es más común, por su naturaleza y significado, al concepto específico de la formal ordenación sacerdotal en Cristo, el cual no puede incluir a María como formal sacerdote sacrificatorio. Los “pros y contras” de Scheeben en este pasaje con relación a la Corredentora, y tan poco característicos de este teólogo típicamente claro y certero, podrían indicar la posible influencia del obispo de Linz que había censurado el título en esa diócesis, misma que más tarde sería revertida por la aplicación eclesiástica del título y ratificada por la Santa Sede bajo el pontificado de Pío X (cf. Hauke, “Mary, ‘Helpmate of the Redeemer’: Mary’s Cooperation in Salvation as a Research Them,” International Symposium on marian Coredemption, nota 34; Scheeben, Dogmatik, p. 197, nota 8).

(xix) A la luz de tan clara y generosa defensa del título Corredentora de Faber, es difícil entender los comentarios del Padre Laurentin en el sentido de que “el mejor de los autores [durante este período] lo aplica [el título Corredentora] con gran indecisión y turbación, por ejemplo, el Padre Faber,” cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 22; Es en ocasiones como éstas que la incuestionable contribución histórica y escolástica de Le Titre, desafortunadamente es comprometida por un comentario negativo sobre el desarrollo doctrinal que, una vez más, no puede ser fundamentado en las fuentes.

(xx) J. Laurent, Vota Dogmatica concilio Vaticano proponenda; cf. K. Moeller, Leben und Briefe von Johannes Theodor Laurent, Trier, 1889, vol. 3, p. 29; ex Collectanea Francescana, vol. 14, 1944, p. 280.

(xxi) Cf. Carol, “The Problem of Our Lady’s Co-redemption,” The American Ecclesiastical Review, vol. 123, 1950, p. 38.

Continue Reading

“Mi Hijo y Yo Redimimos al Mundo”

Published on July 23, 2012 by in En Espanol

0

Durante los siglos XIII y XIV, una providencial mezcla de teólogos, santos y místicos continuaron con el fructífero desarrollo de la doctrina de María Corredentora. La dimensión mística comenzó a jugar un importante papel en éste y los siguientes períodos de desarrollo doctrinal sobre la corredención, con grandes figuras espirituales como Sta. Catalina de Siena y Sta. Brígida de Suecia, que contribuyeron a la harmonía entre teología y espiritualidad dentro de la Iglesia. El Espíritu Santo puede y es un hecho que utiliza sus dones proféticos a través de almas predilectas, como luces para guiar este gran legado de Tradición y teología sobre una línea específica de desarrollo doctrinal.

Lo que fueron las revelaciones recibidas por Sta. Margarita María Alacoque para el desarrollo de la doctrina del Sagrado Corazón de Jesús y las revelaciones de Sta. Faustina Kowalska para la Divina Misericordia en nuestros tiempos(1), lo fueron también las Revelaciones de Sta. Brígida para el progreso medieval de la doctrina de María Corredentora, porque en estas Revelaciones se nos transmite, con las propias palabras de la Santísima Madre, que “Mi Hijo y yo redimimos al mundo.“(2)

La compasión de la inmaculada y su fecundidad en el calvario no tiene parangón en labios del prominente teólogo Ricardo de Sn. Lorenzo (= 1230), quien se refirió a la reconciliación de la culpa por la Madre por su “comunión con” la pasión de Cristo. “Lo que el Hijo concedió al mundo mediante Su pasión, la Madre lo concedió al mundo por su íntima participación, reconciliando culpables y pecadores por su copasión, después de haber obtenido la redención del mundo entero por haber dado a luz al Redentor.”(3) Continúa hablando de los sufrimientos de Nuestra Señora con Jesús en el calvario: “Sus lágrimas se confundieron con [Su] sudor y lágrimas, con la sangre y el agua que brotaban de las heridas de su Hijo, para borrar las machas de las almas.”(4)

El más destacado de todos los teólogos franciscanos, Sn. Buenaventura (= 1274), expresó con sus propias palabras los grandes avances de Sn. Bernardo y Arnoldo respecto a la corredención de la Madre. El seráfico doctor muestra que la doctrina de la corredención de la nueva Eva enseñada por los padres de la Iglesia se cumple en Jesús y María como “reparadores” del linaje humano: “Así como ellos [Adán y Eva] fueron los destructores del linaje humano, éstos [Jesús y María] son sus reparadores.”(5)

Sn. Buenaventura relaciona explícitamente los principios patrísticos de la recapitulación y recirculación(6) con los sufrimientos de María en el calvario por nuestra redención. María “nos compró,” y “pagó el precio”(7) con Jesús al pie de la Cruz: “Esa mujer (llamada Eva), nos sacó del paraíso y nos vendió; pero ésta (María) nos rescató y nos compró.”(8) El místico padre de la teología franciscana declara que María “también obtuvo méritos para la reconciliación del linaje humano”(9); que ella “coofreció” a la divina víctima en el calvario(10); y que ofreció “satisfacción” por nuestros pecados.(11)

Otra contribución muy significativa a la corredención mariana y de la misma época que la franciscana, fue la del dominico Sn. Alberto Magno (= 1280), guía de Sto. Tomás de Aquino y Doctor de la Iglesia por derecho propio. Sn. Alberto enseñó que la Virgen María ejercitó el “principio de asociación o participación”(12) con Cristo en la redención del linaje humano, y que ella “participó de los mismos actos.”(13)

“Seudo Alberto” no tardó en seguir los pasos de Alberto Magno, elaborando y sistematizando el mismo “principium consortii” de María en la redención en la famosa obra, Mariale.(14) En esta obra, el autor llama a María la “colaboradora de la redención” (co-adjutrix redemptionis)(15), afirmando que en el calvario, María, la nueva Eva, colaboró con Cristo “a reengendrar al género humano a la vida de gracia”(16) y habla elocuentemente de su compasión como la adjutrix o “compañera” de la redención en el Gólgota:

Sólo a ella [María] se le dio el privilegio, es decir, una participación en la pasión; fue el deseo del Hijo que ella tuviera parte en los méritos de la pasión con objeto de que Él pudiera dar la recompensa y con el objeto de hacerla partícipe de los beneficios redentores. Él quiso que ella participara de las aflicciones de la pasión con el fin de convertirse en Madre de todos mediante la recreación, incluso por ser la ´adjutrix´ de la redención por su copasión. Y así como el mundo entero está obligado con Dios por su pasión extrema, también está obligado a la Señora de todos por su copasión.(17)

María participó singularmente de la pasión. María mereció singularmente de su cumplimiento. El mundo está singularmente obligado a la Señora, en virtud de su copasión, Madre de todos nosotros por nuestra recreación.

A principios del siglo XIV, el insuperable franciscano de la Concepción Inmaculada, Beato Juan Duns Escoto (= 1308), usó el término “Redentora” al narrar y refutar una típica objeción escolástica a la doctrina de la Inmaculada Concepción y el rol de María en la redención.(18)

Es en este momento histórico que hizo su aparición la contribución mística de Sta. Brígida de Suecia (= 1373). Las Revelaciones, registros escritos sobre una serie de visiones y profecías concedidas a Sta. Brígida por Jesús y María, fueron muy respetadas y reverenciadas por la Iglesia de la Edad Media, incluyendo a un gran número de pontífices, obispos y teólogos(19). Las palabras que revelaron Jesús y su Madre en relación con el rol corredentor de Nuestra Señora, fueron muy significativas para el desarrollo de la doctrina de la Corredentora, ya que influenciaron a varios teólogos durante el siglo XVII, la “Edad de Oro” de la corredención, unos trescientos años después.

A través de estas visiones proféticas a Sta. Brígida, la Madre de los Dolores revela que: “Mi hijo y yo, como con un solo corazón, redimimos al mundo.”(20) Jesús confirma esta misma verdad con sus propias palabras: “Mi Madre y yo salvamos a los hombres como si se tratara de un sólo Corazón; Yo por el sufrimiento que padecí en mi corazón y mi carne; ella, por el dolor y el amor que padeció en su corazón.”(21) Se torna un tanto difícil debatir el testimonio sobrenatural de una profecía que ha sido ratificada y reverenciada por la Iglesia en relación al rol de María Corredentora — testimonio que brota de labios del Redentor y la Corredentora mismos. Los medievales, en general, no lo hicieron.

El místico de las Provincias Renanas Juan Tauler (= 1361), ofreció su propia contribución teológica y mística a María Corredentora. Como no lo hizo autor alguno antes que él, este teólogo dominico articula con precisión que la Madre hizo un ofrecimiento inmolatorio en el calvario.

Tauler enseña que la Madre de Jesús se ofreció con Jesús como una víctima en vida por la salvación de todos(22), y el Padre Eterno aceptó esta oblación de María por la salvación del género humano: “Dios aceptó su oblación como un sacrificio agradable por convenir a la salvación de la raza humana… para que por los méritos de sus dolores, la ira de Dios se tornara en misericordia.”(23) En el desarrollo natural que había tenido en la patrística la recapitulación de la nueva Eva llevada a su plenitud en el calvario, el Beato Juan dice que el dolor de la Madre fue arrancado del árbol de la cruz para redimir a la humanidad con su Hijo: “Así como Eva, atrevidamente arrancó del árbol del conocimiento del bien y del mal destruyendo a los hombres en Adán, así tu has tomado el sufrimiento del árbol de la cruz sobre ti misma, y con tu sufrimiento saciado, has redimido a los hombres junto con tu Hijo.”(24)

Dirigiéndose a Nuestra Señora, Tauler nos relata que María conocía de antemano su cosufrimiento con Jesús, y que participaría de todos sus méritos redentores y aflicciones: “El te anunció [María] todo lo que ibas a sufrir, y por ello te asociaría a todos sus méritos y aflicciones, cooperando así con Él en la redención salvífica del hombre.”(25)

Concluimos este fecundo período de corredención mariana de los siglos XIII y XIV, alimentado con tanta opulencia por la mezcla providencial de teólogos y místicos, con el testimonio de la “mística de místicos,” Sta. Catalina de Siena (= 1380). La gran Doctora de la Iglesia y Co-patrona de Europa, llama a la Santísima Madre la “Redentora del género humano” tanto por haber engendrado al Logos, como por haber padecido dolores de “cuerpo y mente” con Jesús: “Oh María…portadora de luz…María, Germinadora de la fruta, María, Redentora del género humano porque, al proveer al Logos de tu carne, redimiste al mundo. Cristo redimió con su pasión y tú con el dolor de tu mente y tu cuerpo.”(26)

Notas

(1) Por ejemplo, la influencia que tuvieron las revelaciones de Sta. Faustina para el desarrollo de la Encíclica Dives in Misericordia, o el desarrollo litúrgico de la Fiesta de la Divina Misericordia.

(2) Sta. Brígida, Revelaciones, L. I, c. 35, ed. Roma, ap. S. Paulinum, 1606, p. 56b.

(3) Ricardo de Sn. Lorenzo, De laudibus Deatae Mariae Virginis, 1.3, c. 12; inter Opera Sancti Alberti Magni, ed. Vivés, vol. 36, p. 158.

(4) Cf. C. Dillenschneider, Marie au service de notre Rédemption, Haguenau, 1947, p. 246.

(5) Sn. Buenaventura, Sermo 3 de Assumptione; Opera Omnia, ed. Claras Aquas, vol. 9, p. 695.

(6) En tanto que algunos teólogos prefieren utilizar el término de recapitulación en el paralelo Adán-Cristo y recirculación para Eva-María, existe también el peligro de restringir el paralelo Eva-María a la dimensión soteriológica de recirculación, y al hacerlo, inferir que la Virgen Madre no tuvo un rol activo, aunque subordinado, con Cristo en la recapitulación, sino únicamente con Cristo en el aspecto antítético reversivo de la restauración. Según Sn. Ireneo, María participa activamente en ambos conceptos de recapitulación y recirculación: “Adán tuvo que ser recapitulado en Cristo, para que la muerte fuera absorbida por la inmortalidad, y Eva [tenía que ser recapitulada] en María, para que la Virgen, haciéndose abogada de otra Virgen, destruyera y aboliera la desobediencia de la primer virgen con la obediencia de la otra virgen” (Proof of Apostolic Preaching 33, SC 62, p. 83).

(7) Cf. Sn. Buenaventura, De donis Spiritus Sancti, collatio 6, n. 5/17; Opera Omnia, ed. Claras Aquas, 1882-1902, vol. 5, p. 484.

(8) Sn. Buenaventura, de don. Sp. 6; 14.

(9) Sn. Buenaventura, In III Sent., dist. 4, art. 3, quaest. 3, concl.; Opera Omnia, ed. Claras Aquas, vol. 3, p. 115.

(10) Cf. Sn. Buenaventura, De donis Spíritus Sancti, collatio 6, n. 17; Opera Omnia, vol. 5, p. 486.

(11) Ibid., collatio 6, n. 16.

(12) Sn. Alberto Magno, Comment. In Mat. I, 18; Opera Omnia, vol. 37, p. 97; cf. Roschini, Maria Santissima Nella Storia Della Salvezza, vol. 2, p. 184.

(13) Ibid.

(14) Seudo-Alberto, Mariale super Missus est; Opera Omnia.

(15) Ibid., preg.. 42, 4, t. 37,81.

(16) Ibid., 29, 3.

(17) Ibid., preg. 150.

(18) Beato Duns Escoto, Ms. Ripoll. 53, Barcelona, L. III, dist. 3, preg. 1 en C. Bali ć, O.F.M., Theologiae marianae elementa, Sibenici, Typ. Kaćić, 1933, pp. 211, 28-31.

(19) Cf. Sta. Brígida, Revelationes, ed. Roma, ap. S. Paulinum, 1606.

(20) Sta. Brígida, Revelationes, L. I, c. 35.

(21) Sta. Brígida, Revelationes, IX, c. 3.

(22) Tauler, Sermo pro festo Purificat. B.M. Virginis; Oeuvres complètes, ed. E.P. Noël, Paris, vol. 5, 1911, p. 61.

(23) Ibid., vol. 6, pp. 253-255.

(24) Ibid., p. 256.

(25) Ibid., p. 259.

(26) Sta. Catalina de Siena, Oratio XI, comunicado en Roma el día de la anunciación, 1379 en Opere, ed. Gigli t. IV, p. 352.

Continue Reading

0

La historia de la Corredentora, que se ha venido edificando por más de dieciocho siglos sobre las bases firmes de la Escritura y la Tradición tiene, en los Vicarios de Cristo, sus principales impulsores a efecto de que la doctrina pueda alcanzar un desarrollo pleno. Durante los siglos XIX y XX, los pronunciamientos que hicieron los pontífices elevaron la doctrina, y eventualmente el título, al rango de enseñanza común del Magisterio de la Iglesia, guiados por el Espíritu Santo y ejerciendo la autoridad petrina que sólo ellos poseen.

El amor que la Iglesia muestra durante este período por la Madre de Dios es tan grande, tan recta la articulación que desarrolla sobre sus verdades, que se le designó universalmente como la “Era de María.” Datada por lo general en 1830, fecha de las apariciones de Nuestra Señora de la Gracia, la “Medalla Milagrosa,” a Sta. Catalina Labouré y que se extiende hasta nuestros días, este extraordinario período en la historia de la Iglesia fue testigo de la declaración de dos dogmas marianos, un impresionante despliegue de vida Mariana en el campo de la literatura, las artes y la devoción, además de haber experimentado exponencialmente más apariciones Marianas, eclesiásticamente aprobadas, que cualquier otro período en la historia de la Iglesia. No debe sorprender, por lo tanto, observar el asombroso desarrollo mariológico de la doctrina y devoción a su Madre Corredentora, enseñada por los Santos Padres de esta Edad Mariana.

Esto nos lleva a preguntar en primera instancia, ¿en qué consiste específicamente la doctrina pontificia del Magisterio ordinario, el ministerio de autoridad doctrinal de la Iglesia?

El Concilio Vaticano Segundo nos enseña que los fieles “deben aceptar el juicio de su Obispo, dado en nombre de Cristo, y deben adherirse a él con religioso respeto. Este obsequio religioso de la voluntad y del entendimiento de modo particular ha de ser prestado al Magisterio auténtico del Romano Pontífice aun cuando no hable ex cathedra(i); de tal manera que se reconozca con reverencia su Magisterio supremo y con sinceridad se preste adhesión al parecer expresado por él, según su manifiesta mente y voluntad, que se colige principalmente ya sea por la índole de los documentos, ya sea por la frecuente proposición de la misma doctrina, ya sea por la forma de decirlo” (Lumen Gentium, 25).

Como veremos más adelante, el “carácter” de los documentos pontificios que articulan la doctrina de María Corredentora, incluyen cartas apostólicas, el canal oficial de comunicaciones para el Magisterio ordinario, así como otras formas de enseñanza pontificia, como es el caso de las cartas apostólicas, exhortaciones y discursos generales (así como las posteriores enseñanzas conciliares ecuménicas del Concilio Vaticano Segundo). La verdad sobre María Corredentora también se ha confirmado por la “frecuente” enseñanza de los Papas sobre la doctrina de la corredención, y la constante aplicación del título de Corredentora por los pontífices.(iii) De hecho, los sucesores de Pedro de los siglos XIX y XX, cumplieron con los criterios conciliares para la doctrina ordinaria del Magisterio pontificio, en relación con la corredención Mariana y su título.(iv)

Por lo tanto, no es de extrañar que durante esta Era Mariana, los Santos Padres dieran un estatus más preciso y de autoridad a la historia de María Corredentora mediante un testimonio pontificio sin precedentes(v). Construyendo sobre fundamentos bíblicos, apostólicos, patrísticos y teológicos medievales, han hecho válidos sus elementos más importantes con una guía neumatológica y protección que no posee ningún otro ministerio de instrucción sobre la tierra.

Teniendo en cuenta el principio de que el rol debe anteceder al título, vemos que esta regla prioritaria fue pedagógicamente respetada por los pontífices, quienes comenzaron por examinar el rol de la corredención Mariana y luego el término del rol en el propio título de Corredentora.

En su Carta Apostólica, Ineffabilis Deus, en la que definió la Inmaculada Concepción (1854) el Beato Pío IX hace referencia a la corredención de la Madre recordando la declaración que se hiciera en el medioevo temprano de “Reparadora de sus primeros padres” basados en los orígenes bíblicos de la profecía del Génesis 3,15 sobre su guerra corredentora contra la serpiente: “También declararon que la gloriosísima Virgen fue la Reparadora de sus primeros padres, la que dio la vida a la posteridad, siendo escogida desde la eternidad, preparada por el Altísimo para Sí mismo, vaticinada por Dios cuando dijo a la serpiente, ‘enemistad pondré entre ti y la mujer’ — evidencia inequívoca de que ella pisó la cabeza venenosa de la serpiente” (Beato Pío IX, Ineffabilis Deus, Diciembre 8, 1854).

En su Encíclica Jucunda Semper, el Papa León XIII (1878-1903), enseñó que María compartió con Jesús en lo profundo de su alma, la dolorosa expiación a nombre del linaje humano: “Cuando María se ofreció por completo a Dios junto con su Hijo en el Templo, ya estaba compartiendo con Él la dolorosa expiación a nombre del linaje humano…[al pie de la cruz] lo ofreció voluntariamente a la divina justicia, muriendo con Él en su Corazón, traspasada por la espada del dolor.”(vi)

El “Papa del Rosario” del siglo XIX, también comenzó con una serie de enseñanzas pontificias que identifican a la Madre del Señor como “cooperadora” (co-operare, “colaborar con”) en la distribución de las gracias de la redención, como resultado directo de su cooperación en la obtención de las gracias de la redención: “Ella, que fue cooperadora en el sacramento de la redención del hombre sería, de igual manera, cooperadora en la dispensación de las gracias derivadas de ella.”(vii) De nuevo, Nuestra Señora es la Mediadora de todas las gracias porque ella es primero la Corredentora; la adquisición de la gracia antecede a su distribución. La “Madre que sufre,” se convierte en la “Madre que alimenta.”

Sn. Pío X (1903-1914) continúa con el tributo pontificio a la corredención Mariana, en su primera Encíclica Mariana, Ad Diem Illum (1904). En este famoso texto, el Papa de la Eucaristía otorga autoridad pontificia a muchos testimonios teológicos anteriores sobre la participación de María en los méritos de la redención a la luz de su sufrimiento con el Redentor:

Por la unión de sufrimientos y propósitos entre Cristo y María, mereció convertirse de la manera más digna en la reparadora del mundo perdido y en consecuencia dispensadora de todos los favores que Jesús nos adquirió con su muerte y con su sangre…Sin embargo, porque ella supera en santidad y unión con Cristo a toda criatura humana y angelical por haber sido escogida por Cristo para asociarla en la obra de la salvación humana, mereció por nosotros de congruo, como dicen, aquello que Cristo nos mereció de condigno, siendo ella la principal dispensadora de las gracias que se distribuyen.(viii)

En su sentido tradicional estricto, el mérito de condigno (meritum de condigno ex toto rigore justitiae) se refiere al mérito o “derecho de merecer,” con estricta igualdad entre obra y premio y también igualdad entre la persona que da el premio y la persona que lo recibe. El mérito de congruo o congruencia (meritum de congruo) se refiere al premio según una valoración libre por el acto y por la generosidad de aquel que da el premio.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que el mérito sobrenatural es tanto un don de la gracia como un premio por la colaboración del hombre con Dios, fundado en la libre voluntad de Dios de asociar al hombre con su obra salvífica:

Frente a Dios no hay, en el sentido de un derecho estricto, mérito por parte del hombre. Entre Él y nosotros, la desigualdad no tiene medida, porque nosotros lo hemos recibido todo de Él, nuestro Creador.

El mérito del hombre ante Dios en la vida cristiana proviene de que Dios ha dispuesto libremente asociar al hombre a la obra de su gracia. La acción paternal de Dios es lo primero, en cuanto Él impulsa, y el libre obrar del hombre es lo segundo, en cuanto que éste colabora, de suerte que los méritos de las obras buenas deben atribuirse a la gracia de Dios en primer lugar, y al fiel, seguidamente. Por otra parte, el mérito del hombre recae también en Dios, pues sus buenas acciones proceden, en Cristo, de las gracias provenientes y de los auxilios del Espíritu Santo.(ix)

¿Quién, entonces, es más merecedor de los méritos de Dios por su colaboración en la obra salvífica con Cristo que la Madre Corredentora? Ninguna otra criatura, humana o angélica, escogió colaborar más con Dios en el plan redentor, que la inmaculada, creada llena de gracia sin pecado por el Padre de toda la humanidad precisamente para este propósito.

Sn. Pío X otorgó validez de autoridad del Magisterio ordinario, que María mereció para la humanidad en el orden de la “conveniencia” o mérito de congruo, aquello que Jesús nos mereció en el orden de la “justicia” o estricto mérito de condigno. La Madre en el calvario al menos obtiene para la humanidad el mérito de congruo (x), que se basa en la conveniencia de la recompensa, por sus sufrimientos unidos a los de Jesús, acoplados a la generosidad del Padre Eterno por el sacrificio amoroso de la Hija Virgen y la obediencia que le ofreció por la salvación del mundo.

Aplicación del título Corredentora por el Magisterio

La aplicación del título Corredentora en pronunciamientos oficiales en las congregaciones romanas, también se llevan a cabo bajo el Magisterio de Sn. Pío X. Corredentora se utiliza tres veces por la Santa Sede en las iniciativas de tres Congregaciones de la Curia, y por lo tanto, están contenidas en las publicaciones de sus actos oficiales, Acta Sanctae Sedis (que más tarde sería Acta Apostolicae Sedis).

La primera vez que se usó oficialmente el título de Corredentora fue el 13 de Mayo de 1908, en un documento de la Congregación de los Ritos. Respondiendo positivamente una petición para elevar al rango de fiesta los Siete Dolores de Nuestra Señora, a una doble de segunda clase para toda la Iglesia, la Congregación de los Ritos expresó su deseo de que con ello “se incremente el culto a la Madre Dolorosa y se intensifique la piedad y agradecimiento de los fieles hacia la misericordiosa Corredentora del linaje humano.”(xi)

La Congregación del Santo Oficio (actualmente la Congregación para la Doctrina de la Fe), sería la próxima en valerse del término. El 26 de Junio de 1913 al expresar su satisfacción con la práctica de añadir el nombre de María al de Jesús en el saludo “Alabados sean Jesús y María,” a lo que uno responde “ahora y siempre,” el documento oficial firmado por el Cardenal Rampolla declaró: “Hay cristianos que tienen tan tierna devoción hacia aquella, la más bendita de entre las vírgenes, que no pueden mencionar el nombre de Jesús sin que vaya acompañado del nombre glorioso de la Madre, nuestra Corredentora, la Santísima Virgen María.(xii)

Seis meses después, el mismo Santo Oficio concedió una indulgencia parcial por recitar una oración de reparación a la Santísima Virgen (Vergine benedetta): las oraciones concluyen con las palabras: “Bendigo tu santo Nombre, alabo tu exaltado privilegio de ser la verdadera Madre de Dios, siempre Virgen, concebida sin mancha de pecado, Corredentora del género humano.”(xiii)

En estos casos, el Santo Oficio, comisionado por la Iglesia como guardián de la ortodoxia doctrinal, libremente usa el término de Corredentora en una referencia complementaria a la Fiesta de Nuestra Señora de los Dolores, que manifiesta su sentido de familiaridad y su confianza en el propio término. La misma Dicastería concedió luego gracias indulgenciadas a una oración que identifica el rol de María, Corredentora del linaje humano, como un privilegio digno de bendición. La aplicación del título por la Congregación de los Ritos (actualmente Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos), también habla de que es apropiado el título como parte de la auténtica devoción católica.

Por otra parte, fue bajo el pontificado de Sn. Pío X, que se llevó a cabo en Roma el Primer Congreso Internacional Mariológico en 1904 (como celebración del cincuenta aniversario del dogma de la Concepción Inmaculada), donde el tema de María Corredentora dominó en el Congreso. El teólogo francés (más tarde Cardenal) Alexis Lépicier (= 1936), presentó un ensayo que pronto se publicaría a manera de libro intitulado, La inmaculada Madre de Dios, Corredentora del género humano.(xiv) En el texto, Lépicier afirma que después del título de Madre de Dios, el de Corredentora es el más glorioso que se pueda conceder a la Virgen. La contribución de Lépicier fue favorablemente recibida por un gran número de teólogos y mariólogos en el Congreso de Roma.(xv)

El pontífice sucesor, Benedicto XV (1914-1922), hizo una contribución inestimable a la exactitud de la doctrina de la corredención, como la doctrina inequívoca del Magisterio pontificio. En el texto clásico de su Carta Apostólica, Inter Sodalicia (1918), el Papa Benedicto articula que María participó de la pasión cosufriendo e inmolándose con su Hijo para aplacar la justicia del Padre, y concluye con la explícita enseñanza pontificia de que María “redimió al género humano junto con Cristo”: “A tal grado sufrió [María] y, por decirlo así, casi murió con su Hijo que sufría y moría; a tal grado renunció a sus derechos maternales por la salvación del hombre y, en cuanto dependió de ella, ofreció a su Hijo para aplacar la divina Justicia, que bien podemos decir que ella, junto con Cristo, redimió al género humano.”(xvi)

Apoyado en los hombros de estos pontífices y sus doctrinas oficiales sobre la corredención, el Papa Pío XI (1922-1939) se convirtió en el primer Papa en usar el título de Corredentora en discursos pontificios.

La primera ocasión fue el 30 de Noviembre de 1933, en una Alocución papal a los peregrinos de Vicenza en Italia. Con sensibilidad pastoral pero firmeza en su doctrina, Pío XI explicó en este primer empleo pontificio de “Corredentora,” la razón exacta de ser un término legítimo por el cual invocar a la Madre del Redentor: “Por la naturaleza de su obra, el Redentor debía asociar [en italiano, “non poteva, per necessità di cose, non associare“] a su Madre con su obra. Por esta razón, la invocamos bajo el título de Corredentora. Ella nos dio al Salvador, lo acompañó en la obra de redención hasta la cruz, compartiendo con Él los sufrimientos, la agonía y la muerte, con los que Jesús dio cumplimiento cabal a la redención humana.”(xvii)

En este sencillo pasaje, el Papa Pío XI expone en forma razonada el título de Corredentora a la luz de que el Redentor no podía “no” haber asociado a su Madre en la redención por la perfecta providencia de Dios.(xviii)

Durante el Año Santo de la Redención en 1934, Pío XI repite el título de Corredentora durante la conmemoración cuaresmal de Nuestra Señora de los Dolores. L’Osservatore Romano reporta las declaraciones a los peregrinos de habla hispana en esa ocasión: El Papa ve con alegría que han venido a Roma a celebrar con él “no sólo el décimonoveno centenario de la divina redención, sino también el decimonoveno centenario de María, el centenario de su corredención, de su maternidad universal.” Luego el Santo Padre exhorta a la juventud a “seguir el pensamiento y deseos de María Santísima, nuestra Madre y Corredentora: ellos también, deben hacer grandes esfuerzos por ser corredentores y apóstoles, según el espíritu de la Acción Católica, que es precisamente la cooperación de los laicos en el apostolado jerárquico de la Iglesia”.(xx)

Al año siguiente, Pío XI y por tercera vez, invoca a la Madre de Jesús como la Corredentora, en un programa de radio que el pontífice sabía que llegaría más allá de los límites de una pequeña audiencia papal en Roma, que “tendría peso y alcance universal.”(xxi) En un mensaje de radio el 28 de Abril de 1935 para clausurar el Año Santo en Lourdes, Pío XI directamente invocó a la Madre como la “Corredentora” quien concurrió con el Señor en el ofrecimiento del “sacrificio de nuestra redención”: “Oh Madre de amor y misericordia quien, cuando tu dulcísimo Hijo estaba consumando la redención del género humano en el altar de la cruz, estuviste junto a Él y sufriendo con Él como Corredentora… te suplicamos conservar en nosotros e incrementar día con día el precioso fruto de su redención y tu compasión.”(xxii)

El Papa Pío XII (1939-1958) no se sirvió explícitamente del título, pero en repetidas ocasiones ilustró la enseñanza doctrinal de la corredención al nivel de Magisterio ordinario. En su encíclica, Mystici Corporis (1943), declaró que la antigua doctrina de la nueva Eva había sido adecuadamente cumplida por la corredención de María en el calvario, y que María, como la “nueva Eva” ofreció a Jesús al Padre Eterno, sacrificándolo en beneficio de “todos los hijos de Adán”: “Fue ella quien, siempre íntimamente unida a su Hijo, como la nueva Eva, lo ofreció en el Gólgota al Padre Eterno, junto con el sacrificio de sus derechos maternales y su amor en beneficio de todos los hijos de Adán manchados por el vergonzoso pecado de éste.”(xxiii)

Durante un mensaje de radio a los peregrinos, el 13 de Mayo de 1946, aniversario de las apariciones de Fátima, Pío XII habló de la inmaculada Virgen como la “cooperatrix” asociándola con el “Rey de Mártires” en la “inefable obra de la redención humana”:

“Él, que es Hijo de Dios, refleja en su Madre celestial la gloria, la majestad y el dominio de su realeza; porque, habiendo sido asociada con el Rey de Mártires en la inefable obra de la redención humana como madre y cooperatrix, permanece para siempre asociada a Él, casi con poder ilimitado, en la distribución de las gracias que fluyen de la redención. Jesús es Rey por toda la eternidad, por naturaleza y por derecho de conquista; por Él, con Él y bajo Él, María es la Reina por gracia, por relación divina, por derecho de conquista y por elección singular.(xxiv)

Nótese la manera tan elocuente en que este pontífice relaciona la corredención de María con su dignidad de Reina, obtenida por derecho en su victoriosa conquista con Cristo, el Rey, en la restauración de la gracia. Pío XII también está reiterando la continua doctrina pontificia, de que la Madre distribuye las gracias de la redención como resultado directo de su asociación con Cristo en la economía salvífica por la que se adquirieron las gracias.

En su encíclica sobre la dignidad de Reina que tiene Nuestra Señora (Ad Caeli Reginam) de 1954, Pío XII utilizó su expresión predilecta de “asociada” del Redentor(xxv), al referirse a la participación de la Madre en la redención. Citando a Suárez, mariólogo jesuita del siglo XVII, afirmó su singular cooperación en la redención: “Así como Cristo, porque Él nos redimió, es por un título especial nuestro Rey y Señor, también lo es Santa María [nuestra Reina y Señora], por la forma única en que cooperó con nuestra redención.”(xxvi) En otra alocución, el pontífice (ahora Venerable Pío XII), afirma la unión del nuevo Adán y la nueva Eva al hacer “satisfacción” por el pecado del primer Adán y la primera Eva: “¿No son Jesús y María los dos amores sublimes del pueblo cristiano? ¿No son el nuevo Adán y la nueva Eva a quienes el árbol de la cruz une en el amor y el dolor para hacer satisfacción por el pecado de nuestros primeros padres en el Edén?”(xxvii)

¿A qué conclusión podemos llegar con estos testimonios de la autoridad pontificia en la Era Mariana que hacían camino hacia al Concilio Vaticano II? Este extraordinario colegio de Santos Padres otorgó aprobación oficial pontificia a la doctrina de María Corredentora y, con su testimonio y doctrina, al título de María Corredentora. Fueron ellos los que confirmaron el mérito de la Madre(xxviii) y la satisfacción(xxix) en el calvario, su participación en el sacrificio(xxx) y su participación al pagar el precio de la deuda contraída por la humanidad(xxxi). Los pontífices de la Era Mariana repetidamente se sirven de la nueva terminología aplicada a María, es decir, “cooperadora”(xxxii) y “corredentora,”(xxxiii) y confirmaron su cosufrimiento y comuerte con Jesús en el calvario.(xxxiv)

En resumen, estos Papas de la Era Mariana aportaron a la doctrina oficial del Magisterio pontificio las mejores ideas y formulaciones sobre la corredención, tomando del abismal depósito de conocimientos de los Padres y Doctores de la Iglesia, de Juan el Geómetro, Sn. Bernardo y Arnoldo, San Alberto y Tauler, lo mejor de la Epoca de Oro del siglo XVII y el misticismo de Sta. Catalina y Sta. Brígida de Suecia. Y por supuesto, la revelación mística de labios de Nuestra Señora misma a través de Sta. Brígida, que testifica que “Mi hijo y yo redimimos al mundo con un solo Corazón,”(xxxv) fue ratificado con autoridad pontificia en boca de Benedicto XV, quien da testimonio de que Nuestra Señora “redimió al género humano junto con Cristo.”

Notas

(i) Lumen Gentium, 25.

(ii) Se han encontrado un gran número de citas en la extensa obra Mons. Arthur B. Calkins, “El Misterio de María Corredentora en el Magisterio pontificio,” María Corredentora: Temas Doctrinales Actuales, Queenship, 2002, pp. 25-92.

(iii) El criterio de repetición al uso pontificio del título Corredentora, incluye las seis ocasiones en que Juan Pablo II se ha servido de él y que se examinarán en el siguiente capítulo.

(iv) Para la misma aplicación que sobre la corredención Mariana ha tenido el criterio conciliar durante el Magisterio de Juan Pablo II, cf. Calkins, “Pope John Paul II’s Teaching on Marían Coredemption,” Mary Coredemptrix Mediatrix Advocate: Theological Foundations II, Queenship, 1996, p. 145. Nota: Si bien el título de Corredentora no se ha utilizado en documentos de carácter conciliar o encíclico, su repetido uso (por lo menos nueve ocasiones por ambos Pío XI y Juan Pablo II) cumple con el criterio conciliar de la “frecuencia” en la enseñanza papal.

(v) Para un estudio más profundo, cf. Calkins, The Mystery of Mary Coredemptrix in the Papal Magisterium,” pp. 25-92; Carol, “Our Lady’s Coredemption,” pp. 382-386; J. Schug, CAP., “Mary Coredemptrix: Her Title and Its Significance in the Magisterium of the Church,” Mary Coredemptrix Mediatrix Advocate: Theological Foundations, Queenship, 1995, pp. 215-246.

(vi) León XIII, Encíclica Jucunda Semper.

(vii) León XIII, ASS 28, 1895-1896, PP. 130-131.

(viii) Sn. Pío X, Encíclica Ad Diem Illum; ASS 36, p. 453.

(ix) Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 2007-2008.

(x) María no puede merecer el mérito de condigno en sentido estricto, pues obviamente no hay una igualdad entre la persona de Dios y la persona creada de María necesaria para satisfacer estrictamente la segunda condición de mérito de condigno. Sólo el Hombre-Dios puede recibir mérito en relación de estricta justicia por el acto redentor llevado a cabo en el Gólgota, y en relación de igualdad entre Él y el Padre Eterno.

Si no hay igualdad entre la persona que otorga el premio y la que lo recibe, pero hay igualdad entre el acto meritorio y el premio, entonces este tipo de mérito puede referirse como “condign merit ex mera condignitate” (cf. Carol, “Our Lady’s Coredemption,” p. 410; cf. también a M. Llamera, O.P., Alma Socia Christi, Roma, 1951, vol. 1, p. 245 y M. Cuervo, O.P., “La cooperación de María en el misterio salud…,” Estudios Marianos, 1943, vol. 2, pp. 137-139). Varios autores, quizás continuando con la posición que inició del Moral (= 1731), apoyan la tesis general de que María sí mereció en el orden de mérito de condigno, pues había igualdad entre su obra corredentora y la recompensa que Dios le otorgó a nombre de toda la humanidad, pero obviamente no en estricto sentido de igualdad entre ella y Dios (cf. J. Lebon, “Comment je conçois, j’établis et je defends la doctrine de la Médiation Maríale,” Ephemerides Theoligicae Lovanienses, 1939, vol. 16, pp. 674-678; A. Fernández, O.P., “De Mediatione B. Virginis secundum doctrinam D. Thomae,” La Ciencia Tomista, 1938, vol. 38, pp. 145-170; C. Bali, “Die sekundäre Mittlerschaft der Gottesmutter (Hat María die Verdienste Christi de condigno für uns mitverdient?),” Wissenschaft und Weisheit, 1937, vol. 4, pp. 1-22; L. Colomer, O.F.M. Cuervo, Ibid; J.A. de Aldama, S.J., “Cooperación de María a la Redención…,” Estudios Marianos, 1943, vol. 2, pp. 179-193; E. Sauras, O.P., “Causalidad de la cooperación de María…,” Estudios Marianos, 1943, vol. 2, pp. 319-358; F. Vacas, O.P., “María Corredentora pudo merecer de condigno ex condignitate,” Boletín Eclesiástico de Filipinas, 1940, vol. 18, pp. 719-729; M. Llamera, O.P., “El mérito maternal corredentor de María,” 1951, vol. 11, pp. 83-140; cf. también Llmaera, Alma Socia Christi, vol. 1, pp. 243-255).

(xi) AAS, 1, 1908, p. 409.

(xii) AAS 5, 1913, p. 364.

(xiii) AAS 6, 1914, p. 108.

(xiv) A. Lépicier, L’Immacolata Madre di Dio, Corredentrice del genere umano, Roma, 1905.

(xv) Ibid.

(xvi) Benedicto XV, Carta Apostólica Inter Sodalicia; AAS 10, pp. 181-182.

(xvii)Pío XI, L’Osservatore Romano, Diciembre 1, 1933, p. 1.

(xviii) Los cuestionamientos exegéticos de Laurentin de si este texto y el del 23 de Marzo 1934, son exactos, parecerían un tanto exagerados (cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 26) Efectivamente Pío XI, ejerciendo su oficio de romano pontífice y en un documento con carácter de discurso público, se refirió al título de Corredentora haciendo una exposición razonada del mismo. Hasta qué punto pudo haber reflexionado antes de usarlo, y si se basó en un texto previamente preparado o no, es dudosa especulación. L’Osservatore Romano lo publica como palabras auténticas de Pío XI que explican el título Corredentora exponiendo razonadamente su utilización. Laurentin no hace una objeción directa en cuanto a examinar el legítimo nivel de autoridad pontificia que se empleó, sino más bien si se trató de una auténtica alocución papal o no. No sería aconsejable usar especulación semejante para juzgar los méritos de otras alocuciones papales o incluso cuestionar, por ejemplo, el estado legal que guardan alocuciones papales anteriores escritas previamente por algún teólogo y no por el mismo pontífice. En algunos casos, las palabras espontáneas manifiestan más auténticamente las verdaderas convicciones que tiene un pontífice en su mente y su corazón, en tanto que también demuestran su confianza y familiaridad con ellas, por ejemplo, en este caso con el título de Corredentora.

Sin embargo, la conclusión de Laurentin en este mismo documento alude a que en virtud del “uso y protección” que el título recibía de dos papas, el término Corredentora merece, de tal suerte, nuestro respeto y no debe atacarse su legitimidad: “Empleado o protegido por dos papas, aún en el ejercicio más humilde de su Magisterio supremo, el término requiere, por lo tanto, todo nuestro respeto. Sería gravemente pretencioso, a lo menos, atacar su legitimidad” (Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, pp. 27-28). No obstante, continúa diciendo que “sería inexacto decir que Roma recomienda o alienta positivamente su aplicación.” ¿Acaso el ejemplo mismo del papa de haberse valido del título Corredentora, no es de por sí una recomendación o un estímulo positivo para su uso, particularmente si se realizó en el contexto de un discurso pontificio que tiene “gran peso y alcance universal” (citando las mismas palabras de Laurentin)?

(xix) Pío XI, L’Osservatore Romano, Marzo 25, 1934, p. 1.

(xx) Ibid.

(xxi) Cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 27.

(xxii) Pío XI, l’Osservatore Romano, Abril 29-30, 1935, p. 1.

(xxiii)Ven. Pío XII, Encíclica Mystici Corporis, Junio 29, 1943; AAS 35, 1943, p. 247.

(xxiv) Ven. Pío XII, Mensaje de Radio a Fátima, Mayo 13, 1946; AAS 38, p. 266.

(xxv) Ven. Pío XII, Encíclica Ad Caeli Reginam; AAS 46, 1954, p. 635.

(xxvi) Ibid., p. 634.

(xxvii) Ven. Pío XII, L’Osservatore Romano, Abril 22-23, 1940, p. 1.

(xxviii) Cf. Sn. Pío X, Ad Diem Ilum.

(xxix) Cf. Ven. Pío XII, AAS 46, 1954, p. 635; cf. Benedicto XV, Inter Sodalicia.

(xxx) Cf. Ven. Pío XII, Mystici Corporis; AAS35, p. 247.

(xxxi) Cf. León XIII, Jucunda Semper; Benedicto XV, Inter Sodalicia; Ven. Pío XII, L’Osservatore Romano, Abril 22-23, 1940.

(xxxii) Cf. León XIII, AAS 28, 1895-1896, pp. 130-131; Ven. Pío XII, Mensaje de Radio a Fátima.

(xxxiii) Cf. Magisterios de Pío X y Pío XI.

(xxxiv) Cf. León XIII, Jucunda Semper; Benedicto XV, Inter Sodalicia.

(xxxv)Sta. Brígida, Revelaciones, L. I, c. 35.

Continue Reading

La Segunda Eva

Published on July 20, 2012 by in En Espanol

0

Sin duda el Espíritu de la Verdad ha de haber revestido de luz especial a los primeros pastores y teólogos cristianos que vivieron tan de cerca el punto culminante de la revelación cristiana, cuando la Palabra se hizo carne y murió por nosotros, para poder predicar y enseñar el Evangelio a la Iglesia primitiva. A pesar de que ninguno de ellos podría haber reclamado para sí mismo un “oficio” de autoridad o inspiración, la gran mayoría de los primeros autores (y en muchos casos mártires), confirmados y guiados por el Espíritu en su oficio pontificio, se les honra en la Iglesia propiamente con los títulos de “padres apostólicos” y “padres de la Iglesia.”

Cuando los primeros padres contemplaron la encarnación redentora, naturalmente reconocieron y honraron el rol de la Virgen y Madre de Jesús en la economía de salvación, porque negarse a reconocer el rol que en los planes del Padre celestial debía fungir la Virgen de Nazaret con el Redentor, sería como rechazar lo obvio — sería como inferir que el Hijo careció de una madre, que el ángel enviado por el Padre no vino a pedir su libre consentimiento y que ella no cooperó moral y físicamente para dar al Salvador el instrumento de salvación, su naturaleza humana.
También los primeros padres percibieron el acto salvífico de la redención en términos de las enseñanzas de Sn. Pablo: “…dándonos a conocer el Misterio de su voluntad según el benévolo designio que en él se propuso de antemano, para realizarlo en la plenitud de los tiempos: hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza” (Ef.1,9-10). La revelación de Cristo como “nueva cabeza” de la creación, quien compendia en sí a todo el linaje humano y el resto de la creación, es el concepto patrístico de la recapitulación.

El modelo patrístico de “recapitulatio” (“volver a empezar,” “compendiar”), basado en la doctrina paulina de Cristo como “nueva cabeza” (“re-caput“), se convirtió en el principal modelo en que se basaron los padres para hablar de la redención. El Redentor compendió en su persona a todo el linaje humano santificándolo y uniéndolo con Dios. Todo lo que fue creado desde el principio “vuelve a comenzar, se unifica” en Cristo y se vuelve a crear pero ya libre del pecado, en una especie de “segunda creación.” Mediante esta nueva creación, Dios retomó su plan inicial de creación que había sido destruido por el pecado de Adán, restaurándolo y uniéndolo a la persona del Redentor. Puesto que el linaje humano se perdió por el pecado de Adán, primer padre del género humano, era necesario que Jesucristo se hiciera hombre, un segundo o “nuevo Adán,” para restaurar o rescatar a los hombres (cf. Rm.5,12-20). “‘Fue hecho el primer hombre Adán, alma viviente; el último Adán, espíritu que da vida” (1Co.15,45).(1)

Pero si Jesús es el “segundo” o “nuevo Adán,” enviado por el Padre celestial para revertir el “error” de Adán, ¿qué hay de una segunda o nueva “Eva” en este proceso de salvación?

Junto con el principio de recapitulación, se encuentra la teoría integral y complementaria de la recirculación enseñada por los padres, en la que al proceso de salvación logrado por Cristo, el nuevo Adán, le deberá seguir otro pero esencialmente opuesto, marcando cada paso el proceso de la caída de Adán. Por lo tanto, si el Padre Eterno planeó restaurar a la familia humana usando los mismos medios pero contrarios, que llevaron a la caída de Adán (manifestando así el absoluto poder y gloria de Dios), entonces ¿qué hay de la parte del proceso realizado por Eva en la pérdida de la gracia? ¿Acaso en el concepto cristiano de la recirculación, el plan divino antitético no necesita una representante para la primera Eva, instrumento clave en el pecado de Adán?

Los primeros padres reconocieron de inmediato a la nueva “Madre de los Vivientes,” aquella que invertiría el curso de los hechos tomando el lugar de la primera “Madre de los vivientes” (Gen.3,20). Dentro de esta teología salvífica de recapitulación y recirculación, ven claramente el papel crucial de María en el plan de salvación, y sus testimonios al respecto son el fruto de la contemplación, el sacrificio e incluso el martirio. A su parecer, ella es sin lugar a dudas la “Segunda Eva.”(2)

Sn. Justino Mártir (= hacia 165), fue el primer defensor cristiano de la función central que desempeñó la Virgen María en la reversión divina que conduce a la salvación. Eva concibió la palabra de la serpiente dando a luz a la “desobediencia y la muerte;” el fiat de María dio a luz al que es Santo, que al vencer la simiente mortal de la serpiente, abrió las puertas a la vida:

Sabemos que Él, en el principio y antes que las demás criaturas, procedió del Padre por su solo poder y voluntad….y que por medio de la Virgen se hizo hombre para que la desobediencia que comenzó con la serpiente, se deshiciera de la misma manera en que surgió. Pues Eva, virgen e inmaculada, concibió la palabra de la serpiente y engendró la desobediencia y la muerte. Pero la Virgen María, al anunciarle el Ángel Gabriel la buena nueva de que el Espíritu del Señor vendría sobre ella y el poder del Altísimo la cubriría con su sombra, engendrando y dando a luz al Santo e Hijo de Dios, ella respondió: “Hágase en mí según tu palabra.” Por María nació Aquél…por el que Dios venció a la serpiente, los ángeles y a todo hombre parecido a la serpiente.(3)

El sabio Obispo de Lyons, Sn. Ireneo (= hacia 162), está considerado como el primer y verdadero mariólogo. Sn. Ireneo es el primero en enseñar una soteriología completa de recirculación entre la desobediencia de la virgen Eva, “causa de la muerte” para ella y para todo el linaje humano, y la obediencia de la virgen María, causa instrumental de salvación para ella y para todos los hombres:

Así como aquella…fue desobediente haciéndose causa de la muerte para sí misma y para todo el linaje humano, así también María….fue por su obediencia causa de la salvación para sí misma y para todo el linaje humano…El nudo de la desobediencia de Eva se desató con la obediencia de María. Pues lo que la virgen Eva ató por su incredulidad, la virgen María lo desató por su fe.(4)

La frase “causa de salvación para ella y para todo el linaje humano,” es realmente una extraordinaria profesión de corredención mariana escrita por el “padre del cristianismo ortodoxo” en el siglo segundo de la Iglesia. Es nada más y nada menos que el sorprendente testimonio de la Iglesia primitiva del singular rol de la Madre con Jesús en la salvación — una proclamación de que la Virgen Madre fue instrumento directo para la causa de la redención que comenzó, pero no terminó, con la encarnación redentora.(5)

En el tributo que hace Sn. Ireneo no propone a María como causa esencial o “formal” de la salvación, sino como causa instrumental sin paralelo alguno con Eva, instrumento de causalidad en la pérdida formal de Adán de la gracia para la humanidad. Así como Eva está completamente subordinada a Adán en la “muerte” del género humano, también el rol instrumental de María está completamente subordinado y es dependiente de Jesucristo, el nuevo Adán, puesto que sólo Cristo es la causa última y esencial de la salvación y recapitulación como “cabeza,” la “Palabra que viene de lo alto y el verdadero hombre” que “nos redimió con su propia sangre.”(6)

La pureza doctrinal de Sn. Ireneo es una profesión irrefutable de que la Virgen María, con su obediente “sí,” fue causa de salvación para toda la raza humana que tuvo como primer efecto su propia salvación. Pero Ireneo va más allá al identificar a la Virgen María como la “abogada” o intercesora de la virgen desobediente, por quien la desobediencia de Eva es destruida:

Por la desobediencia de una virgen el hombre cayó y después de su caída fue presa de la muerte. De la misma forma pero por una Virgen que fue obediente a la palabra de Dios, el hombre se regeneró…Era apropiado y necesario que Adán fuera restaurado en Cristo, para que aquello que era mortal fuera absorbido e inmerso en la inmortalidad, y que Eva fuera restaurada en María, para que una Virgen fuese la abogada de una virgen, y que la desobediencia de la primera fuera borrada y destruida por la obediencia de la otra.(7)

Otro obispo y apologista cristiano de los primeros siglos, Sn. Melito de Sardis (hacia 170), se refiere en su Homilía Pascual al rol de la Virgen Madre en el sacrificio salvífico del Hijo:

Él es el cordero degollado
Que nace de María, la cordera perfecta,
que sacado de su rebaño
lo llevan para inmolarlo…
Pero con su resurrección de entre los muertos,
resucitó al hombre de la tumba profunda.(8)

Sn. Melito utiliza la metáfora del “cordero,” que en el Antiguo Testamento representan tanto el sacrificio como la pureza virginal.(9) El Obispo de Sardis, aplicando la misma metáfora a la Madre y al Hijo, se refiere claramente a la participación de la Madre en el sacrificio salvífico de Jesús, el cordero de Dios degollado.(10)

Tertuliano (= hacia 240-250) continúa con este modelo de recapitulación Eva-María, al describir el rol de la Virgen por quien hemos “recobrado el camino de la salvación”:

Fue por un acto opuesto que Dios recobró la imagen y semejanza que el demonio había arrebatado. Pues si por Eva, virgen aún, avanzó la palabra causante de la muerte, de igual modo debía introducirse la Palabra de Dios creadora de vida, en una Virgen; que por el mismo sexo por el que había venido nuestra ruina, se recuperara también el camino de salvación. Eva creyó en la serpiente; María creyó en Gabriel. La falta cometida por la primera al no creer, la borró la segunda creyendo.(11)

Sn. Efrén (= 373), Diácono sirio y Doctor de la Iglesia, a quien se le conoce con justicia como el “Arpa del Espíritu Santo,” entonó con cánticos que María había “pagado la deuda”(12) de la humanidad: “Eva emitió una cuenta por cobrar y la Virgen pagó la deuda.” Sn. Efrén enseña que hemos sido “reconciliados” con Dios mediante la Madre de Dios: “Mi Santísima Señora, Madre de Dios y llena de gracia,…Esposa de Dios por quien nos reconciliamos con Él.”(13) Sn. Efrén proclama que Dios escogió a la Santísima Virgen para ser “instrumento de nuestra salvación,”(14) y la llama “precio de redención de los cautivos.”(15) Probablemente sea el primero en invocar a María con el título específico de “nueva Eva.”(16)

Sn. Epifanio, Obispo de Salamis (= 403), prolífico autor mariano y defensor de Nicea resume en forma sucinta el rol de María como instrumento salvífico quien provee la “causa de Vida” al mundo: “Ya que por Eva hubo causa de muerte para el linaje humano y la muerte entró en el mundo, María proporcionó la Causa de la vida por quien hemos obtenido la vida.”(17)

En Occidente, durante el siglo cuarto, “Siglo de Oro” de la literatura patrística, Sn. Ambrosio, Doctor y Padre espiritual de Sn. Agustín, enseña que la Virgen Madre de Cristo “dio a luz la redención para el linaje humano”(18); que “llevó en su vientre la remisión de los pecados”(19); y “concibió la redención para todos.”(20)

Sn. Ambrosio demuestra además que María fue la primera en recibir la “salvación” en preparación a su participación en la salvación de todos: “No nos sorprendamos de que el Salvador del mundo haya comenzado su obra en María, por quien la salvación de todos estaba siendo preparada, para que ella fuera la primera en recibir los frutos de su propio Hijo.”(21)

Sn. Agustín (= 430), monumental Padre y Doctor de la Iglesia, extiende la enseñanza de Sn. Ambrosio al argumentar que la Virgen Madre dio de su propia carne “la hostia” para el sacrificio que regeneraría a toda la humanidad y a nombre de toda la humanidad(22). Agustín también fundamenta su enseñanza sobre María, basándose en la estructura de la Segunda Eva, y adecuadamente representa al sexo femenino en el triunfo redentor sobre Satanás: “Es un gran sacramento que de la misma manera que por una mujer nos vino la muerte, también por una mujer nos nazca la vida; y así el diablo, una vez conquistado, sea atormentado en ambos sexos, femenino y masculino, porque se había gloriado de la caída de ambos. No habría recibido un castigo adecuado de haber sido liberados por ambos sexos, pero no fuimos liberados por ambos.”(23)

Sn. Agustín señala además que, “Al hombre que sería engañado, una mujer le ofrece el veneno. Al hombre que será restaurado, una mujer le ofrece la salvación. Una mujer, al engendrar a Cristo, compensa por el pecado del hombre engañado por una mujer.”(24) Juan Pablo II dice de Sn. Agustín que fue el primero en referirse a la Santísima Virgen como la “cooperadora” en la redención.(25)

La “boca de oro” de Sn. Juan Crisóstomo (= hacia 407), predica que “una virgen nos sacó del Paraíso; por una Virgen encontramos la vida eterna. Por una virgen fuimos condenados; por una Virgen fuimos coronados.”(26)

El distinguido predicador de Ravena, Sn. Pedro Crisólogo (= 450), nos dice que “todos los hombres merecieron la vida por una mujer.”(27) Y Próculo de Constantinopla (= 446) se dirige a la Madre del Redentor con éstas palabras: “tú, que sola cargas con la redención del mundo.”(28)

Y aún son varios los padres y escritores eclesiásticos que reconocen la doctrina de la participación única de María como segunda Eva en la obra salvífica, tales como Gregorio Taumaturgo(29) y Sn. Cirilo de Jerusalén(30). Teódoto de Ancira la llama la “Madre de la economía,”(31) y Severiano de Gabala se refiere a ella como la “Madre de la Salvación.”(32)

En las ancestrales liturgias cristianas copta, etíope y mozárabe (varias de las cuales se siguen usando hoy en día), rezan la doctrina de María en la salvación(33), manifestando la máxima de la liturgia clásica, “lex orandi, lex redendi” (“así como oremos, creeremos”). La liturgia armenia, que data del siglo quinto, invoca a la Madre como la “salvadora” (“la que salva”) y “libertadora” (“la que libera”).(34)

Hombres de una fe extraordinaria y gran sabiduría fueron estos apóstoles y padres de la Iglesia que vivieron los primeros quinientos años del cristianismo, dando todos ellos un mismo testimonio: que María, la nueva Eva, por su fe y obediencia participó de manera única en la salvación “con Jesús.” Con bellas y diversas expresiones, los padres proclaman que aún cuando participó voluntariamente de la encarnación redentora que como fin último llevaría al calvario, María siempre fue parte central, instrumental y esencial de los planes de Dios “con Jesús” para revertir el pecado de Adán y Eva.

A los Padres no se les puede juzgar basándose en una moderna comprensión de la redención que enseñaría explícitamente el rol redentor y corredentor de Jesús y María en el calvario bajo las recientes y diversas categorías soteriológicas de sufrimiento, satisfacción, mérito y sacrificio. Pero si retomamos el significado esencial de María Corredentora, la mujer “con Jesús” en la obra de la salvación, sin duda el concepto patrístico de la nueva Eva enseña la doctrina de la corredención mariana en su forma más simplificada. La nueva Eva es la Mujer con Jesús que fue “causa de salvación para sí misma y para el resto del linaje humano.”

Este fiel y antiguo testimonio patrístico de la doctrina de María Corredentora, modelada en torno a la nueva Eva, fue sucintamente capturado por el eclesiástico “Padre de la Escritura,” Sn. Jerónimo (= 420): “Muerte por Eva; vida por María.”(35)

Notas

(1) Para ver un resumen de recapitulación, recirculación y demás citas de los padres sobre la Madre Virgen, cf. Luigi Gambero, Mary and the Fathers of the Church, Ignatius Press, 1999, Cap. 4 (trad. del original en italiano, Maria nel pensiero dei padri della Chiesa, Edizione Paoline, 1991).
(2) Para un tratado más extensivo y fuente de las citas más relevantes, cf. J.B. Carol, De Corredemptione Beatae Mariae Virginis, Roma, Vaticana, 1950, Pars Secunda, Caput I; L. Riley, “Historical Conspectus of the Doctrine of Mary’s Co-redemption,” Marian Studies, vol. 2, 1951.
(3) Sn. Justino, Dialogus cum Tryphone, Cap. 100; PG 6,709-712.
(4) Sn. Ireneo, Adversus Haereses, vol. 3, Cap. 22, n. 4.
(5) Para Sn. Ireneo, la encarnación sin la pasión, no hubiera bastado para nuestra salvación. Cf. P. B. De Margerie, S.J., “Mary Coredemptrix In the Light of Patristics,” Mary Coredemptrix Mediatrix Advocate Theological Foundations: Towards a Papal Definition?, Queenship, 1995, p. 7
(6) Sn. Ireneo, Adversus Haereses, vol. 5, Cap. 1, n. 1.
(7) Sn. Ireneo, en J. Barthulot, Saint Irénée: Démonstration de la Prédication Apostolique traduite de l’Arménien et annotée, en R. Graffin y F. Nau, Patrologia Orientalis, vol. 12, Paris 1919, pp. 772 et seq.
(8) Melito de Sardis, Easter Homily, 71, 11. 513-520.
(9) Cf. por ejemplo, a Lv. 5:6; Núm. 6:14; 7:17.
(10) Cf. O. Perler, Meliton de Sardes, Sur la Pâque et fragments, SC 123, Paris, ed. Du Cerf, 1996, p. 176.
(11) Teruliano, De Carne Christi, Cap. 17; PL 2,827-828.
(12) Sn. Efrén, On the Institution of the Church, n. 11, J.T. ed. Lamy, Mechliniae, 1889, t. 3, 978.
(13) Sn. Efrén, Opera Omnia, ed. Assemani vol. 3, Roma, 1832, p. 528.
(14) Ibid, p. 607.
(15) Ibid, p. 546.
(16) E. Druwé, “La Médiation Universelle de Marie,” Maria: Études sur la Saint Vierge, ed. H. Du Manoir, vol. 1, Paris, 1949, p. 467.
(17) Sn. Epifanio, Adversus Haereses, 1.3, t. 2; PG 42, 729.
(18) Sn. Ambrosio, De Mysteriis, Cap. 3, n. 13; PL 16, 410.
(19) Sn. Ambrosio, De institutione virginum, Cap. 13, n. 81, PL 16, 339.
(20) Ibid. Nota: Los demás comentarios de Sn. Ambrosio en relación a la Corredentora serán tratados a la luz de las discusiones de Arnoldo de Chartres sobre el tema.
(21) Sn. Ambrosio, Lc. 2, 17; ML 15, 559.
(22) Sn. Agustín, Serm. Ined., 5, nn. 5,6; ML 46, 832-833; en De Margerie, “Mary Coredemptrix In the Light of Patristics,” p. 16.
(23) Sn. Agustín, De agone christ., Cap. 22; PL XL, 303.
(24) Sn. Agustín, Sermo 51 de concord. Matth, Et Luc., n. 2; PL 38, 335.
(25) Cf. Sn. Agustín, De sancta Virginitate, 6; PL 40, 399; Juan Pablo II, Audiencia General, Abril 9, 1997, L’Osservatore Romano, edición en inglés, Abril 16, 1997,p. 7.
(26) Sn. Juan Crisóstomo, In Psalmos, 44; PG 55, 193.
(27) Sn. Pedro Crisólogo, Sermo 142; PL 52, 580.
(28) Próculo de Constantinopla, Sermo 5, art. 3; PG 65, 720 C.
(29) Sn. Gregorio Taumaturgo, Homilia I in Annuntiatione Sanctae Virginis Mariae; PG 10, 1147.
(30) Sn. Cirilo de Jerusalén, Catechesis, 12, n. 15; PG 33, 741.
(31) Teódoto de Ancira, MG 77, 393 C.
(32) Severiano de Gabala, MG 56, 4.
(33) Por ejemplo, cf. De Margerie, “María Corredentora a la Luz de la Patrística,” p. 21.
(34) Cf. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, Etude Historique, Paris, Nouvelles Editions Latines, 1951, p. 11. El término original armenio es “Pyrgogh.”
(35) Sn. Jerónimo, Epist, 22, 211; PL 22, 408.

Continue Reading

La Profecía de la Corredentora

Published on July 20, 2012 by in En Espanol

0

Una cosa es definir un término y otra muy diferente, creer en él. Es clara la definición que da la Iglesia al significado de Corredentora, siendo ésta la participación única de María en la obra de la redención con Jesús; pero, ¿en qué se basa la Iglesia para creer en esta verdad?

La perfecta providencia de Dios, dictada no por absoluta necesidad sino por disposición divina, el Corazón de Dios que se manifiesta al corazón del hombre, se nos ha revelado primordialmente a través de la Sagrada Escritura.

A la Madre de Jesús se le ha identificado justamente no como una mujer en las Escrituras, sino como La Mujer de las Escrituras. Ella es, como veremos más adelante, la “mujer” del Génesis (Gen.3,15), la “mujer” de Caná (Jn.2,4), la “mujer” del calvario (Jn.19,25), la “mujer” de la Revelación (Rev.12,1), y la “mujer” de los Gálatas (Gal. 4,4).

Pero en este sentido, hemos de considerar a la Mujer de las Escrituras en su específico rol “con Jesús” en la obra de la redención. Comencemos con la Antigua Alianza entre Dios y los hombres y su testamento escrito.

La Gran Profecía – Génesis 3,15(1) “Enemistad pondré entre ti y la mujer”

Partamos desde el principio con el protoevangelio (“primer evangelio”) del libro del Génesis, ya que el amor misericordioso del Padre no permitió que la humanidad caída permaneciera, salvo por unos cuantos versos, en franca desesperación sin Redentor.

Después de llevarse a cabo el “pecado de pecados,” Dios está pronto a revelar su plan redentor, dando marcha atrás o “recapitular,” como dirían los primeros padres, el pecado de Adán y Eva. El Creador, en su omnisciencia, da a conocer un plan que aniquilará totalmente a la serpiente usando los mismos medios que utilizó Satanás, aunque a la inversa, para restaurar la gracia en la familia humana. De esta forma Dios, el Padre de la humanidad, revela su omnipotencia soberana por encima de Satanás.

Dios revela su plan salvífico por medio de una futura mujer y su “simiente” de victoria: “Voy a poner perpetua enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta [la simiente o linaje de la mujer] te herirá la cabeza, y tú le herirás el calcañar (Gen.3,15).”

En ésta, la más grande de todas las profecías del Antiguo Testamento, vemos que habrá siempre una incesante lucha mortal entre una mujer y su descendencia (o “simiente”), y Satanás y su simiente de maldad y pecado. Con la batalla se conseguirá también una completa y definitiva victoria de la mujer y su descendencia contra Satanás y sus secuaces, al pisarle la cabeza a Satanás.

La “simiente” que obtendrá la victoria final sobre Satanás y su simiente, sólo puede referirse a Jesucristo. Nadie, salvo el Redentor crucificado y resucitado, puede reclamar la victoria. Por lo tanto, la “mujer” de quien proviene esa simiente de victoria, en el sentido más estricto y esencial, sólo puede referirse a María, la única y verdadera madre natural de Jesucristo. El Redentor no nace físicamente de Eva, ni de Israel y tampoco de la Iglesia. Nace solamente de María, la “nueva Eva”.

Este pasaje del Génesis, quintaesencialmente profético, prevé la victoria definitiva sobre Satanás en el futuro (“pondré”). De la misma manera serían dos personas que a futuro obtendrían la victoria; de este modo y mediante una mujer que aún no nacía y su simiente victoriosa, se reivindicaría lo que perdió la primer mujer.

Dios pone “enemistad” entre la mujer y la serpiente y sus respectivas “simientes.” En la Escritura, “enemistad” denota una completa y radical oposición(2), y es precisamente esta enemistad lo que separará a la mujer y su simiente (Madre e Hijo) de Satanás y su simiente. La naturaleza y el rol de María Corredentora se profetiza ya desde un principio, precisamente por medio de esta enemistad establecida por designio divino.

La mujer y su simiente participan en la lucha contra la serpiente y su simiente. A la luz de la historia de la salvación, se entiende que este pasaje prefigura a María, Madre del Redentor, quien íntimamente comparte, al igual que Jesús el Redentor, idéntica batalla contra Satanás y sus actos malvados. La Mujer “con Jesús” participa en la gran batalla que dejó traslucir el Padre Celestial, inmediatamente después de que la primer mujer participara en la pérdida de la humanidad “con Adán,” para volver a adquirir a la humanidad. Eva se convierte en la “copecadora” (que significa “con el pecador”); María es profetizada como la “Corredentora” (“con el Redentor”).(3)

Asimismo, en esta “enemistad” entre la mujer y la serpiente se ve ya profetizada a “la Inmaculada,” pues convenía que ella estuviera libre de pecado y llena de gracia. Solamente una persona completamente inmaculada o “sin mancha” (mácula, “mancha”), puede mantenerse en franca oposición al Maligno. Correctamente entendido, esta Mujer estará “llena de gracia” (Lc.1,28), porque posee objetivamente la plenitud de los frutos de la redención de manera singular como salvaguarda; por esta razón jamás será tocada por Satanás y su simiente pecadora.(4)

“La Inmaculada” del Padre Celestial, su Hija Virgen llena de gracia, representará a la humanidad en la batalla “con Jesús” por las almas. Ella será la obra maestra de Dios, su criatura más extraordinaria que habrá de combatir contra su más horrible criatura en esta batalla cósmica. Por el beneplácito de Dios, convenía que la compañera del Redentor en la economía de salvación estuviera totalmente libre de la mancha del pecado, de lo contrario, un compañero con la mancha del pecado actuaría más bien como doble agente, trabajando para el Redentor y al mismo tiempo para Satanás. María por lo tanto, que será la Corredentora, colabora entera y exclusivamente “con Jesús,” en virtud de que es primero la Inmaculada Concepción(5). Su impecancia desde el primer momento de su concepción será el regalo que Dios otorgue a la humanidad, y la respuesta de la humanidad será el “fiat” voluntario de María. Porque Dios respeta absolutamente la libre cooperación de sus criaturas en la economía de la salvación, la libertad y la total donación de sí es esencial y necesaria.

“Ella te pisará la cabeza.” La revelación de la Corredentora en Génesis 3,15 no depende de la traducción del pronombre (“él” o “ella”) contenido en la segunda línea de esta profecía y ampliamente debatido, sino que se revela en primer instancia al vaticinar el Padre que habrá una batalla futura en la que María, mujer de la “simiente,” Madre del Salvador, participará intrínsecamente con su Hijo en contra de los enemigos Satanás y su simiente.

Sin embargo, en el texto revelado es digno de mención que quien combatirá directamente contra la serpiente será la mujer, mientras que la simiente de la mujer estará en lucha paralela contra la simiente de la serpiente. Si hemos de respetar el paralelismo propio del texto, la conclusión congruente de esta primer “enemistad” anunciada entre la mujer y la serpiente, es que los pronombres subsecuentes lógicamente se tienen que referir a la primer protagonista, la mujer, y al primer antagonista, la serpiente. Por lo tanto el pronombre “ella” se refiere a la mujer protagonista que le pisa la “cabeza” a la serpiente-antagonista.(6)

La Vulgata tradicional conteniendo el pasaje del Génesis con el pronombre femenino “ipsa” o “ella”, ha sido usado por varios pontífices en sus documentos papales para referirse a María. Por ejemplo, el Beato Papa Pío IX en su bula Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854 que define la Inmaculada Concepción, refiere que la mujer del Génesis 3,15 es María quien pisará la cabeza de Satanás “con su pie virginal,” identificando claramente la participación de la Madre en la victoria redentora del Hijo. Este es sólo uno de los muchos ejemplos que se pueden encontrar en el Magisterio Pontificio y que inequívocamente identifican a la mujer del Génesis 3,15 con María:

Los padres y escritores escolásticos, iluminados e instruidos desde lo alto, enseñaron que la profecía divina: “Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y su linaje,” es un presagio claro y contundente de que habría un Redentor misericordioso para la humanidad, esto es, el Unigénito Hijo de Dios, Cristo Jesús. De igual modo enseñan cómo la profecía también alude a su Santísima Madre, la Virgen María, y la clara expresión de su común enemistad contra el demonio. De la misma forma en que Cristo, Mediador entre Dios y los hombres, canceló el decreto de condenación contra nosotros al tomar nuestra naturaleza y clavándola triunfalmente en la cruz, la santísima Virgen al estar íntima e indisolublemente unida a Cristo, se convirtió en eterno enemigo, junto con Cristo, de la serpiente venenosa, compartiendo con su Hijo la victoria sobre la serpiente al pisarle la cabeza con su pie virginal.(7)

Es un hecho contundente que Nuestra Señora, al parecer, no tuviera obstáculo alguno por debates en la traducción del pronombre, cuando en la Iglesia se aprueban las apariciones de la Medalla Milagrosa de Nuestra Señora de la Gracia en Rue de Bac (27 de Nov., 1830), en cuyas visiones y medalla acuñada posteriormente, se mostraría al mundo a la Mediadora de todas las gracias literalmente pisando con su pie virginal la cabeza de la serpiente.(8)

María Corredentora es la Mujer de Génesis 3,15, pero también es la Mujer y la Virgen Madre de Isaías quien, en otra gran profecía del Antiguo Testamento, se le profetiza que manifestará la gran señal de salvación pronosticada a Ahaz: “He aquí que una doncella está encinta y va a dar a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel” (Is. 7,14). También es la Mujer de Miqueas quien, “con dolores de parto,” dará a luz al futuro príncipe que salvará a Israel: “Más tú, Belén Efratá, aunque eres la menor entre las familias de Judá, de ti ha de salir aquel que ha de dominar en Israel, y cuyos orígenes son de antigüedad, desde los días de antaño. Por eso él los abandonará hasta el tiempo en que dé a luz la que ha de dar a luz. Entonces el resto de sus hermanos volverá a los hijos de Israel.” (Mic.5,2-3). La profecía de los dolores de parto de la mujer se refiere, no a los dolores de parto consecuencia del pecado y que no pueden ser aplicados a la inmaculada que ha sido concebida sin pecado original y sus efectos, sino más bien, a los sufrimientos que compartirá la Madre del Redentor al engendrar espiritualmente a la multitud al más alto precio.

Tipos y Símbolos de la Corredentora en el Antiguo Testamento

¿Y qué hay de esa gran cantidad de mujeres que en el Antiguo Testamento son tipos de María y que presagian con su propia vida a la Corredentora por venir?

Sara, esposa de Abraham, concibió milagrosamente y dio a luz a Isaac convirtiéndose en “Madre de las naciones” (Gen.17,15-17). María, concibiendo milagrosamente, dará a luz al Redentor y se convertirá en “Madre de todos los pueblos” (cf. Lc.1,38, Jn.19,25-27).

Rebeca vistió a Jacob con la ropa de Esau para obtener la herencia que el Padre otorgaba al primogénito (cf. Gen.25,1-40). María vestirá a Jesús con el ropaje de la humanidad, obteniendo así la herencia que el Padre Celestial dará al resto de la familia humana.

Raquel dio a luz a José, el que salvaría a la tribu de Jacob, y que es vendido por sus propios hermanos en veinte monedas de plata (cf. Gen.37,28). María dará a luz a Jesús, el futuro salvador de todos los pueblos, que será vendido por treinta monedas de plata (cf. Mt. 26,15).
Débora la profetisa, participa activamente como compañera de Baraq en la victoria sobre Sísara (que culmina con la destrucción de la cabeza de Sísara por Yael), razón suficiente para que Débora proclame un himno de exultación (cf. Jc.4,5). María, Reina de los Profetas, será la activa compañera de Cristo en la victoria sobre el pecado y la destrucción de la cabeza de Satanás, lo que le llevará a proclamar la grandeza del Señor (cf. Lc.1,46).

La valerosa Judit combatió contra el enemigo Holofernes triunfando y cortándole la cabeza (cf. Jdt.13,8-16). La arrojada María combatirá contra Satanás y triunfará aplastándole la cabeza (cf. Gen.3,15, Jn.19,27).

La Reina Ester fue favorecida por el Rey Asuero al arriesgar su vida y salvar a su pueblo de un decreto de muerte (Est.7,1-4). María Corredentora será favorecida por Cristo, el Rey, cuando ofrezca su vida “con Jesús” por la misión de la redención que salvará a todos los pueblos del decreto de la muerte eterna (Lc.1,38).

Sin duda el más extraordinario tipo de María Corredentora, lo encontramos en la historia de la noble “Madre de los Macabeos” (cf. 2M,7) del Antiguo Testamento. Perseguidos por el rey secular Antíoco, sus siete hijos, uno tras otro, son torturados y asesinados en la presencia de su madre por la fidelidad que mostraban a las prácticas de ayuno de la Alianza. El mismo Antíoco pide a la madre intervenir por su séptimo hijo para que, aceptando las ofertas de riqueza y poder del rey, así como el alejamiento y rechazo de las disciplinas de ayuno de la Alianza, se pueda salvar a sí mismo. La madre, en cambio, aprovecha la oportunidad para exhortar a su hijo con palabras de aliento y esperanza, instruyéndolo a “aceptar la muerte para que vuelva yo a encontrarte con tus hermanos en la misericordia (de Dios).” (2M 7,29).

¡Qué forma tan elocuente esta de presagiar, con la historia de la Madre de los Macabeos, la propia historia de María Corredentora! Las siete espadas de dolor que atravesarán el corazón de la Madre se prefiguran en el sufrimiento de los siete hijos de los Macabeos. La valiente mirada que el rostro de la madre, irremediablemente bañado en lágrimas, dirige al rostro del Hijo crucificado en el calvario, transmite, en un mensaje que no se puede expresar con palabras, la imperiosa necesidad de perseverar con el plan redentor de la nueva y eterna Alianza. Las tentaciones que susurró el Príncipe de este mundo al Hijo, a saber: riqueza, poder, fama, e inclusive la “ineficacia” de la crucifixión que estaba por acaecer, se contrarrestan con el testimonio fiel, humilde, pobre y obediente de la Virgen Madre, quien por ser totalmente inmaculada constituye el fruto más extraordinario y digno que logró la redención de su Hijo.

El recuento bíblico de la Madre de los Macabeos y sus siete hijos, finaliza con las siguientes palabras: “Por último, después de los hijos murió la madre” (2M 7,41). De igual manera nos dicen los Santos Padres que la Madre Corredentora experimentó en el calvario una verdadera “muerte con Él en su corazón que era atravesado por la espada del dolor,”(9) donde la Madre del Salvador es “crucificada espiritualmente con su Hijo crucificado.”(10)

Por otra parte, a la Madre Corredentora se le profetiza con el más grande de los símbolos marianos del Antiguo Testamento: “Arca de la Alianza”. El Arca es el lugar donde se encuentra “la presencia de Dios,” fragmentos de las tablas de los Diez Mandamientos, el báculo de Aarón y el misterioso maná celestial, que en su conjunto representan la ley, el sacerdocio y el alimento sustantivo de la Alianza. Como tal, el Arca es el signo concreto de la alianza salvífica entre Yahveh y el pueblo de Israel (cf. Dt 31,25; Ex. 16,4-36; Nm. 17,1-13).

De este modo la Madre del Redentor llevará en su vientre a Cristo, la Nueva Ley, Cristo el Sumo Sacerdote y Cristo Eucaristía, lo que hace de ella Arca suprema de la Nueva Alianza. Creada y modelada por el poder divino, es la portadora de la nueva y eterna alianza entre la divinidad y la humanidad, un Arca enteramente libre y activa hecha de madera incorruptible que igualmente lleva cargando y sufre con el Sumo Sacerdote de la Eterna Alianza.

Cada gemido del Antiguo Testamento es un suspiro anhelante por la futura encarnación y cumplimiento de la misión de Cristo Redentor. Y cada suspiro por el Hijo que traerá la redención es, al mismo tiempo, y según el plan salvífico del Padre Eterno, uno que anhela a la Madre Corredentora, pues según enseña el Beato Papa Pío IX en la proclamación dogmática de la Inmaculada Concepción, por voluntad inmutable del Padre de la creación, en “un mismo y único decreto,” el Redentor y la Corredentora debían participar juntos de la misión para redimir a los hombres.(11)

Notas

(1) Para ver comentarios más extensos, cf. T. Gallus, S.J., Interpretatio mariologica Protoevangelii, vol. 1, Tempore post-patristico ad Concilium Tridentinum, Roma, 1949; vol. 2, A Concilio Tridentino usque ad annum 1660, Roma, 1953; vol 3 Ab anno 1661 usque ad definitionem dogmaticum Immaculatae Conceptionis (1854), Roma, 1954; cf. D. Unger, O.F.M. Cap., “Patristic Interpretation of the Protoevangelium,” Marian Studies, vol. 12, 1961, pp. 111-164; cf. A. Bea, S.J., “Il Protoevangelio [Gen. 3:15] nella tradizione esegetica,” L’Osservatore Romano, Oct. 30, 1954, p. 1; “Maria SS. Nel Protovangelo (Gen. 3:15),” Marianum, vol. 16, 1953, pp. 1-21; cf. S. Manelli, F.F.I., All Generations Shall Call Me Blessed, Academia de la Inmaculada, 1995; “Mary Co-redemptrix in Sacred Scripture,” Mary Coredemptrix, Mediatrix, Advocate Theological Foundations II, Queenship, 1996, pp. 71-80.

(2)Para ver otros ejemplos de “enemistad” en la Escritura, cf. Nm. 35:21-22, Dt. 4:42, Dt. 19:4,6.

(3) Cf. Cardenal Alfonso Maria Stickler, Maria: Mitterloserin, Salzburgo, 9 de Dic.,1990, Informationsblatt der Priesterbrudershaft St. Petrus, n. 12, Wigratzbad, Jahrgang, 1991.

(4) Beato Pío IX, Constitución Apostólica Ineffabilis Deus, 1854

(5) Cardenal Karol Wojtyla, Homilía de la Fiesta de la Inmaculada Concepción, 8 de Diciembre,1973; cf. Juan Pablo II, Audiencia General, 7 de Dic., 1983, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 12 de Diciembre, 1983, p.2; Audiencia General, 24 de Enero 1996, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 31 de Enero, 1996, p. 11; también cf. H.M. Manteau-Bonamy, O.P., Immaculate Conception and the Holy Spirit: The Marian Teachings of St. Maximilian Kolbe, traducida por R. Arnandez, F.S.C., Franciscan Marytown Press,1977, caps. 2,7.

(6) Para ver un estudio más profundo sobre el paralelismo entre el texto de Génesis 3:15 y la defensa del pronombre ipsa (“ella”) y comentarios históricos y medievales, particularmente Cornelius à Lapide, cf. Hno. Thomas Sennott, M.I.C.M., “María Corredentora,” María al Pie de la Cruz II: Actos del Simposio Internacional sobre la Corredención Mariana, Academia de la inmaculada, 2002, pp. 49-63. El autor ofrece la siguiente explicación inicial sustentando el ipsa y cita a Cornelius à Lapide como apoyo:

“En hebrero hu es ‘él,’ y he ‘ella,’…En hebreo no hay pronombre neutral (‘it‘ en inglés), tanto hu y he pueden ser traducidos como neutrales (‘it‘) dependiendo del contexto.

En griego ‘él’ es autos, ‘ella’ aute, y el neutral auto.

En latín, ‘él’ es ipse, ‘ella’ ipsa, y el neutral es ipsum

Cornelius à Lapide en su gran Commentaria in Scripturam Sacram dice que el misterio fundamental se refleja incluso en la gramática hebrea. ‘Hu también es utilizado con frecuencia en lugar de he especialmente cuando se enfatiza una acción y se predica un aspecto varonil de la mujer, como el caso que nos ocupa de aplastar la cabeza de la serpiente…No hace ninguna diferencia que el verbo sea masculino yasuph, esto es “(él) aplastará,” pues con frecuencia sucede en hebreo que se utiliza el masculino en lugar del femenino y viceversa, especialmente cuando existe una razón fundamental del misterio, como lo acabo de mencionar’ (C. à Lapide, Commentaria in Scripturam Sacram, Larousse, Paris, 1848, p. 105). El ‘misterio fundamental’ es, por supuesto, que Nuestra Señora aplasta la cabeza de la serpiente con el poder de Nuestro Señor.”

(7) Beato Pío IX, Ineffabilis Deus; Para ver otras referencias conciliares o del Magisterio Papal en donde se cita el singular rol de María en la redención revelado en el pasaje del Génesis 3:15, cf. Leon XIII, Encíclica Augustissimae Virginis, 1897; ASS 30,p.129; Sn. Pío X, Encíclia Ad Diem Illum, 2 de Feb., 1904; ASS 36, p. 462; Pío XI, Encíclica Divini Redemptoris, 1937; AAS 29, p. 96; Pío XII, Constitución Apostólica Munificentissimus Deus, 1937; AAS 42, p. 768; Encíclica Fulgens Corona, 1953; AAS 45, p. 579; Concilio Vaticano Segundo, Lumen Gentium, 55; Pablo VI, Carta Apostólica Signum Magnum, 13 de Mayo, 1967; Juan Pablo II, Encíclica Redemptoris Mater, 25 de Marzo,1987.

(8) Ver las descripciones de las apariciones relatadas en R. Laurentin, Catherine Labouré et la Médaille Miraculeuse, Paris, 1976.

(9) León XIII, Encíclica Jucunda Semper, 8 de Sept., 1894; ASS 27, 1894-1895, p. 178.

(10) Juan Pablo II, en un discurso en el Santuario Mariano en Guayaquil, Ecuador el 31 de Enero, 1985, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 11 de Marzo,1985, p. 7.

(11) Beato Pío IX, Ineffabilis Deus.

Continue Reading

Fátima y María Corredentora

Published on July 20, 2012 by in En Espanol

0

En los mensajes de Nuestra Señora del Rosario en Fátima, Portugal (1917), aprobados por la Iglesia, la Mujer vestida de sol exhorta a los jóvenes visionarios y al mundo entero a “sacrificarse por los pecadores”(i) y a “hacer de todo lo que puedan, un sacrificio, ofreciéndolo a Dios como acto de reparación por los pecados con los que Él es ofendido.”(ii) Es un llamado a la corredención de los hombres, ejemplificada por su Reina.

Nuestra Señora invita a Lucía, Jacinta y Francisco a una vida de corredención por la salvación de las almas: “¿Están dispuestos a ofrecerse a Dios y soportar todos los sufrimientos que Él quiera mandarles como un acto de reparación por la conversión de los pecadores?”(iii) Los niños responden fielmente a esta invitación celestial de ser corredentores: “sí, estamos dispuestos.” La Corredentora responde a su vez, “entonces van a sufrir mucho, pero la gracia de Dios será su consuelo.”(iv) Fue precisamente su heroico fiat al llamado de Fátima por la corredención humana, lo que llevó a que Juan Pablo II a beatificar a Jacinta y Francisco el 13 de Mayo de 2002.(v)

En la monumental aparición del 13 de Julio de 1917, que predice grandes pruebas y persecuciones para la Iglesia y el mundo, específicamente para el Santo Padre(vi), Nuestra Señora de Fátima nuevamente invita a los niños a “sacrificarse por los pecadores” identificando su propia mediación corredentiva y la constante oración del Santo Rosario, como el único y verdadero remedio por el que se podrá obtener la paz en el mundo: “…Sigan rezando el Rosario todos los días en honor de Nuestra Señora del Rosario para poder obtener la paz en el mundo y el final de la guerra, porque sólo ella podrá ayudarlos.”(vii) Es por ello muy consecuente que apareciera el 13 de Octubre durante el evento histórico de gran milagro solar bajo la apariencia de Nuestra Señora de los Dolores.(viii)

Efectivamente, la corredención humana está envuelta en el mensaje del 13 de Julio en Fátima, con el llamado a los cristianos de ofrecer sacrificios y consagrarse al Corazón Inmaculado de María. Además, Nuestra Señora del Rosario predice un eventual Triunfo del Corazón Inmaculado de María como fruto de los varios niveles de cooperación humana: “Al final, mi Corazón Inmaculado reinará.”(ix)

La Hermana Lucía, última vidente con vida, escribió un libro que se publicó recientemente, en el que identifica la incuestionable doctrina de María Corredentora en la esencia misma del mensaje de Fátima. Llamados del Mensaje de Fátima, obra escrita en 1998, proporciona un inspirado testimonio teológico y místico de María Corredentora y los efectos sobrenaturales del providencial rol de la Madre por la humanidad.(x) El tema de María Corredentora es el hilo mariológico más importante a lo largo de los extraordinarios escritos de la Hermana Lucía, seguido únicamente por el tema del Corazón Inmaculado de María (y ciertamente complementario al primero). Tan instructivas e inspiradoras resultan sus meditaciones teológicas sobre María Corredentora, que ofrecemos una considerable extensión de sus reflexiones, que integran muy bien el título a la totalidad de los mensajes de Fátima al mundo contemporáneo.

Al referirse a la devoción del Corazón Inmaculado de María, la Hermana Lucía reconoce que el Corazón de María Corredentora estuvo unido al Corazón de Cristo desde la anunciación hasta el calvario.

Dios comenzó la obra de nuestra redención en el Corazón de María, porque con su “fiat” se comenzó a realizar nuestra redención: “Dijo María, ‘He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.’ (Lc. 1,38). “Y la Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros” (Jn. 1,14). Por lo tanto, en la unión más íntima posible entre dos seres humanos, Cristo comenzó con María, la obra de nuestra salvación. Los latidos del Corazón de Cristo son los del Corazón de María, la oración de Cristo es la oración de María, las alegrías de Cristo son las alegrías de María, fue de María que Cristo recibió el Cuerpo y la Sangre que serían derramados y ofrecidos por la salvación del mundo. Por lo tanto María, hecha una sola cosa con Cristo, es la Corredentora del género humano. Con Cristo en su vientre, con Jesucristo en sus brazos, con Cristo en Nazaret y en su vida pública; con Cristo subió la cima del calvario, sufrió y agonizó con Él, recibiendo en su Corazón Inmaculado los últimos sufrimientos de Cristo, sus últimas palabras, su última agonía y las últimas gotas de su Sangre, para poderlas ofrecer al Padre.(xi)

El comentario que hace la Hermana Lucía sobre la presentación del Niño en el Templo describe el conocimiento que tenía la Madre del eventual cumplimiento de la profecía de Simeón y su ofrecimiento expiatorio (propiciatorio) “con Jesús” como Corredentora de la humanidad:

María sabía que esta profecía se cumpliría en la persona de su Hijo; sabía que Él había sido enviado por Dios para llevar a cabo la obra de nuestra redención, y lejos de quererlo salvar de tales dolores y sufrimientos, lo tomó en sus brazos puros, lo llevó al Templo con sus manos virginales y lo puso en el altar para que el sacerdote pudiera ofrecerlo al Padre Eterno como una víctima expiatoria (propiciatoria) y un sacrificio de alabanza.

María no solamente ofrece a su Hijo, se ofrece a sí misma con Cristo, porque Jesús había recibido su Cuerpo y su Sangre de ella, de esa manera ella se ofrece en Cristo y con Cristo a Dios, Corredentora con Cristo de la humanidad.(xii)

La poderosa intercesión de María, Mediadora de todas las gracias, de ninguna manera viola la revelación bíblica de 1 Timoteo 2,5 en relación a que Cristo es el Único Mediador. Antes bien, la participación subordinada de la Madre en la mediación de Cristo conduce a la culminación de la misión redentora del Único Mediador(xiii). La Hermana Lucía defiende el poder intercesor de la Madre de Dios, en virtud de su misión previa como Corredentora:

Hay, por lo tanto, un solo Mediador divino: Cristo Jesús; pero como intercesores suplicantes tenemos a María, los Santos y cada uno de nosotros, si así lo queremos. El mismo San Pablo, en varios pasajes de sus cartas, pide a la gente orar tanto por él como unos por otros. “siempre en oración y súplica, orando en toda ocasión en el Espíritu, velando juntos con perseverancia e intercediendo por todos los santos, y también por mí, para que me sea dada la Palabra al abrir mi boca y pueda dar a conocer con valentía el Misterio del Evangelio, del cual soy embajador entre cadenas, y pueda hablar de él valientemente como conviene.” (Ef. 6,18-20).

Así es que, si el Apóstol nos pide orar unos por otros, tenemos mucha Mayor razón para pedir a María que interceda por nosotros, porque su oración será mucho más agradable al Señor en virtud de su dignidad como Madre de Dios y su Mayor unión con Cristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, en razón de su misión como Corredentora con Cristo así como por su gran santidad.(xiv)

Al comentar sobre la asunción de Nuestra Señora, la vidente de Fátima incorpora la batalla corredentora profetizada en Génesis 3,15 y la “mujer” victoriosa. La predestinada Corredentora del género humano es el primer fruto de la redención, de tal modo que no podía permanecer en la “sombra de la muerte”:

En cuanto se cometió el primer pecado que condenó a los seres humanos, Dios, hablando al diablo que había tomado la forma de una serpiente y que había incitado a los primeros seres humanos a hacer el mal, le dijo: “Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras tú acechas su calcañar” (Gn. 3,15).

Esta mujer, predestinada por Dios para dar a Cristo naturaleza humana y para ser, con Él, Corredentora del linaje humano — “Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendiente y su descendiente” — esta mujer, dijo Dios, no podía permanecer en la sombra de la muerte, porque no incurrió en la sentencia del castigo. Por lo tanto, María es el primer fruto de la redención lograda por Cristo y, por sus medios, fue elevada al Cielo en cuerpo y alma, donde vive y reina, en Dios, con su Hijo y el de Él.(xv)

Este “llamado a la santidad” de Fátima articulado por la vidente carmelita, nos ofrece a la Madre Corredentora como nuestro más acabado y ejemplar modelo para buscar la santidad, dentro de la vocación que Dios mismo nos ha dado, de igual manera que la Virgen inmaculada “se santificó a sí misma” como esposa y madre:

Nuestra Señora se santificó como virgen pura e inmaculada correspondiendo con las gracias que Dios le había otorgado en ese estado. Se santificó como esposa fiel y devota, cumpliendo todos los deberes de su estado de vida. Se santificó como madre amorosa dedicándose al Hijo que Dios le había encomendado, mimándolo en sus brazos, criándolo y educándolo, y también ayudándolo y siguiendo de cerca el desarrollo de su misión. Con Él cruzó el camino angosto de la vida, el escabroso camino al calvario; con Él agonizó, recibiendo en su Corazón las heridas de los clavos, la lanza que le perforó el costado y los insultos hostiles de la muchedumbre; finalmente, se santificó como madre, señora y guía de los Apóstoles, cuando accedió a quedarse en la tierra por el tiempo que Dios quisiera, para dar cabal cumplimiento a la misión que Él le había encomendado como Corredentora con Cristo de todos los seres humanos.(xvi)

Finalmente, la Hermana Lucía evoca el llamado a todos los cristianos para que sean corredentores en la obra de la salvación. ¿Cuál es nuestra contribución a la redención, pregunta la Hermana, y cómo se haría misteriosamente eficaz para los demás? Ella misma se contesta con excepcional humildad, y sin embargo, con profundo conocimiento de la redención, de la unidad de los Dos Corazones y de nuestro Jesús eucarístico que nos ha dado la Virgen Madre Corredentora:

¿Y, cuál es nuestra propia contribución? Son nuestras humildes oraciones, nuestros pobres y pequeños actos de autonegación que, unidos a la oración y sacrificio de Cristo Jesús y del Corazón Inmaculado de María, los podemos ofrecer en reparación y para la salvación de nuestros pobres hermanos y hermanas que se han desviado del verdadero y único camino que lleva a la Vida.

Y en este punto me pregunto: ¿y porqué, si los méritos y oraciones de Jesucristo fueron suficientes para hacer reparación por el mundo y para salvar al mundo, el Mensaje invoca los méritos del Corazón Inmaculado de María y nos llama también a nosotros a que hagamos sacrificios, a ofrecer reparación?

¡La verdad es que no lo sé! Tampoco sé qué explicación darían los teólogos de la Iglesia si yo les preguntara. Pero he meditado y pensado mucho en esta cuestión. Abro el Evangelio y veo que desde el principio, Jesucristo unió su obra redentora al Corazón Inmaculado de aquella que Él se escogió como Madre.

La obra de nuestra redención comenzó desde el momento en que la Palabra descendió del Cielo para asumir un cuerpo humano en el vientre de María. Desde ese momento, y durante los nueve meses siguientes, la sangre de Cristo fue la sangre de María, tomada de su Corazón Inmaculado; el Corazón de Cristo latía al unísono con el Corazón de María.

Y podemos pensar que las aspiraciones del Corazón de María estaban completamente identificadas con las aspiraciones del Corazón de Cristo. El ideal de María era el mismo que el de Cristo y el amor que habitaba en el Corazón de María, era el amor del Corazón de Cristo por el Padre y por todos los seres humanos; desde el principio, toda la obra de redención pasó por el Corazón Inmaculado de María a través de ese lazo que los unía íntima y estrechamente con la divina Palabra.

En virtud de que el Padre encomendó Su Hijo a María, guardándolo por espacio de nueve meses en su vientre castísimo y virginal —y “todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta: ‘La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel’ (que significa Dios-con-nosotros).” (Mt 1,22-23; Is 7,14) — y ya que María consintió voluntariamente en todo lo que Dios hubiera querido llevar a cabo en ella – “Yo soy la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38) que fue lo que le dijo al ángel —y por disposición de Dios, María se convirtió con Cristo, en la Corredentora de la raza humana.

El Cuerpo recibido de María es el que, en Cristo, se convierte en Víctima ofrecida por la salvación de la humanidad; la Sangre que recibió de María es la que circula por las venas de Cristo y que se derrama del divino Corazón, y es este mismo Cuerpo y esta misma Sangre que, recibidas de María, se nos da a nosotros bajo las apariencias de pan y vino, como nuestra comida de todos los días, para que se fortalezca en nosotros la vida de la gracia, y para que en nosotros, miembros del Cuerpo Místico de Cristo, se siga continuando su obra redentora por la salvación de cada uno y de todos, al punto que uno se aferra de Cristo y coopera con Cristo.

De este modo y habiéndonos iluminado para que ofrezcamos a la Santísima Trinidad los méritos de Jesucristo y los del Corazón Inmaculado de María, Madre de Cristo y de su Cuerpo Místico, el Mensaje nos pide también contribuir con las oraciones y sacrificios de todos los que somos miembros del único Cuerpo de Cristo recibido de María, hecho divino en la Palabra, ofrecido en la Cruz, presente en la Eucaristía, constantemente creciendo en los miembros de la Iglesia.

Ya que ella es Madre de Cristo y de su Cuerpo Místico, el Corazón Inmaculado de María es en algún sentido el Corazón de la Iglesia: y es aquí en el corazón de la Iglesia que ella, siempre unida con Cristo, cuida a los miembros de la Iglesia, otorgándoles su protección maternal. Mejor que nadie, María da cumplimiento al mandato de Cristo: “Hasta ahora nada le habéis pedido en mi nombre. Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea colmado.” (Jn. 16,24). Es el nombre de Cristo, su Hijo, que María intercede por nosotros con el Padre. Y es en el nombre de Cristo, presente en la Eucaristía y unido con nosotros en la Santa Comunión, que unimos nuestras humildes oraciones con las de María para que ella pueda dirigirlas al Padre en Cristo Jesús, Hijo de María.

Por todo esto es que una y otra vez le rogamos: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.”

¡Ave María!(xvii)

Notas

(i) 13 de Julio, 1917 aparición de Fátima, cf. A. Martins, S.J., Novos Documentos de Fatima, Porto, 1984, traducido al inglés como Documents on Fatima and the Memoirs of Sister Lucia, Fatima Family Apostolate, 1992, p. 401.

(ii) Técnicamente un mensaje de la aparición del “Ángel de la Paz” (no directamente de Nuestra Señora, pero al mismo tiempo parte del mensaje de Fátima), segunda aparición de Fátima en 196, cf. Documents on Fatima and the Memoirs, p. 396.

(iii)13 de Mayo, 1917 aparición de Fátima, cf. Document on Fatima and the Memoirs, p. 399.

(iv) Ibid.,

(v) Juan Pablo II, Beatificación de Jacinta y Francisco, 13 de Mayo, 2000, L’Osservatore Romano, Mayo 17, 2000.

(vi) Para referencia, se transcriben las primeras dos partes del mensaje del 13 de Julio, seguida de la “Tercera Parte.” Lo que se refiere a los sufrimientos particulares del Santo Padre, se encuentran en el mensaje del 13 de Julio y también en la “Tercera Parte” del secreto de Fátima, dado a conocer por Juan Pablo II el 13 de Mayo de 2000 y publicado en L’Osservatore Romano, 28 de Junio,2000, edición en inglés, seguido por un comentario del Vaticano a la Tercera Parte, refiriéndose a que la Hermana Lucía identificaba al “obispo vestido de blanco” directamente con Juan Pablo II:

“Unos momentos después de que llegamos a la Cueva de Iria cerca del roble entre una gran multitud de personas y cuando rezábamos el Rosario, vimos el resplandor de la luz y poco después a Nuestra Señora por encima del roble.
‘¿Qué quiere de mi, le pregunté’.
‘Quiero que vengan aquí el día 13 del próximo mes y que sigan recitando el Rosario todos los días en honor de nuestra Señora del Rosario para obtener la paz en el mundo y el fin de la guerra. Porque sólo ella podrá ayudar.’
‘¡Deseo pedirle que nos diga quién es usted y que haga un milagro para que todos nos crean que se apareció a nosotros!’
‘Continúen viniendo aquí cada mes. En Octubre les diré quién soy y lo que deseo, y haré un milagro que todos verán para hacerlos creer.’
Aquí hice algunas peticiones que no recuerdo exactamente. Lo que sí recuerdo es que Nuestra Señora dijo que era necesario rezar el Rosario todo el año para obtener gracias, y continúo diciendo: ‘Hagan sacrificios por los pecadores y digan muchas veces, especialmente cuando hacen algún sacrificio: “Jesús es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de los pecados cometidos contra el Corazón Inmaculado de María..”‘
Cuando la Señora dijo estas últimas palabras, abrió sus manos una vez más como lo había hecho los dos meses anteriores. Los rayos de luz parecían penetrar la tierra y vimos, por decirlo así, un vasto mar de fuego. Sumergidos en este fuego vimos a los demonios y a las almas de los condenados. Éstas últimas eran como rescoldos transparentes y ardientes, todos ennegrecidos o bruñidos en bronce, que tenían forma humana. Flotaban en aquella conflagración, que a veces se elevaba en el aire por las llamas que ellas mismas emitían, junto con grandes nubes de humo. Retrocedían después hacia todos lados como chispas en incendios inmensos, sin peso o equilibro, entre alaridos y gemidos de dolor y desesperación que nos horrorizaron y nos hicieron temblar de miedo (debió haber sido este espectáculo lo que me hizo gritar, como dice la gente que nos escuchó).
Los demonios se distinguían de las almas de los condenados por sus aterrador y repugnante parecido con espantosos y desconocidos animales, negros y transparentes como brasas ardientes. Asustados y como suplicando ayuda, levantamos nuestros ojos a Nuestra Señora quien, con ternura y tristeza, dijo:
‘Visteis el infierno donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado. Si se hace lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra pronto terminará. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pío XI comenzará otra peor.
Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, el hambre y de las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre.
Para impedirlo, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados y el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas. Pero al fin, mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá y será concedido al mundo algún tiempo de paz. En Portugal el dogma de la fe se conservará siempre…’ (luego de estas palabras la Virgen María les cuenta a los niños la tercera parte del secreto). Después la Virgen dijo: ‘Esto no lo digas a nadie. A Francisco, sí podéis decírselo.’ Y agregó: ‘Cuando recen el Rosario, digan después de cada misterio, “Oh Jesús mío, perdónanos nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno y lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.’
Después de un momento de silencio, pregunté, ‘¿es todo lo que pide de mí?’
‘Sí, por hoy es todo lo que pido de ti.’
Y como siempre, comenzó a elevarse hacia el Este y desapareció en el vasto firmamento.”
La tercera parte del secreto dado a conocer por Juan Pablo II en el año 2000 dice lo siguiente:
“J.M.J. La tercera parte del secreto revelado en la Cueva de Iria-Fátima el 13 de Julio de 1971. Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.
Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto, a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar al mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida a él: el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: ‘Penitencia, Penitencia, Penitencia!’ Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: <<algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él>> a un Obispo vestido de blanco <<hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre>>. También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron uno tras otro los Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios.
Tuy-3-1-1944.”

(vii) 13 de Julio, 1917 Aparición de Fátima, cf. Documents on Fatima and the Memoirs, p. 401.

(viii) 13 de Octubre, 1917 Aparición de Fátima, cf. Documents on Fatima and the Memoirs, p. 405.

(ix) 13 de Julio, 1917 Aparición de Fátima, cf. Documents on Fatima and the Memoirs, p. 402.

(x) Hermana Lucía, “Calls” From the Message of Fatima, Ravengate Press, 2002, publicado originalmente en portugués bajo el título Apelos da Messagem de Fatima.

(xi) Hermana Lucía, “Calls” From the Message of Fatima, p. 137.

(xii) Ibid, p. 279.

(xiii) Cf. Lumen Gentium, 61,62.

(xiv) Hermana Lucía, “Calls” From the Message of Fatima, p. 266.

(xv) Ibid., p. 295.

(xvi) Ibid., p. 195.

(xvii) Ibid., pp. 114-116.

Continue Reading

El Papa de María Corredentora

Published on July 20, 2012 by in En Espanol

0

Dando testimonio de casi cada uno de los aspectos de la historia de María Corredentora, Juan Pablo II, el Papa “Totus Tuus,” ha superado a todos los pontífices que le han precedido. La suma de sus testimonios es muy vasta, el sentido es profundo y el amor inspirado.

Al igual que cuando se está ante una bodega repleta de excelentes vinos, no tenemos la oportunidad de degustar y apreciar cada enseñanza del Papa Juan Pablo II en relación con su Madre Corredentora(i). Sin embargo, se ofrece lo siguiente como una degustación de su doctrina más excepcional:

Juan Pablo II y su aplicación de Corredentora

Juan Pablo II constituyó un eficaz remedio ante el silencio del Concilio, debido a su continua aplicación en documentos oficiales del título Corredentora. Durante los primeros años de su pontificado, el Vicario de Cristo invocó en varias ocasiones a la Madre inmaculada como la “Corredentora”, saneando la relación existente entre la doctrina y el título. El título es legítimo y el Santo Padre no duda en expresar sus convicciones al respecto.

El 8 de Septiembre de 1982, Fiesta de la Natividad de María y dentro del contexto de un discurso papal a los enfermos (quienes más que nadie necesitan conocer el poder del sufrimiento corredentor), el Papa Juan Pablo II se dirigió por primera vez a María nombrándola “Corredentora de la humanidad”: “Aunque María fue concebida y nació sin la mancha del pecado, participó maravillosamente en los sufrimientos de su divino Hijo, convirtiéndose de este modo en la Corredentora de la humanidad.”(ii)

Es de dominio público que el Papa Juan Pablo no acostumbra celebrar su cumpleaños el 18 de Mayo, sino más bien el día de su “santo” patrono, el 4 de Noviembre, día de Sn. Carlos Borromeo, por quien le nombran “Karol.” Y fue en este día, durante una audiencia general en 1984, que el Papa se dirigió una vez más a su Madre con el título de “Corredentora”:

San Carlos se dirigió a nuestra Señora — La Corredentora — de forma tal, que al reconstruir el momento y un diálogo posible entre María y Jesús cuando éste se perdió en el Templo a los doce años, saltan a la vista acentos revelatorios muy singulares. Sn. Carlos escribe: “Sufrirás aún Mayores dolores, Oh Madre bendita, y continuarás viviendo; pero la vida para ti será mil veces más amarga que la muerte. Verás cómo entregan en manos de pecadores a tu Hijo inocente … Lo mirarás brutalmente crucificado entre ladrones, su santo costado abierto por la cruel lanzada, y finalmente, contemplarás aquella sangre que tú misma le diste… ¡Aún así, no podrás morir!” (Homilía el domingo después de la Epifanía en la Catedral de Milán, 1584).(iii)

La siguiente ocasión en que el Santo Padre aplicó el título Corredentora fue una fecha sumamente importante. El 31 de Enero de 1985, en un santuario mariano en Guayaquil, Ecuador, Juan Pablo II profesa el título de Corredentora en el contexto de su homilía, haciendo un profundo comentario teológico de la doctrina bíblica y conciliar sobre la corredención:

María va delante de nosotros y nos acompaña. La silenciosa jornada que comienza con la Concepción Inmaculada y pasa por el “sí” de Nazaret, que la convierte en Madre de Dios, encuentra en el calvario un momento particularmente importante. Allí también, aceptando y cooperando con el sacrificio de su Hijo, María es el amanecer de la redención… Crucificada espiritualmente con su Hijo crucificado (cf. Ga. 2,20), María contempló con amor estoico la muerte de su Dios, “consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima que ella misma había engendrado” (Lumen Gentium, 58) . . .

Ciertamente, María en el calvario se unió al sacrificio de su Hijo que derivó en la fundación de la Iglesia; compartió en lo más profundo de su Corazón maternal la voluntad de Cristo “de reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos” (Jn. 11,52). Habiendo sufrido por la Iglesia, María merecía convertirse en la Madre de todos los discípulos de su Hijo, la Madre que los uniría . . .

Los Evangelios no narran la aparición de Cristo resucitado a María, pero por la forma especial con que se une a su Hijo en la cruz, tuvo que haber tenido también el privilegio de la experiencia del Resucitado. Ciertamente el rol de María como Corredentora no termina con la glorificación de su Hijo.(iv)

La homilía que dirige el Vicario de Cristo en Guayaquil no se puede pasar por alto por considerarse marginal o carente de peso doctrinal.(v) Todas estas declaraciones: “Espiritualmente crucificada con su Hijo crucificado…”; “se unió al sacrificio de su Hijo que derivó en la fundación de la Iglesia…”; “ciertamente el rol de María como Corredentora no termina con la glorificación de su Hijo…,” constituyen sublimes confesiones de la doctrina de María Corredentora que, colmadas de una profunda doctrina y de la convicción personal del Santo Padre, deberían producir en los corazones católicos obediente beneplácito, agradecimiento y respeto.

Al cabo de unos cuantos meses, Juan Pablo vuelve a confirmar la legitimidad de la Corredentora cuando se dirige a sus “favoritos” y amados jóvenes durante el Domingo de Ramos y Día Mundial de la Juventud, al invocar el auxilio de María bajo el título de “Corredentora”:

A la hora del Angelus, en este domingo de Ramos que la Liturgia también denomina como el domingo de la pasión del Señor, nuestros pensamientos corren hacia María, inmersa en el misterio de un desmesurado dolor.

María acompañó a su divino Hijo en el más discreto silencio, ponderando todo en las profundidades de su Corazón. En el calvario, permaneciendo al pie de la cruz, en la inmensidad y profundidad de su sacrificio maternal, tenía a Juan a su lado, el Apóstol más joven…

Que María, nuestra Protectora, la Corredentora, a quien ofrecemos nuestra oración con gran efusión, haga que nuestro deseo corresponda generosamente con el deseo del Redentor.(vi)

Nuevamente, en un discurso a los enfermos el 24 de Marzo de 1990 (esta vez voluntarios de Lourdes), el Papa pidió el auxilio de María con el título de “Corredentora”: “¡Que María Santísima, Corredentora del género humano con su Hijo, les ayude siempre a tener fortaleza y confianza!”(vii)

Al conmemorar el sexto aniversario de la canonización de Sta. Brígida de Suecia (6 de Octubre de 1991), el Santo Padre refirió que esta mística del siglo XIV, cuyas revelaciones fueron un gran estímulo para el desarrollo medieval de la doctrina, llegó a comprender plenamente el título y rol de la “Corredentora”:

Brigidita miró a María como su modelo y apoyo en todos los momentos de su vida. Habló energéticamente del privilegio divino de la Inmaculada Concepción de María. Contempló su asombroso oficio como Madre del Salvador. La invocó como la Inmaculada Concepción, nuestra Señora de los Dolores y Corredentora, exaltando la singular misión de María en la historia de la salvación y la vida del pueblo Cristiano.(viii)

Estas afirmaciones del Papa Totus Tuus, son muestras irrefutables de la autenticidad del título Corredentora en la Iglesia, tanto en un contexto doctrinal como en la invocación suplicante de la Iglesia.

La contribución de Juan Pablo II al desarrollo doctrinal de la corredención Mariana no es menos espectacular. En Mayo de 1983, el mes de María, el Sucesor de Pedro se refiere a la asociación de la Virgen inmaculada con Cristo en la obra de la redención, resaltándola como “el modelo más perfecto de cooperación,” que da comienzo con su “sí” en la anunciación:

Muy queridos hermanos y hermanas: en el mes de Mayo alzamos nuestros ojos a María, la mujer que fue asociada de una manera única en la obra de reconciliar a la humanidad con Dios. Según el designio del Padre, Cristo debía llevar a cabo esta obra por medio de su sacrificio. Sin embargo, una mujer estaría asociada con Él, la Virgen inmaculada, quien por eso se presenta ante nuestros ojos como el modelo más perfecto de cooperación en la obra de salvación…

El “Sí” de la anunciación no sólo fue la aceptación de la maternidad que se le ofrecía, sino que significaba, sobre todo, el compromiso de María de servir al misterio de la redención. La redención fue la obra de su Hijo; María fue asociada a esta obra en un nivel subordinado. Sin embargo, su participación fue real y exigente. Al consentir con el mensaje del Ángel, María accedió a colaborar en la totalidad de la obra para reconciliar a los hombres con Dios, en el momento en que su Hijo la llevara a cabo.(ix)

En la Fiesta de Corpus Christi, el 5 de Junio de 1983, el Santo Padre nuevamente subrayó la activa participación de Nuestra Señora en el sacrificio redentor que se continúa con cada santa misa. En este sacrificio, María “se ofreció junto con su Hijo al Padre” y el resultado fue que cada vez que se celebra la misa, podemos comunicarnos íntimamente “con ella, con la Madre”:

Nacido de la Virgen para ser una oblación pura, santa e inmaculada, Cristo ofreció en la cruz el único Sacrificio perfecto que en cada misa pero de manera incruenta, se renueva y actualiza. En ese único Sacrificio, María, la primera redimida, la Madre de la Iglesia, participó de manera activa. Ella permaneció cerca del Crucificado, sufriendo profundamente con su Primogénito; con un Corazón de madre, se asoció ella misma a su sacrificio; con amor consintió a su inmolación (cf. Lumen Gentium, 58; Marialis Cultus, 20): lo ofreció a Él y se ofreció a sí misma al Padre. Cada Eucaristía es un memorial de ese sacrificio y esa pascua que restauró la vida al mundo; cada misa nos pone en íntima comunión con ella, con la Madre, cuyo sacrificio “se hace presente” así como “se hace presente” el Sacrificio de su Hijo cuando se consagran el pan y el vino con las palabras que pronuncia el sacerdote.(x)

En ese mismo año (7 de Diciembre de 1983), Juan Pablo II expone cómo la Inmaculada Concepción de María era un prerequisito indispensable para que la Madre pudiera desempeñar su misión corredentora (una verdad que, por su interconexión doctrinal, merece Mayor apreciación en la actualidad): “Debemos, por encima de cualquier cosa, observar que María fue creada inmaculada con el objeto de estar en mejores condiciones de poder actuar por nosotros. La plenitud de gracia le permitió cumplir con su misión de manera perfecta, al colaborar con la obra salvífica; le dio el máximo valor a su cooperación en el sacrificio. Cuando María presentó a su Hijo clavado en la cruz al Padre, su dolorosísimo ofrecimiento fue completamente puro.”(xi)

En 1984, en su Carta Apostólica Salvifici Doloris (El Sentido Cristiano del Sufrimiento Humano), el Santo Padre rindió una extraordinaria doctrina de los sufrimientos padecidos por María en el calvario:

Es especialmente consolador notar —y también puntualizar de acuerdo con el Evangelio y la historia— que al lado de Cristo, en el primer y más exaltado lugar, está siempre su Madre, continuando de principio a fin el ejemplar testimonio que ella soporta a lo largo de toda su vida a este particular evangelio de sufrimiento. En ella, se acumularon tantos e intensos sufrimientos conectados entre sí de tal manera, que no sólo fueron una prueba de su inquebrantable fe, sino también una contribución a la redención de todos… En el calvario, los sufrimientos de María, unidos a los de Jesús, llegaron a una intensidad tal, que desde el punto de vista humano, difícilmente se podrían llegar a imaginar; sin embargo, la misteriosa y sobrenatural fecundidad coadyuvó en la redención del mundo. María pues, al ascender al calvario y manteniéndose al pie de la cruz con el discípulo amado, coparticipó de la muerte redentiva de su Hijo.(xii)

Cuando el Papa afirma que la acumulación de tantos e intensos sufrimientos en María constituyeron una “contribución a la redención de todos,” está confirmando que la Corredentora participó no sólo de la distribución de gracias en el calvario, sino también de la obtención de las gracias redentivas universales.(xiii) Asimismo, cuando el Papa describe que los sufrimientos de la Madre en el calvario “llegaron a una intensidad tal que, desde el punto de vista humano, difícilmente se podrían llegar a imaginar,” da fe de que el Corazón Inmaculado de María llegó al extremo de los sufrimientos humanos al contemplar y aceptar la violenta y cruel inmolación de su Hijo inocente, que también era Dios, para rescatar a la humanidad. Porque su singular y eminente participación en la muerte de Cristo sería “sobrenaturalmente fecunda para la redención del mundo,” la inmaculada sufre voluntaria y amorosamente por toda la humanidad.

A los jóvenes peregrinos de Vicenza (reminiscencia de la primera vez en que Pío XI, ante los peregrinos de Vicenza en 1933, usó el título de Corredentora), Juan Pablo repentinamente expresó que al morir Jesús en la cruz, María también fue “crucificada” en “su propio ser, su Corazón, su maternidad,” en la “noche oscura” más espantosa de la historia humana: “…Cuando Jesús murió en la Cruz, el propio ser de María, su Corazón, su maternidad, todo fue crucificado. Al escribir la encíclica Redemptoris Mater, comparé este momento en la vida de María a una noche oscura, la más oscura de todas las noches que haya experimentado jamás alma mística alguna en el curso histórico de la Iglesia.”(xv)

En la encíclica Evangelium Vitae escrita en 1995 y que forma parte de su doctrina magisterial ordinaria, reconoce que el “sí” de la Corredentora a lo largo de toda su vida comienza en la anunciación dando cabal cumplimiento en el calvario, en donde María al “ofrecer a Jesús,” “recibe y engendra” a los discípulos de su Hijo y a sus hijos espirituales:

“Permaneciendo al pie de la cruz de Jesús (Jn. 19,25), María comparte el don que el Hijo hace de sí mismo: ella ofrece a Jesús, lo entrega y lo engendra hasta el fin por nosotros. El “sí” que había dado el día de la anunciación, alcanza su completa madurez el día de la cruz, cuando llega el momento en que María recibirá y engendrará como hijos a todos aquellos que quieran ser discípulos de Cristo y derramando sobre ellos el amor salvífico de su Hijo: “Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: ‘Mujer, ahí tienes a tu hijo’” (Jn. 19,26).(xvi)

El 25 de Octubre de 1995 en su Audiencia General, Juan Pablo II hizo una extraordinaria síntesis histórica de la corredención Mariana en la que expuso esencialmente el panorama de su desarrollo; con esto, el Papa ratificó la doctrina en su calidad de pontífice:

Al decir que “la Virgen María… es reconocida y venerada como verdadera Madre de Dios y del Redentor” (Lumen Gentium, n. 53), el Concilio destaca el vínculo existente entre la maternidad de María y la redención.

Después de haber tomado conciencia de la función maternal de María, a quien se había venerado en la doctrina y culto de los primeros siglos como la Madre virginal de Jesucristo y por lo tanto, como Madre de Dios, en la Edad Media la piedad de la Iglesia y la reflexión teológica hicieron ver la cooperación que ella tuvo en la obra del Salvador.

Este retraso se explica por el hecho de que todos los esfuerzos de los Padres de la Iglesia y de los primeros concilios ecuménicos, estaban enfocados a la identidad de Cristo, dejando necesariamente de lado otros aspectos del dogma. La revelación de la verdad, en toda su riqueza, se iría descubriendo sólo de forma gradual. A lo largo de los siglos, la mariología estaría siempre dirigida por la cristología. La divina maternidad de María se proclamó en el Concilio de Efeso, principalmente para reiterar la unicidad de la persona de Cristo. De igual manera, hubo también un entendimiento más profundo de la presencia de María en la historia de la salvación.

A finales del siglo II, San Ireneo, discípulo de Policarpo, ya había señalado la contribución de María en la obra de salvación. Este Santo había entendido el valor que tenía el consentimiento de María al momento de la anunciación, reconociendo la obediencia y la fe de la Virgen de Nazaret al mensaje del ángel, la perfecta antítesis de la desobediencia e incredulidad de Eva, lo cual tuvo un efecto benéfico para el destino de la humanidad. De hecho, así como Eva causó la muerte, María con su “sí,” se convirtió “en causa de salvación” para sí misma y para toda la humanidad (cf. Adv. Haer., III, 22, 4; SC 211, 441). Pero esta afirmación no tuvo un desarrollo consistente y sistemático por parte de los demás Padres de la Iglesia.

En cambio, esta doctrina se elaboró sistemáticamente por primera vez a finales del siglo X, en la Vida de María escrita por un monje bizantino, Juan el Geómetra. Aquí se describe a María como unida a Cristo en toda la obra de redención, participando, según el designio de Dios, de la cruz y el sufrimiento por nuestra salvación. Ella permaneció unida al Hijo “en cada acto, actitud y deseo” (cf. Life of Mary, Bol. 196, f. 123 v.)

En Occidente, San Bernardo, fallecido en 1153, dirigiéndose a María, comenta la presentación de Jesús en el templo: “Ofrece a tu hijo, Virgen sacrosanta, y presenta el fruto de tu vientre al Señor. Para que nuestra reconciliación sea plena, ofrece la Víctima celestial agradable a Dios” (Serm. 3 en Purif., 2: PL 183, 370).

Arnoldo de Chartres, discípulo y amigo de San Bernardo, iluminó particularmente el ofrecimiento de María en el sacrificio del calvario, al distinguir en la cruz “dos altares: uno en el Corazón de María, el otro en el cuerpo de Cristo. Cristo sacrificó su carne, María su alma.” María se sacrificó espiritualmente en profunda comunión con Cristo, implorando la salvación del mundo: “Lo que pide la Madre, el Hijo lo aprueba y el Padre lo concede” (cf. De septem verbis Domini in cruce, 3: PL 189, 1694).

Desde ese momento, otros autores han explicado la doctrina de la especial cooperación de María en el sacrificio redentor.(xvii)

La Mujer del calvario es también la Mujer del Apocalipsis. En la Audiencia pontificia del 29 de Mayo de 1996, el Papa identificó el sufrimiento de la mujer del Apocalipsis al de la Madre al pie de la Cruz que sufre por dar a luz místicamente a la comunidad de los discípulos:

Identificada por la maternidad, la mujer “está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz” (12,2). Esta nota se refiere a la Madre de Jesús en la cruz (cf. Jn. 19,25), donde comparte con angustia el nacimiento de la comunidad de discípulos, teniendo el alma atravesada por una espada (cf. Lc. 2,35). A pesar de sus sufrimientos, ella está “vestida con el sol” —esto es, refleja el esplendor divino— y aparece como una “gran señal” de la relación esponsal con su pueblo.(xviii)

En la misma Audiencia, Juan Pablo reiteró el rol de la nueva Eva inmaculada, “fiel asociada” del Redentor, por su participación en la redención:

Era conveniente que al igual que Cristo, el nuevo Adán, María, la nueva Eva, no conociera pecado y, por lo tanto, fuera apta para cooperar en la redención.

El pecado, que inunda a la humanidad como un torrente, se detiene ante el Redentor y su fiel Colaboradora, con una diferencia substancial: Cristo es totalmente santo en virtud de la gracia que en su humanidad, deriva de la persona divina; María es totalmente santa en virtud de la gracia que recibió por los méritos del Salvador.

Una catequesis sobresaliente, parte de las setenta enseñanzas que sobre la Santísima Virgen ha realizado el Pontífice (xx),fue dirigida el 2 de Abril de 1997 durante su Audiencia General, haciendo un conmovedor comentario en relación a las enseñanzas del Concilio sobre la corredención y la compasión de la Madre en el calvario:

Con nuestra mirada iluminada por el resplandor de la resurrección, hacemos una pausa para reflexionar en la participación de la Madre en la pasión redentora de su Hijo, y que fue cumplida cuando compartió sus sufrimientos. Regresemos nuevamente, pero ahora en la perspectiva de la resurrección, al pie de la cruz donde la Madre soportó “con su Hijo unigénito intensos sufrimientos, asociándose con entrañas de madre a su sacrificio, consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima que ella misma había engendrado” (Ibid. n. 58).

Con estas palabras, el Concilio nos recuerda la “compasión de María”; en su Corazón retumba todo lo que sufre Jesús en cuerpo y alma, enfatizando su disposición de compartir el sacrificio redentor de su Hijo y de unir sus propios sufrimientos maternales a su ofrecimiento sacerdotal.

El texto del Concilio recalca también que su consentimiento a la inmolación de Jesús no es una aceptación pasiva, sino un genuino acto de amor, por el cual ella ofrece a su Hijo como una “víctima” de expiación por los pecados de toda la humanidad.

Finalmente, Lumen Gentium relaciona a la Santísima Virgen con Cristo, protagonista de la redención, aclarando que al haberse asociado ella “con su sacrificio,” ella permanece subordinada a su divino Hijo.(xxi)

Con este texto, el Santo Padre demuestra una profundísima penetración de la compasión que sintió el Corazón de la Madre en el calvario. “en su Corazón retumba todo lo que sufre Jesús en cuerpo y alma,” y por ello “participa del sacrificio redentor.” María no participa del sacrificio formal como “sacerdote,” sino de manera subordinada como “madre” uniéndose a la ofrenda de un solo Sacrificio, ofreciendo a su Hijo como “víctima de expiación” por los pecados del mundo.

Esta catequesis es inmediatamente seguida por otra de inspirada instrucción el 9 de Abril de 1997, relativa al rol de la Madre de Dios como singular y única “Cooperadora” en la redención, en la que añade el imperativo de todos los cristianos de participar como “corredentores” en la obra de distribuir los frutos espirituales de la redención. Sólo María, la Corredentora inmaculada, cooperó en la obtención de gracias de la redención como la nueva Eva y bajo el nuevo Adán en beneficio de la humanidad. La doctrina de María Corredentora se convierte crucialmente en un “tipo de Iglesia” (cf. Lumen Gentium, 63), pues el Pueblo de Dios también está llamado a participar de la misteriosa aplicación de la redención:

La colaboración de los cristianos en la salvación tiene lugar después del evento del calvario, cuyos frutos se esfuerzan por difundir a través de la oración y el sacrificio. María, en cambio, cooperó durante el evento mismo y en su oficio de Madre; por lo tanto, su cooperación abarca toda la obra salvífica de Cristo. Solamente ella estuvo asociada de esta manera con el sacrificio redentor que mereció la salvación de toda la humanidad. En unión con Cristo y en sumisión a Él, ella colaboró en obtener la gracia de salvación para toda la humanidad.

El rol de la Santísima Virgen como cooperadora, tiene su origen en su divina maternidad. Dando a luz a Aquél que estaba destinado a obtener la redención del hombre, alimentándolo, presentándolo al Padre en el templo, y padeciendo con su Hijo cuando moría en la cruz, “cooperó en forma enteramente singular… a la obra del Salvador” (Lumen Gentium, n. 61). Aunque la llamada de Dios para cooperar en la obra de la salvación concierne a cada ser humano, la participación de la Madre del Salvador en la redención de la humanidad, es un hecho único e irrepetible.(xxiii)

La cooperación meritoria de la Madre en la redención de los hombres se origina de su función de “Theotokos” (o “la que engendra a Dios”), porque dio a luz al Redentor y permanece “con Jesús” en la obra salvífica hasta la Cruz. Por ello la participación de la Madre del Redentor no es una especulación teológica opcional, sino más bien y como lo declara el Pontífice, “un hecho único e irrepetible.”

Finalmente, en el Gran Jubileo del Año, el Santo Padre comparó el sacrifico de María con el monumental sacrificio de Abraham, Padre de la fe, en el Antiguo Testamento; aunque a diferencia del sacrificio de Abraham, se requería que la Madre diera cabal cumplimiento al sacrificio del Hijo:

Hija de Abraham por la fe así como por la carne, María compartió esta experiencia personalmente. Como Abraham, ella también aceptó el sacrificio de su Hijo, pero si bien es cierto que a Abraham no se le obligó llevar a cabo el sacrificio propiamente dicho de Isaac, Cristo tomó la copa del sufrimiento hasta la última gota. María personalmente tomó parte en la aflicción de su Hijo, creyendo y esperando al pie de la cruz (cf. Jn. 19,25).

Este fue el epílogo de una larga espera. Habiendo sido instruida en la meditación de los textos proféticos, María pudo entrever lo que le esperaba, y alabando la misericordia de Dios que guarda fidelidad a su pueblo de generación en generación, dio su propio consentimiento a su plan de salvación; particularmente dio su “sí” al evento central de este plan, el sacrificio de ese Niño que ella había llevado en el vientre. Como Abraham, ella aceptó el sacrificio de su Hijo.(xxiv)

Valiente testimonio resulta ser éste que sobre María, la “Corredentora,” dio Juan Pablo II y que ha de perdurar para siempre, haciéndolo único merecedor del título “Papa de la Corredentora.” Conforme los días de su pontificado se extienden, sorprendiendo y alimentando al mundo entero cada vez más, así también su incansable homenaje a la Madre del Redentor. Juan Pablo II, siempre fiel a su María Corredentora, continuará su tributo de entrega a María, hasta que la providencia decida amorosamente cerrar el capítulo de su Pontificado y de su vida.

Notas

(i) Para un estudio más extenso, cf. Calkins, “Pope John Paul II’s Teaching on Marían Coredemption,” pp. 113-147; también “El Misterio de María Corredentora en el Magisterio Papal,” María Corredentora: Temas Doctrinales Actuales, pp. 41-47.

(ii) Juan Pablo II, Insegnamenti di Giovanni Paolo II, Librería Editrice Vaticana, 1978-, V/3, 1982, 404.

(iii) Juan Pablo II, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 12 de Noviembre, 1984, p. 1
(iv) Ibid., 11 de Marzo, 1985, p. 7.
(v) Desafortunadamente, estas fueron las expresiones utilizadas para describir el significado de que el Papa Juan Pablo II aplicara continuamente el título Corredentora, según un artículo anónimo aparecido en L’Osservatore Romano el 4 de Junio, 1997. En este artículo, se incluía una breve conclusión de un comité ecuménico ad hoc de teólogos (dieciséis católicos y cinco no católicos), reunidos en 1996 durante la Conferencia Mariana en Czestochowa para estudiar la posibilidad de definir dogmáticamente a María como Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada (reunión que, según estimaron los miembros del comité duró menos de una hora).

A pesar de que los miembros del comité ad hoc declararían más tarde que no se les había informado de ningún modo de estar actuando como una “comisión oficial del papa”; sin embargo, las conclusiones se publicaron diez meses después en L’Osservatore Romano, como conclusiones de una “comisión establecida por la Santa Sede” y se circularon como una “Declaración de la Comisión Teológica del Congreso Pontificio de la Academia Internacional Mariana” (L’Osservatore Romano, 4 de Junio, 1997). Justamente, la publicación coincidía con la reunión de unos setenta obispos, cien teólogos y líderes laicos de talla internacional que se llevaba a cabo en el Centro de Conferencias Domus Mariae en Roma (miembros del Movimiento Internacional Maríano, Vox Populi Mariae Mediatrici), mismo que presentaba al Santo Padre un votum para la definición papal de María como Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada, fundamentada en parte por la teología y doctrina del Papa Juan Pablo II; este votum contenía peticiones de más de quinientos cincuenta obispos, cuarenta y cinco cardenales y más de seis millones de fieles laicos católicos de todo el mundo.

La declaración de la comisión se publicó mientras el Santo Padre hacía una visita pastoral en Polonia. Por varias razones, las conclusiones de la comisión reflejan una directa contradicción a las enseñanzas y prácticas del Papa en relación con la corredención Mariana, así como el uso legítimo del título Corredentora. Para un estudio más extenso, cf. M. Miravalle, Diálogo Continuo con la Comisión de Czestochowa, Queenship, 2002.

(vi) Juan Pablo II, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 9 de Abril, 1985, p. 12.

(vii) John Paul II, Inseg., XIII/1, 1990, 743:1.

(viii) Juan Pablo II, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 14 de Octubre, 1991, p. 4.
(ix) Ibid., 9 de Mayo, 1983, p. 1.

(x) Ibid., 13 de Junio, 1983, p. 2.

(xi) Ibid., 12 de Diciembre, 1983, p. 1.

(xii) Juan Pablo II, Carta Apostólica Salvifici Doloris, 25.

(xiii) La terminología clásica para expresar esta participación en la adquisición de las gracias redentivas del calvario incluyen el término “redención in actu primo” o participación en la “redención objetiva.”

(xiv) Pío XI, L’Osservatore Romano, 1° de Diciembre, 1933, p. 1.

(xv) Juan Pablo II, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 16 de Septiembre, 1991, p. 4.

(xvi) Juan Pablo II, Encíclica Evangelium Vitae, 25 de Marzo, 1995, 103; AAS87, 1995, p. 520.

(xvii) Juan Pablo II, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 1° de Noviembre, 1995, p. 11.

(xviii) Ibid., 5 de Junio, 1996, p. 11

(xix) Ibid.

(xx) De Septiembre 1995 a Noviembre 1997, Juan Pablo II ofreció setenta enseñanzas catequéticas sobre la Santísima Virgen María, que han sido reunidas y publicadas bajo el título de Theotókos: Mujer, Madre, Discípula: Catequesis sobre María, Madre de Dios, Pauline Books and Media, 2000.

(xxi) Juan Pablo II, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 9 de Abril, 1997, p. 7.

(xxii) Al menos en tres ocasiones, el Papa Juan Pablo ha subrayado el llamado a todos los cristianos de ser “corredentores” en la distribución de las gracias del calvario obtenidas por Jesús y María, y a todos los cristianos de participar en la “corredención.” Debido a la importancia que tiene para María Corredentora como auténtico modelo para la Iglesia, transcribimos textualmente las referencias: “¿Es necesario recordar a todos ustedes, que penosamente son probados por los sufrimientos, y que me están escuchando, que su dolor los une cada vez más con el Cordero de Dios que ‘quita el pecado del mundo’ mediante su pasión (Jn. 1,29)? ¿Y que por eso ustedes también, asociados con él en el sufrimiento, pueden ser corredentores de la humanidad? Ustedes conocen estas verdades reveladoras. Nunca se cansen de ofrecer sus sufrimientos por la Iglesia, para que todos sus hijos sean consistentes con su fe, perseveren en la oración y tengan ferviente esperanza” (discurso a los enfermos del Hospital de los Hermanos de Sn. Juan de Dios (Fatebenefratelli) en la Isla de Tiber el 5 de Abril,1981, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 13 de Abril, 1981, p. 6); “A los enfermos que están hoy presentes, a los que están en los hospitales, en casas de retiro y en las familias, yo les digo: nunca deben sentirse solos, porque el Señor está con ustedes y jamás los abandonará. Sean valientes y fuertes: unan su dolor y sufrimientos a los del Crucificado y serán corredentores de la humanidad junto con Cristo” (discurso dirigido a los enfermos después de una Audiencia General el 13 de Enero, 1982, Inseg., V/1, 1982, 91); “El candidato debe ser irreprochable” (Tt. 1,6) advierte nuevamente San Pablo. Deberán cultivar la personal dirección espiritual (candidatos al sacerdocio), un amor ilimitado a Cristo y su Madre, y grandes deseos de unirse estrechamente a la obra de la corredención” (al dirigirse a los Obispos de Uruguay reunidos en Montevideo en relación a los candidatos al sacerdocio, 8 de Mayo, 1988, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 30 de Mayo, 1988, p. 4).
(xxiii) Juan Pablo II, L’Osservatore Romano, edición en inglés, 16 de Abril, 1997, p. 7.
(xxiv) Ibid, 1° de Marzo, 2000, p. 11.

Continue Reading

El Inicio de la Corredentora

Published on July 20, 2012 by in En Espanol

0

“Incarnatio redemptiva redemptio inchoativa” (“La encarnación redentiva es la redención iniciada”). Este concepto patrístico del milagro de milagros por el que la Segunda Persona de la Santísima Trinidad se dignó encarnarse por nosotros, nos da perfecto entendimiento de que la encarnación de Jesucristo es verdaderamente el “inicio de la redención.” Sin embargo, estaba dentro del plan perfecto del Padre que la encarnación redentiva se llevara a cabo sólo a través del consentimiento de un ser humano, una mujer, una virgen.

“Sí” a la Anunciación: Lc. 1:26-38 “Hágase en mí según tu palabra”

Quizás Sn. Bernardo lo describe de mejor manera cuando afirma que el mundo entero estaba en espera de escuchar la respuesta de la Virgen de quien dependía la salvación: “El ángel espera una respuesta;…Nosotros también esperamos, Oh Señora, tus palabras de compasión, que ya se hace insoportable la sentencia de la condena… Seremos liberados al instante sólo si tu aceptas…La tierra entera aguarda anhelante…”(i) Sn. Lucas relata el comienzo de la redención:

Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo. “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.” Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús.

Él será grande y será llamado
Hijo del Altísimo,
y el Señor Dios le dará
el trono de David, su padre;
reinará sobre la casa de Jacob por los siglos
y su reino no tendrá fin.”
María respondió al ángel: “¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?”
El ángel le respondió:
“El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo
te cubrirá con su sombra;
por eso el que ha de nacer será santo
y será llamado Hijo de Dios.
Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un
hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios.”
Dijo María: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí
según tu palabra.” Y el ángel, dejándola, se fue.

“Hágase en mí según tu palabra.” Con éstas, las palabras de una virgen libre e inmaculada, la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. “El Padre Eterno confió en la Virgen de Nazaret,”(ii) y la Virgen dio su “sí” al plan del Padre para redimir al mundo a través del Hijo encarnado.
Para aquellos que se sienten inclinados a descartar el “fiat de la historia” como despojado de una participación real y activa de la Virgen (como si su consentimiento hubiese sido sólo parte de un reconocimiento pasivo o una simple sumisión), cabría recordar que en griego, el “fiat” de María se expresa en la modalidad optativa (ghenòito moi…), modalidad que expresa su deseo activo y gozoso y no simplemente una aceptación pasiva de participar en el plan divino.(iii)

Inicio de la Redención – Inicio de la Corredención

De igual modo que con la encarnación se inicia la redención, el fiat de María es el inicio de la corredención. En palabras de la Beata Teresa de Calcuta, “Por supuesto que María es la Corredentora. Ella le dio a Jesús su cuerpo y el cuerpo de Jesús fue lo que nos salvó.”(iv) La Carta a los Hebreos nos dice que somos “santificados, merced a la oblación de una vez para siempre del cuerpo de Jesucristo” (Hb.10,10). Pero Jesús recibe el precioso instrumento de la redención, su cuerpo sagrado, a través de María. Por este íntimo y sublime don salvífico de cuerpo a Cuerpo, corazón a Corazón, Madre a Hijo, la inmaculada Virgen comienza su rol como Corredentora al darle la naturaleza humana— de la Corredentora al Redentor.

Pero María, al donarle a Jesús un cuerpo también le dona, aunque sin palabras, su corazón, pues al decir “sí” a su plan de redención sin importar el precio, la inmaculada dona también su libre albedrío, su alma y espíritu, y sin condición alguna, lo ofrece de vuelta al Padre Eterno.

Al decir “hágase en mí,” la humilde Virgen de Nazaret se hace, citando a Sn. Ireneo, “causa de salvación para sí misma y para todo el linaje humano”(v); el “precio de la redención de los cautivos”(vi) como proclama Sn. Efrén; ella “concibe la redención para todos”(vii) explica Sn. Ambrosio; y en el Himno Akatista del Este correctamente se le saluda, “Salve, redención de las lágrimas de Eva”. Sn. Agustín nos dice que la Virgen fiel concibió a Cristo primero en su corazón y después en su cuerpo(viii); y Sto. Tomás de Aquino explica que la Santísima Virgen al consentir libremente en recibir la Palabra, estaba representando en sentido real el consentimiento de todo el linaje humano de recibir al Hijo Eterno como Redentor.(ix)

La respuesta de la inmaculada al Arcángel Gabriel, su “si” expresado con suavidad, se amplifica y resuena a través de la creación y del tiempo. Es el sí de toda la humanidad, pronunciado por lo mejor de la humanidad, pues María no habla sólo en su nombre, sino que en nombre de todos los hombres, da su consentimiento para que se envíe un Redentor según el designio del Padre, pero es tanto el respeto que Dios Trino tiene por el libre albedrío de los hombres, de ordinario frágil y voluble, que prefiere esperar a que el hombre consienta en la misión de la que literalmente pende el destino eterno de cada alma humana. Y sin embargo, sólo María de entre todas las criaturas es la que, por estar libre de pecado, tiene más libertad de escoger y está más dispuesta a ofrecerse al Padre para cumplir y llevar a término su voluntad. Y cuando ella otorga su consentimiento, Él responde generosamente.

Los teólogos se han dado a la tarea de estudiar exhaustivamente cuál es la naturaleza precisa del fiat de María y la relación que tiene con su rol en la redención, y han intentado categorizarla. Algunos han argumentado que su fiat es sólo una participación “remota,” “indirecta” o “mediata” en el plan de la redención, muy distante a los eventos del calvario, como para considerarla como íntima participación en la redención. Pero aquí debemos recordar la sabiduría de los primeros padres de la Iglesia que enseñaron que con la encarnación se anticipa y comienza la redención.

Si analizamos el asunto desde la perspectiva de Dios, Padre del linaje humano, más luz se ha de encontrar: El Padre envía a un Ángel con una invitación a su Hija Virgen e inmaculada, en donde le solicita su consentimiento de ser la Madre del Redentor, incluyendo todo aquello que misteriosamente forma parte del plan y rol redentor, convirtiéndose así en la más grande cooperadora humana en el plan salvífico de redención,

No se trata de dos invitaciones: una para concebir al Redentor y otra para sufrir con el Redentor — no se envía una a Nazaret y otra al calvario. El Todopoderoso invita a María a la vocación más extraordinaria que se pueda imaginar, la de unirse íntimamente al Redentor y su misión mesiánica, misma que da inicio desde que la inmaculada reviste de carne a la Palabra, pero ciertamente no termina allí. La Virgen sabe que su vocación es una vocación de toda la vida y para la historia, pues ha de convertirse en la Madre del “Siervo Sufriente” de Isaías — misión mesiánica que la Virgen conocía de antemano por haber sido educada en el Templo—. Su vocación es un llamado celeste que la invita, comenzando desde la anunciación y a lo largo de toda su vida, a padecer intensos sufrimientos; a estar siempre “con Jesús” y acompañar con su corazón al Redentor dondequiera que vaya y haga lo que haga. En el sufrimiento, siempre será su constante compañera. Pero sería en el calvario donde la Hija Virgen del Padre Celestial llegaría a comprender plenamente que su consentimiento de compartir el sufrimiento en la gran inmolación de su Hijo Víctima, lo había ofrecido hacía treinta y tres años en Nazaret.

Ahora bien, ¿acaso no es éste el mismo “sí” con que se hace una profesión en las diversas vocaciones cristianas? El sacerdote, el religioso, la persona que se casa, todos dicen “sí” el día de la ordenación, la profesión o el matrimonio, y aceptan esa vocación de servicio y amor por toda la vida, sin saber lo que le deparará el futuro. ¿O es el sacerdote iluminado desde lo alto el día de su ordenación y sabe de antemano todos y cada uno de los dolores y alegrías que le esperan en su vida de sacerdote? Antes bien, el “sí” que otorga el día de su ordenación es un “si” a todo un plan que tiene el Padre Eterno para su vocación. El Padre no necesita, varios años después, enviar una segunda invitación ante los aspectos más críticos de su sacrificio sacerdotal, pues el primer “si” del sacerdote es un “si” a la vocación de por vida.

Desde la anunciación hasta el calvario y allende a éstos, el “sí” de la Virgen de Nazaret sería su vocación de por vida, un eterno “sí” a sufrir “con Jesús”. A la luz de esto, con el fiat de María no sólo comienza su providencial vocación de ser la Corredentora con Jesús, sino también inicia su propia participación, deseada y aceptada íntimamente, en la totalidad del plan redentor que tenía el Padre con el Hijo, y en la forma en que históricamente se llegara a desarrollar, con los actos y circunstancias, esta misión redentora de Jesús.

María con su “fiat” en la anunciación y con pleno consentimiento de corazón y espíritu, coopera “con Jesús” en el plan redentor del Padre, no habiendo para ella ningún momento en que no participe íntima, moral y directamente en el desarrollo del designio salvífico del Padre, que alcanzará plena madurez y nacimiento místico solamente en el calvario(x). “Principium huius maternitatis est munus Corredemptricis”(xi) (“con el oficio de su maternidad comienza el de su corredención”). De ahí que conviene describir el singular rol de María en el plan de redención, iniciado en la anunciación, como “el inicio de la corredención,” y la culminación de su participación “con Jesús” en el calvario, como “el cumplimiento de la corredención.”

La prueba de José y el corazón de María

Poco tiempo después de su fiat comienza a sufrir intensamente porque a la inmaculada se le comienza a notar su estado de embarazo. Ella es el Tabernáculo del Redentor, pero esto no lo saben ni lo comprenden los demás. Los sufrimientos de la Virgen se multiplican al ver cómo sufre una persona tan cercana, tan justa y tan querida por ella, y esto acrecienta el sacrificio que ofrece su joven corazón: es la gran prueba de José.
“Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto.” (Mt.1,18-19). Después de regresar de Ain-Karim en donde la Virgen, icono de caridad, ejercitó durante tres meses la virtud del servicio a su prima Isabel, José advierte las primeras señales exteriores de su embarazo, lo que le produce gran obscuridad por no entender lo que pasa con su joven desposada y el Hijo que lleva en las entrañas.

María advierte esta angustia interior de José y sufre con él, y aunque parezca ilógico, ella misma es la causa de este sufrimiento. Ya desde ésta, la primera de las grandes pruebas, la Madre y el Hijo son objeto de confusión y aparente contradicción humana, por haberse mantenido unidos en su fiat al plan redentor del Padre celestial. La Madre, “con Jesús en el vientre,” sufre en silencio y lo ofrece intensamente; en tanto que el corazón de su justo y casto esposo participa de antemano la pasión, producto de los misteriosos designios de Dios para salvar a los hombres. Es una prueba de fe para José con la que se medirá su amor. María, la Mujer que sufre en silencio, no se defiende; en medio del dolor que causa el silencio y el juicio equivocado, ella espera que el Padre celestial defienda sus designios de salvación y también a su hija virgen.

Y no se equivoca, pues el Padre sale en su defensa: “Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: <<José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.>>…Despertado José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer. Y no la conocía hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús” (Mt.1,20-21,23-24).

Todos aquellos que se encuentren cerca del Redentor tendrán su parte en el sufrimiento, y el custodio del Redentor comienza a experimentarlo. Más su excepcional participación (aunque externa) en la encarnación redentora y su desarrollo durante los años ocultos de Jesús de Nazaret será muy fecunda, haciendo de José el Guardián de todos los redimidos, el Patriarca de los patriarcas, el Padre espiritual de Jesús y de todos nosotros.

Lc. 2,22-38 — Simeón profetiza a la Corredentora

Poco tiempo después, el poder del Espíritu de la Verdad confirmaría el rol de la Corredentora mediante una profecía.

Aún cuando la Virgen Madre no estaba realmente sujeta bajo ninguna ley para la expiación de los pecados, obedientemente se sujetó a la Ley mosaica acudiendo al Templo para cumplir con los rituales de purificación; allí ofreció su “pobre sacrificio”: un pichón tierno para el holocausto y otro por los pecados. Pero allí también ofrecería a su hijo varón al Señor, su Dios.(xii)

Es realmente paradójico que la Madre y el Hijo, que en el calvario se ofrecerían como “oblación por los pecados” de la humanidad, entraran humildemente en el Templo a ofrecer un sacrificio por el Hijo que era el sacrificio mismo de la redención. En realidad la Madre ofrecía al Cordero, “el sacrificio perfecto,” el Cordero Pascual que el Padre Eterno aceptará cuando llegue “su hora”; el Cordero Víctima y Supremo Sacerdote.(xiii)

Al parecer Simeón no era sacerdote sino más bien “anawim,” un hombre pobre bendecido por Dios, fiel a Yahveh y su Alianza. Simeón era un anciano de oración y expectación, un simple miembro de la feligresía, una voz humilde dentro de la vox populi, que esperaba al Mesías para poder emprender el camino a la casa eterna en paz.

El Templo era, ante todo, un lugar de sacrificio, y los eventos que se desarrollaron durante la presentación en realidad fueron la misteriosa prefiguración del calvario en donde también estarían las mismas dos figuras públicas: Jesús y María. María, al hacer el ofrecimiento del Niño obedeciendo fielmente los designios salvíficos de Dios — en el Templo y en el Gólgota — participó históricamente de la liberación de los hombres. Es ella quien ofrece el Niño al Padre Eterno junto con el ofrecimiento de sí misma por el común propósito de la redención.

Simeón reconoció al Niño y supo que era la “salvación” (Lc.2,30) preparada ante todos los pueblos, “luz que ilumina a los gentiles, y gloria del pueblo Israel” (v.32). Y entonces el santo Simeón volvió la mirada hacia la Madre de la salvación y por su relación maternal con este signo de contradicción, también le predijo “con Jesús,” que su misión y vida estarían llenas de sufrimiento: “Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: <<Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción — ¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! —a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones>> (Lc.2,34-35).

Si la Señal es rechazada, entonces la Madre de la Señal también será rechazada. ¿Qué madre no sufre con su hijo cuando éste es rechazado o contradecido? Si su hijo era la predicha señal de contradicción (ante la que todos los corazones serían “revelados” a favor o en contra del verdadero Redentor), entonces en el Templo María no experimentó un dolor pasajero, sino toda una vida de dolor por haber sido la Madre íntimamente unida a la Señal, la madre que sufrió “con la Salvación.” El Padre de la humanidad no pudo haber querido mayor sacrificio que aquel de la Madre y su Hijo que culminaría en el calvario. Y sin embargo, el sacrificio comenzaría mucho antes; realmente los sufrimientos de la Madre anteceden a los sufrimientos del Hijo.

Desde ese momento de la presentación y por un período de más de treinta años, el corazón inmaculado ponderó con tristeza y dolor, una y otra vez y a diferentes niveles de conciencia, la profecía de Simeón, y ya desde aquel momento su corazón había sido traspasado anticipadamente al pensar en los sufrimientos que le esperaban a su inocente Hijo. Finalmente su corazón quedaría también atravesado con el de su Hijo, al que estaba unido indisolublemente. “Mirarán al que traspasaron” (Jn.19,37), y el corazón traspasado de María “sufrió con” el Corazón traspasado de Jesús, del que brotó sangre y agua para la redención.

Notas

(i) Sn. Bernardo de Claraval, Hom 4,8-9; Opera Omnia, ed. Cisterc 4, 1966, 53-54

(ii) Juan Pablo II, Redemptoris Mater, 39

(iii) I. De La Potterie, Maria nel mistero dell’Alleanza, Genoa, 1988, p. 195 (trad. al inglés., Mary in the Mystery of the Covenant, 1992).

(iv) Beata Teresa de Calcuta, Entrevista Personal, Calcuta, 14 de Agosto, 1993.

(v) Sn. Irineo, Adversus Haereses, vol. 3, ch. 22, n. 4; PG7, 959.

(vi) Sn. Efrén, Opera Omnia, ed. Assemani, Roma, 1832, vol. 3, p. 546.

(vii)Sn. Ambrosio, Ep. 49, n. 2; PL 16, 1154 A.

(viii) Sn. Agustín, De Sancta Virgin. iii

(ix) Sto. Tomás de Aquino, Summa Theologica, III, Q. 30, a.1.

(x) La tradición patrística que mantiene que la fecha original de la anunciación y la fecha original del Viernes Santo es el 25 de Marzo, parecería confirmar que la encarnación y la redención son inseparables. Cf. Tertullian, Adversus Judaeos, 8; PL, 2, 656 en J. Saward, The Mysteries of March, Editorial de la Universidad Católica de América, 1990, p. xv.

(xi) F. Ceuppens, De Mariologia Biblica, Roma, 1951, p. 201; cf. Manelli, “Mary Coredemptrix In Sacred Scripture,” Mary Coredemptrix, Mediatrix, Advocate: Theological Foundations II, Queenship, 1996, p. 86.

(xii) Cf. Lev. 12:2,8

(xiii) Cf. Rt. Rev. Aloys Schaefer, The Mother of Jesus in Holy Scripture (trad. del alemán por Rt. Rev. Ferdinando Brossart), Frederick Pustet, 1913, p.186.

Continue Reading

El Cumplimiento de la Corredentora

Published on July 20, 2012 by in En Espanol

0

El calvario fue la cumbre donde la historia humana culminó el drama de la salvación de Dios por el hombre. Cada experiencia y expresión humanas, cada acto, cada pensamiento, cada ejercicio del libre albedrío encuentra su significado y cumplimiento sólo a través de la cruz.
El calvario es el lugar en donde la Madre Corredentora ejercita plenamente su función, pero a un nivel de experiencia humana que trasciende la dignidad y eficacia de cualquier otra vocación humana. La Madre, por haber participado del acto mismo de la redención en el calvario, le dio a su vez un significado cristiano, un propósito y un valor a cualquier acto humano a través de la historia. Y finalmente todos los actos han de ser juzgados mediante la dimensión objetiva de la salvación, según el amor y la verdad.

Jn. 19,25-27: “Mujer, ahí tienes a tu hijo! …Ahí tienes a tu madre.”

La profecía de Simeón se cumplió por la dolorosa espada de sufrimiento y que ningún otro corazón humano habría sido capaz de soportar y luego vivir. Sólo al Corazón Inmaculado el Padre Eterno le concedió todas las gracias necesarias para soportar la inmolación de su Hijo como Víctima por el nacimiento espiritual de los demás hijos e hijas. “Junto a la cruz de Jesús estaba su madre…Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo.” Luego dice al discípulo: “Ahí tienes a tu madre.” Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa. (Jn.19,25-27).

Jesús, María y el árbol de la cruz. La respuesta del Padre celestial en la primer caída del hombre y la incipiente victoria de Satanás (Gen.3,1-6), es del orden enteramente sobrenatural. En el Edén, el pecado original del hombre se comete por el Primer Adán y la intercesión de la Primera Eva ante el árbol del fruto prohibido. En el calvario, este pecado original fue revertido y redimido por Jesús, el nuevo Adán(1) y la intercesión de María, la nueva Eva, ante el árbol de la cruz. En el calvario, la profecía de Génesis 3:15 se ve cumplida sobrenaturalmente con la “Mujer” y su “simiente de victoria” aplastándole la cabeza a Satanás y su simiente de pecado.

Por ello la Liturgia de la Iglesia entona a Dios Padre las alabanzas de la nueva Eva en la misión de la redención:

En tu omnisciencia planeaste la redención del linaje humano y decretaste que la nueva Eva debía estar al pie de la cruz del nuevo Adán: así como por el poder del Espíritu Santo se convirtió en su madre, también por un nuevo don de tu amor, ella debía participar en su pasión, y aquella que había dado a luz sin los dolores del parto, debía soportar los más grandes dolores al engendrar a una nueva vida a la familia de tu Iglesia.(2)

“Mujer, ahí tienes a tu hijo!” (Jn.19,26). Mujer del Génesis, Mujer de Caná, y ahora, casi a punto de que tu corazón maternal sea crucificado, tu, la Mujer del calvario, ahí tienes a tu hijo. Y ahí tienes también tu oficio universal de Madre Espiritual de todos los que han sido redimidos aquí en el calvario, representados por tu “nuevo hijo,” el discípulo amado. Porque tú, María Corredentora, has sufrido “con Jesús” para rescatarlos, y por ello los alimentarás y protegerás espiritualmente con Jesús, el Redentor de todos los pueblos, como la nueva Madre de todos los pueblos.

Juan Pablo II señala elocuentemente la participación de la Madre en el “amor redentor” de su Hijo y la universal fecundidad espiritual que tuvo para la humanidad:

La Madre de Cristo, parte central de este misterio — misterio que abarca a cada individuo y a toda la humanidad — se nos otorga como madre a cada individuo y a toda la humanidad. El hombre al pie de la cruz es Juan, “el discípulo amado.” Pero no está solo. Siguiendo la tradición, el Concilio no duda en llamar a María “Madre de Cristo y madre de la humanidad”: siendo “descendiente de Adán, se hace una con el resto de los seres humanos…Sin duda es ‘manifiestamente madre de todos los miembros de Cristo…ya que por amor cooperó para pudieran nacer los fieles en la Iglesia.'”

Y así, esta “nueva maternidad de María” que se generó por la fe, es fruto del amor “renovado” que maduró definitivamente cuando estuvo al pie de la cruz participando del amor redentor de su Hijo.(3)

¿Pero cuál fue realmente el precio que pagó María Corredentora con su sufrimiento para poder participar “con Jesús” en la redención del género humano y que daría como resultado convertirse en Madre espiritual de todos los pueblos?

Ningún ser humano, con todo su entendimiento y corazón podrá jamás llegar a comprender plenamente lo profundo y pasmoso que fue este sufrimiento. Ya varios pontífices y poetas, músicos y artistas han intentado, en varias y formas creativas, transmitir el dolor de la Madre; desde el Stabat Mater hasta la Pieta. Pero todos estos esfuerzos humanos han fallado de alguna manera y sólo ha quedado a los humildes reconocer sin tardanza su inhabilidad para comprender cabalmente el tipo de sufrimiento que Nuestra Señora de los Dolores experimentó, “con Jesús,” en la readquisición del género humano.

La Madre se mantuvo erguida al pie de la cruz de Jesús, escuchando cómo los espectadores entonaban una letanía de blasfemias, algunas de ellas recitadas por los que han sido entrenados en las cosas de Dios pero que igualmente lo condenaban mediante exégesis racionalistas de las leyes del Padre. Algunas otras blasfemias eran vociferadas por la gente común que en su ignorancia, sólo iban tras las huellas de sus extraviados pastores. Sin embargo, los que más despreciaban a su Hijo eran aquellos que condenaban su propia miseria. Y la Madre escuchó cada uno de los insultos, recibiendo asimismo y por ser la Madre del condenado, su propia tajada de imprecaciones, de la misma manera en que hoy, cuando se quiere causar daño a alguien, se dirige a la persona de la madre. Estas blasfemias forman parte del testimonio, aunque involuntario, de la misma misión que compartían Jesús y la Corredentora.

Jesús se desangraba en la cruz, pero su Madre no podía evitarlo y sanar sus heridas. Crucificado en la cruz, Jesús no encontraba lugar dónde descansar su cabeza por la corona de espinas, pero su Madre tampoco podía acomodar su cabeza. En la cruz, Jesús dijo “tengo sed” (Jn.19,28), y su Madre no pudo saciar su sed. Finalmente, fue en la cruz donde Jesús confesó en franca kénosis humana, “¡Dios mío, Dios mío! ¿por qué me has abandonado?” (Mt.27,46; Mc.15,34), pero la Madre no pudo consolar a su Hijo.

La Madre permaneció unida al Corazón de su Hijo cuando, desde el nuevo árbol de la cruz, Jesús desveló el principal motivo por el que hemos sido sanados: “Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen” (Lc.23,34). Entonces la Madre también perdonó y uniéndose a esta plegaria, pidió perdón al Padre, propósito central de la redención y la corredención. Cuando María escuchó que su Hijo aseguraba al buen ladrón: “Yo te digo que hoy mismo estarás conmigo en el paraíso” (Lc.23,43), encontró una gota de consuelo en medio de un océano de desolación (y la confirmación de la misión redentora de ambos).

Finalmente y con sentimientos contradictorios de amargura y dulzura en su corazón, la Madre escuchó las palabras del Hijo que se iba, que moría, al que arrebataban de su lado, al que no volvería a ver, pero la misión de redención que a los dos les había llevado la vida, había sido rotundamente exitosa por haber rescatado a la humanidad: “Todo está cumplido” (Jn.19,30). No sólo había llegado a su fin, sino que estaba cumplido.

Juan Pablo II describe la intensidad del sufrimiento de la Madre inmaculada en este momento como algo “inimaginable”:

Los muchos e intensos sufrimientos estuvieron tan interconectados y se amasaron en ella de forma tal, que no sólo fueron una prueba de su fe inquebrantable, sino también una contribución a la redención de todos…Los sufrimientos de María, además de los de Jesús en el calvario fueron tan intensos, que difícilmente se puede llegar a imaginar desde el punto de vista humano, pero de todo ello surgió una misteriosa y sobrenatural fecundidad para la redención del mundo. El haber ascendido y permanecido con Él al pie de la cruz, junto al discípulo amado, fue un tipo de participación especial en la muerte redentora de su Hijo.(4)

Apocalipsis 12: La Mujer Vestida “de Sol”(5) y el Dragón

La última revelación bíblica de la Corredentora la encontramos con el lenguaje místico del Apocalipsis.

La visión de la “mujer vestida de sol” del Apocalipsis 12,1 se introduce por la visión del Arca de la Alianza dentro del Templo (Ap.11,19): “Y se abrió el Santuario de Dios en el cielo, y apareció el arca de su alianza en el Santuario…Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza” (Ap.12,1)

María es la Nueva Arca que lleva dentro la Nueva Alianza entre Dios y los hombres, Jesús el Redentor (6). Es sumamente significativo que la imagen mariana de la Nueva Arca anuncie gloriosamente la última y gran revelación de la Mujer de las Escrituras: ella es la Mujer que porta el esplendor solar y celestial, la Mujer vestida “del Sol” rodeada de una luz brillante y de Jesús y “con Jesús,” el verdadero Hijo y Luz del mundo.

Los padres de la Iglesia y posteriormente los escritores escolásticos (7), enseñaron que la Mujer del capítulo 12 del Apocalipsis representa igualmente a María y la Iglesia de varias maneras; pero en primera instancia, la Mujer del Apocalipsis 12 revela a María porque la inmaculada Virgen de Nazaret “dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro” (Ap.12,5). Jesús es ese Hijo que ha de regir y sólo María es su natural y verdadera Madre.

La Mujer, en los extraordinarios textos paralelos del Génesis 3,15 y Apocalipsis 12, puesta en enemistad con la serpiente únicamente puede ser la inmaculada, enemistad que lleva a, y culmina con, la batalla cósmica por las almas que relata el Apocalipsis 12,13-17: “Cuando el Dragón vio que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la Mujer que había dado a luz al Hijo varón…Entonces despechado contra la Mujer, se fue a hacer la guerra al resto de sus hijos.” La batalla espiritual de la criatura más extraordinaria de Dios y su más terrible criatura son, figurativamente hablando, los “sujetalibros” de la Sagrada Escritura que narra una batalla por las almas que se extiende no sólo a todo lo ancho de la palabra escrita de Dios, sino a lo largo de toda la historia humana, incluyendo el momento en el que vivimos.

La Corredentora “con Jesús,” combate contra el Dragón que persigue al resto de sus hijos que son la humanidad redimida. Con su simiente de pecado en todas sus formas —incluso las contemporáneas manifestaciones de aborto, comunismo, pornografía, francmasonería, materialismo, secularismo, clonación, guerra nuclear y por el estilo— el Dragón busca tentar a sus hijos y alejarlos para siempre de la Mujer y su Simiente victoriosa.

La Mujer del Apocalipsis 12 es, simultánea y complementariamente, la “Mujer de la gloria” y la “Mujer del sufrimiento.”(8) Es la mujer de gloria en cuanto a que es la mujer vestida de sol y coronada por doce estrellas (v.1) que da a luz al hijo varón que regirá a las naciones (v. 5). Es la mujer del sufrimiento en cuanto a que es la mujer encinta y “grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz” (v.2) y combate contra el Dragón por salvar “a sus demás hijos” (v.17).

Ambas, la Mujer de gloria y la Mujer del sufrimiento, son en primera instancia una revelación de María Corredentora. La Virgen María es la Mujer de gloria vestida con la plenitud de gracias que vienen del Hijo; coronada con doce estrella como Reina de los Apóstoles y de toda la creación, y quien por sí sola da a luz a Jesús, el hijo varón, Rey de todas las naciones. También es la Mujer del sufrimiento que en el calvario “grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz” por dar a luz místicamente a todos los hombres a la manera de “hijos” espirituales (Jn.19,25-27). Al ser glorificada en el cielo, no se le está simplemente rindiendo honor decorativo en reconocimiento de su rol humano como Madre del Salvador, sino el fruto de haber participado con su vida en la misión salvífica de su Hijo, por haber participado en sus sufrimientos, porque la gloria y el sufrimiento están inexorablemente unidos en la misión redentora (Jn.13,3).

Al día de hoy, María continúa luchando contra el Dragón por las almas y esta batalla mística le ocasiona sufrimiento y lágrimas(9), porque en nuestros tiempos muchos hijos suyos se pierden. Ella es la Mujer del Apocalipsis que “grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz,” y la Mujer del calvario llamada a “contemplar a su hijo.” Ambos pasajes son revelaciones paralelas de la misma Madre Corredentora que continúa sufriendo intensamente para poder dar a luz discípulos en Cristo Jesús.(10)

Cuando examinamos a la luz de las Escrituras la participación de la Madre en el cumplimiento de la redención que realizó Jesucristo, la Palabra de Dios nos lleva a una simple y muy obvia conclusión: la Mujer y Madre “con Jesús,” desde la anunciación hasta el calvario, participa de manera singular en la obra de la redención por la que se obtiene la salvación humana y al precio del más grande sufrimiento humano que se pueda imaginar.

La Madre inmaculada participa, como no lo hace ninguna otra criatura, de la “redención cumplida” en su rol de Corredentora, convirtiéndose de esta forma en Mediadora de todas las gracias(11) en el orden de la “redención obtenida.”(12) Por haber adquirido la gracia ella puede distribuir la gracia — desde la “Madre hacia nosotros en el orden de la gracia” (Lumen Gentium, 61)

La Escritura, en el Antiguo y Nuevo Testamentos, se nos revela que un hombre y una mujer “vendieron” a la humanidad a Satanás por medio del pecado; y que un Hombre y una Mujer “volvieron a comprar” a la humanidad mediante el sufrimiento. El precio que pagó la Mujer “con Jesús” por nuestro eterno rescate, quizás se pueda transmitir en la poesía de los clásicos versos del Stabat Mater:

Estaba la Madre dolorosa
junto a la Cruz llorando,
mientras su Hijo pendía.

Su alma llorosa,
triste y dolorida,
traspasada por una espada.

¡Oh cuán triste y afligida
estuvo aquella bendita
Madre del Unigénito!

Estaba triste y dolorosa,
como madre piadosa,
al ver las penas de su Divino Hijo.

¿Qué hombre no lloraría,
si viese a la Madre de Cristo
en tan atroz suplicio?

¿Quién no se contristaría,
al contemplar a la Madre de Cristo
dolerse con su Hijo?

Por los pecados de su pueblo,
vio a Jesús en los tormentos,
y sometido a los azotes.

Vio a su dulce Hijo
morir abandonado,
cuando entregó su espíritu.

¡Oh, Madre, fuente de amor!
Haz que sienta tu dolor
para que contigo llore.

Haz que arda mi corazón
en amor de Cristo mi Dios,
para que así le agrade.

¡Oh santa Madre! Haz esto:
graba las llagas del Crucificado
en mi corazón hondamente.

De tu Hijo lleno de heridas,
que se dignó padecer tanto por mi,
reparte conmigo las penas.

Haz que yo contigo piadosamente llore,
y que me conduela del Crucificado,
mientras yo viva.

Haz que esté contigo junto a la Cruz
pues deseo asociarme en el llanto.
¡Oh Virgen la más ilustre de todas las vírgenes!

No seas ya dura para mí,
haz que contigo llore.
haz que lleve la muerte de Cristo.

Hazme socio de su Pasión y que venere sus llagas.
Haz que, herido con sus heridas,
sea yo embriagado con la Cruz y con la Sangre de tu Hijo.

Para que no me queme y arda en las llamas,
por ti, oh Virgen, sea defendido
en el día del juicio.

¡Oh Cristo! Cuando hubiere de salir de aquí,
dame, por tu Madre,
que llegue a la palma de la victoria.

Cuando el cuerpo feneciere,
haz que al alma se le de la gloria del Paraíso.
Amén. Aleluya.(13)

Notas

(1) Cf. 1 Cor. 15:22, 45.

(2) Colección de Misas de la Santísima Virgen, vol. 1, Sacramentario, Catholic Book Publishing, 1992, p. 117; texto original en latín en Collectio Missarum de Beata Maria Virgine I, Librería Editrice Vaticana, 1987, p. 49.
(3) Juan Pablo II, Redemptoris Mater, 23.
(4) Juan Pablo II, Salvifici Doloris, 25.
(5) Para ver comentarios adicionales de María como la Mujer del Apocalipsis 12, cf. Matthias J. Scheeben, Mariology, Herders, 1947. Vol. 1, p. 15; Bernard Le Frois, The Woman Clothed With The Sun: Individual or Collective, Orbis Catholicus, Roma, 1954; Papa Paulo VI, Signum Magnum.
(6) Cf. Capitulo II, “La Profecía de la Corredentora.
(7) Cf. Le Frois, The Woman Clothed with the Sun, cap. 1, arts. 1,2,3; de La Potterie, Maria nel mistero dell’Alleanza, p. 258.
(8) Manelli, Mary Coredemptrix in Sacred Scripture, p. 99.
(9) Por ejemplo, durante las apariciones de Nuestra Señora en Akita, Japón aprobadas por la Iglesia, se han documentado hechos de que una estatua de madera labrada con la imagen de Nuestra Señora de Todos los Pueblos en Amsterdam, ha llorado 101 veces, cf. T. Yasuda, “The Message of Mary Coredemptrix at Akita and Its Complementarity with the Dogma Movement,” Contemporary Insights on a Fifth Marian Dogma, Queenship, 2000, pp. 235-249.
(10) Cf. R. Laurentin, La Vergine Maria, Roma, 1984, pp. 51-52.
(11) Para ver referencias sobre el título y función de Nuestra Señora como Mediadora de todas las gracias, cf. Pío VII, Ampliatio privilegiorum ecclesiae B.M. Virginis ab agnelo salutatae in coenobio Fratrum Ordinis Servorum B.M.V., Florentiae, A.D., 1806; en J. Bourasse, Summa aurea…, vol. 7, Paris, 1862, col. 546; Pío IX, Encíclica Ubi Primum, 1849; León XIII, Supremi Apostolatus, 1883 y Octobri Mense, 1891; Sn. Pío X, Ad Diem Illum; Benedicto XV, Carta Apostólica Inter Sodalicia, Marzo 22, 1918; AAS 10, 1918 y Misa y Oficio de Mediadora de todas las Gracias aprobada en 1921; Pío XI, Carta Apostólica Cognitum Sane, AAS 18, p.213 y Encíclica Ingravescentibus Malis, AAS 29,1937, p. 380; Papa Pío XII, Superiore Anno, AAS 32, 1940, p. 145.; Pío XII, cf. AAS 45, 1953 y Mediador Dei, 1947; Juan Pablo II, Redemptoris Mater, cap. 3, “Mediación Materna” y un Discurso Papal, Roma, Octubre 1, 1997, L’Osservatore Romano, edición en inglés, Octubre 8, 1997, p. 11; cf. También A. Robichaud, S.M., “Mary, Dispensatrix of all Graces,” Mariology, vol. 2, pp. 426-460 y Michael O’Carroll, C.S.Sp., “Still Mediatress of All Graces?,” Miles Immaculatae vol. 24, 1988, pp. 121-122. Las siete ocasiones en que Juan Pablo II ha utilizado el título de Mediadora de todas las gracias durante su pontificado se detallan a continuación (cortesía de la investigación de Mons. Arthur B. Calkins):

1. Diciembre 1, 1978, Discurso pronunciado al Concilio General de los Superiores Provinciales y Directores de los Institutos Italianos de la Congregación de Sn. José (Josefinos de Sn. Leonardo Murialdo). N.3:

No podemos concluir sin dirigirnos a la Santísima Virgen, a quien Murialdo amaba y veneraba solicitando su intercesión como Mediadora Universal de todas las gracias. María siempre estaba presente en sus cartas en las que siempre recomendaba recitar el rosario, encomendando a sus hijos difundir la devoción a la Santísima Virgen diciendo: “Si uno desea hacer un poco de bien entre los jóvenes, debemos inculcarles el amor a María.” La obra benéfica que llevó a cabo su Fundador es la mejor confirmación de ello. Por lo que los invito a ustedes a seguir este ejemplo [Inseg I (1978) 250; Pláticas 379].

2. Agosto 30, 1980, Discurso dirigido a los jóvenes en el Santuario de Nuestra Señora en Monte Rojo. n.3:

Concluyo encomendándolos a la Virgen María de quien Sn. Bernardino era sumamente devoto, dedicándose a proclamarla todos los días por todo el país italiano. Habiendo perdido a su propia madre, escogió a Nuestra Señora como su madre prodigándole su afecto y confiándose plenamente en ella. Se puede afirmar que se convirtió en el cantante de las bellezas de María, y predicando su mediación con inspiración y amor profundos, no temió afirmar que : “Cada gracia otorgada al hombre procede del orden de una triple causa: de Dios pasa a Cristo, de Cristo pasa a la Virgen, de la Virgen se nos otorga a nosotros.”

Acudan a ella amorosa y confiadamente todos los días, pidiéndole les conceda la gracia de embellecer su alma y su vida, y esto bastará para hacerlos felices [Inseg III/2 (1980) 495; ORE 648:3].

3. Enero 17, 1988, Discurso del Angelus, n. 2:

Otro centro de devoción mariana digno de mencionar es la Iglesia dedicada a Nuestra Señora en Meadi, en las faldas del Cairo a orillas del Nilo. Parece ser que la Iglesia fue construida en el siglo cinco aunque, en el curso de los siglos y en tiempos modernos, ha sido modificada y restaurada. Los que se encargan de esta Iglesia son cristianos coptos-ortodoxos y muchos peregrinos acuden continuamente a este santuario a encomendar sus intenciones a la Mediadora de todas las gracias [Inseg XI/1 (1988) 119; ORE 1023:5].

4. Abril 10, 1988, Homilía de la Octava de Pascua en la parroquia de María, Madre del Redentor en Roma, n. 7:

En este Año Mariano, su parroquia, que está bajo el patrocinio de María, Madre del Redentor, Redemptoris Mater, tiene una razón extra para renovar y fortalecer su devoción hacia ella, la Madre de todas las gracias, nuestra Abogada con su Hijo Jesús y el Auxilio de los Cristianos. Acudan a ella, hónrenla, acérquense a ella. Ella los escuchará y obtendrá para ustedes cualquier cosa buena que deseen [Inseg XI/1 (1988) 863; ORE 1036:11].

5. Julio 2, 1990, Reflexiones durante la visita al Santuario de Nuestra Señora de las Gracias en Benevento, n. 1:

Con amorosa intuición y desde tiempos antiguos, les ha sido posible comprender el misterio de María como Mediadora de todas las gracias, porque ella es Madre del Autor mismo de la Gracia, Jesucristo. Es por ello que el pueblo de Benevento, desde tiempos remotos, ha acudido a ella y continúa invocándola no sólo como “Nuestra Señora de todas las Gracias,” sino frecuentemente como “Nuestra Señora de la Gracia” [Inseg XIII/2 (1990) 17; ORE 1148:2].

6. Septiembre 18, 1994, Discurso del Angelus en Lecce, nn. 1,3:

Desde la ciudad de Lecce, honrada por el nombre de Civitas mariana, hoy levanto mi oración hacia ti, Santísima Virgen María. Lo hago estando entre esta amadísima gente de Apulia, que te venera con profunda devoción y te honra como Madre de todas las Gracias. Tu vas delante de nosotros en esta peregrinación de fe, acompañas al sucesor de Pedro en la visita de hoy que es un paso más en la “Gran Oración por Italia…”

Vigila y cuida constantemente de cada uno de nosotros y derrama tus abundantes dones sobre todos, O Reina sin pecado concebida, O Madre de todas las Gracias, O Virgen María! [Inseg XVII/2 (1994) 344-345; ORE 1358:8-9].

7. Junio 28, 1996, Discurso dirigido al Capítulo General de las Hermanas Mercedarias de la Caridad, n.4:

Que la Virgen María, Madre de Cristo y de la Iglesia, invocada con el título “de las Mercedes,” las asista y guíe a encontrarse frecuentemente con su divino Hijo en el misterio de la Eucaristía. Que ella, verdadera Arca de la Nueva Alianza y Mediadora de todas las gracias, les enseñe a amarlo como ella lo amó. Que asimismo interceda por ustedes en las diversas obras apostólicas que realizan. [Inseg XIX/1 (1996) 1638; ORE 1451:5]

Los teólogos buscan categorizar tanto la naturaleza de la redención como la específica naturaleza de la participación de la Madre en la redención en términos tales como redención “in actu primo” o participación en la “redención objetiva,” que se refiere a la obtención de las gracias de la redención. Esto se diferencia de la redención “in actu secundo” o “redención subjetiva,” que identifica la distribución de las gracias de la redención a la humanidad.

Y sin embargo, el acto histórico de la redención que realizaron Jesús y María en el calvario, es un evento “objetivo”, como también lo es la recepción de las gracias de la redención por los miembros de la familia humana, en el sentido de que está exento de un simple concepto relativista de redención personal. Quizás los términos de “redención cumplida” estén más cerca de la terminología clásica de in actu primo y in actu secundo y sean más compatibles para una mejor comprensión contemporánea al designar la histórica adquisición de la gracia obtenida por Cristo y María, y el término “redención recibida” para designar la recepción salvífica personal para la familia humana.

(13) Misal Romano, Leccionario para la Misa, Catholic Book Publishing, 1979, p. 801-802

Continue Reading

El Concilio y la Corredentora

Published on July 20, 2012 by in En Espanol, January 2006

0

El 25 de Enero de 1959, el ya beatificado Juan XXIII, el “Papa Bueno,” anunció su deseo de convocar a un concilio ecuménico. Poco después, comenzarían los preparativos para el Concilio Vaticano II. El 18 de Junio de ese mismo año, se enviaron desde Roma cartas circulares a todos los cardenales, arzobispos, obispos y superiores generales de las congregaciones religiosas, y el 18 de Julio, una carta a todas las universidades católicas y facultades de teología. Las cartas fueron enviadas con el propósito de solicitar las sugerencias de los futuros Padres del Concilio sobre los temas que eventualmente debían tratarse durante el Concilio mismo.

Para la primavera de 1960, tiempo en que terminó el período de preparación, ya se habían recibido los temas sugeridos, y todas las peticiones y propuestas de los obispos y prelados fueron compiladas por el secretario del consejo preparatorio. De entre estas peticiones, hubo aproximadamente cuatrocientas directamente de obispos para que se definiera dogmáticamente la mediación de Nuestra Señora, incluyendo su cooperación en la Redención y particularmente su rol como Mediadora de todas las gracias. Alrededor de cincuenta obispos solicitaron específicamente la definición dogmática de María como “Corredentora.”

Según los reportes, el Mayor número de peticiones recibidas de los Padres que asistirían al Concilio fue sobre un mismo tema, a saber: concordaban en que el asunto de la mediación de Nuestra Señora merecía tratamiento conciliar; en segundo lugar, el Mayor número de peticiones recibidas solicitaba condenar el comunismo; y el tercer tema de Mayor consenso fue la necesidad de una definición dogmática solemne sobre la función de la Madre en la mediación universal “con Jesús.”

La dirección que posteriormente se le daría al Concilio Vaticano II, anunciada por el Beato Juan XXIII el día de su inauguración el 11 de Octubre de 1962 (a la sazón fiesta de la Divina Maternidad de María), fue “de índole predominantemente pastoral” y no dogmática. No obstante, la gran cantidad de “votos” o peticiones por una definición dogmática de la corredención y mediación de la Madre son históricamente significativas, porque ponen de manifiesto el inmenso amor que los Padres del Concilio profesaban por la Madre universal, y por ello, buscaban profesar la verdad completa sobre su rol en la historia de la salvación.

El primer borrador o “esquema” sobre la Santísima Virgen María se presentó a los Padres del Concilio el 23 de Noviembre de 1962, preparado por una subcomisión de teólogos intitulado: “Sobre la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre de los Hombres.” Poco conocido es el hecho de que la documentación contenida en este primer esquema del Concilio Vaticano II contenía una hermosa síntesis sobre la historia de la doctrina de María como “Corredentora,” partiendo de la doctrina de los primeros padres sobre la nueva Eva, las ricas enseñanzas del Magisterio pontificio de los siglos XIX y XX encaminadas al Concilio.

En la sección relativa a los diversos títulos con los que se expone la cooperación con Cristo de la Madre de Dios en la obra de la redención humana, la documentación ofrecía la argumentación que a continuación transcribimos, sobre la legitimidad del título de Corredentora y su doctrina (seguida de una extensa anotación sustentando la tradición de la nueva Eva):

Todas estas cosas fueron desarrolladas por los sumos pontífices y teólogos, creando una terminología por la que María fue rápidamente llamada “Madre espiritual de los hombres, Reina del cielo y la tierra”; en otras modalidades, “nueva Eva, Mediadora, Dispensadora de todas las gracias,” y por supuesto, “Corredentora”… Tocante al título de “Corredentora,” y “Asociada de Cristo el Redentor,” se deben añadir algunos comentarios.

Ya desde el siglo X se utilizaba el título de “Redentora”: “Santa Redentora del mundo, ruega por nosotros.” Cuando en los siglos XV y XVI este título tan familiar fue asimismo aplicado, de inmediato se reconoció la cooperación de la Santísima Virgen en la obra de nuestra Redención, y al nombre de “Redentora” se le añadió el sufijo “co,” por lo que la Madre de Dios fue llamada “Co-redentora,” en tanto que Cristo continuó siendo el “Redentor.” Desde entonces y hasta el siglo XVII, el título Corredentora se utilizó sólo en obras devocionales relacionadas con la piedad y santidad, pero también en un gran número de tratados teológicos, lo que también se puede decir de los romanos pontífices, como es el caso de algunos textos de Sn. Pío X y Pío XI…

Las notas del esquema mencionan además, cómo el Papa Pío XII se valió de fórmulas tales como “Asociada del Redentor,” “noble Asociada del Redentor,” “amada Asociada del Redentor” y “Asociada en la divina obra de la redención” sin que mencionara específicamente el término, pero también la forma en que los supremos pontífices frecuentemente glorificaban el auxilio de María “cum Iesu” en la economía de la salvación. Acto seguido, cita al Papa Pío XI quien, el 1 de Diciembre de 1933 se valió del título de Corredentora, citando luego más referencias en apoyo de la doctrina de la corredención por los Papas León XIII, Pío XI, y Pío XII. La documentación referida incluso mencionaba a Pío VI en el siglo XVIII, quien había condenado la tesis de que, a menos que un título de María no estuviera explícitamente contenido en las Escrituras, no debía tenerse por cierto, aunque hubiese sido aprobado por la Iglesia e incorporado a su oración pública (Auctorem fidei, 1794).

Con tan abundante documentación sobre la Corredentora y su doctrina en la historia de la Iglesia y en la doctrina pontificia, ¿por qué entonces no se usó el título en la versión final del esquema Mariano, que después aparecería como Capítulo VIII de Lumen Gentium?

Una razón cierta para que el título Corredentora no apareciera en la versión final del tratamiento conciliar sobre la Santísima Virgen, fue que se incluyó una “prohibición” para el uso del título, escrita por un subcomité teológico en forma de “Nota Aclaratoria” (Praenotanda), que venía inmediatamente después del texto original del esquema mariano, tal y como se distribuyó a los Padres del Concilio. La prohibición de la subcomisión decía así: “Se han omitido algunas expresiones y palabras utilizadas por los supremos pontífices, mismas que en sí, son absolutamente ciertas, pero que podrían ser entendidos con dificultad por los hermanos separados (en este caso protestantes). De entre estas palabras se puede enumerar la siguiente: ‘Corredentora del género humano’ (Pío X, Pío XI)…”

La prohibición de la comisión teológica de ninguna forma se basó en inquietudes por la legítima doctrina de la Corredentora, pues la nota inequívocamente afirma que títulos tales como “Corredentora del género humano” utilizados por los pontífices, son “en sí mismas absolutamente ciertas.” En cambio, el término fue prohibido en virtud de que hubo ciertas opiniones por parte de los miembros de la subcomisión, en cuanto a que el término Corredentora “podría ser entendido” por cristianos protestantes “con dificultad.”

¿No es justo examinar la prohibición del término Corredentora a la luz del vasto género de la terminología católica? Uno se siente obligado a considerar lo que habría pasado con toda la tradición teológica del catolicismo, si todos nuestros títulos teológicos de fe hubieran tenido que ser medidos bajo esta misma pauta; de cierto es que los términos católicos como “transubstanciación,” “infabilidad pontificia” o incluso “Madre de Dios,” habrían padecido, porque sin duda estos términos también habrían corrido el riesgo de ser “entendidos con dificultad” por nuestros hermanos y hermanas cristianos que no comulgan plenamente con la fe católica.

A pesar de todo, la prohibición de la subcomisión pasó, y tristemente, la cuestión de incluir el título de Corredentora en los temas sobre María en el Vaticano II, a pesar de la vasta documentación de la Tradición y autoridades católicas, y las numerosas peticiones para que se incluyera en la fase preparatoria, no se permite siquiera alcanzar el piso del Concilio para discusión por los propios Padres del Concilio, entre quienes soplan los vientos del Espíritu Santo.

Aún así, el Espíritu le reservaba a su Esposa Corredentora un testimonio verdadero y generoso. Como nunca antes en la historia de la Iglesia, la doctrina de los sufrimientos de María “con Jesús,” recibió su más grandiosa y explícita declaración por parte de la autoridad del Concilio ecuménico.

La Corredención Mariana en Lumen Gentium

Al principio del Capítulo VIII de Lumen Gentium, los Padres del Vaticano II introducen humildemente una aclaración y negativa de que este capítulo sobre la Santísima Virgen de ninguna manera constituye “una doctrina completa sobre María.” Muy por el contrario, los Padres alientan la “investigación de teólogos” para que mejor se aclaren las opiniones que pueden “conservar sus derechos” para que se sigan proponiendo libremente en las escuelas católicas, de aquella que:

Este [sagrado Concilio] no tiene la intención de proponer una doctrina completa sobre María ni resolver las cuestiones que aún no ha dilucidado plenamente la investigación de los teólogos. Así, pues, siguen conservando sus derechos las opiniones que en las escuelas católicas se proponen libremente acerca de aquella que, después de Cristo, ocupa en la santa Iglesia el lugar más alto y a la vez el más próximo a nosotros (Lumen Gentium, 54).

Resulta evidente para cualquier persona que quisiera examinar más a fondo cualquier publicación mariológica internacional de los años cuarentas, cincuentas y principios de los sesentas, que uno de los dominantes, y probablemente el más dominante de los temas mariológicos que a la sazón era estudiado por teólogos y “propuesto en las escuelas católicas,” era precisamente la doctrina de la corredención Mariana y su mediación. Por eso es que cualquier concepto que se tenga de que el Concilio Vaticano II buscaba poner fin al desarrollo doctrinal de María Corredentora, es simple y sencillamente un error y sería una contradicción de las propias palabras y enseñanzas del Concilio.

Cuatro años antes de que comenzara el Concilio, el Congreso Internacional Mariológico llevado a cabo en Lourdes en 1958, se dedicó al tema de la “Cooperación de la Santísima Virgen María y la Iglesia en la Redención de Cristo.” En este Congreso, los teólogos presentes unánime y moralmente apoyaron la doctrina de la singular cooperación de la Madre en la redención de Cristo. Es un hecho que María Corredentora está siendo difundida en escuelas católicas, congresos mariológicos y seminarios, en donde se ha apreciado vivamente su integridad doctrinal.

El Concilio comienza su tratado teológico sobre la corredención de María en la sección II de Lumen Gentium intitulada “Función de la Santísima Virgen en la economía de la salvación” (L.G. 55-59). Esta parte se refiere a las profecías del Antiguo Testamento sobre la Madre del Redentor, que se cumple con la nueva economía de salvación, cuando el Hijo de Dios, a fin de librar al hombre del pecado, toma de la Hija excelsa de Sión la naturaleza humana:

…Estos primeros documentos, tal como se leen en la Iglesia y tal como se interpretan a la luz de una revelación ulterior y plena, evidencian poco a poco, de una forma cada vez más clara, la figura de la mujer Madre del Redentor. Bajo esta luz aparece ya proféticamente bosquejada en la promesa de victoria sobre la serpiente, hecha a los primeros padres caídos en pecado (cf. Gén. 3,15). Asimismo, ella es la Virgen que concebirá y dará a luz un Hijo, que se llamará Emmanuel (cf. Is 7,14; comp. con Mic 5,2-3; Mt 1,22-23). Ella sobresale entre los humildes y pobres del Señor, que confiadamente esperan y reciben de Él la salvación. Finalmente, con ella misma, Hija excelsa de Sión, tras la prolongada espera de la promesa, se cumple la plenitud de los tiempos y se instaura la nueva economía, al tomar de ella la naturaleza humana el Hijo de Dios, a fin de librar al hombre del pecado mediante los misterios de su humanidad.

El documento continúa citando a los antiguos Padres que articularon la activa cooperación de la Madre en la economía de salvación, basándose en el modelo de la nueva Eva y el principio de recapitulación:

Pero el Padre de la misericordia quiso que precediera a la encarnación la aceptación de la Madre predestinada, para que de esta manera, así como la mujer contribuyó a la muerte, también la mujer contribuyese a la vida…

Así María, hija de Adán, al aceptar el mensaje divino, se convirtió en Madre de Jesús, y al abrazar de todo Corazón y sin entorpecimiento de pecado alguno la voluntad salvífica de Dios, se consagró totalmente como esclava del Señor a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la redención con Él y bajo Él, con la gracia de Dios omnipotente. Con razón, pues, piensan los Santos Padres que María no fue un instrumento puramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libres. Como dice San Ireneo, <<obedeciendo, se convirtió en causa de salvación para sí misma y para todo el género humano>>. Por eso no pocos Padres antiguos afirman gustosamente con él en su predicación que <<el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María; que lo atado por la virgen Eva con su incredulidad, fue desatado por la virgen María mediante su fe>>; y comparándola con Eva, llaman a María <<Madre de los vivientes>>, afirmando aún con Mayor frecuencia que <<la muerte vino por Eva, la vida por María>>.

Vemos cómo el Concilio enseña que la Madre “se consagró totalmente como esclava del Señor a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la redención con Él y bajo Él”. Inequívoca y llanamente, esta es la Madre que “con Jesús” coopera en la obra de la redención. La enseñanza certera sobre la legitimidad de la corredención Mariana se encuentra en esta doctrina del Vaticano II. Pero éste es apenas el comienzo.

Los Padres del Concilio se refieren a la singular cooperación de la Madre que duró toda su vida sobre la tierra: “Esta unión de la Madre con el Hijo en la obra de la salvación se manifiesta desde el momento de la concepción virginal de Cristo hasta su muerte” (LG,57). Luego sintetizan los primeros años de esta cooperación que van desde la visitación al milagroso nacimiento, a la profecía de su corredención en la presentación, al dolor de la Virgen cuando es separada de su hijo en el Templo (cf. LG, 57).

El testimonio más profundo del Concilio a la corredención, se encuentra en el número 58 de Lumen Gentium. Los Padres, basándose en la doctrina pontificia que llevaría al Concilio, sintetizan la previa enseñanza ordinaria del Magisterio en relación con el cosufrimiento de María con Jesús en el calvario:

En la vida pública de Jesús aparece reveladoramente su Madre ya desde el principio, cuando en las bodas de Caná de Galilea, movida a misericordia, suscitó con su intercesión el comienzo de los milagros de Jesús Mesías (cf. Jn. 2,1-11). A lo largo de su predicación acogió las palabras con que su Hijo, exaltando el reino por encima de las condiciones y lazos de la carne y de la sangre, proclamó bienaventurados (cf. Mc. 3,35; Lc. 11,27-28) a los que escuchan y guardan la palabra de Dios, como ella lo hacía fielmente (cf. Lc. 2,29 y 51). Así avanzó también la Santísima Virgen en la peregrinación de la fe, y mantuvo fielmente su unión con el Hijo hasta la cruz, junto a la cual, no sin designio divino, se mantuvo erguida (cf. Jn. 19,25), sufriendo profundamente con su Unigénito y asociándose con entrañas de madre a su sacrificio, consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima que ella misma había engendrado; y, finalmente, fue dada por el mismo Cristo Jesús agonizante en la cruz como madre al discípulo con estas palabras: Mujer, he ahí a tu hijo (cf. Jn. 19,26-27).

Manteniéndose con Jesús en su sufrimiento; asociándose a su sacrificio; consintiendo en la inmolación de la víctima. Cosufriendo, cosacrificando, cosatisfaciendo, corredimiendo. ¿Acaso el Concilio no va a la zaga de lo mejor que tiene la Tradición sobre la corredención?

Para ampliar su doctrina sobre la corredención Mariana, el Concilio vuelve a resumir la obra de María al compartir durante toda su vida los sufrimientos del Redentor y enseña que su participación en la restauración de la vida sobrenatural con Cristo, es el fundamento de su rol como madre espiritual de todos los pueblos. Llevada al cielo, María se convierte en maternal Mediadora de los “dones de salvación eterna,” pero sin que Jesús, el único Mediador, pierda su dignidad y eficacia:

La Santísima Virgen, predestinada desde toda la eternidad como Madre de Dios juntamente con la encarnación del Verbo, por disposición de la Divina Providencia, fue en la tierra la Madre excelsa del divino Redentor, compañera singularmente generosa entre todas las demás criaturas y humilde esclava del Señor. Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo al Padre en el templo, padeciendo con su Hijo cuando moría en la cruz, cooperó en forma enteramente singular a la obra del Salvador con la obediencia, la fe, la esperanza y la ardiente caridad con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas. Por eso es nuestra Madre en el orden de la gracia.

Esta maternidad de María en la economía de la gracia perdura sin cesar desde el momento del asentimiento que prestó fielmente en la anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de la cruz hasta la consumación perpetua de todos los elegidos. Pues, asunta a los cielos, no ha dejado esta misión salvadora, sino que con su múltiple intercesión continúa obteniéndonos los dones de la salvación eterna. Con su amor materno cuida de los hermanos de su Hijo, que todavía peregrinan y se hallan en peligros y ansiedad hasta que sean conducidos a la patria bienaventurada. Por este motivo, la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora. Lo cual, sin embargo, ha de entenderse de tal manera que no reste ni añada a la dignidad y eficacia de Cristo, único Mediador.

No cabe duda que el testimonio del Concilio Vaticano II a la historia de la Corredentora es igualmente generoso en su doctrina como profundo en su teología. Sin necesidad de usar el título, enseña ampliamente la doctrina. La verdad sin el nombre.

Y sin embargo, la doctrina de la corredención Mariana y el título de María Corredentora están esencial, ontológica y revelatoriamente conectadas, y no pueden ser artificialmente separadas. Si uno acepta la doctrina, como de hecho lo hace el Concilio Vaticano II, uno debe también aceptar la verdad del título que tiene su fuente, su ser, su historia, en la doctrina. Afirmar, por lo tanto, que el Vaticano II no enseñó la doctrina de María Corredentora, es un error histórico y una violación a la verdad.

El Concilio Vaticano II no usó el título Corredentora “es una verdad absolutamente cierta,” sin embargo, profesó la doctrina que es la verdadera madre del título. La doctrina católica de María “con Jesús, desde la anunciación hasta el calvario” es la suprema doctrina del Concilio (ecuménico) Vaticano II. Su título, por el momento histórico, se descarta, pero este momento de silencio pronto pasará con el pontificado Maríano de Juan Pablo II.

El 4 de Junio del 2002, el teólogo de la Casa Papal, Padre Georges Cottier, O.P., publicó un artículo en el periódico del Vaticano, L’Osservatore Romano, intitulado “La Corredención.” En este artículo, el teólogo papal defiende el uso legítimo del título de Corredentora a la luz de las enseñanzas del Concilio Vaticano II. Asimismo, articula una auténtica interpretación de las enseñanzas doctrinales del Concilio sobre la corredención de María:

Los textos del Concilio que hemos citado enfatizan contundentemente esto:

Ante la cruz, María sufre profundamente con su Unigénito asociándose con entrañas de madre a su sacrificio, consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima que ella misma había engendrado: ¿qué podrían significar estas palabras sino que María juega un rol activo en el misterio de la pasión y en la obra de la redención? El mismo Concilio lo aclara…

¿Se podría añadir al título de Mediadora el de Corredentora? A la luz de lo anterior, la respuesta es afirmativa.

Notas

i Cf. G.M. Besutti, O.S.M., Lo Schema Maríano al Concilio Vaticano II, Edizioni Maríanum, 1966, p. 17.

ii Se recibieron 1998 respuestas que representan el 77% de aquellos a quienes se les pidió sugerencias, cf. Besutti, Ibid.

iii Besutti afirma que el número de obispos pidiendo la definición de la mediación de María eran más de 500, cf. Besutti, Ibid; Cf. también a A. Escudero Cabello, La cuestión de la mediación Mariana en la preparación del Vaticano II, Roma, 1997, pp. 86-92; O’Carroll, Theotokos, p. 352.
Relationes, Prensa Vaticana, 1963, según la cita de O’Carroll, Theotokos, p. 308; cf. también a Calkins, “The Mystery of Mary Coredemptrix in the Papal Magisterium,” p. 36.

iv Cf. O’Carroll, “Vatican II,” Theotokos, p. 352.

v Cf. Capítulo IV, nota 11.

vi Besutti, Lo Schema Maríano, p. 22; cf. también a C. Balić, O.F.M., “La Doctrine sur la Bienheureuse Vierge Marie Mère de l’Eglise, et la Constitution “Lumen Gentium” du Concile Vatican II,” Divinitas, vol. 9, 1965, p. 464.

vii “De Beata María Vergine Matre Dei et Matre Hominum,” Sección 3, nota 16, Acta Synodalia Concilii Oecumenici Vaticani Secundi, Typis Polyglottis Vaticanis, 1971, vol. 1. Pt. 4. Por la importancia que tiene la relevante sección, nota 16, para entender la firmeza del título y la enseñanza de la Corredentora al momento de escribir el primer esquema, transcribimos el original en latín:

Quae omnia evoluta sunt a Theologis et a Summis Pontificibus, et creata est nomenclatura, ubi María vocatur mox Mater spiritualis hominum, mox Regina caeli et terrae, alia vice Nova Heva, Mediatrix, Dispensatrix amnium gratiarum, immo et Corredemptrix. Quod attinet ad titulum “Regina” cf. notam (14); quoad titulum “Mater spiritualis,” “Mater hominum” cf. notam (12); quoad titulum “Correemptrix,” socia Christi Redemptoris” hic quaedam adiungenda sunt:

I am saeculo x ocurrit titulis Redemptrix: “Sancta redemptrix mundi, ora pro nobis.” Quando saeculo xv et xvi hic titulus usitatus evadit, et iam percipitur immediata cooperatio B. Virginis in opere nostrae redemptionis, vocabolo “Redemptrix” additur “con,” et ita Mater Dei nuncupatur “corredemptrix,” dum Christus “Redemptor” appellari pergit. Inde a saeculo xvii, titulus “Corredemptrix” communissime usurpatur non solum in operibus pietati ac devotioni inservientibus, verum etiam in quamplurimis tractatibus theologicis [cf. Carol, J., De corrredemptione Beatae Virginis Maríae, Romae, 1950, p. 482]

Quod vero attinet ad Romanos Pontifices, occurrit in quibusdam textibus S. Pii X et Pii XI, in contextibus minoris ponderis: cf. AAS 41 (1908) p. 409; AAS 6 (1914) pp. 108 s.; L’Osserv. Rom., 29-30 apr. 1935.

Pius XII consulto vitare voluit hanc expressionem adhibendo frequenter formulas “Socia Redemptoris,” “Generosa Redemptirs Socia,” “Alma Redemptoris Socia,” “Socia in Divini Redemptoris opere.”

Consortium Maríae cum Iesu in oeconomia nostrae salutis saepe saepius a Summis Pontificibus extollitur: “ad magnam Dei Matrem eamdemque reparandi humani generis consortem” [Leo XIII, Const. Apost. Ubi primum, 2 febr. 1898; Acta Leonis XIII, XVIII, p. 161];

Pius XI, Alloc peregrinantibus e diocesi Vicent.: L’Osser. Rom. 1 dec. 1933: “Il Redentore non poteva, per necessità di cose, non associare la Madre Sua alla Sua opera, e per questo noi la invochiamo col titolo Corredentrice...”;

Pius XII, Litt. Encycl. Ad caeli Reginam, 11 oct. 1954: AAS 46 (1954) p. 634: “Si María, in spirituali procuranda salute cum Iesu Christo, ipsius salutis principio, ex Dei placito sociata fuit…”

Praeter titulos allatos adsunt quamplurimi alii, quibus a christifidelibus María salutatur.

Leo XIII, Litt. Encycl. Supremi Apostolatus, 1 sept. 1883: Acta Leonis XIII,III, p. 282: “Veteris et recentioris aevi historiae, ac sanctiores Ecclesiae fasti publicas privatasque ad Deiparam obsecrationes vota commemorant, ac vicissum praebita per Ipsam auxilia partamque divinitus tranquillitatem et pacem. Hinc insignes illi tituli, quibus Eam catholicae gentes christianorum, Auxiliatricem, Opiferam, Solatricem, bellorum potentem Victricem, Paciferam consalutarunt.”

Cf. Pius VI, Const. Auctorem fidei, 28 aug. 1794 [Documentos Maríanos, n. 230]: “Item [doctrina] quae vetat, ne imagines, praesertim beatae Virginis, ullis titulis distinguantor, praeter denominationibus, quae sint analogae mysteriis, de quibus in sacra Scriptura expressa fit mentio; quasi nec adscribi possent imaginibus piae aliae denominationers, quas vel in ipsismet publicis precibus Ecclesia probat et commendat: teMaría, piarum aurium offensiva, venerationi beatae praesertim Virgini debitae iniuriosa.

ix La documentación se refiere aquí a “J. B. Carol, De correemptione Beatae Virginis Maríae, Romae, 1950, p. 482.”

x La nota cita luego: “cf. Sn. Pío X y Pío XI, en contexto de menor importancia, cf. ASS 41 (1908), p. 409; AAS 6 (1914) pp. 1098 s.; L’Osservatore Romano, 29-30, Abril, 1935.”

xi “De Beata María Vergine Matre Dei et Matre Hominum,” Sección 3, nota 16, Acta Synodalia, vol. 1. pt. 4.

xii Aunque esta documentación no está incluida en la versión final de Lumen Gentium, Capítulo XVIII, su presencia en el primer esquema mariano dado a los Padres del Concilio, es un fuerte testimonio del indudable fundamento en la Tradición Católica y la doctrina ordinaria del Magisterio pontificio.

xiii Acta Synodalia Concilii, vol. 1. Pt. 4; cf. Besutti, Lo Schema Mariano, p. 41. El original en latín de la Praenotanda dice: “Omissae sunt expressions et vocabula quaedam a Summis Pontificibus adhibita, quae licet in se verissima, possent difficilius intelligi a fratribus separatis (in casu protestantibus). Inter alia vocabula adnmumerari quent sequential: ‘Corredemptrix humani generis’ [S. Pius X, Pius XI]…”

xiv Por ejemplo, cf. a la gran cantidad de libros revisados y artículos publicados sobre la corredención y mediación marianas durante este período de tiempo según cita Editiones Academie Marianae Internationalis; Ephemerides Mariologicae; Études Maríales; Marían Studies; American Ecclesiastical Review, etc…

xv María et Ecclesia, Acta Congressus Mariologici-Maiíani in Civitate Lourdes Anno 1958 Celebrati, Romae, Academia Mariana Internationalis, Via Merulana, 24.

xvi Ibid.

xvii Lumen Gentium, 55.

xviii Ibid., 56.

xix Ibid., 61-62.

xx Cf. a nota explicatoria de la subcomisión teológica en Besutti, Lo Schema Maríano, p. 41.

xxi G. Cottier, O.P., L’Osservatore Romano, edición en italiano, 4 de Junio, 2002.

xxii Ibid. Nota: Durante la Teleconferencia Internacional para la Congregación de los Sacerdotes celebrada el 28 de Mayo, 2003 y presidida por su Prefecto, Cardenal Castrilón Hoyos, teólogo y colaborador de L’Osservatore Romano, el Padre Jean Galot, S.J. ofreció una defensa adicional del título Corredentora y sus fundamentos, en las enseñanzas del Concilio Vaticano II que fue promulgada por todo el mundo por esta congregación vaticana: “La cooperación de María en la obra salvífica ya se vislumbraba en su aceptación de la encarnación, pero sólo lograría su plenitud cuando la doctrina del sacrificio redentor fuera clarificada. Por mucho tiempo la intervención real de María en este sacrificio no se tomó en consideración: María podía ser llamda Redentora, en el sentido de que como madre del Redentor había dado al mundo al Salvador.

Durante la Edad Media también se desarrolló una meditación doctrinal relativa al sacrificio y significado de la participación de María en el drama del calvario. Para explicar esta participación que enfatiza el sufrimiento experimentado por una madre unida con su Hijo, María ya no se describía como Redentora, sino como Corredentora [original en italiano, Corredentrice], porque al sufrir con el Salvador, se había asociado a su obra redentora. Corredención significa cooperar en la redención. No representa una semejanza entre María y Cristo, porque Cristo no es el co-Salvador sino el único Salvador. María no es la Redentora sino Corredentora [Corredentrice], porque se unió a Cristo en el ofrecimiento de su pasión. De este modo queda salvaguardado el principio de la unicidad del Mediador:

‘Hay un sólo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre también, que se entregó a sí mismo como rescate por todos’ (1Tm 2,5).

El Concilio niega que la presencia mediadora de María oscurezca o disminuya la única mediación de Cristo. Al atribuir a la Santísima Virgen los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora, afirma que ‘la mediación única del Redentor no excluye, sino que suscita en las criaturas diversas clases de cooperación, participada de la única fuente’ (62). Por lo tanto, el título de Corredentora [Corredentrice] no puede ser una amenaza para el poder soberano de Cristo, porque de éste emana y encuentra su energía. Las palabras del Concilio son claras: ‘La misión maternal de María para con los hombres no oscurece ni disminuye en modo alguno esta mediación única de Cristo, antes bien sirve para demostrar su poder. Pues todo el influjo salvífico de la Santísima Virgen sobre los hombres no dimana de una necesidad ineludible, sino del divino beneplácito y de la superabundancia de los méritos de Cristo; se apoya en la mediación de éste, depende totalmente de ella y de la misma saca todo su poder. Y, lejos de impedir la unión inmediata de los creyentes con Cristo, la fomenta.’ (60)…

El Concilio enfatiza especialmente que María participó en el sacrificio de la crucifixión: ‘Así avanzó también la Santísima Virgen en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente su unión con el Hijo hasta la cruz, junto a la cual, no sin designio divino, se mantuvo erguida (cf Jn. 19,25), sufriendo profundamente con su Unigénito y asociándose con entrañas de madre a su sacrificio, consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima que ella misma había engendrado…’ En esta tragedia, María reconoce el plan divino: la redención.

El Concilio Vaticano señaló que los orígenes del destino de María como Madre de Dios habían sido predestinados desde la eternidad y que como alma mater del divino Salvador, ella era ‘la compañera singularmente generosa’ y ‘humilde sierva del Señor’, cuya vida estuvo consagrada a la ‘corredencion’: ‘Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo al Padre en el templo, padeciendo con su Hijo cuando moría en la cruz, cooperó en forma enteramente singular a la obra del Salvador con la obediencia, la fe, la esperanza y la ardiente caridad con el fin de restaurar la vida sobrenatural de las almas’ (61). Los dones sobrenaturales de María, enteramente comprometidos a esta cooperación, debían ser cualidades transmitidas a la humanidad.”

Continue Reading

Conclusión Libro Sexto

Published on July 20, 2012 by in En Espanol

0

María Corredentora es nuestra herencia. La historia de María “con Jesús” está profundamente insertada en los dos mil años de memoria y vida de la Iglesia que llamamos “Tradición.” La inmaculada Corredentora es aclamada en nuestras Escrituras. Es una verdad de la cual nos debemos gloriar, un misterio cristiano que debemos contemplar en imitación de los ángeles.

Ella es una Madre a quien debemos dar gracias con todas las fuerzas de nuestro corazón, agradeciéndole eternamente el inmaculado sufrimiento que soportó por nosotros y que va más allá de la imaginación humana.

La doctrina de María Corredentora algún día será coronada como dogma. No se trata de una cuestión de “condición,” sino de “tiempo.” El desarrollo doctrinal de la Madre Sufriente, vivificada por el Espíritu Santo, jamás podrá retroceder sino solamente progresar.

“Será en el tiempo de Dios.” Algunas veces esta frase se utiliza para recordarnos la soberanía de Dios, autor del tiempo y director de la providencia. En otros casos se puede usar como la forma en que los hombres se excusan de su justa cooperación con la Providencia de Dios. Esta carencia o falta siempre dará como resultado en la pérdida de gracias para la humanidad.

El dogma de la Corredentora será una realidad. Ojalá y que su proclamación dogmática llegue muy pronto, como el “sí” de la humanidad en respuesta al rol salvífico de la Madre para con nosotros. Que pueda llegar pronto para “liberar” a la inmaculada Madre dentro del misterioso orden de la providencia y el libre albedrío, para que pueda ejercer plenamente su necesaria intercesión por la paz y la gracia en el mundo atribulado de hoy.

Cuando sea dogmáticamente coronada, creo que se cumplirán cabalmente dos himnos proféticos a María Corredentora, uno de cada Testamento de la palabra inspirada por Dios:

“Yo alabaré a mi Dios, Rey de los Cielos,
Y mi alma, radiante de alegría, proclamará su grandeza…
Brillará luz de lámparas
Por todos los confines de la tierra…
Todas las generaciones
En ti darán señales de alegría,
Y tu nombre será glorioso para siempre.” (Tobías 13,9-11).

“Engrandece mi alma al Señor
Y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador,
Porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava,
Por eso desde ahora todas las generaciones
Me llamarán bienaventurada” (Lc. 1,46-48).

Continue Reading

0

Los extraordinarios testimonios de María Corredentora ofrecidos anteriormente por personajes de la talla de Sn. Bernardo, Arnoldo de Chartres, Seudo-Alberto, Juan Tauler y Alfonso Salmerón, fueron de ordinario la “opinión común de los teólogos” en el siglo XVII, que legítimamente se le puede denominar como la “Epoca de Oro de la corredención mariana.”

Tan sólo en el 1600, hay alrededor de trescientas referencias sobre la singular y activa participación de la Madre inmaculada en la obra de redención “con Jesús,” dentro de las que se pueden encontrar numerosas explicaciones y defensas de los títulos Redentora y Corredentora asociadas a propugnaciones teológicamente fundamentadas sobre la sólida doctrina inferida por los títulos.

A lo largo de esta Epoca de Oro el trato teológico que se da a la Madre Corredentora resulta tan generoso y penetrante que su contribución pondría los fundamentos teológicos para desarrollar la doctrina de una manera sistemática en los siglos por venir. Las mentes y corazones teológicos de esta era hacen un tratado de la corredención de la Madre fundamentalmente bajo las clásicas categorías de la soteriología cristiana (teología de la salvación), en las que se divide la redención de Nuestro Señor, a saber: merecimiento, satisfacción vicaria, sacrificio y rescate redentor. Fueron tantos los que prodigaron su amor y alabanzas a María Corredentora, que sólo podemos ofrecer una muestra teológica fruto de esta Era.

De suma importancia resulta para la historia de María Corredentora, su avance orgánico a través de estas expresiones críticas surgidas en la historia teológica de la Iglesia, porque la doctrina de la corredención y sus “fundamentos teológicos” están firmemente entretejidos en la Tradición, y han de recibir en los próximos siglos, ratificación magisterial directamente de los papas.

Sn. Lorenzo de Brindisi (= 1619), franciscano y Doctor de la Iglesia, empleó el concepto del “sacerdocio espiritual” de María (en forma análoga al sacerdocio laical contenido en el Concilio Vaticano Segundo), para ilustrar la participación de María en la redención en la categoría de sacrificio. Sacrificio en sentido soteriológico se refiere a la libre inmolación de Cristo y el ofrecimiento que de sí mismo hace al Padre Eterno por los pecados del mundo, en un acto verdaderamente sacerdotal. María con su “sacerdocio espiritual,” como lo explica Sn. Lorenzo, participa en el calvario con Jesús, el “Supremo Sacerdote” ofreciendo el único sacrificio redentor.

¿No puso María su vida en peligro por nosotros cuando se mantuvo junto a la cruz de Cristo, realmente sacrificándolo en espíritu a Dios, tan llena, plenamente llena del espíritu de Abraham y ofreciéndolo con verdadera caridad por la salvación del mundo?…El espíritu de María era un espíritu sacerdotal, porque la cruz era el altar y Cristo el sacrificio; aunque el espíritu de Cristo constituía el sacerdote principal, el espíritu de María estaba allí junto con el espíritu de Cristo; ciertamente su espíritu era uno con Él, como un alma en dos cuerpos. Por lo tanto, el espíritu de María junto con el espíritu de Cristo ejercieron el oficio sacerdotal en el altar de la cruz y ofrecieron el sacrificio de la cruz al Padre Eterno por la salvación del mundo…Porque de ella realmente se puede decir, lo mismo que de Dios Padre a quien más se asemejaba en espíritu, que tanto amó al mundo que entregó a su Unigénito para que todos los que crean en Él no mueran sino que tengan vida eterna.

María no es “sacerdote” en el sentido estricto de la palabra por carecer de la ordenación sacerdotal y por ende no puede ofrecer formalmente un sacrificio. Pero posee el verdadero sacerdocio espiritual de todos los bautizados, aunque en el grado más alto posible por su singular dignidad y excelencia. En virtud de su plenitud de gracias y su misión corredentora con el Redentor, se hace claro que este sacrificio espiritual es una participación subordinada “con Jesús” el Sumo Sacerdote, pero que excede en fecundidad espiritual al sacrificio de cualquier sacerdote, exceptuando a su propio Hijo.

Otro venerado Doctor de la Iglesia, cardenal y teólogo antagonista a la Reforma, Sn. Roberto Belarmino (= 1621), plasmó en su metáfora espiritual sobre la creación, la cooperación exclusiva de la Madre:

Aunque María no estuvo presente en la creación material de los cielos, estuvo presente sin embargo, en la creación espiritual de los cielos — los Apóstoles; y aún cuando no presenció la fundación material de la tierra, presenció empero, la fundación espiritual de la tierra — la Iglesia. Porque solamente ella cooperó al misterio de la encarnación; sola ella participó del misterio de la pasión cuando permaneció junto a la cruz ofreciendo a su Hijo por la salvación del mundo.

El teólogo jesuita de Salazar (= 1646), expuso una defensa teológica en relación a la cooperación directa, inmediata y esencial de la inmaculada Virgen en la redención. De Salazar sale en defensa de los títulos Redentora, Reparadora y Mediadora, entre otros, y en una obra posterior se referirá a la Madre como la “Corredentora.”

El concepto teológico de “rescate” se refiere al “pago de un precio,” y el precio de la redención es precisamente los méritos y satisfacciones que el Redentor ofreció al Padre Eterno por nuestra salvación, liberándonos de la esclavitud de Satanás. ¿A qué grado se podría decir que participó la Madre en el rescate, en “volver a comprar” al género humano junto con Cristo?

El testimonio de esta Epoca de Oro presenta dos maneras en que la inmaculada participó del rescate logrado por su Hijo: la primera, porque María pagó el mismo precio (aunque de manera subordinada) que su Hijo, por haber ofrecido sus méritos y satisfacciones al Padre Eterno; la segunda, porque María ofreció sus propios méritos y satisfacciones en unión con su Hijo por la redención del hombre.

El Padre Rafael, autor francés de la Orden de los Agustinos Descalzos (= 1639), ilustra el subordinado rol de “sierva” de la Madre al rescatar a la humanidad como Corredentora:

Su Hijo comparte con ella y la hace partícipe de alguna manera de la gloria de nuestra redención, acto que ciertamente no desempeñó ella ni podía llevar a cabo en rigurosa justicia para satisfacer al Padre…Pero podemos decir que cooperó con nuestra redención en tanto que le dio al Redentor su carne y sangre que fueron la sustancia y el precio de nuestro rescate. Lo hizo como si un sirviente cooperara con el rescate de un esclavo al prestarle dinero al amo para su liberación. Así cooperó ella, porque voluntariamente consintió verlo morir y generosamente se condenó a la misma tortura…lo que correctamente le otorga la calidad de corredentora de los hombres, aunque su Hijo es la causa principal y formal de nuestra salvación.

El mariólogo franciscano Angelo Vulpes (= 1647), explicó que la Corredentora fue capaz de pagar la “deuda mortal” de los pecadores: “María murió igualmente que su Hijo para que, en su capacidad de Corredentora, pueda con plenitud de méritos pagar la deuda mortal de los demás.” Adicionalmente, Vulpes señaló que Dios decretó que el hombre fuera redimido por la “unión de los méritos” de Jesús y María: “Dios decretó redimir a todos los hombres de la esclavitud del pecado…por sus méritos [i.e. los méritos de Cristo y María]…decretó la pasibilidad de Cristo así como la de Su Madre, para que ella también se convirtiera en la Corredentora de todo el linaje humano.”

Los Méritos de Cristo y María

¿Cómo entendemos el concepto católico de mérito sobrenatural y bajo qué dimensión puede participar la humanidad del mismo? Cristo Jesús, por su pasión y muerte, mereció la “recompensa” para la humanidad, es decir, nuestra justificación. Pero las criaturas humanas también pueden “merecer,” es decir, Dios da ciertos valores sobrenaturales a algunos actos humanos, que si son llevados a cabo libremente por el hombre, Dios recompensa a sus hijos e hijas incrementando en ellos y en los demás su gracia y bondad divinas. Entonces, ¿cómo es que la Madre inmaculada participa de manera única de los méritos de Cristo para la redención del mundo?

Durante este período y por primera vez desde su introducción por Eadmer de Canterbury, se discutió teológicamente la naturaleza específica de los méritos de Nuestra Señora. El español P.M. Frangipane (= 1638), califica como iguales los méritos objetivos de la inmaculada Corredentora y los de Cristo, pero éstos a un nivel “de congruo” o “conveniencia,” substancialmente diferente al nivel “de condigno” o “justicia” merecido solamente por el divino Redentor: “…Lo que Cristo nos mereció de condigno, María lo mereció de congruo para nosotros…El título de Corredentora requiere inocencia de su parte, pues cómo habría de limpiar al mundo del pecado, si ella misma hubiera estado sujeta al pecado?”

La tesis de que María mereció para nosotros de congruo lo que Jesús nos mereció de condigno, se convirtió en la enseñanza común de la época y más tarde obtendría aprobación del Papa Sn. Pío X. En esencia, María mereció en el orden de conveniencia aquello que Jesús mereció en el orden de justicia e igualdad entre Él y el Padre.

Varios autores a lo largo del siglo volverían una y otra vez sobre la misma noción de los méritos de Nuestra Señora, como por ejemplo, el jesuita Jorge de Rhodes (= 1661):

En primer lugar debemos afirmar que en cierto sentido, María puede ser verdadera y propiamente llamada Redentora de la humanidad, aunque no de manera primordial y propia como a Cristo…María mereció de congruo por su copasión y oraciones, todo aquello que Cristo nos mereció de condigno por su muerte…Ante todo, ella mereció que fuéramos liberados del pecado, ambos original y personal, es decir, todas las gracias que preceden y causan nuestra justificación…

El franciscano Roderick de Portillo, O.F.M. (c. 1630), también confirmó que Jesús y María obtuvieron el mismo mérito objetivo para la humanidad, si bien en sus respectivos grados: “No cabe duda que la Santísima Virgen [en el calvario] mereció lo mismo que mereció su Hijo.” El autor contemplativo, Novati (= 1648), afirmó que Jesús y María unieron sus méritos y los ofrecieron por la redención humana: “Así como Cristo de condigno mereció suficientemente para redimir los pecados de los hombres, recibir la gracia santificante y todos los demás bienes que nos vienen por Él…lo mismo se ha de decir de la Santísima Virgen, quien mereció de congruo los mismos bienes para los hombres.” Además, Novati reafirma: “En primer lugar, digo que la Virgen, por su cosufrimiento con Cristo, realmente cooperó a la redención de los hombres. En segundo lugar, digo que cooperó grandemente en la redención de la linaje humano ofreciendo al Padre Eterno la vida y sangre de su Hijo para la salvación de los hombres… Cristo y María tenían una sola voluntad, por lo que hubo un solo holocausto.”

La acción salvífica del Redentor compensó de manera sobreabundante los pecados de la humanidad. La compensación constituye el concepto teológico de “satisfacción” o reparación debida a Dios por la ofensa de los pecados de la humanidad, con lo que su justicia queda satisfecha y se restaura la comunión entre Dios y los hombres. Como la Madre también había compartido en la compensación, los teólogos del siglo XVII unánimemente asintieron a la participación satisfactoria de la Corredentora. Son varios los autores que se refieren a la satisfacción de congruo de María en el calvario, de manera similar aunque distinta de su meritoria participación.

El misticismo cristiano sería nuevamente el que asistiría al desarrollo de la historia de la Corredentora, con las proféticas revelaciones de la Venerable María de Agreda (= 1665) contenidas en la Mística Ciudad de Dios. En esta obra, la mística española se refiere a Nuestra Señora la “Redentora” y su consecuente rol de distribuir los frutos de la redención, a la luz de su rol principal como colaborada de la redención:

Así como ella cooperó con la pasión dando a su Hijo para que formara parte del linaje humano, así el mismo Señor la hizo participar de la dignidad de Redentora, otorgándole los méritos y frutos de la redención para que pueda distribuirlos a manos llenas y comunicar todo esto a los que han sido redimidos.

A finales del siglo, el autor alemán, Adam Widenfeld realizó un escrito en oposición al título y doctrina de la Corredentora que se difundió ampliamente, pero al cabo de dos años unos cuarenta teólogos habían escrito en defensa de María “Corredentora” y en contra de los argumentos de Widenfeld. Excelente ejemplo resulta la respuesta del profesor de Praga, Maximillian Reichenberger (c. 1677), quien sale en la defensa del rol y los méritos de María Corredentora basándose en el contexto del modelo de la nueva Eva:

Admitimos abiertamente que Cristo no necesitaba el auxilio de Su Madre para redimir al linaje humano; pero negamos que los méritos y oraciones de Su Madre no se hayan unido per modum meriti de congruo, con los méritos de condigno de su Hijo. Es obvio que los padres podrían dar a la Santísima Virgen el término de Corredentora del linaje humano, con mucha más razón de la que se lo darían a Eva…causa de nuestra ruina…Dado que Eva cooperó a nuestra ruina sólo remota y accidentalmente…en tanto que María cooperó en la redención del linaje humano de manera íntima e inmediata, y no sólo con su propia sangre en comunión con Cristo, precio de nuestra redención, sino también ayudándolo, asistiéndolo y sufriendo con Él hasta que se consumara la obra redentora en la cruz.

El escrito de Widenfeld atacando a la Corredentora, formaría más tarde parte del Indice de Libros Prohibidos por la Santa Sede.

Incontrovertible en sus alabanzas teológicas y defensas de la inmaculada Corredentora, la Edad de Oro del siglo XVII avanzó allanando el camino con fundamentos dogmáticos con los que generaciones futuras habrían de ahondar con mayor precisión teológica y sincera piedad, el misterio de la Mujer en el calvario. La providencial consagración a la Madre Corredentora surgida en este siglo que combinó teología con devoción y “cabeza con corazón,” quizás tenga su mejor ilustración en la meditación teológica del Doctor de la Iglesia y gran Apóstol de los Corazones de Jesús y María, Sn. Juan Eudes (= 1680), quien citando a los padres y místicos, hace una alabanza teológica de la “Corredentora con Cristo”:

La salvación de las almas inmortales también es la gran obra de la Madre de Dios. ¿Por qué escogió Dios Todopoderoso a la Santísima Virgen María para ser la Madre de Dios? ¿Porqué la preservó del pecado original y la hizo santa desde el primer instante de su ser natural? ¿Por qué derramó en ella abundantísimos privilegios, adornándola de gracia y virtud? ¿Por qué le confirió tanta sabiduría, bondad, humildad y gran poder en el cielo, en el infierno y sobre la tierra? Fue simple y sencillamente para que pudiera dignamente cooperar con su Divino Hijo en la redención del hombre. Los padres de la Iglesia dicen claramente que ella es la Corredentora con Cristo en la obra de la salvación. Me parece escuchar a Nuestro Señor y su Santísima Madre cuando le dijeron a Sta. Brígida, cuyas revelaciones ya han sido aprobadas por la Iglesia, que el mundo se perdió porque Adán y Eva comieron una manzana, pero que ellos lo salvaron con un corazón: quasi uno Corde mundum salvavimus (Revel. Extravag. Cap. 3). Es decir, Nuestro Señor y su Madre compartían un solo corazón, un solo amor, un solo sentimiento, una mente y una voluntad. Así como el Corazón de Jesús era un horno ardiente de amor por los hombres, igualmente el corazón de su amadísima Madre estaba inflamado con la caridad y el celo por las almas. Cristo se inmoló a sí mismo en la cruz por la redención de la humanidad, María hizo un sacrificio semejante al padecer dolores y sufrimientos inexpresables.

Notas

i F. De Guerra, O.F.M., Majestas gratiarum ac virtutum omnium Deiparae Virginis Mariae, vol 2, Hispali 1659, lib. 3, disc. 4, fragm. 10, n. 36.

ii Cf. Carol, De Corredemptione, pp. 198-480. Según el valioso (aunque limitado) estudio de Laurentin, de los siglos XVII al XIX, el término de Redentora fue gradualmente sustituido por el de Corredentora. Antes del siglo XVII, el término Redentora lo aplicaron diez autores y el de Corredentora tres. Durante el siglo XVII, Redentora sigue siendo el título preferido que se empleó cincuenta y un veces en comparación con las veintisiete de Corredentora. Para el siglo XVIII, Corredentora es más usado que Redentora con un margen de veinticuatro a dieciséis, y para el siglo XIX, Redentora virtualmente desaparece con algunas excepciones. Cf. R. Laurentin, Le Titre de Corédemptrice, p. 19.

Nota: Junto con estas valiosas estadísticas, Laurentin ofrece algunas conclusiones personales muy enérgicas en cuanto a los títulos de Redentora y Corredentora, que al parecer no se fundamentan en fuentes propias o ninguna otra, por ejemplo, cuando el autor afirma: “Pero cuando en el siglo XII el tránsito de causa causae (María, causa del Redentor) se transformó en la expresión de causa causati (causa de redención),…el término de Redentora no podía traducir, sin serias ambigüedades, estas realidades.” Pero el concepto de la participación de María en la redención como una participación “causa causati” de la redención, fue intrínseco a la mayoría de los testimonios antiguos de la nueva Eva como la mujer que jugó un rol activo e instrumental en la salvación, y que gradualmente se desarrolló de forma natural en las enseñanzas explícitas de Sn. Bernardo, Arnoldo de Chartres, Sn. Alberto y Juan Tauler en cuanto al rol activo de María en la redención del calvario.

Además, el título Redentora se usó en la Iglesia de una manera ortodoxa y balanceada a lo largo de cinco siglos después del siglo XII sin que esto implicara ninguna “ambigüedad seria,” sino precisamente en la misma forma que hoy en día se emplea “Mediadora” en relación al “Mediador” —una participación subordinada, dependiente y confiada totalmente a la primacía del Divino Redentor. Que el título Corredentora haya eventualmente suplido al título de Redentora, se puede ver como un desarrollo positivo sin que esto implique dispersar la legitimidad que tiene el título de Redentora tan empleado en la Iglesia en una modalidad balanceada, por doctores, teólogos, místicos y santos por más de setecientos años.

El autor continúa diciendo que los títulos Redentora y Corredentora han sido “un tanto inquietantes” en este tiempo de desarrollo histórico, y concluye: “tenemos la impresión de que corredentora, y más aún, redentora, han disminuido el desarrollo de la tesis a seguir sobre la cooperación de María en la redención.” De hecho, la evidencia histórica parece apoyar una conclusión contraria, en el sentido de que los términos, de hecho, han coadyuvado en el proceso de desarrollo histórico de la doctrina. El uso continuo de ambos términos durante los siglos XII al XVIII, es similar al período en que se registró el mayor desarrollo teológico de la doctrina de la cooperación de María en la redención, y que es particularmente el caso de la Epoca de Oro del siglo XVII, durante la cual los términos se aplicaron en mayor cantidad y la teología del rol mariano recibió la consideración más significativa de su historia.

Por otra parte, los términos Corredentora y Redentora verdaderamente captan el significado real de la doctrina de la singular participación de María con el Redentor en la histórica victoria contra satanás y el pecado. Más que un concepto vago o reduccionista de la doctrina, el título Corredentora envuelve el dinamismo pleno del rol de ser la única socia de Cristo en la Redención, por lo que contribuyó a que se discutiera honestamente su significado intrínseco y desarrollo. Esta verdad se mantiene incólume tanto si estamos a “favor” o “en contra” de la doctrina de la Corredención, y por ello el título de Corredentora ha servido históricamente, y continúa haciéndolo, como auténtico componente del desarrollo doctrinal de la cooperación de María en la redención.

iii Para un estudio más profundo de la Corredención bajo las mismas cuatro categorías soteriológicas clásicas, cf. Gregory Alastruey, The Blessed Virgin Mary, traducción al inglés del original por Sr. M.J. La Giglia, O.P., Herder, 1964, cap. 2; Friethoff, O.P., A Complete Mariology, Blackfriars, 1958, Traducción al inglés del original en holandés, Part III, cap. I-V; específicamente durante el período del siglo XVII en sus cuatro categorías tradicionales; J.B. Carol, “Our Lady’s Corredeption,” Mariology vol 2, Bruce, 1957, pp. 400-409.

iv Para una más profunda explicación de las referencias del siglo XVII sobre la Corredención, cf. Carol, De Corredemptione, pp. 198-480.

v Cf. Lumen Gentium, 10; cf. 1. Pet. 2:9-10.

vi Sn. Lorenzo de Brindisi, Mariale; Opera Omnia, Patavii, 1928, vol. 1, pp. 183-184.

vii Cf. Carol, “Our Lady’s Coredemption,” vol. 2, p. 418; M. O’Carroll, Theotokos, pp. 293-296.

viii Sn. Roberto Belarmino, Cod. Vat. Lat. Ottob. 2424, f. 193, citado por C. Dillenschneider, Marie au service de notre Rédemption, p. 208. Suárez (= 1617) jesuita, hermano y contemporáneo de Belarmino, conocido como el padre de la mariología sistemática moderna, también contribuye a la discusión de la corredención en De Incarn., disp. 23.

ix F. Chirino de Salazar, S.J. In Proverbiis, VIII, 19, n. 222, Cologne ed., ap. J. Kinchium, 1621, t. I, 627; para ver otras aplicaciones de Redentora por Salazar, cf. Pro Immaculata conceptione defensio, Compluti, de J. Gratiani, 1618, CXXI, § I, pp. 132 b-133 a.

x Cf. de Salazar, In Cancticum, Lyon, Prost, 1643, t. 1, p. 128.

xi Padre Rafael, Les sacrifices de la Vierge et de la France, discurso dado en Aix, Febrero 2, 1639, 2ª. Ed. Avignon, I. Piot [s.d], pp. 32-34..

xii A. Vulpes, Sacrae Theologiae Summa Joannis D. Scoti, Doctoris Subtilissimus, et Commentaria, Neapoli, 1646, vol. 3, pars 4, pp. 498-499.

xiii Ibid., pp. 290-291.

xiv Cf. Concilio de Trento, D 799.

xv Cf. Concilio de Trento (1547): DS 1546; 1548; Catecismo de la Iglesia Católica, Part 3, cap. 3, art. 2, sec. 3, nn. 2006-2011.

xvi Es probable que de Salazar haya sido el primer autor en tratar el mérito de congruo de María, cf. Carol, “Our Lady’s Coredemption,” p. 401, nota 94.

xvii P.M. Frangipane, Blasones de la Virgen Madre de Dios y Señora nuestra, Zaragoza, 1635, pp. 65-66.

xviii Sn. Pío X, Ad Diem Illlum; ASS 36, p. 453; El pronunciamiento magisterial del Papa Sn. Pío X en relación con el mérito de congruo de María debería servir como aurea media in veritate (camino de oro en la verdad), por parte de una autoridad en los debates sobre la naturaleza y grado del mérito de María como Corredentora. Esta declaración de Sn. Pío X, que no dice la última palabra en cuanto a que si María también mereció de digno, de supercongruo o de condigno ex mera condignitate (así como el dogma de la Asunción no constituyó la última palabra en relación al debate sobre la “muerte” de María), debería servir como una confirmación de autoridad de que María a lo menos mereció de congruo como Cristo mereció de condigno, y como tal debería servir como una declaración doctrinal para la opinión general en relación al mérito corredentor de María.

xix Cf. Capítulo XI para una mayor profundización sobre la naturaleza y niveles del mérito sobrenatural y su relación con la Santísima Virgen.

xx G. de Rhodes, S.J., Disputationes Theologicae Scholasticae, Lugduni, 1676, vol. 2, tr. 8; De Deiprara Virgine Maria, disp. Unica, quaest. 5, sect. 3, p. 265.

xxi R. de Portillo, O.F.M., Libro de los tratados de Cristo Señor nuestro y de su santísima Madre, y de los beneficios y Mercedes que goza el mundo por su medio, Tauri, 1630, p. 41.

xxii J. Novati, De Eminentia Deiparae, Bononiae, 1639, vo. 2, p. 236.

xxiii Ibid., vol. 1, cap. 18, preg. 14, p. 379-380.

xxiv Cf. Carol, “Our Lady’s Coredemption,” p. 403; cf. D. González Matheo, O.F.M., Mystica Civitas Dei vindicata…, Matriti, 1747, p. 124, nn. 368-371; cf. A. Peralta, S.J., Dissertationes Scholasticae de Sacratissima Virgine Maria, Mexici, 1726, p. 264; cf. Th. De Almeyda, La compassion aux deouleurs de Marie, ed. Braine-le-Compete, 1902, pp. 161-163; cf. G. Federici, O.S.B., Tractatus polemicus de Matre Dei, vol. 1, Neapoli, 1777, p. 106; cf. G. A. Nasi, Le grandezze di Maria Vergine …., Venezia, 1717, p. 197.

xxv Ven. María de Agreda, Mística Ciudad de Dios, ed. Amberes, H. y C. Berdussen, 1696, P. I, L. I, c. 18, n. 274, p. 86b.

xxvi A. Von Widenfeld, Monita salutaria Beatae Virginis Mariae..., Ghent, 1673, moniyum 10.

xxvii Cf. Carol, De Corredemptione, pp. 302-318.

xxviii M. Reichenberger, Mariani cultus vindiciae, sive nonnullae animadversions in libellum cui titulus: Monita Salutaria B.V. Mariae ad cultures suos indiscretos, pro vindicanda contra auctorem anonymum Deiparae Gloria, secundum orthodoxae fidei dogmata, Sanctorum Patrum testimonia, rectae rationis dictamina et theologorum principia, Pragae, 1677, p. 120.

xxix El Papa Alejandro VIII condenó la frase: “la alabanza que se le da a María qua Maria es vana”; DH 2326; cf. A.M. Calero, La Vergine Maria nel mistero di Cristo e della Chiesa Saggio di mariologia, Turin, 1995, p. 284.

xxx Cf. Pío XI, Decreto de Canonización del Beato Juan Eudes, Mayo 31 1925.

xxxi Sn. Juan Eudes, The Priest, His Dignity and Obligations, P.J., Kendey & Sons, 1947, pp. 134-135. Este pasaje citado fue originalmente publicado en una obra intitulada, The Good Confessor en 1666.

Continue Reading

Boletín Internacional de Noticias

Published on July 19, 2012 by in En Espanol

0

Vox Populi Mariae Mediatrici

En este número
Boletín Internacional de Noticias
Ejemplo de Carta Petición al Papa Benedicto XVI
Carta de Ánimo para
Volumen XII, No. 1

Vox Populi

313 High Street
11 de Febrero del 2009
Hopedale, OH 43936
USA

¿Está bien solicitarle al Fiesta de Nuestra Señora
Santo Padre? de Lourdes

Tel: (749)937-2277

Conferencia de verano sobre
voxpopuli@voxpopuli.org

Incluye: ¿Estás temeroso de

www.fifthmariandomga.com

Viene la Paz a Través de Ella

En las últimas semanas he sido contactado por gente Católica y Mariana de diferentes partes del mundo, con el mismo mensaje básico al inicio de este año nuevo 2009: Los tiempos nunca han sido tan difíciles.

Por el Dr. Mark Miravalle
Presidente
Vox Populi Mariae Mediatrici

Haciendo un examen global, vemos sufrimiento sin precedente en casi todos los continentes. En el Medio Oriente, presenciamos los efectos trágicos de guerra y violencia en Irak, Afganistán y ahora, entre Israel y Palestina. En África vemos niveles dramáticos de hambre, enfermedades y muertes relacionadas con el SIDA, y violaciones a los derechos humanos en forma de invasiones militares, raptos y aun esclavitud. En Asia, más de un billón de gentes permanece bajo las ataduras del gobierno comunista chino, que continúa persiguiendo a su propia gente por preferencia religiosa y tamaño de familia. En Latinoamérica, la inestabilidad política amenaza varios países y millones de Católicos se pierden cada año para irse a otras denominaciones Cristianas, sectas religiosa y secularismo genérico. El Occidente enfrenta los males de materialismo, humanismo, secularismo, el desmoronamiento matrimonial y familiar, y un nuevo ataque sin precedentes a la dignidad sagrada de los niños no nacidos, por la recién inaugurada nueva administración en Estados Unidos.

Junto con estas dificultades continentales, el mundo está enfrentando la peor crisis económica de la historia reciente, y aun desastres naturales están golpeando de una manera inusual, de acuerdo a las fuentes internacionales.

En una entrevista al Cardenal Joseph Ratizger hecha en 1984, declaró, que a la luz de las muchas crisis actuales del mundo de hoy -incluyendo la de la fe, la moralidad y la mujer- hay un remedio: “María es el Remedio”. ¡Qué profético fue el futuro Papa Benedicto XVI!

¿Porqué la proclamación de María como Corredentora, Mediadora y Abogada es necesaria en el momento presente de sufrimiento humano sin precedente como nunca antes?

Hoy, como en ninguna otra época, debemos entender en mente y corazón el valor sobrenaturalmente redentor del sufrimiento humano. ¿Qué sería mejor sino el anuncio solemne a la Iglesia y al mundo del ejemplo arquetipo, el perfecto, sin mancha del sufrimiento humano que fue fructífero para la humanidad entera?

¿Debería ser ahora solemnemente definida María Corredentora como un dogma de la Iglesia?

Hagamos una importante distinción entre ‘dogma’ y ‘doctrina’. Actualmente, la enseñanza de la Iglesia de que María es la Corredentora de la raza humana, esta en el magisterio ordinario papal. Juan Pablo II llamó a María la Corredentora en seis ocasiones. El Concilio Vaticano II habló sobre el sufrimiento sin igual de María con Jesús, donde permaneció fielmente con él hasta la cruz, asociando sus sufrimientos con Él en su corazón de madre y “consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima nacida de ella” (Lumen Gentium, 58). Es doctrina oficial de la Iglesia Católica que María compartió de forma sin igual en la redención traída por Jesucristo. Eso es lo que significa “Corredentora”.
Entonces, ¿qué es un dogma? Un dogma es lo que el Beato Pío IX llamó la “perfección de la doctrina” –el más alto pronunciamiento de una verdad doctrinal encontrada en la Escritura y la Tradición. Él, defendió su definición del dogma de la Inmaculada Concepción diciendo, que una definición dogmática perfecciona la doctrina y lleva a su más grande apreciación posible para los fieles Cristianos en el mundo entero.
Algunas personas argumentan que si se define ahora solemnemente la doctrina de María Corredentora, entonces se va a “forzar” a la gente a creerla. No es así, mis amigos, la Iglesia no fuerza nada. Pero si escoges ser Católico, entonces tienes que aceptar ciertas verdades que son correctamente identificadas por la autoridad de la Iglesia como verdades Católicas.

Una de esas doctrinas es, precisamente que María participó de manera única con Jesús en la obra de la redención. Un dogma no fuerza a nadie a creer nada o a cualquier Católico a creer algo nuevo. Más bien, articula exactamente lo que la Iglesia ya enseña al respecto, elevándole a un nuevo nivel de claridad.

Otros quizá digan: “No se debería proclamar el dogma ahora, porque causará controversia”.

Pero ‘controversia’ no es una razón para parar el desarrollo doctrinal auténtico, como lo atestiguan la relación histórica de las grandes controversias sobre la Inmaculada Concepción y su trayectoria para llegar a ser dogma de fe Mariano. El asunto es: ¿Es esta una definición papal sobre la Madre de Jesús que beneficiaría a la Iglesia y al mundo? Y los más de 7 millones de fieles en los últimos 15 años, junto con más de 500 cardenales y obispos, sacerdotes, teólogos, religiosos –y más de 4,500 hermanas contemplativas de Latinoamérica, España y Portugal, que han dado su “sí” ofreciendo oraciones y sacrificios y han mandado su humilde pero fervorosa petición al papa- y aun Nuestra misma Señora a través de apariciones aprobadas eclesiásticamente-implícitamente en Fátima y más explícitamente en lugares como Ámsterdam y Akita- han hablado sobre la proclamación papal de María Corredentora como un prerrequisito absoluto para que venga la paz a este mundo actual tan emproblemado.

El plan de paz profunda para la humanidad viene del cielo así: 1) El papa proclama el dogma de María Corredentora, Mediadora y Abogada; 2) Este dogma, a través del reconocimiento solemne de los títulos y roles de Nuestra Señora, la liberan para ejercer en plenitud estos roles de intercesión por la humanidad, y por tanto inicializando definitivamente el Triunfo del Inmaculado Corazón de María, profetizado en Fátima; 3) El Triunfo trae consigo el premio prometido de paz para el mundo: “Al final, mi Corazón Inmaculado triunfará…y un tiempo de paz será dado al mundo” (Nuestra Señora en Fátima, 13 de Julio de 1917). Definitivamente, la fórmula es simple: Dogma – Triunfo – Paz. ¿Negativamente? “No Dogma, no Triunfo, no Paz”.

Quizá otros digan: “Si no todos están de acuerdo, no debería darse una proclamación dogmática”, Pues bien mis amigos, esa condición eliminaría categóricamente todas las definiciones solemnes. Nunca todos estarán de acuerdo. Equivaldría a decir que si no todos están de acuerdo que Jesús está presente en la Eucaristía, entonces la Iglesia no debió de haberlo definido solemnemente en el Concilio de Trento. No, la Iglesia Católica hace declaraciones en amor y paz para guardar el depósito de la fe guiada por el Espíritu Santo. Algunas veces es la posición de la mayoría en el mundo, en otras –con mayor frecuencia- es la posición de la minoría. Pero Jesús no actúa por mayoría o minoría, Él actúa en la verdad, como nos lo dijo: “la verdad los hará libres” (Jn 8:32).

Fijemos claramente nuestros parámetros teológicos. Jesús es el único Redentor divino. Es el único que puede reconciliar al hombre con Dios, y esto es absolutamente cierto. Pero Dios el Padre estableció que una mujer fuera involucrada en el reestablecimiento de la gracia, así como una mujer lo estuvo en la pérdida de la misma. Aquella mujer fue Eva, esta mujer es María, la “Nueva Eva”.
¿Qué mejor testimonio hay para la dignidad de la mujer –que Dios la amó tanto que la quiso involucrar en la obra humana de la redención- y de la necesidad de cada ser humano de participar en la obra del Redentor divino, que el definir solemnemente que María es la Corredentora con Jesús?

El proclamar a María como la Corredentora, le dice a cada ser humano que su sufrimiento tiene valor sobrenatural cuando está unido al de Cristo, tal y como los sufrimientos de Nuestra Señora en el Calvario. Pero también seamos claros que lo hizo la Santísima Madre por la Redención y gracia, es muchísimo más que cualquiera de nosotros. No dimos a luz a Jesús, no lo ofrecimos en la Cruz en el Calvario y no recibimos la encomienda de ser la madre espiritual de todos los pueblos como Jesús se lo dijo a María desde la Cruz: “Mujer, he ahí a tu hijo” (Jn 19:25-27).

Aunque Juan Pablo II nos llamó a convertirnos “co-redentores en Cristo”, María es excepcionalmente la Corredentora. María fue concebida inmaculada por lo que pudo ser la perfecta compañera con Jesús en el restablecimiento de la vida para la familia humana.
Entre más decimos “sí” a la verdad de María Corredentora, más decimos “sí” a nuestra propia dignidad de corredentores. ¿Fue justo los sufrimientos de Jesús? No, el es el inocente, pero los hizo redentores. Pero si decimos sí a nuestros sufrimientos (especialmente aquellos de los que no podemos escapar) y “sí” a todo sufrimiento, aunque sea injusto, tu y yo podemos hacer nuestros sufrimientos redentores.

Podemos hacer lo mismo ofreciendo los sufrimientos de hoy, aun los sufrimientos sin precedente del 2009, para la gloria de Dios, la salvación de las almas y por el triunfo del Corazón Inmaculado de María.

Si, necesitamos el dogma de María Corredentora, lo necesitamos desesperadamente.

¿Cuánta más intranquilidad necesitamos ver en los encabezados en todo el mundo antes de que le creamos y digamos: “Está bien, Madre, el dogma, la proclamación del quinto dogma Mariano es lo que es necesario par la paz. Voy hacer mi parte: voy a mandar mi carta al Santo Padre; voy a rezar todos los días por el Santo Padre para que lo proclame; voy a ofrecer mi Misa y Rosario –al menos una parte diaria- por esta intención, para que el Triunfo del Corazón Inmaculado de María venga pronto y podamos tener paz en el mundo a través del remedio celestial, el dogma de María Corredentora”?

Tenemos una promesa: “Al final mi Inmaculado Corazón triunfará… y un tiempo de paz le será dado al mundo entero”. Cuenta con esa promesa. No pierdas la esperanza, la fe. No pierdas la alegría. Nos hemos preparado para este tiempo de sufrimiento sin paralelo y la podemos hacer. Lo podemos lograr durante el presente camino dificultoso.

Orar diariamente por el dogma. Solicitud al Santo Padre. Permanezcamos en la paz interior de Jesús, y hagamos nuestra parte por conseguir la paz por toda la familia humana.

Orar y trabajar por el dogma y dejemos que nuestros corazones permanezcan pacífica y seguramente abrigado entre el Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María mientras “caminamos a través del fuego”. Hay paz en el camino hacia Ella.

Dr. Mark Miravalle
Profesor de Teología y Mariología
Universidad Franciscana de Steubenville
Presidente
Vox Populi Mariae Mediatrici

“Al final mi Corazón Inmaculado triunfará… y un tiempo de paz será dado al mundo”
Nuestra Señora de Fátima
13 de Julio de 1917

¡Por favor, distribuyan el Panfleto Adjunto:
“¿Tienes miedo de María Corredentora?”
____________________________________________

Junto con este Boletín de Vox Populi estamos incluyendo copia del panfleto: ¿Tienes miedo de María Corredentora?, escrito por el Dr. Mark Miravalle.

Por favor, siéntanse en libertad de reproducir cuantas copias quieras para distribuirlas entre sus respectivas comunidades. Denle una copia a su pastor. Tradúzcanlo a los idiomas de la gente que Uds. sirven.

Contacten las oficinas de Vox Populi Mariae Mediatrici por más copias para distribución (O pueden encontrar información del contacto en la página frontal de este Boletín).

O también visiten la página:

WWW.FIFTHMARIANDOGMA.COM

Pongan el mouse sobre Recursos – Materiales para Distribución
y bajen copia para imprimir cuantas quieran.

Este panfleto está disponible en Inglés y en Español.

Continue Reading

Promoción de María Corredentora

Published on July 19, 2012 by in En Espanol

0

¿Por qué Juan Pablo II, la Madre Teresa, Sor Lucía de Fátima y el Padre Pío llaman a María la Corredentora con Jesús de la familia humana? ¿Elevaría una solemne definición papal o “dogma” de la Sma. Virgen como Corredentora, al nivel de “cuarta persona de la Trinidad”? ¡Por supuesto que no! La Iglesia Católica condena cualquier concepto de María como una persona divina.

Los santos saben que María no es Dios. Aun así, muchos -incluyendo a Agustín, Bernardo Clairvaux, Buenaventura, Catalina de Siena, Cardenal Newman, Edith Stein, junto con una multitud de otros santos, místicos y papas- han testimoniado la verdad de su participación sin paralelo en la obra de la redención.

En el siglo II, San Irineo dijo: “María se convirtió en la causa de salvación para ella misma y para toda la raza humana”.

Sta. Francisca Cabrini, la primera Americana canonizada, declaró que en el Calvario, María “mereció convertirse en nuestra valiosísima Corredentora”.

San Maximiliano Kolbe, quien abogó fuertemente por la proclamación del dogma de María como Corredentora y Mediadora de todas las gracias, dijo: “María, como Made de Jesús el Salvador, es Corredentora, mientras que como Esposa del Espíritu Santo, participa en la distribución de todas las gracias”.

San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, escribió: “Los Pontífices supremos, han llamado correctamente a María Corredentora. Ella redimió a la raza humana junto con Cristo”

San Padre Pío escribio: “¡Oh, si toda la gente pudiese penetrar en este martirio! ¿Quién podría conseguir en sufrir con esto, si, nuestra querida Corredentora?

Juan Pablo II llamó a María Corredentora al menos seis veces durante su papado. Enseño: “María, a pesar de ser concebida y nacer sin mancha de pecado, participó de una manera maravillosa en los sufrimientos de su divino Hijo, para ser Corredentora de la humanidad”

Y la Santa Madre Teresa de Calcuta escribió en 1993 la siguiente carta:

“María es nuestra Corredentora con Jesús. Ella le dio a Jesús su cuerpo y sufrió con él al pie de la cruz.

María es la Mediadora de toda gracia. Ella nos entregó a Jesús y como nuestra Madre, nos obtiene todas las gracias.

María es nuestra Abogada que reza a Jesús por nosotros. Es sólo a través del Corazón de María que llegamos al Corazón Eucarístico de Jesús.

La definición papal de María como Corredentora, Mediadora y Abogada, traerá grandes gracias a la Iglesia”.

Todos ellos ofrecieron su apoyo, y te invitamos hacer lo mismo. Únete a más de 7 millones de Católicos de todo el mundo –incluyendo cardenales, obispos, sacerdotes y más de 4,500 Hermanas Contemplativas- que han mandado sus peticiones al Papa Benedicto que defina solemnemente la doctrina que María es la Madre espiritual de toda la humanidad: Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada.

Manda tu petición directamente al Santo Padre por escrito a la dirección arriba anotada.

Continue Reading

The Sorrows and Joys of St. Joseph

Published on March 20, 2012 by in Marian Devotion

0

We are pleased to present to you this special devotion of the Seven Sorrows and Joys of St. Joseph, along with the story, according to some traditions, of how the devotion came into being. – Ed.

Two Fathers of the Franciscan order were sailing along the coast of Flanders, when a terrible tempest arose, which sank the vessel, with its three hundred passengers. The two Fathers had sufficient presence of mind to seize hold of a plank, upon which they were tossed to and fro upon the waves, for three days and nights. In their danger and affliction, their whole recourse was to St. Joseph, begging his assistance in their sad condition. The Saint, thus invoked, appeared in the habit of a young man of beautiful features, encouraged them to confide in his assistance, and, as their pilot, conducted them into a safe harbor. They, desirous to know who their benefactor was asked his name, that they might gratefully acknowledge so great a blessing and favor. He told them he was St. Joseph, and advised them daily to recite the Our Father and Hail Mary seven times, in memory of his seven dolors or griefs, and of his seven joys, and then disappeared.

Recite one Our Father, Hail Mary, and Glory Be after each number.

1. St. Joseph, Chaste Spouse of the Holy Mother of God, by the Sorrow with which your heart was pierced at the thought of a cruel separation from Mary, and by the deep Joy that you felt when the angel revealed to you the ineffable mystery of the Incarnation, obtain for us from Jesus and Mary, the grace of surmounting all anxiety. Win for us from the Adorable Heart of Jesus the unspeakable peace of which He is the Eternal Source.

2. St. Joseph, Foster-Father of Jesus, by the bitter Sorrow which your heart experienced in seeing the Child Jesus lying in a manger, and by the Joy which you felt in seeing the Wise men recognize and adore Him as their God, obtain by your prayers that our heart, purified by your protection, may become a living crib, where the Savior of the world may receive and bless our homage.

3. St. Joseph, by the Sorrow with which your heart was pierced at the sight of the Blood which flowed from the Infant Jesus in the Circumcision, and by the Joy that inundated your soul at your privilege of imposing the sacred and mysterious Name of Jesus, obtain for us that the merits of this Precious Blood may be applied to our souls, and that the Divine Name of Jesus may be engraved forever in our hearts.

4. St. Joseph, by the Sorrow when the Lord declared that the soul of Mary would be pierced with a sword of sorrow, and by your Joy when holy Simeon added that the Divine Infant was to be the resurrection of many, obtain for us the grace to have compassion on the sorrows of Mary, and share in the salvation which Jesus brought to the earth.

5. St. Joseph, by your Sorrow when told to fly into Egypt, and by your Joy in seeing the idols overthrown at the arrival of the living God, grant that no idol of earthly affection may any longer occupy our hearts, but being like you entirely devoted to the service of Jesus and Mary, we may live and happily die for them alone.

6. St. Joseph, by the Sorrow of your heart caused by the fear of the tyrant Archelaus and by the Joy in sharing the company of Jesus and Mary at Nazareth, obtain for us, that disengaged from all fear, we may enjoy the peace of a good conscience and may live in security, in union with Jesus and Mary, experiencing the effect of your salutary assistance at the hour of our death.

7. St. Joseph, by the bitter Sorrow with which the loss of the Child Jesus crushed your heart, and by the holy Joy which inundated your soul in recovering your Treasure on entering the Temple, we supplicate you not to permit us to lose our Saviour Jesus by sin. Yet, should this misfortune befall us, grant that we may share your eagerness in seeking Him, and obtain for us the grace to find Him again, ready to show us His great mercy, especially at the hour of death; so that we may pass from this life to enjoy His presence in heaven, there to sing with you His divine mercies forever.

Let Us Pray

O God, Who in Your ineffable Providence has vouchsafed to choose Blessed Joseph to be the Spouse of Your most holy Mother; grant, we beseech You, that we may deserve to have him for our intercessor in heaven whom on earth we venerate as our holy protector: Who lives and reigns forever and ever. Amen.

Continue Reading

Stabat Mater

Published on September 8, 2011 by in Marian Devotion

0

At the Cross her station keeping,
stood the mournful Mother weeping,
close to her son to the last.

Through her heart, His sorrow sharing,
all His bitter anguish bearing,
now at length the sword has passed.

[…]

Continue Reading

0


Lord, have mercy
     Lord have mercy 
Christ, have mercy
     Christ have mercy
Lord, have mercy 
     Lord, have mercy 

[…]

Continue Reading

0

In a little known work, True Devotion to St. Joseph and the Church, Dominican Father Dominic De Domenico presents an interesting interpretation of The Book of Esther. This Old Testament story of deliverance, he suggests, actually contains a deeper, hidden meaning. Vashti, the first queen, whose act of disobedience harms the whole kingdom, represents Eve. The lovely Esther, the second queen, who is especially favored by the king, and whose powerful intercession spares her people from destruction, represents Mary. Mordecai, the faithful Jew and chaste guardian of Esther, for she is a virgin when in his care, represents Saint Joseph. And the wicked Haman, who maliciously plots to wipe out the chosen people of God, represents Satan. Father De Domenico writes: “As the king loved Esther more than all the other women and she found favor in his sight, so much more did God love Mary in this way. Our Lady became queen at the Incarnation”2

Whatever one might think of Father De Domenico’s exegisis, viewing Mary as a “Queen” resonates deep within the Catholic sensus fidei. Besides her feast day as Queen on August 22nd, there are many prayers of popular piety addressing Mary this way—the Salve Regina, Ave Regina Caelorum, and Litany of Loreto, to name a few—along with various messages from private revelation in which Mary is said to identify herself with such titles as “Queen of the Rosary” and “Queen of Peace”. It seems so obvious as to be a “no-brainer”: Jesus is the King of kings, the Lord of heaven and earth. Mary is intimately united to Jesus as His mother. She, therefore, somehow shares in His royal dignity as Queen of heaven and earth. End of discussion!

[…]

Continue Reading

0

The Blessed Virgin Mary promised to Saint Dominic and to all who follow her urgings that “Whatever you ask in the Rosary will be granted.” These are the fifteen promises she imparted to Saint Dominic and Blessed Alan de la Roche, granted to all Christians who faithfully recite the Rosary. All that remains for us is to pray and to respond to the great graces she gives to us. –Assistant Ed.

1. Whoever shall faithfully serve me by the recitation of the Rosary, shall receive signal graces.

2. I promise my special protection and the greatest graces to all those who shall recite the Rosary.

3. The Rosary shall be a powerful armor against hell, it will destroy vice, decrease sin, and defeat heresies.

4. The Rosary will cause virtue and good works to flourish; it will obtain for souls the abundant mercy of God; it will withdraw the hearts of men from the love of the world and its vanities, and will lift them to the desire for eternal things. Oh, that souls would sanctify themselves by this means.

5. The soul which recommends itself to me by the recitation of the Rosary, shall not perish.

6. Whoever shall recite the Rosary devoutly, applying himself to the consideration of its sacred mysteries shall never be conquered by misfortune. God will not chastise him in His justice, he shall not perish by an unprovided death; if he be just he shall remain in the grace of God, and become worthy of eternal life.

7. Whoever shall have a true devotion for the Rosary shall not die without the sacraments of the Church.

8. Those who are faithful to recite the Rosary shall have during their life and at their death the light of God and the plenititude of His graces; at the moment of death they shall participate in the merits of the saints in paradise.

9. I shall deliver from Purgatory those who have been devoted to the Rosary.

10. The faithful children of the Rosary shall merit a high degree of glory in Heaven.

11. You shall obtain all you ask of me by the recitation of the Rosary.

12. All those who propagate the Holy Rosary shall be aided by me in their necessities.

 

13. I have obtained from my Divine Son that all the advocates of the Rosary shall have for intercessors the entire celestial court during their life and at the hour of death.

14. All who recite the Rosary are my sons and daughters, and brothers and sisters of my only Son Jesus Christ.

15. Devotion of my Rosary is a great sign of predestination.

 

Continue Reading

Stabat Mater

Published on September 18, 2010 by in Marian Devotion

0

At the Cross her station keeping,
Stood the mournful Mother weeping,
Close to Jesus to the last.

Through her Heart, His sorrow sharing,
All His bitter anguish bearing,
Now at length the sword has passed.

O how sad and sore distressed
Was that Mother highly blessed
Of the sole-begotten One!



[…]

Continue Reading

0

The August 15, 2010-2011 Rosary Crusade for the Fifth Marian Dogma has begun with a great burst of support and participation all over the world.  We are extremely grateful for the Marian apostles internationally who have committed to praying the Rosary daily for the fifth Marian Dogma over the course of the next year, and who are spreading word of the Rosary Crusade to parishes and prayer groups on every continent.
How pleased Our Mother must be to have her children respond to the present crises facing most every spectrum of human activity  by seeking her full motherly intercession as Co-redemptrix, Mediatrix of all graces and Advocate through the solemn proclamation of her titles and functions by our beloved Holy Father, Pope Benedict XVI.
Along with the daily praying of the Rosary and the possible addition of the Prayer of the Lady of All Nations, the prayer given directly by Our Lady in the ecclesiastically approved apparitions of the Lady of All Nations in Amsterdam (approved May 31, 2002), we encourage you to add the following prayer for the fifth Marian Dogma, not as a substitute for the Prayer of the Lady of All Nations or any other personal prayers for the fifth Marian Dogma, but simply as another inspiring prayer through which we ask the Mother of Nations to “come quickly” as the Co-redemptrix, Mediatrix of all graces and Advocate through the proclamation of the dogma, precisely  in order to “protect our world in this hour of need:” – Ed.

Prayer for the Fifth Marian Dogma 

Most holy Mary, Mother of God, we pray,

Come quickly and save us from

degeneration, disaster and war.

Come quickly, we pray, Mother of All  Nations.

Come, most holy Mother,

our Co-redemptrix, Mediatrix of all graces

and Advocate.

Protect us with your motherly mantle.

Please do not delay.

Protect our world in this hour of need.

Amen

Continue Reading

Fifth Marian Dogma Conference

Published on May 7, 2010 by in Christian Culture

0

Click here to link to a special feature by H20 News on the Inside the Vatican “Day of  Dialogue” on the Fifth Marian Dogma, which was held in Rome, March 25, 2010. – Asst. Ed.

Continue Reading

0

On March 25, 2010, a “Day of Dialogue” will take place at the Vatican Forum on the issue of the appropriateness of a fifth Marian Dogma, the solemn papal definition of Our Lady as the Spiritual Mother of all humanity, the Co-redemptrix, Mediatrix of all graces and Advocate.  Bishops and theologians from different parts of the world have been invited by Inside the Vatican Magazine, moderator of the discussion, to partake in the Church dialogue, one which could have significant and even historic effects of the solemn definition of Our Lady’s spiritual motherhood and thereby on the entire Church and world.

The following Annunciation Novena has been adapted and initiated by members of the Christian faithful to pray for the success of this Roman Day of Dialogue and for the eventual definition on the Fifth Marian Dogma.  We are happy to forward on to you this novena which we have received, and to encourage readers the world over to participate in this novena from Wednesday, March 17 to Thursday, March 25, that the Holy Spirit through the Immaculate and Coredemptive Heart of Mary will overshadow those participating in the Day of Dialogue and ultimately our beloved Holy Father regarding the dogmatic crowning of our Mother Co-redemptrix, Mediatrix of all graces and Advocate. -Ed.

Annunciation Novena

I greet you. Ever-blessed Virgin, Mother of God, Throne of Grace, miracle of Almighty Power! I greet you, Sanctuary of the Most Holy Trinity and Queen of the Universe, Mother of Mercy and Refuge of Sinners!

Most loving Mother, attracted by your beauty and sweetness, and by your tender compassion, I confidently turn to you, miserable as I am, and beg of you to obtain for me from your dear Child the favor I request in this novena:

For the day of dialogue in Rome and that the Church may dogmatically crown you as Co-redemptrix, Mediatrix of All Grace, and Advocate.

Obtain for me also. Queen of heaven, the most lively contrition for my many sins and the grace to imitate closely those virtues which you practiced so faithfully, especially humility, purity and obedience. Above all, I beg you to be my Mother and Protectress, to receive me into the number of your devoted children, and to guide me from your high throne of glory.

Do not reject my petitions, Mother of Mercy! Have pity on me and do not abandon me during life or at the moment of my death. Amen 

Continue Reading

0

                                             

“What is your favorite prayer to Mary?” Recently, when asked this question, I had to think for a minute. Did I have a favorite prayer to Mary? If so, what would it be? Then it came to me: yes, there is one prayer to Mary I especially love. It is the Hail Mary. Why? It is because, in my mind anyway, this simple prayer which we say so often sets before us the Fifth Marian Dogma. Hail Mary, full of grace, the Lord is with you. With these words I am reminded of Mary’s role as Mediatrix. Blessed are you among women, and blessed is the fruit of your womb. In this phrase I find an allusion to Mary as Co-redemptrix. Holy Mary, Mother of God, pray for us sinners, now and at the hour of our death. In this concluding plea I see how the Church instinctively turns to Mary as Advocate. Why do I feel I can make these connections which, to someone else, may not be immediately obvious? It is because of the scriptural, theological and philosophical foundations of the Fifth Marian Dogma. It is these foundations, so closely interrelated and interwoven together, which I would like to examine here.

[…]

Continue Reading

0

1 January 2010

                                                                                    Solemnity of the Mother of God 

Dear Brothers and Sisters in the Hearts of Jesus and Mary, 

In 431 A.D. at the Council of Ephesus, a Marian dogma was proclaimed.  The world knew beyond all doubt, from the highest authority in the Church and under the inspiration of the infallible Spirit, that the Virgin Mary was truly Mother of the God the Son made man.  

Immediately, Marian devotion exploded in both East and West to such an extraordinary nature and degree that historians state that a detailed documentation of the expansive love of the Mother in multifaceted forms of art, architecture, liturgy, poetry, and most every dimension of culture would be impossible.

Such is the historic and supernatural effect of a Marian dogma

My friends, I believe we are on the horizon of a similar explosion of Marian grace and consequential world blessing.  It is called the “Triumph of the Immaculate Heart of Mary” and the key that unlocks the graces of this Marian Triumph is precisely the papal pronouncement of a new Marian Dogma:  that the Blessed Virgin Mary is truly the Spiritual Mother of All Peoples, as Co-redemptrix, Mediatrix of all graces and Advocate. 

[…]

Continue Reading

0

THE LEGION OF MARY

 

Who is she that comes forth as the morning rising, fair as the moon, bright as the sun, terrible as an army set in battle array? (Song 6:10)

 “The Virgin’s name was Mary.” (Lk I:27)

 “The Legion of Mary! What a perfectly chosen name!” (Pope Pius XI)  

1

NAME AND ORIGIN 

The Legion of Mary is an Association of Catholics who, with the sanction of the Church and under the powerful leadership of Mary Immaculate, Mediatrix of all Graces (who is fair as the moon, bright as the sun, and – to satan and his legionaries – terrible as an army set in battle array), have formed themselves into a Legion for service in the warfare which is perpetually waged by the Church against the world and its evil powers.

“The whole life of men, both individual and social, shows itself to be a struggle, and a dramatic one, between good and evil, between light and darkness.” (GS 13)

The legionaries hope to render themselves worthy of their great heavenly Queen by their loyalty, their virtues, and their courage. The Legion of Mary is therefore organised on the model of an army, principally on that of the army of ancient Rome, the terminology of which is adopted also. But the army and the arms of legionaries of Mary are not of this world.

This army, now so considerable, had the most humble of beginnings. It was not a thought-out organisation. It sprang up spontaneously. There was no premeditation in regard to rules and practices. A suggestion was simply thrown out. An evening was fixed, and a little group came together, unaware that they were to be the instruments of most loving Providence.

To look at that meeting, it was identical with what would be seen to-day were one to attend a Legion meeting anywhere in the world. The table around which they met bore a simple altar, of which the centre was a statue of the Immaculate Conception (of the miraculous medal model). It stood on a white cloth, and was flanked by two vases with flowers, and two candlesticks with lighted candles. This setting, so rich in atmosphere, was the inspired notion of one of the earliest comers. It crystallised everything for which the Legion of Mary stands. The Legion is an army. Well, their Queen was there before they assembled. She stood waiting to receive the enrolments of those whom she knew were coming to her. They did not adopt her. She adopted them; and since then they have marched and fought with her, knowing that they would succeed and persevere just to the extent that they were united to her.

The first corporate act of those legionaries was to go on their knees. The earnest young heads were bent down. The invocation and prayer of the Holy Spirit were said; and then through the fingers which had, during the day, been toilsomely employed, slipped the beads of the simplest of all devotions. When the final ejaculations died away, they sat up, and under the auspices of Mary (as represented by her statue), they set themselves to the consideration of how they could best please God and make him loved in his world. From that discussion came forth the Legion of Mary, as it is today, in all its features.

What a wonder ! Who, contemplating those inconspicuous persons – so simply engaged – could in his wildest moments imagine what a destiny waited just a little along the road? Who among them could think that they were inaugurating a system which was to be a new world-force, possessing – if faithfully and forcefully administered – the power, in Mary, of imparting life and sweetness and hope to the nations? Yet so it was to be.

That first enrolment of legionaries of Mary took place at Myra House, Francis Street, Dublin, Ireland, at 8 p.m. on 7 September, 1921, the eve of the feast of Our Lady’s Nativity. From the title of the parent branch, that is, Our Lady of Mercy, the organisation was for a time known as “The Association of Our Lady of Mercy.”

Circumstances which one would regard as accidental determined this date, which seemed at the time less appropriate than the following day would have been. In after years only-when countless proofs of a truly maternal love had made one reflect-was it realised that not the least exquisite touch of Mary’s hand had been shown in the moment of the Legion’s birth. Of the evening and the morning was the first day made (Gen 1:5), and surely the first, and not the last fragrances of the feast which honours her own Nativity were appropriate to the first moments of an organisation, whose first and constant aim has been to reproduce in itself the likeness of Mary, thus best to magnify the Lord and bring him to men. 

Mary is the Mother of all the members of the Saviour, because by her charity she has co-operated in the birth of the faithful in the Church. Mary is the living mould of God, that is to say, it is in her alone that the God Man was naturally formed without losing a feature, so to speak, of His Godhead; and it is in her alone that man can be properly and in a life-like way formed into God, so far as human nature is capable of this by the grace of Jesus Christ.” (St. Augustine)

 “The Legion of Mary presents the true face of the Catholic Church” (Pope John XXIII) 

2

OBJECT 

The object of the Legion of Mary is the glory of God through the holiness of its members developed by prayer and active co-operation, under ecclesiastical guidance, in Mary’s and the Church’s work of crushing the head of the serpent and advancing the reign of Christ.

Subject to the approval of the Concilium, and to the restrictions specified in the official handbook of the Legion, the Legion of Mary is at the disposal of the bishop of the diocese and the parish priest for any and every form of social service and Catholic action which these authorities may deem suitable to the legionaries and useful for the welfare of the Church. Legionaries will never engage in any of these services whatsoever in a parish without the sanction of the parish priest or of the Ordinary.

By the Ordinary in these pages is meant the local Ordinary, that is, the bishop of the diocese or other competent ecclesiastical authority. 

(a) “The immediate end of organisations of this class is the apostolic end of the Church; in other words: the evangelization and sanctification of men and the Christian formation of their conscience, so as to enable them to imbue with the Gospel spirit the various social groups and environments.

(b) The laity, cooperating in their own particular way with the hierarchy, contribute their experience and assume responsibility in the direction of these organisations, in the investigation of the conditions in which the Church’s pastoral work is to be carried on, in the elaboration and execution of their plan of action.

(c) The laity act in unison after the manner of an organic body, to display more strikingly the community aspect of the Church and to render the apostolate more productive.

(d) The laity, whether coming of their own accord or in response to an invitation to action and direct cooperation with the hierarchical apostolate, act under the superior direction of the hierarchy, which can authorise this cooperation, besides, with an explicit mandate.”

 3

SPIRIT OF THE LEGION 

 

The spirit of the Legion of Mary is that of Mary herself. Especially does the Legion aspire after her profound humility, her perfect obedience, her angelical sweetness, her continual prayer, her universal mortification, her altogether spotless purity, her heroic patience, her heavenly wisdom, her self-sacrificing courageous love of God, and above all her faith, that virtue which has in her alone been found in its utmost extent and never equalled. Inspired by this love and faith of

Mary, her Legion essays any and every work and “complains not of impossibility, because it conceives that it may and can do all things.” (Imitation of Christ, Book 3:5) 

“Perfect model of this apostolic spiritual life is the Blessed Virgin Mary, Queen of Apostles. While on earth her life was like that of any other, filled with labours and the cares of the home; always, however, she remained intimately united to her Son and cooperated in an entirely unique way in the Saviour’s work . . . Everyone should have a genuine devotion to her and entrust his life to her motherly care.”

 

4

LEGIONARY SERVICE 

1.   Must “put on the whole armour of God”. (Eph 6:11) 

The Roman Legion, from which the Legion takes its name, has come down through the centuries illustrious for loyalty, courage, discipline, endurance, and success, and this for ends that were often base and never more than worldly. (see appendix 4, The Roman Legion) Manifestly, Mary’s Legion cannot offer to her the name (like a setting stripped of the jewels which adorned it) accompanied by qualities less notable, so that in these qualities is indicated the very minimum of legionary service. St. Clement, who was converted by St. Peter and was a fellow-worker of St. Paul, proposes the Roman army as a model to be imitated by the Church. 

“Who are the enemy? They are the wicked who resist the will of God. Therefore let us throw ourselves determinedly into the warfare of Christ and submit ourselves to his glorious commands. Let us scrutinise those who serve in the Roman Legion under the military authorities, and note their discipline, their readiness, their obedience in executing orders. Not all are prefects or tribunes or centurions or commanders of fifty or in the minor grades of authority. But each man in his own rank carries out the commands of the emperor and of his superior officers. The great cannot exist without the small; nor the small without the great. A certain organic unity binds all parts, so that each helps and is helped by all. Let us take the analogy of our body. The head is nothing without the feet; likewise the feet are nothing without the head. Even the smallest organs of our body are necessary and valuable to the entire body. In fact all the parts work together in an interdependence and yield a common obedience for the benefit of the whole body.” (St. Clement, Pope and Martyr: Epistle to the Corinthians (96 .A.D.), chps 36 and 37) 

2.  Must be “a living sacrifice, holy and acceptable to God . . . not conformed to this world.” (Rom 12:1-2) 

From that foundation will spring in the faithful legionary, virtues as far greater as his cause is superior, and in particular a noble generosity which will echo that sentiment of St. Teresa of Avila: “To receive so much and to repay so little: O! that is a martyrdom to which I succumb.” Contemplating his crucified Lord, who devoted to him his last sigh and the last drop of his Blood, the legionary’s service must strive to reflect such utter giving of self. 

“What more was there to do for my vineyard that I have not done in it?” (Is 5:4) 

3.   Must not turn from “toil and hardship.”(2 Cor 11:27) 

There will ever be places where Catholic zeal must be prepared to face the instruments of death or torture. Many legionaries have thus triumphantly passed through the gates of glory. Generally, however, legionary devotedness will have a humbler stage, but still one giving ample opportunity for the practice of a quiet but true heroism. The Legion apostolate will involve the approaching of many who would prefer to remain remote from good influences, and who will manifest their distaste for receiving a visit from those whose mission is good, not evil. These may all be won over, but not without the exercise of a patient and brave spirit.

Sour looks, the sting of insult and rebuff, ridicule and adverse criticism, weariness of body and spirit, pangs from failure and from base ingratitude, the bitter cold and the blinding rain, dirt and vermin and evil smells, dark passages and sordid surroundings, the laying aside of pleasures, the taking on of the anxieties which come in plenty with the work, the anguish which the contemplation of irreligion and depravity brings to the sensitive soul, sorrow from sorrows wholeheartedly shared-there is little glamour about these things, but if sweetly borne, counted even a joy, and persevered in unto the end, they will come, in the weighing-up, very near to that love, greater than which no man has, that he lay down his life for his friend.

“What shall I return to the Lord for all his bounty to me?” (Ps 116:12) 

4.   Must “live in love, as Christ loved us and gave himself up for us.” (Eph 5:2) 

The secret of all success with others lies in the establishment of personal contact, the contact of love and sympathy. This love must be more than an appearance. It must be able to stand up to the tests that real friendships can bear. This will frequently involve little mortifications. To greet, in fashionable surroundings, one who a little while before was the subject of one’s visitation in a jail, to be seen walking with bedraggled persons, to grasp warmly the hand which is coated with grime, to partake of a proffered meal in a very poor or dirty home, may to some be difficult; but if avoided, the attitude of friendship is shown to have been a pretence, the contact breaks, and the soul that was being lifted sinks back in disillusion.

At the bottom of all really fruitful work must be the readiness to give oneself entirely. Without this readiness, one’s service has no substance. The legionary who somewhere sets up the barrier: “thus far and no farther is self-sacrifice to go,” will accomplish only the trivial, though great exertions may be made. On the other hand, if that readiness exist, even though it may never, or but in small measure, be called upon, it will be fruitful of immense things. 

“Jesus answered : ‘Will you lay down your life for me?’ ” (Jn 13:38) 

5.  Must “finish the race” (2 Tim 4:7) 

Thus the call of the Legion is for a service without limit or reservations. This is not entirely a counsel of perfection, but of necessity as well, for if excellence is not aimed at, a persevering membership will not be achieved. A lifelong perseverance in the work of the apostolate is in itself heroic, and will only be found as the culmination of a continuous series of heroic acts, as indeed it is their reward.

But not alone to the individual membership must the note of permanence attach. Each and every item of the Legion’s round of duty must be stamped with this selfsame seal of persevering effort. Change, of course, there must necessarily be. Different places and persons are visited; works are completed, and new works are taken on. But all this is the steady alteration of life, not the fitful operation of instability and novelty-seeking, which ends by breaking down the finest discipline. Apprehensive of this spirit of change, the Legion appeals unceasingly for a sterner temper, and from each succeeding meeting sends its members to their tasks with the unchanging watchword, as it were, ringing in their ears: “Hold firm.”

Real achievement is dependent upon sustained effort, which in turn is the outcome of an unconquerable will to win. Essential to the perseverance of such a will is that it bend not often nor at all. Therefore, the Legion enjoins on its branches and its members a universal attitude of refusal to accept defeat, or to court it by a tendency to grade items of work in terms of the “promising,” the “unpromising,” the “hopeless,” etc. A readiness to brand as “hopeless” proclaims that, so far as the Legion is concerned, a priceless soul is free to pursue unchecked its reckless course to hell. In addition, it indicates that an unthinking desire for variety and signs of progress tends to replace higher considerations as the motive of the work. Then, unless the harvest springs up at the heels of the sower, there is discouragement, and sooner or later the work is abandoned.

Again, it is declared and insisted that the act of labelling any one case as hopeless automatically weakens attitude towards every other case. Consciously or unconsciously, approach to all work will be in a spirit of doubt as to whether it is justifying effort, and even a grain of doubt paralyses action.

And worst of all, faith would have ceased to play its due part in Legion affairs, being allowed only a modest entrance when deemed approvable to reason. With its faith so fettered and its determination sapped, at once rush in the natural timidities, the pettinesses, and the worldly prudence, which had been kept at bay, and the Legion is found presenting a casual or half-hearted service which forms a shameful offering to heaven.

Hence it is that the Legion is concerned only in a secondary way about a programme of works, but much about intensity of purpose. It does not require from its members wealth or influence, but faith unwavering; not famous deeds but only unrelaxed effort; not genius but unquenchable love; not giant strength but steady discipline. A legionary service must be one of holding on, of absolute and obstinate refusal to lose heart. A rock in the crisis; but constant at all times. Hoping for success; humble in success; but independent of it; fighting failure; undismayed by it; fighting on, and wearing it down; thriving upon difficulties and monotony, because they give scope for the faith and effort of an enduring siege. Ready and resolute when summoned; on the alert though not called upon; and even when there is no conflict and no enemy in sight, maintaining a tireless precautionary patrol for God; with a heart for the impossible; yet content to play the part of stop-gap; nothing too big; no duty too mean; for each the same minute attention, the same inexhaustible patience, the same inflexible courage; every task marked with the same golden tenacity; always on duty for souls; ever at hand to carry the weak through their many weak moments; vigilantly watching to surprise the hardened at their rare moments of softness; unremitting in search for those that have strayed; unmindful of self; all the time standing by the cross of others, and standing there until the work is consummated.

Unfailing must be the service of the organisation consecrated to the Virgo Fidelis, and bearing, either for honour or dishonour, her name.

5

THE DEVOTIONAL OUTLOOK OF THE LEGION 

The devotional outlook of the Legion is reflected in its prayers. The Legion is built in the first place upon a profound faith in God and in the love he bears his children. He wills to draw great glory from our efforts, and he will purify them and render them fruitful and persevering. We swing between the opposite extremes of apathy and feverish anxiety because we regard him as detached from our work. Instead, let us realise that we only have the good purpose because he has implanted it, and that we shall only bring it to fruition if he sustains us all the time. The success of the enterprise in hand is more by far to him than it is to us. Infinitely more than we, does he desire that conversion we are seeking. We wish to be saints. He yearns for it a million times more than we.

The legionaries’ essential mainstay must be this knowledge of the companionship of God, their good Father, in their two-fold work of sanctifying themselves and serving their neighbour. Nothing can stand in the way of success except want of trust. If there be but faith enough, God will utilise us to conquer the world for him. 

“For whatever is born of God conquers the world. And this is the victory that conquers the world, our faith.” (1 Jn 5:4)

“To believe means ‘to abandon oneself’ to the truth of the word of the living God, knowing and humbly recognising ‘how unsearchable are his judgments and how inscrutable his ways’ (Rom 11:33). Mary, who by the eternal will of the Most High stands, one may say, at the very centre of those ‘inscrutable ways’ and ‘unsearchable judgments’ of God, conforms herself to them in the dim light of faith, accepting fully and with a ready heart everything that is decreed in the divine plan” (R Mat 14). 

1.  GOD AND MARY 

Under God, the Legion is built upon devotion to Mary, “that ineffable miracle of the Most High.” (Pope Pius IX) But what is the place of Mary herself in relation to God? It is that he brought her, as he did all the other children of earth, out of nothing; and though he has since then exalted her to a point of grace immense and inconceivable, nevertheless, in comparison to her Maker, she still remains as nothing. Indeed, she is – far more than any other – his creature, because he has wrought more in her than in any other of his creatures. The greater the things he does to her, the more she becomes the work of his hands.

Very great things he has done to her. From all eternity, the idea of her was present to his mind along with that of the Redeemer. He associated her to the intimacies of his plans of grace, making her the true mother of his Son and of those united to that Son. He did all these things because, in the first place, he would gain from Mary herself a return greater than he would from all other pure creatures together. In the second place, he thereby intended, in a way which our minds cannot adequately grasp, to enhance the glory which he would receive from ourselves also. Thus, the prayer and loving service, with which we recompense Mary, our mother and the helper of our salvation, can represent no loss to him who made her so. What is given to her goes none the less surely and fully to him. But there is question of more than undiminished transmission; there is question of increase. And Mary is more than a faithful messenger. She has been set by God to be a vital element in his gracious scheme, in such sort that both his glory and our grace are the greater by reason of her presence there.

As it is the pleasure of the Eternal Father so to receive through Mary the homages intended for him, so too he has been graciously pleased to appoint her to be the way by which shall pass to men the various outpourings of his munificent goodness and omnipotence, beginning with the cause of them all-the Second Divine Person made man, our true life, our only salvation. 

“If I will to make myself dependent on the Mother, it is in order to become the slave of the Son. If I aspire to become her possession, it is in order to render more surely to God the homage of my subjection.” (St. Ildephonsus) 

2.  MARY, MEDIATRIX OF ALL GRACES 

The Legion’s trust in Mary is limitless, knowing that by the ordinance of God, her power is without limit. All that he could give to Mary, he has given to her. All that she was capable of receiving she has received in plenitude. For us God has constituted her a special means of grace. Operating in union with her we approach him more effectively, and hence win grace more freely. Indeed we place ourselves in the very flood-tide of grace, for she is the spouse of the Holy Spirit: she is the channel of every grace which Jesus Christ has won. We receive nothing which we do not owe to a positive intervention on her part. She does not content herself with transmitting all: she obtains all for us. Penetrated with belief in this office of Mary, the Legion enjoins it as a special devotion for all its members. 

“Judge as to the ardent love with which God would have us honour Mary seeing that he has set in her the fullness of all good: in such manner that all we have of hope, all of grace, all of salvation all-I say and let us doubt it not – flows to us from her.” (St. Bernard: Sermo de Aquaeductu) 

3.  MARY IMMACULATE 

A second aspect of Legion devotion is towards the Immaculate Conception. At the very first meeting, the members prayed and deliberated round a little altar of the Immaculate Conception identical with that which now forms the centre of every Legion meeting. Moreover, the very first breath of the Legion may be said to have been drawn in an ejaculation in honour of this privilege of Our Lady, which formed the preparation for all the dignities and all the privileges afterwards accorded to her.

The Immaculate Conception is referred to by God in the same sentence in which Mary herself is first promised to us. The privilege is part of Mary: Mary is the Immaculate Conception; and, together with the privilege, prophecy is made of its heavenly sequel: the Divine Maternity, the crushing of the serpent’s head in Redemption, and Mary’s Motherhood of men.

“I will put enmity between you and the woman, and between your offspring and hers; he will strike your head, and you will strike his heel.” (Gen 3:15)

To these words, addressed to satan by Almighty God, the Legion turns as the source of its confidence and strength in its warfare with sin. It aims with all its heart to become in fullness the seed, the children of Mary, for there is the pledge of victory. In the measure that it makes her more and more its mother, is the Legion’s enmity with the powers of evil intensified and victory made more complete. 

“The sacred writings of the Old and New Testaments, as well as venerable tradition, show the role of the Mother of the Saviour in the plan of salvation in an ever clearer light and call our attention to it. The books of the Old Testament describe the history of salvation, by which the coming of Christ into the world was slowly prepared.

The earliest documents, as they are read in the Church and are understood in the light of a further and full revelation, bring the figure of a woman, Mother of the Redeemer, into a gradually clearer light. Considered in this light, she is already prophetically foreshadowed in the promise of victory over the serpent which was given to our first parents after their fall into sin. (cf Gen 3:15)” (LG 55)

4.  MARY OUR MOTHER 

But if we claim the inheritance of children, there must be esteem for the motherhood through which it comes. A third aspect of Legion devotion to Mary is the special honouring of her as our real mother, which in very fact she is.

Mary became the Mother of Christ and our mother when to the Angel’s salutation she pronounced her meek assent, “Here am I, the servant of the Lord, let it be with me according to your word.” (Lk 1:38) That motherhood of hers was proclaimed at the moment when it reached its complete expansion, that is, when Redemption was consummated. Amid the sorrows of Calvary Jesus said to her from the cross: “Woman, here is your son” and to St. John “Here is your mother.” (Jn 19:26-27) Through St. John, these words were addressed to all the elect. Fully co-operating by her consent and sorrows in this spiritual birth of mankind, Mary became in the fullest and most perfect sense our mother.

Truly her children, we must behave as such, and indeed as very little children dependent utterly upon her. We must look to her to feed us, to guide us, to teach us, to cure our ailments, to console us in our griefs, to counsel us in our doubts, to recall us when we wander, so that wholly confided to her care, we may grow to the resemblance of our elder brother, Jesus, and share his mission of combating sin and conquering it.

“Mary is the Mother of the Church not only because she is the Mother of Christ and his most intimate associate in ‘the new economy when the Son of God took a human nature from her, that he might in the mysteries of his flesh free man from sin’ but also because ‘she shines forth to the whole community of the elect as a model of the virtues.’ No human mother can limit her task to the generation of a new man. She must extend it to the function of nourishing and educating her offspring. Just so the Blessed Virgin Mary, after participating in the redeeming sacrifice of the Son, and in such an intimate way as to deserve to be proclaimed by him the mother not only of his disciple John but – may we be allowed to affirm it – of mankind which he in some way represents, now continues to fulfil from heaven her maternal function as the cooperator in the birth and development of divine life in the individual souls of redeemed men. This is a most consoling truth which, by the free consent of God the All-Wise, is an integrating part of the mystery of human salvation, therefore it must be held as faith by all Christians.” (SM) 

5.  LEGIONARY DEVOTION THE ROOT OF THE LEGIONARY APOSTOLATE 

One of the dearest duties of the Legion shall be to show whole-hearted devotion to the Mother of God. It can only do so through its members, so that each one of these is asked to associate himself with it by serious meditation and zealous practice.

If the devotion is to be in real truth a legionary tribute, it must be an essential part of the Legion – as much an obligation of membership as the weekly meeting or active work: all must participate in it in a perfect unity. This is a point of view with which members cannot be too deeply impressed.

But this unity is something most delicate, for each member in a measure controls it, and can mar it. So on each one devolves a solemn trusteeship in the matter. If there is default; if the legionaries are not “living stones . . . built into a spiritual house” (1 Pet 2:5), then is a vital part of the structure of the Legion defective. In measure as the living stones are found in this way wanting, will the Legion system tend more and more to become a ruin, which will not shelter, and hence with difficulty will retain, its children. Still less will it be the home of high and holy qualities, or a starting-point for heroic endeavour.

But with everyone adequately discharging this item of legionary service the Legion will be found possessed of a marvellous unity of mind and purpose and action. This unity is so precious in the sight of God that he has vested it with an irresistible power; so that, if for the individual a true devotion to Mary is a special channel of grace, what shall it bring to an organisation which is persevering with one mind in prayer with her (Acts 1:14) who has received all from God, participating in her spirit; and entering fully into the design of God with regard to the distribution of grace! Shall not such an organisation be filled with the Holy Spirit (Acts 2:4) and shall there not be “many wonders and signs.” (Acts 2:43) 

“The Virgin in the Cenacle, praying in the midst of the apostles and pouring out her heart for them with intensity unspeakable, calls down upon the Church that treasure which will abound in it for ever: the fullness of the Paraclete, the supreme gift of Christ.” (JSE) 

6.  IF MARY WERE BUT KNOWN! 

To the priest struggling almost despairingly in a sea of religious neglect, the following words of Father Faber – taken from his preface to St. Louis-Marie de Montfort’s “True Devotion to Mary” (an abounding source of inspiration to the Legion) – are commended as a preliminary to his consideration of the possible value to him of the Legion. The argument of Father Faber is that Mary is not half enough known or loved, with sad results for souls:- “Devotion to her is low and thin and poor. It has no faith in itself. Hence it is that Jesus is not loved, that heretics are not converted, that the Church is not exalted; that souls, which might be saints, wither and dwindle; that the sacraments are not rightly frequented, or souls enthusiastically evangelised. Jesus is obscured because Mary is kept in the background. Thousands of souls perish because Mary is withheld from them. It is the miserable unworthy shadow which we call our devotion to the Blessed Virgin, that is the cause of all these wants and blights, these evils and omissions and declines. Yet, if we are to believe the revelations of the saints, God is pressing for a greater, a wider, a stronger, quite another devotion to his blessed mother . . . Let a man but try it for himself, and his surprise at the graces it brings with it, and the transformations it causes in his soul, will soon convince him of its otherwise almost incredible efficacy as a means for the salvation of men, and for the coming of the Kingdom of Christ.” 

“To the powerful Virgin it is given to crush the serpent’s head; to souls who are united to her, it is given to overcome sin. In this we must believe with an unshaking faith, with a firm hope.

  God is willing to give us all. All now depends on us, and on thee by whom all is received and treasured up, by whom all is transmitted, O Mother of God! All depends on the union of men with her who receives all from God.” (Gratry) 

7.  BRINGING MARY TO THE WORLD 

If devotion to Mary will work such wonders, then the great purpose must be to bring that instrument to bear, to bring Mary to the world. And how more effectively can this be done than through an apostolic organisation; lay-hence unlimited as to numbers; active-hence penetrating everywhere; loving Mary with all its might, and binding itself to involve the hearts of all others in that love; utilising all its avenues of action to fulfil this purpose.

And so, bearing her name with an inexpressible pride; built as an organisation upon an unbounded and childlike trust in her, to which it gives solidity by planting it in the heart of each individual one of its members: possessing then these members as working parts acting in a perfect harmony of loyalty and discipline-the Legion of Mary does not think it presumption, but rather a right degree of confidence to believe that its system forms, as it were, a mechanism which only requires operating by the hand of authority to compass the world, and which Mary will deign to use as an agency to accomplish her maternal work for souls, and to carry on her perpetual mission of crushing the head of the serpent. 

“‘Whoever does the will of God is my brother, and sister, and mother.’ (Mk 3:35) What a marvel! What an honour! To what a height of glory Jesus elevates us! The women proclaim as most happy her who brought him into the world; but what prevents them from participating in that same maternity? For here the Gospel speaks of a new mode of generation, a new parenthood.” (St. John Chrysostom)

 

 

Continue Reading

The Legion of Mary Today

Published on November 21, 2009 by in Marian Devotion

0

Who is she that comes forth as the morning rising, fair as the moon, bright as the sun, terrible as an army set in battle array? (Song 6:10)

 “The Virgin’s name was Mary.” (Lk I:27)

 “The Legion of Mary! What a perfectly chosen name!” (Pope Pius XI)  

1

NAME AND ORIGIN 

The Legion of Mary is an Association of Catholics who, with the sanction of the Church and under the powerful leadership of Mary Immaculate, Mediatrix of all Graces (who is fair as the moon, bright as the sun, and – to satan and his legionaries – terrible as an army set in battle array), have formed themselves into a Legion for service in the warfare which is perpetually waged by the Church against the world and its evil powers.

“The whole life of men, both individual and social, shows itself to be a struggle, and a dramatic one, between good and evil, between light and darkness.” (GS 13)

The legionaries hope to render themselves worthy of their great heavenly Queen by their loyalty, their virtues, and their courage. The Legion of Mary is therefore organised on the model of an army, principally on that of the army of ancient Rome, the terminology of which is adopted also. But the army and the arms of legionaries of Mary are not of this world.

This army, now so considerable, had the most humble of beginnings. It was not a thought-out organisation. It sprang up spontaneously. There was no premeditation in regard to rules and practices. A suggestion was simply thrown out. An evening was fixed, and a little group came together, unaware that they were to be the instruments of most loving Providence.

Read more: The Legion of Mary Today

Continue Reading

0

Saint John Eudes, forerunner of devotion both to the Sacred Heart and the Immaculate Heart of Mary, was born in 1601, some time after France had been torn apart by the revolt of the Huguenots. The rebels were calmed but relegated to western France by King Henry IV, after he himself returned to the Catholic faith. It was in that region that this young saint spent his childhood, at Argentan in Normandy, and was educated with the Jesuits of Caen.

[…]

Continue Reading

Genesis: Key to the Dogma

Published on July 11, 2009 by in General Mariology

0

If all we have is a vague, fuzzy notion that Adam did something “wrong,” then all we will have is a vague, fuzzy notion that Jesus did something “right.” The less we examine Adam’s fault, the less we will understand the redemption. This is because Jesus came to make satisfaction for the debt Adam incurred by his sin. If we don’t fully understand what the debt entailed, we won’t fully understand what the reparation entailed, and, in particular, Mary’s co-redemption.

Now we know that both Adam and Eve ate the fruit from the tree of the knowledge of good and evil. They were both guilty. Yet there was an order to their sin. One of them sinned first. Based on Genesis, we could easily assume it was Eve. After all, she ate the fruit and then gave it to her husband to eat. But later in Scripture the blame for the Fall is placed solely upon Adam. He was the source of death for the whole human race we are told. Therefore, he had to have been the one who, in some sense, sinned first:

[…]

Continue Reading

0

Continue Reading

0

Continue Reading

Private Revelation: Levels of Approval

Published on June 3, 2009 by in Mariology

0

Continue Reading

0

“Go to Joseph, and do all that he shall say to you” (1) (Gen 41:55)

The original Biblical phrase is applied to the Old Testament figure of the Patriarch Joseph; however, we can apply it to St. Joseph, as did St. Teresa of Avila.

St. Joseph and the Family

St. Joseph is described by Pope John Paul II in his Apostolic Letter,” Guardian of the Redeemer,” as “the Guardian of the Church for these times,” thus augmenting the role of St. Joseph as Patron of Families (2). Today, the family worldwide is under continuous and mounting attack, often resulting in the disintegration of marriage and family life. Christian values are eroded and not passed on to younger generations, leading to the loss of special graces God bestows on families in the sacraments.

The aim of the Apostolate of St. Joseph is to restore holiness within the family through the invocation and patronage of St. Joseph and St. Monica (the patient, prayerful mother of St. Augustine) (3). We implore them to intercede for us at the throne of God (Rev 5:8; 8:3-4) particularly for family members who have strayed from Him.

It is perfectly true that we should pray directly to Jesus for our needs. However, the New Testament and the tradition of the Church have shown us clearly that we may also ask for the intercession of the saints who are part of the eternal family in heaven (cf. Jas 5:16; 1 Tim 2:5; Rev 5:8; 8:3-4). St. Basil says in his liturgy of 373, “By the command of your only-begotten Son we communicate with the memory of your saints … by whose prayers and supplications have mercy upon us all, and deliver us for the sake of your Holy Name” (4).

We invoke St. Joseph, traditionally honored as the Patron Saint of Families. As Protector of the Church, he will care for us as he did Jesus and Mary in his earthly life (Mt 1:19; 2:13-15). The phrase “Go to Joseph.” from Genesis (41:55) refers to the Patriarch Joseph, son of Jacob. St. Teresa of Avila regarded him as a forerunner of St. Joseph, in that he cared for and protected his family and we can see him in the same way (5).

Pope John Paul II wrote, “The patronage of St. Joseph must be invoked as ever necessary for the Church … for her renewed commitment to evangelize in the world and to re-evangelize the lands where religion and the Christian life were formerly flourishing and now put hard to the test” (6). The mission of the Christian is to respond to Jesus’ call to spread his Word throughout the world. The Apostolate aims to do this beginning with our families.

[…]

Continue Reading

Boletin – Espanol – 11 Febrero del 2009

Published on February 11, 2009 by in En Espanol

0

Vox Populi Mariae Mediatrici                                                        En este número
Boletín Internacional de Noticias                                                Ejemplo de Carta Petición al Papa Benedicto XVI Carta de Ánimo para
Volumen XII, No. 1                            313 High Street                           Vox Populi
11 de Febrero del 2009                     Hopedale, OH 43936                ¿Está bien solicitarle al
Fiesta de Nuestra Señora                 USA                                               Santo Padre?
de Lourdes                                           Tel: (749)937-2277                    Conferencia de verano sobre
voxpopuli@voxpopuli.org                                                                       Incluye: ¿Estás temeroso de
www.fifthmariandomga.com                                                                 María Corredentora?

Viene la Paz a Través de Ella

En las últimas semanas he sido contactado por gente Católica y Mariana de diferentes partes del mundo, con el mismo mensaje básico al inicio de este año nuevo 2009: Los tiempos nunca han sido tan difíciles.

Por el Dr. Mark Miravalle
Presidente
Vox Populi Mariae Mediatrici

Haciendo un examen global, vemos sufrimiento sin precedente en casi todos los continentes. En el Medio Oriente, presenciamos los efectos trágicos de guerra y violencia en Irak, Afganistán y ahora, entre Israel y Palestina. En África vemos niveles dramáticos de hambre, enfermedades y muertes relacionadas con el SIDA, y violaciones a los derechos humanos en forma de invasiones militares, raptos y aun esclavitud. En Asia, más de un billón de gentes permanece bajo las ataduras del gobierno comunista chino, que continúa persiguiendo a su propia gente por preferencia religiosa y tamaño de familia. En Latinoamérica, la inestabilidad política amenaza varios países y millones de Católicos se pierden cada año para irse a otras denominaciones Cristianas, sectas religiosa y secularismo genérico. El Occidente enfrenta los males de materialismo, humanismo, secularismo, el desmoronamiento matrimonial y familiar, y un nuevo ataque sin precedentes a la dignidad sagrada de los niños no nacidos, por la recién inaugurada nueva administración en Estados Unidos.

Junto con estas dificultades continentales, el mundo está enfrentando la peor crisis económica de la historia reciente, y aun desastres naturales están golpeando de una manera inusual, de acuerdo a las fuentes internacionales.

En una entrevista al Cardenal Joseph Ratizger hecha en 1984, declaró, que a la luz de las muchas crisis actuales del mundo de hoy -incluyendo la de la fe, la moralidad y la mujer- hay un remedio: “María es el Remedio”. ¡Qué profético fue el futuro Papa Benedicto XVI!

¿Porqué la proclamación de María como Corredentora, Mediadora y Abogada es necesaria en el momento presente de sufrimiento humano sin precedente como nunca antes?

Hoy, como en ninguna otra época, debemos entender en mente y corazón el valor sobrenaturalmente redentor del sufrimiento humano. ¿Qué sería mejor sino el anuncio solemne a la Iglesia y al mundo del ejemplo arquetipo, el perfecto, sin mancha del sufrimiento humano que fue fructífero para la humanidad entera?

¿Debería ser ahora solemnemente definida María Corredentora como un dogma de la Iglesia?

Hagamos una importante distinción entre ‘dogma’ y ‘doctrina’. Actualmente, la enseñanza de la Iglesia de que María es la Corredentora de la raza humana, esta en el magisterio ordinario papal. Juan Pablo II llamó a María la Corredentora en seis ocasiones. El Concilio Vaticano II habló sobre el sufrimiento sin igual de María con Jesús, donde permaneció fielmente con él hasta la cruz, asociando sus sufrimientos con Él en su corazón de madre y “consintiendo amorosamente en la inmolación de la víctima nacida de ella” (Lumen Gentium, 58). Es doctrina oficial de la Iglesia Católica que María compartió de forma sin igual en la redención traída por Jesucristo. Eso es lo que significa “Corredentora”.

Entonces, ¿qué es un dogma? Un dogma es lo que el Beato Pío IX llamó la “perfección de la doctrina” –el más alto pronunciamiento de una verdad doctrinal encontrada en la Escritura y la Tradición. Él, defendió su definición del dogma de la Inmaculada Concepción diciendo, que una definición dogmática perfecciona la doctrina y lleva a su más grande apreciación posible para los fieles Cristianos en el mundo entero.

Algunas personas argumentan que si se define ahora solemnemente la doctrina de María Corredentora, entonces se va a “forzar” a la gente a creerla. No es así, mis amigos, la Iglesia no fuerza nada. Pero si escoges ser Católico, entonces tienes que aceptar ciertas verdades que son correctamente identificadas por la autoridad de la Iglesia como verdades Católicas.

Una de esas doctrinas es, precisamente que María participó de manera única con Jesús en la obra de la redención. Un dogma no fuerza a nadie a creer nada o a cualquier Católico a creer algo nuevo. Más bien, articula exactamente lo que la Iglesia ya enseña al respecto, elevándole a un nuevo nivel de claridad.

Otros quizá digan: “No se debería proclamar el dogma ahora, porque causará controversia”.

Pero ‘controversia’ no es una razón para parar el desarrollo doctrinal auténtico, como lo atestiguan la relación histórica de las grandes controversias sobre la Inmaculada Concepción y su trayectoria para llegar a ser dogma de fe Mariano. El asunto es: ¿Es esta una definición papal sobre la Madre de Jesús que beneficiaría a la Iglesia y al mundo? Y los más de 7 millones de fieles en los últimos 15 años, junto con más de 500 cardenales y obispos, sacerdotes, teólogos, religiosos –y más de 4,500 hermanas contemplativas de Latinoamérica, España y Portugal, que han dado su “sí” ofreciendo oraciones y sacrificios y han mandado su humilde pero fervorosa petición al papa- y aun Nuestra misma Señora a través de apariciones aprobadas eclesiásticamente-implícitamente en Fátima y más explícitamente en lugares como Ámsterdam y Akita- han hablado sobre la proclamación papal de María Corredentora como un prerrequisito absoluto para que venga la paz a este mundo actual tan emproblemado.

El plan de paz profunda para la humanidad viene del cielo así: 1) El papa proclama el dogma de María Corredentora, Mediadora y Abogada; 2) Este dogma, a través del reconocimiento solemne de los títulos y roles de Nuestra Señora, la liberan para ejercer en plenitud estos roles de intercesión por la humanidad, y por tanto inicializando definitivamente el Triunfo del Inmaculado Corazón de María, profetizado en Fátima; 3) El Triunfo trae consigo el premio prometido de paz para el mundo: “Al final, mi Corazón Inmaculado triunfará…y un tiempo de paz será dado al mundo” (Nuestra Señora en Fátima, 13 de Julio de 1917). Definitivamente, la fórmula es simple: Dogma – Triunfo – Paz. ¿Negativamente? “No Dogma, no Triunfo, no Paz”.

Quizá otros digan: “Si no todos están de acuerdo, no debería darse una proclamación dogmática”, Pues bien mis amigos, esa condición eliminaría categóricamente todas las definiciones solemnes. Nunca todos estarán de acuerdo. Equivaldría a decir que si no todos están de acuerdo que Jesús está presente en la Eucaristía, entonces la Iglesia no debió de haberlo definido solemnemente en el Concilio de Trento. No, la Iglesia Católica hace declaraciones en amor y paz para guardar el depósito de la fe guiada por el Espíritu Santo. Algunas veces es la posición de la mayoría en el mundo, en otras –con mayor frecuencia- es la posición de la minoría. Pero Jesús no actúa por mayoría o minoría, Él actúa en la verdad, como nos lo dijo: “la verdad los hará libres” (Jn 8:32).

Fijemos claramente nuestros parámetros teológicos. Jesús es el único Redentor divino. Es el único que puede reconciliar al hombre con Dios, y esto es absolutamente cierto. Pero Dios el Padre estableció que una mujer fuera involucrada en el reestablecimiento de la gracia, así como una mujer lo estuvo en la pérdida de la misma. Aquella mujer fue Eva, esta mujer es María, la “Nueva Eva”.

¿Qué mejor testimonio hay para la dignidad de la mujer –que Dios la amó tanto que la quiso involucrar en la obra humana de la redención- y de la necesidad de cada ser humano de participar en la obra del Redentor divino, que el definir solemnemente que María es la Corredentora con Jesús?

El proclamar a María como la Corredentora, le dice a cada ser humano que su sufrimiento tiene valor sobrenatural cuando está unido al de Cristo, tal y como los sufrimientos de Nuestra Señora en el Calvario. Pero también seamos claros  que lo hizo la Santísima Madre por la Redención y gracia, es muchísimo más que cualquiera de nosotros. No dimos a luz a Jesús, no lo ofrecimos en la Cruz en el Calvario y no recibimos la encomienda de ser la madre espiritual de todos los pueblos como Jesús se lo dijo a María desde la Cruz: “Mujer, he ahí a tu hijo” (Jn 19:25-27).

Aunque Juan Pablo II nos llamó a convertirnos “co-redentores en Cristo”, María es excepcionalmente la Corredentora. María fue concebida inmaculada por lo que pudo ser la perfecta compañera con Jesús en el restablecimiento de la vida para la familia humana.

Entre más decimos “sí” a la verdad de María Corredentora, más decimos “sí” a nuestra propia dignidad de corredentores. ¿Fue justo los sufrimientos de Jesús? No, el es el inocente, pero los hizo redentores. Pero si decimos sí a nuestros sufrimientos (especialmente aquellos de los que no podemos escapar) y “sí” a todo sufrimiento, aunque sea injusto, tu y yo podemos hacer nuestros sufrimientos redentores.

Podemos hacer lo mismo ofreciendo los sufrimientos de hoy, aun los sufrimientos sin precedente del 2009, para la gloria de Dios, la salvación de las almas y por el triunfo del Corazón Inmaculado de María.

Si, necesitamos el dogma de María Corredentora, lo necesitamos desesperadamente.

¿Cuánta más intranquilidad necesitamos ver en los encabezados en todo el mundo antes de que le creamos y digamos: “Está bien, Madre, el dogma, la proclamación del quinto dogma Mariano es lo que es necesario par la paz. Voy hacer mi parte: voy a mandar mi carta al Santo Padre; voy a rezar todos los días por el Santo Padre para que lo proclame; voy a ofrecer mi Misa y Rosario –al menos una parte diaria- por esta intención, para que el Triunfo del Corazón Inmaculado de María venga pronto y podamos tener paz en el mundo a través del remedio celestial, el dogma de María Corredentora”?

Tenemos una promesa: “Al final mi Inmaculado Corazón triunfará… y un tiempo de paz le será dado al mundo entero”.  Cuenta con esa promesa. No pierdas la esperanza, la fe. No pierdas la alegría. Nos hemos preparado para este tiempo de sufrimiento sin paralelo y la podemos hacer. Lo podemos lograr durante el presente camino dificultoso.

Orar diariamente por el dogma. Solicitud al Santo Padre. Permanezcamos en la paz interior de Jesús, y hagamos nuestra parte por conseguir la paz por toda la familia humana.

Orar y trabajar por el dogma y dejemos que nuestros corazones permanezcan pacífica y seguramente abrigado entre el Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María mientras “caminamos a través del fuego”. Hay paz en el camino hacia Ella.

Dr. Mark Miravalle
Profesor de Teología y Mariología
Universidad Franciscana de Steubenville
Presidente
Vox Populi Mariae Mediatrici

“Al final mi Corazón Inmaculado triunfará… y un tiempo de paz será dado al mundo”
Nuestra Señora de Fátima
13 de Julio de 1917

¡Por favor, distribuyan el Panfleto Adjunto:
“¿Tienes miedo de María Corredentora?”
____________________________________________

Junto con este Boletín de Vox Populi estamos incluyendo copia del panfleto: ¿Tienes miedo de María Corredentora?, escrito por el Dr. Mark Miravalle.

Por favor, siéntanse en libertad de reproducir cuantas copias quieras para distribuirlas entre sus respectivas comunidades. Denle una copia a su pastor. Tradúzcanlo a los idiomas de la gente que Uds. sirven.

Contacten las oficinas de Vox Populi Mariae Mediatrici por más copias para distribución (O pueden encontrar  información del contacto en la página frontal de este Boletín).

O también visiten la página:

WWW.FIFTHMARIANDOGMA.COM

Pongan el mouse sobre Recursos – Materiales para Distribución
y bajen copia para imprimir cuantas quieran.

Este panfleto está disponible en Inglés y en Español.

Continue Reading

0

 

Prayer of the Lady of All Nations from Mother of All Peoples on Vimeo.

Continue Reading

The Coredemptive Offering

Published on February 2, 2008 by in General Mariology

0

The episode of the presentation of Jesus in the temple brings an essential complement to the revelation of the mission entrusted to the child and to the cooperation requested on the part of Mary. At the moment of the Annunciation the angel had described Jesus as the Messiah destined to inaugurate a reign that would have no end. He had said nothing about the way by which the messianic kingdom would be established, that of the redemptive sacrifice. Mary had to be enlightened regarding this sorrowful fact because she was responsible as mother to prepare her son for his mission.

The occasion chosen from on high in order to provide her this light is an act of offering and ransom. As the firstborn son Jesus had to be ransomed (or redeemed). For Mary it would have been enough to pay a sum of money to a priest, but she wanted to go to the temple to offer her child, to give to this rite of ransoming its full meaning. Accompanied by Joseph, she goes to present Jesus. It is at this moment that the old man Simeon appears, who, under the inspiration of the Holy Spirit, confirms to her the messianic destiny of Jesus and situates it in a universal perspective: the child is not only Messiah for Israel, but a light destined to enlighten all the nations and salvation for all peoples. Nonetheless, this future, which is a source of joy, involves a darker aspect: the contradictions which the Savior will meet and which will rebound upon his mother. Mary is expressly warned that her soul will be pierced with a sword. Even if the kind of trial is not further specified, this is a sufficiently clear indication of a cruel suffering.

When, after this prophecy, Mary carries out the formalities of the ransom of the child, she understands that the price to be paid is very high and that her motherly heart will be torn by an overwhelming trial. The offering of her son engages her in a drama which will strike her in her deepest affections. But she doesn’t hesitate even an instant before this commitment. Mary accepts the sorrowful route, as she had accepted the motherhood which heaven had assigned her. She offers her full consent to the prophecy of Simeon, as she had dune at the announcement of the angel. She enters deliberately onto the path of a sacrifice which will come about much later, but the divine revelation given by the old man invites her to welcome it right now,

The announcement of Simeon to Mary is not limited to foretelling a painful event. It also sheds light on the redemptive intent of the trial in the divine plan. The contradiction which the child will have to undergo will have as its consequence to “reveal the intimate thoughts of many hearts,” causing “the fall and the rise of many in Israel.”

The sword which will pierce the soul of Mary belongs to this drama, thus associating the mother with the redemptive work which is necessary to assure the “rising” or resurrection of many. The offering which Mary makes of her son hence assumes an essentially salvific meaning.

It can be described as a coredemptive offering because it consists not in a work of which Mary would be the author, but in the redemptive work of Christ. It is true that Mary is the first to make the offering of the redemptive sacrifice, by way of a motherly offering which anticipates by more than thirty years the priestly offering of Calvary. But her motherly offering is intended only as a commitment to the sacrifice of Jesus, an association in the work of which the Savior is the supreme author.

It is at the moment of the presentation in the temple that Mary’s coredemptive role is inaugurated. The title of Coredemptrix has been the object of discussions, but it expresses well the cooperation of Mary in the redemptive work of her son. Far from suggesting an equality, it indicates the subordination of the activity of the mother to that of the son. Jesus is the Redeemer and his mother is associated in his work not as Redemptrix (or female Redeemer) but as Coredemptrix (or Coredeemer).

All the same, this subordination does not impede Mary from preceding her son in the offering of the redemptive sacrifice. The offering which Mary makes, pledging all of her love, forms a first development of the Coredemption.

This article published in L’Osservatore Romano, February 2, 1996, p. 4.

Continue Reading

0

The following is a review of Pullman’s trilogy by two Catholic educators, Susan Tenbusch and Mary Teresa Tenbusch, posted here with their permission. The authors encourage readers, if they so wish, to copy and spread their review.

The His Dark Materials trilogy by Philip Pullman is an award-winning fantasy series (theo-fiction, a genre mixing theology and fiction) for grade-school children, has been made into a movie, which was released on December 7. (A question apparently remains as to whether or not God will be mentioned in the movie version, even though he is central to the theme of the books.)

In the His Dark Materials trilogy, the girl, Lyra (raised as an orphan), leaves the Oxford of her universe on a journey to reach her father and to locate kidnapped children. In another universe, inhabited by consciousness-eating beings (SK, p. 215) (Editor’s Note 1), she meets Will (raised by his mother who suffers from mental illness), a boy from our universe, who is intent on finding his missing father. At this point, Lyra is interested in “Dust,” which is identified, among other things, with dark matter (SK, p. 91) or elementary particles (GC, p. 371-372) (Editor’s Note 2), but which is also described as matter that is “conscious” (AS, pp. 31-32, 222) (Editor’s Note 3) and able to communicate with human beings (AS, pp. 370, 440), and even portrayed as associated with original sin (AS, p. 223).

In contrast to the Catholic belief that children are afflicted with original sin at the moment they come into existence (Rom 5:12) and that they are able to commit personal sins as soon they reach the age of reason, in this trilogy, original sin appears to be linked to puberty and sexuality. At puberty, “dæmons” (the concretizations of souls, generally as the opposite sex (GC, p. 77)) bring impure thoughts (GC, p. 284), a state of experience replaces one of innocence (GC, p. 373), and “Dust,” proof of original sin that can be perceived by the senses (GC, p. 371), settles on people in a significant amount (GC, p. 375). By dividing souls from bodies, “Dust” (in this context, seemingly synonymous with original sin) can no longer dominate human life (GC, p. 375).

After various adventures, separations and reunions, the two children set out for a realm reminiscent of the underworld of Greek mythology, from which they free all the ghosts of those who have died by leading them out to where they will blend with the rest of the universe (AS, p. 364). In the trilogy, Lyra, in fact, is touted as another Eve, in that she will be tempted (AS, p. 68) and be responsible for a choice with definitive and universal ramifications (AS, p. 66). Apparently the temptation Lyra must overcome is that of remaining with Will to the detriment of the various universes, whose passages to other worlds must be closed for their proper restoration (AS, pp. 484, 491-492).

Meanwhile, a great war is being waged. Lyra’s mother, Mrs. Coulter, for motives of power, is connected with a Church (caricatured) organization engaged in cutting souls (dæmons) away from bodies (GC, pp. 282-284, 374-375), ostensibly to prevent sin. (Although, in the trilogy, souls can be killed (AS, p. 467), this procedure only results in creatures that can only be described as the living dead (GC, p. 375).) Lyra’s father, Lord Asriel, is interested in this procedure on account of the tremendous amount of energy released in the process, which he uses to transport himself into another universe (GC, pp. 375-376, 393). He is busy preparing a revolt against God (AS, pp. 210-211), the first being to coalesce from “Dust” (AS, pp. 31-32), and against his “regent” (AS, pp. 31-32, 399), who, in turn is seeking to acquire Will’s ability to create openings between universes. To add to the suspense, in this story, the Church sends out a priest to murder Lyra before she is tempted (AS, p. 71).

At the end of the trilogy, Lord Asriel and Mrs. Coulter throw themselves into a pit taking the “regent” with them (AS, p. 409), the priest determined to kill Lyra falls fatally into a small canyon trying to kill an angel (AS, p. 469), and Lyra and Will return to their own worlds, leaving angels to close all the passages to other worlds except the one to that of the dead (AS, p. 494).

A fictitious version of the Church plays a central and negative role in this trilogy. In Lyra’s world (a universe parallel to our own), the Church has a different history: in the past, a character called Pope John Calvin moved to Geneva to establish a totalitarian regime. The papacy died with him, only to be replaced by a magisterium composed of “councils,” “courts,” and “colleges” (GC, p. 30). It is even possible that the Church may disappear altogether in its fight against what it perceives as evil (AS, 71).

Present and accounted for, in the His Dark Materials trilogy, and presented with the prevalent inattention to the full range of historical facts available to the serious student of history, are the “usual suspects” that occupy such a prominent place in much anti-Catholic literature. The Inquisition is mentioned (GC, p. 127), and the Church in Lyra’s world practices torture (SK, pp. 38-39; AS, pp. 70-74), sentences people to death (SK, p. 46), considers unproved scientific claims (in the context of this trilogy) to be heresy (GC, pp. 30-31), and rewards scientific discovery with excommunication (GC, p. 376). It would appear that the Galileo case, in which theologians, philosophers and a scientist all overstepped the bounds of their respective fields, and which was definitively put to rest by Pope John Paul II in 1992 (1), has been disinterred yet again. Likewise, it would seem that the Black Legend which exaggerated the facts and figures of the Spanish Inquisition, and was so often embellished in the past for motives either political (denouncing Spanish rule) or religious (promoting novel ideas by positing an imaginary underground church apart from the Catholic Church in earlier centuries), has been exploited again. It is worth recalling that on March 12, 2000, John Paul II asked, among others, Cardinal Ratzinger, then Prefect of the Congregation for the Doctrine of the Faith (what was formerly called the Holy Office and in charge of the Roman phase of the Inquisition), to apologize during a Lenten penitential ceremony for past sins committed in the name of faith and morals, which he, in fact, did (2).

The Church in the trilogy not only appears in an evil light, it acts in a manner directly opposed to authentic Catholic teaching (GC, p. 373; SK, p. 38; AS, pp. 68-69), practices divination (AS, p. 69), and teaches erroneous doctrines (GC, p. 373; AS, pp. 71-72, 464, 469, 491). Among the latter are found, for example, the novel concepts of “preemptive penance” and “preemptive absolution,” involving doing a certain amount of mortification (e.g. flagellation) and receiving pardon in advance for the purpose of committing a sin later in good conscience (AS, pp. 71-72).

The Church is further portrayed as obsessed with sin, to the point of sanctioning an operation to separate people’s souls (dæmons) from their bodies to prevent original sin (GC, p. 375), and as antagonistic to human sexuality, to the extent of promoting the mutilation of children (SK, p. 50). In the parallel world, the clergy are willing to sacrifice the existence of the Church to rid the world of sin (AS, p. 71). An ex-nun of the Catholic Church is, in fact, presented in a positive light for turning her back on her faith and rejecting her vow of chastity (SK, pp. 91, 249; AS, pp. 441-447).

The trilogy not only presents the Church in an unfavorable light, it is based on a doctrine which is not Christian. Many of the concepts in the His Dark Materials trilogy by Philip Pullman are shared with the “New Age” movement. According to the Vatican document, Jesus Christ, The Bearer of the Water of Life, explicitly addressing the New Age Movement, some features of this movement are the rejection of a personal God (3) and the acceptance, at least implicitly, of pantheism (4); a focus on mediating spirits apart from God (5); the discarding of institutional religion (6) in favor of Gnosticism (7) and Eastern religions (8); and a “spirituality” encompassing elements from all religions (9). The document warns that many of the movements behind the New Age Movement are frankly anti-Christian (10), and that the idea of the philosopher, Nietzsche, namely, that Christianity stunts human development, has gained credence (11). The Vatican adds that the New Age Movement seeks to overcome what it calls “dualism,” ignoring the real distinction between the Creator and creation, between man and nature, between spirit and matter (12), and also speaking of an androgyny both in the entirety of creation (13) and within every person (14). The universe is composed of interrelated entities (15) and is replete with cosmic energies (16).

In the His Dark Materials trilogy, “Dust,” of which all things are said to be composed, describes itself both as spirit and as matter, because there is no real distinction between the two (SK, p. 249). Everything is living (AS, p. 449). This identification of matter and spirit, the inert and the living, is a feature of pantheism, the philosophical system mentioned above as characteristic of the New Age movement. In the pantheistic system of thought, the universe and God (an uncreated but, obviously, an impersonal being) are one, existing and acting by necessity (being unable to do otherwise), and constantly evolving (from unconsciousness toward consciousness). In the pantheistic system, in fact, all is one: truth is the same as falsity, good is the same as evil. The dictates of conscience, beliefs that certain things are true, perceptions of freedom, and impressions of individuality or personality are declared illusory (a statement, however, that cannot legitimately be made within this system of thought, since it invokes the distinction between truth and falsity).

As can be expected in an essentially pantheistic worldview (or even a completely materialistic one), the universes of the trilogy are subject to fate (GC, p. 310). If things are the way there are of necessity, or if all can be reduced to matter and material (physical, chemical, etc.) processes, there is no place for free will, no reward of goodness and no punishment of evil. Furthermore, there is no room for an afterlife, because nothing spiritual survives the body.

As a result, in the trilogy, although, incomprehensible as it may be, the dead have congregated in a sort of netherworld, or “prison camp” created by God (AS, p. 33), this situation is only temporary. Heaven is an illusion (AS, p. 33), and Lyra and Will meet a number of disillusioned ghosts in the netherworld including a martyr who considers it unfair that both the good, who have foregone the pleasures of this world or even given up their lives, and the evil end up in the same place (AS, p. 320). This martyr believes blending with the material universe is her true destiny and looks forward to it (AS, p. 320). The ghosts that Lyra and Will lead out of the netherworld also literally become one with nature in a cosmic form of recycling (AS, p. 364). There is no room in these books for the immaterial, and, therefore, incorruptible, soul wished by a loving God to be reunited with its resurrected body in eternal life with him, in whom it finds its own fulfillment (17) (Gen 2:7, Jas 2:26, Gal 5:17, Job 19:26, 1 Cor 15:12-58, Jn 6:40, 14:2-3, 1 Cor 13:10). Likewise, there is no room for a just God (Rev 15:3), who, because of his own goodness and mercy (Ps 79:9, 107:1), respects human freedom (Sir 17:1-15, Dt 30:15-20, Ezek 18:21-32), without which there is no sense in reward or punishment, and binds himself both to treat those in this life with forbearance (2 Pet 3:9) and to reward goodness and punish evil in the next (Heb 11:6).

St. Thomas Aquinas holds that to have knowledge of a material thing is to possess the thing in an immaterial way, for to possess it in a material way would be in some way to become it (18). Since the activity of the intellect, a faculty of the soul, is immaterial, Aquinas holds that the soul itself must be immaterial, therefore incorruptible, and therefore immortal (19). The fact that the intellect can comprehend things that are not material (e.g. imaginary numbers in mathematics, abstract and universal concepts, necessarily true judgments, etc.) further indicates that its nature is itself immaterial. Likewise, the intellect’s capacity to be present to itself (unimpeded by extension and quantity) in reflection, awareness of itself as knowing, also gives evidence of its immateriality. Although the senses supply a physical brain with their sensations and sensual representations, out of which the intellect forms ideas, the senses and brain are conditions, not the causes of thought (20). (Indeed, brain cells do not function if deprived of a life principle.) After denying the existence of an immaterial intellect, and identifying thought with only the mechanical processes of sensation and the physical changes within the brain, a person cannot logically pass beyond the realm of the sensual, either to posit an external world or to form concepts, make judgments, and perform reasoning, all of which require abstraction (the passage from the particular data of the senses to a universal idea, e.g. the eye’s perception of an object’s being red to the mind’s idea of redness).

Aquinas, furthermore, writes that man acts freely (not through instinct or fate). Human reason is able to follow opposite courses in contingent (able to be or not to be or to be otherwise) matters, and the human will may, thus, be inclined to various things. Man can be said to judge freely, through a mental act of comparison, what should be sought or avoided in particular instances, and in following this judgment can be described as acting freely (21). Free will is, thus, a capacity of the immaterial soul, and of the spiritual order, and is, therefore, not governed by physical laws. It is valuable to realize that by simultaneously acknowledging that individuals have an awareness of personal free will and declaring that this awareness is an illusion, pantheism makes a distinction between the world of thought and the world of actual existence, a distinction that cannot be made by a philosophy holding that all is one and the same.

The Christian knows that all creation is under the direction of Divine Providence, but also knows that God wishes to direct the rest of creation through man (Gen 1:27-28) (22), and man through his own reason and his own free choice in accordance with his knowledge of the eternal law (Divine Providence) inscribed in his own being (23). Rather than eliminating human freedom, Divine Providence guarantees it, for by not acting in accordance with God’s plan, man acts against his own nature as a person, thereby damaging himself and enslaving himself to his “lower” instincts, emotions, and desires, instead of governing himself by his “higher” reason.

Inexplicably, in the trilogy, Lyra is described as possessing free will, and in fact, having it to a remarkable degree (GC, p. 310).

It is worth reemphasizing that a world without a Creator and governed by fate leaves no room for good and evil. If there is no freedom, there can be no good or evil, since good is defined in the dictionary as “as it should be” (24), and evil is a lack of goodness. In a fatalistic universe, there is no “should be,” since nothing can be other than it is.

Incoherently, in this trilogy, a notion of good and evil still exists, albeit a reductionist notion. A character portrayed as enlightened acknowledges neither absolute goodness (God) nor forces of evil (devils). Likewise, she holds that human beings are neither good nor evil personally, but only their actions can be so classified, insofar as they “help” or “hurt” others (AS, p. 447). It is useful to note that the very notion of “should be” essential to the concept of a “good” action indicates an objective standard to be met. C.S. Lewis calls it the “Rule of Decent Behaviour” (25); it is also known as Natural Law, the law which man does not create, finding it already inscribed within him by his Creator, but feels compelled to obey (Rom 1:18-32, 2:14-5) (26). Refuting the notion that actions do not affect the actor, John Paul II stresses that man not only participates in God’s eternal law, his Providence, by directing each of his actions in accordance with the natural law (and in accordance with God’s revealed law, e.g. his commandments), he also chooses his end in life, directing himself toward the true good, namely God, and increasing true goodness within himself (27), thereby perfecting himself as a human person, almost as an artist molds raw material (28). In choosing to perform an objectively evil action, he turns away from the true good, away from God as his final end, and injures himself as a person. Each and every human (deliberate) action is not only the manifestation of the goodness or evil of its performer it is also a cause of that goodness or evil (Mt 15:18-20, Rev 14:13) (29). An attempt to divide the performer’s goodness or lack of goodness as a person from the goodness or evil of his actions is to endeavor to disconnect completely his action from his being and nature, and to detach the deeds of his body from the direction of his soul, thus striking at his integrity as a person and moral agent (Jas 2:8-11) (30).

What, in fact, seems to remain as an ethical theory in the His Dark Materials trilogy is the “teleologism” against which John Paul II explicitly warns (31): a moral perspective in which the end justifies the means, in which the actor and his good intentions are separated from his concrete actions. Such teleologism is based on the idea that the moral “rightness” or “wrongness of an action is determined by weighing against each other the apparent goods and evils which will result from it and the corresponding values to be respected.” Against such an untenable view of morality, John Paul II places the teaching of St. Thomas Aquinas and reaffirms that certain actions are always evil by virtue of their object, regardless of the intention of their performer or any circumstances in which he is placed, and are, therefore, never morally permissible (32). Intention and circumstances can sometimes make an action evil but can never make an objectively evil act good (1 Jn 5:16-17, 1 Cor 6:9-10, Rom 3:2, Dt 31:21, 2 Mac 6:18-31). It is worthwhile to observe that the very fact that one can judge one’s own intention to be good or evil implies there is something other than a purely subjective criterion to be met.

In Jesus Christ the Bearer of the Water of Life, it is explicitly noted that in the New Age Movement, a nebulous sense of cosmic duty dislodges a sense of accountability to God. With no accountability, there is no sin, and no need for salvation (33). Human beings become the ultimate source of good and evil. Furthermore, in the New Age Movement, ethical questions ultimately tend to be resolved by what “feels” right (34). This is the relativism against which Benedict XVI warns (35). Indeed, in the trilogy, although there is a figure replacing God, there is none to replace Christ.

As can be foreseen, therefore, the concept of goodness presented in the trilogy is unrecognizable to the Christian reader. Indeed, because of the inconsistent conceptions of morality upon which this trilogy is founded, evil is not infrequently presented as good. Lyra, the heroine of the work, lies habitually (GC, pp. 38, 83, 93, 100; SK, p. 83; AS, p. 169), apparently disobeys those in authority (GC, p. 69), steals (GC, p. 36), wishes to kill her father (GC, p. 397), engages in impure activities (AS, pp. 466, 499), is seriously involved in divination (GC, pp. 150, 174; SK, p. 91), and is also known for the emptiness of her contrition (GC, p. 51). She is, however, described as innocent (GC, p. 176), and another character in the work sets Lyra up as a standard of goodness (SK, p. 216).

The occult has a positive role in the His Dark Materials trilogy. Various forms of divination, the seeking of knowledge not from nature, reasoning or God (in prayer) but, therefore, logically speaking, from the devil, are practiced. The ex-nun consults the “I Ching” (AS, p. 429). An Englishman is known as a shaman (SK, p. 212) and seeks esoteric knowledge (SK, p. 214). Other knowledge is to be derived from dreams (AS, p. 429) and trancelike states (GC, pp. 150-51, 174; SK, pp. 91, 215). Interestingly, the document, Jesus Christ, The Bearer of the Water of Life, explicitly mentions witchcraft (36), the I Ching (37), Shamanism (38), esotericism (39), and states of altered consciousness (40) as elements of the New Age Movement.

A reductionist view of human sexuality is also put forward as the only view of sexuality in the His Dark Materials trilogy. Love in the trilogy has nothing to do with the virtue of charity, wishing the good of the beloved, but is reduced to unbridled physical attraction and mutual pleasure (AS, p. 444). Since, in practice, spirit is generally reduced to matter in these books, love is essentially reduced to the bodily and material order, to lust (AS, pp. 439, 466, 497). The child, Will describes his love for the child, Lyra, as an interest in her physical composition. Indeed, he compares his love for her to his love for things (AS, p. 497), a betrayal of his perception of her as an object of pleasure instead of as a person to be treated with respect, a point of view against which John Paul II explicitly warns as greatly detrimental to both persons affected by it (41). In this trilogy, adultery is acceptable (GC, pp. 122, 396), and fornication, in fact, seems to be on an equal footing with marriage (GC, p. 314), in which unfaithfulness of heart is not considered reprehensible (AS, p. 508). The sexuality of children (about 12 years old) is a topic treated in depth (AS, pp. 444, 447, 466, 481, 499), and some of the passages are explicit enough to be an occasion of sin for young readers. There is even a hint of sadomasochism (GC, p. 396). John Paul II has repeatedly decried the impoverishment of human sexuality by the reduction of its meaning to the assuaging of concupiscence and the use of another person as the means to personal pleasure (Mt 5:27) (42). He, in contrast, presents human sexuality as a place in which the expression of love in the total gift of self is possible within the marriage covenant (Eph 5:21-33, Gen 2:23-24, Mt 19:3-9, Heb 13:4) (43). Outside of marriage, he repeatedly warns, the marital act offends, not only against goodness, but against truth and authentic love (44), containing within itself a lie: the partners’ self-donation is incomplete and it is no longer an expression of self-giving for life. John Paul II notes that true love between spouses requires the union of all aspects of the person, body and soul (45). It is not surprising that, not only true love, but also true friendship is a scarce commodity in this trilogy, since chastity is the basis of all friendship (46).

Significant violence is also present in the His Dark Materials trilogy. Lyra’s father kills her friend, the child, Roger (GC, p. 397); the girl, Lyra, wishes to kill her father (GC, p. 397); children come after other children with the intention of killing them (SK, pp. 229-230); children are engaged in lethal self-defense against adults one is to presume are willing to kill them (SK, pp. 6-7; AS, p. 161), etc.

In these books, euthanasia is presented as acceptable, whether it be the murder of a suffering person (SK, pp. 39-40), or suicide to avoid personal suffering (SK, pp. 188-189). This is a great distance from the Catholic teaching so beautifully expressed by John Paul II that, due to the Cross of Christ, even suffering has meaning and value, and that, in a mysterious way, God in his overflowing love and power, enables human persons to make their small contribution to redemption (their own and others’) by uniting their sufferings to Christ’s own sufferings within his Mystical Body (1 Cor 12:27, Col 1:24), thus allowing good to be drawn out of evil (Rom 8:28) (47). John Paul II, in fact, sees suffering as having the practice of charity, both in the sufferer and in those surrounding him, as its particular goal (48), a great distance from the worldview of His Dark Materials.

Lastly, in a materialistic or a pantheistic philosophy, there is no reason to show particular respect for the human body, which, in Christian belief, forms a composite with the soul as the human person created in God’s image and likeness (Gen 1:27), redeemed by the Word made flesh (Jn 1:14), constituted a temple of the Holy Spirit (1 Cor 6:19), and called to future resurrection (1 Cor 15:12-58). In a materialist perspective, the body is only a complex of organs and physical mechanisms, ultimately doomed to decay. In a pantheistic philosophy it is absorbed in the whole. In the trilogy, therefore, children desecrate graves (GC, pp. 49-50), and, as would seem inevitable, a talking bear decides to feast upon the dead body of his human friend (AS, pp. 42-43).

Although borrowing Judeo-Christian terminology, the theology on which this series is based has nothing to do with the Judeo-Christian tradition. The undiscerning reader may, nonetheless, believe it is Catholic.

In the His Dark Materials trilogy, in contrast to the true God, the uncreated Being and uncaused Cause of all created being (Ex 3:14; Gen 1:1; 2 Mac 7:28; Jn 1:3; Acts 17:28; Col 1:16-17), goodness itself and the source of all goodness (Mk 10:18; Gen 1:31), whose existence can be known by human reason (Ps 14:1; Rom 1:18-23), the being called God in this trilogy is not the Creator but the first angel to be made of “Dust” and the ruler of the Kingdom of Heaven (AS, pp. 31-32). Although there may have been a Creator, the characters of this trilogy are in ignorance on the point (AS, p. 210). According to a reading of Genesis 3 in this work, the God of this trilogy may even be evil (GC, p. 373). Witches in the trilogy have different gods (and goddesses) altogether (SK, pp. 39, 45). Furthermore, although the being called God in this trilogy is the ruler of the Kingdom of Heaven, Metatron, a being identified with the man, Enoch, of Genesis 5 (AS, p. 399), an entity of great intelligence, cruelty and even lasciviousness (AS, p. 30, 399), is the “regent” of the Kingdom of Heaven.

In turn, to the Catholic eye, the angels of the His Dark Materials trilogy are unrecognizable as such. In opposition to the holy spirits revered by Jews and Catholics for centuries, the angels of this trilogy are spiritual yet material (SK, p. 47; AS, pp. 11-12, 28-29, 34, 467-468), can experience fear and be ashamed (AS, pp. 29, 161, 466), can suffer and die (AS, pp. 62-63, 466-469) or be killed by a human being (AS, pp. 28-30), are weaker than human beings (AS, p. 11) and less knowledgeable about the material world (AS, p. 31). Even more remarkably, angels in the work are male or female (SK, p. 139) and appear to have homosexual tendencies (AS, pp. 26, 62-63, 469). Some angels in the trilogy, though not all, were once human beings (AS, pp. 16-17, 33), and these in particular are still enslaved by sensual desire (AS, p. 399).

Not only have God and his angels passed beyond recognition in these books, the Kingdom of Heaven has become something against which man should wage war. The Vatican document, Jesus Christ, The Bearer of the Water of Life, cautions that in the New Age movement, humanity exalts itself at the expense of God (49). What is called the “Kingdom of Heaven” in this trilogy shares nothing in common with the Kingdom of Heaven known to Christians to be already among us (Lk 11:20) and even within us (Lk 17:21), but only reaching its complete fulfillment at the end of the world (Mt 25:31-46; 1 Cor 15:22-28). The trilogy portrays the Kingdom of Heaven as a tyrannical regime and attacks the Church, in truth given the keys to the Kingdom of Heaven by Christ (Mt 16:19, 18:18), as an oppressive force. God himself, who alone makes Heaven Heaven and who alone can satisfy the human person, is presented as the enemy of mankind.

It is, therefore, not surprising that the father of the child, Lyra, Lord Asriel, and his companions are attacking the Kingdom of Heaven, to create a world order in which the Church and earthly monarchies have no place, in short, to create a “republic,” instead of a kingdom, of heaven (AS, p. 211). To attempt to form such a republic is to put humanity on an equal footing with God, or even to reject God in order to aggrandize humanity. This is, in short, to make the mistake of Adam and Eve, who believed the lie of Satan that they would be “like God” (Who is good) by choosing evil (Gen 3:5), and who, although creatures utterly dependent upon God for their very existence and nature, set themselves up against their Creator as the sole arbiters of good and evil (50). It is imperative to recall that it is impossible to choose evil, to exceed the limit insuperable for a creature, to disregard the truth inscribed in one’s own being, and still to remain free (51). In fact, in the choice of evil, the rejection of God’s wisdom as the origin of the moral order (52), a person injures his very self, the self protected by that very moral order he is rejecting, and becomes a slave of sin (Jn 8:34-36; 2 Pet 2:19). In fact, it is precisely on account of original sin and its aftermath that no utopia can ever exist on earth.

Another important fact overlooked in the trilogy is the Catholic belief that God himself wills that we be divinized (1 Cor 6:17, 2 Pet 1:4), that we be like him (1 Jn 3:2). As St. John of the Cross explains, divinized souls come to possess by participation what God does by nature (53), since they have given themselves entirely to him, through cooperation with grace in the moral life, and he to them, in love.

In short, the requirements for theo-fiction are apparently less stringent than those for science fiction or historical fiction: in science fiction and historical fiction, readers expect accurate science and history at the basis of the fiction.

A last subject requiring treatment in the His Dark Materials trilogy are the scientific theories at its roots. In this trilogy, human decision is raised to the level of creation/annihilation: through the making of one particular decision, all other possible decisions cease to exist within that universe (AS, p. 13). Parallel universes, however, do exist for each of these other possible decisions: what did not occur in one universe, but might have, in fact did happen in another (GC, pp. 376-377).

Scientifically speaking, therefore, it would seem that the His Dark Materials trilogy grounds itself in multiworld theories. The use of these theories here is founded upon a misapplication of the Heisenberg Uncertainty (Indeterminacy) Principle of quantum physics, a principle stating, in one form, that it is impossible simultaneously to determine the exact momentum and position of a particle, and, in its other form, that it is impossible simultaneously to determine its exact energy and time interval, due to the fact that an act of observation affects the system being observed. Some scientists, however, attribute their own problem of measurement to the thing measured, claiming, employing equivocation, that uncertainty (indeterminateness) no longer describes their mental state but is, in fact, an essential characteristic of the thing measured (54). To continue, the results of an initial act of observation are then translated into a probability function, predicting the likelihood of finding the thing observed at a given point at a later time, and describing the whole ensemble of possible outcomes. Scientists supporting the equivocal interpretation of the Heisenberg Uncertainty Principle claim that only with a second measurement does the “possible” become “actual,” declaring that the thing being observed does not have being, but only a possibility for being, until it is observed. Erwin Schrödinger, the physicist who developed the Y-function expressing probabilities relative to the motion of sub-atomic particles, himself notes the absurdity of such a position. He gives the example of a cat in a box to be killed by the release of a poison triggered by the radioactive decay of an atom, the measurement of which is subject to the Heisenberg Uncertainty Principle. At a given moment, the cat is either alive or dead, regardless of its description as simultaneously alive and dead by the Y-function, and apart from its observation by scientists (55).

In multiworld theories, when the misinterpretation of the Heisenberg Uncertainty Principle just described is applied, not only to microscopic entities, but to the entire universe, the process of observation, in keeping with the above interpretation, is said to make the universe split into a sufficient number of copies of itself to take into account all of the possible outcomes of the observation. In short, there are as many worlds as observers, and each observer makes his own reality. In truth, though, philosophically speaking, if there were a world for every observer, the result is would be what is called, “solipsism,” the inability to get outside one’s own head. Scientifically speaking, if the physical world could not be known to have real existence, experimentation and observation, essential to science itself, would be meaningless pursuits (56). One set of theories linked with multiworld theory is the group of inflationary theories of cosmology, theories holding that the universe arose as a quantum fluctuation. In these inflationary theories, for a brief initial period, the universe (or part of it) passed through a phase of rapid expansion, after which it evolved as explained by the big bang.

At least in part, inflationary theories were proposed as an attempt to dispose of the need for initial conditions (criteria that must be met for the universe to evolve in the way it has). Some cosmologists believe that by getting rid of initial conditions, they get rid of a Creator as well. In reality, however, such an attempt is futile. Firstly, it is not within the competence of science to decide for or against the existence of God, because science is limited to the realm of that which is perceptible by the senses, to that which is measurable. Secondly, specificity, that which these cosmologists wish to escape, still remains in the universe, in, for example, Planck’s quantum (a feature of the Heisenberg Uncertainty Principle) (57), and specificity, which is perceived by science, is a point of departure for philosophy, which sees in it one reflection of the contingency (ability to be or not to be or to be other than it is) of the universe, which, in turn points to a necessary being upon which its existence depends, namely, God. This proof of the existence of God, it must be stressed, is not a theory having as its basis that which the present state of the development of physical science cannot yet explain, but is, on the contrary, a philosophical demonstration standing apart from physical science.

It is important to observe that chance can be invoked as the cause of the universe neither by scientists nor by philosophers. It cannot be invoked by scientists, because absolute chaos cannot be studied by a branch of knowledge whose very existence depends on the presence of a certain regularity and specificity (58), and it cannot be invoked by philosophers, because something can only be attributed to chance (and calculations of probability can only be made concerning it) if a factor apart from chance is acknowledged to have prior existence and a certain uniformity of action (59).

String theory also is linked with multiworld theory. In string theory, the various subatomic particles are held to be vibrations of microscopic strings. The mathematics on which string theory is based uses a multi-dimensional manifold. It, like the inflationary theories, is remarkable for its specificity (60).

In conclusion, it is worth recalling that the His Dark Materials trilogy is found in the juvenile section of the local library, and its audience is children in grade school. Pope Benedict XVI, wisely noting that the media have a powerful effect on children in their formative years, has explicitly requested that children be exposed to excellence in literature that advances the values of the human person and the human family and promotes the achievement of the authentic ends of human life (61).

Notes

(Editor’s notes 1, 2, 3) For ease of reading, the following abbreviations will be used:

GC=Pullman, Philip. His Dark Materials, Book 1: The Golden Compass. A Yearling Book. New York: Random House Children’s Books, 1995;

SK=Pullman, Philip. His Dark Materials, Book 2: The Subtle Knife. A Yearling Book. New York: Random House Children’s Books, 1997;

AS=Pullman, Philip. His Dark Materials, Book 3: The Amber Spyglass. New York: Alfred A. Knopf, 2000.

(1) John Paul II, Discourse to the Participants of the Plenary Session of the Pontifical Academy of Sciences (October 31, 1992).

(2) Joseph Cardinal Ratzinger, Universal Prayer: Confession of Sins and Asking for Forgiveness (March 12, 2000).

(3) Pontifical Council for Culture and Pontifical Council for Interreligious Dialogue, Jesus Christ, The Bearer of the Water of Life: A Christian Reflection on the “New Age” (Boston: Pauline Books & Media, 2003), p. 13.

(4) Ibid., p. 35.

(5) Ibid., pp. 28, 40.

(6) Ibid., p. 20.

(7) Ibid., p. 13.

(8) Ibid., p. 24.

(9) Ibid., p. 34.

(10) Ibid., p. 84.

(11) Ibid., p. 41.

(12) Ibid., p. 32. Dualism, strictly speaking, has its roots in the non-Christian system of thought, Manichæism, and proposes two equal but opposing principles in the universe, one good and one evil, often considering only what is spiritual to be good and connecting what is material with evil.

(13) Ibid., p. 47.

(14) Ibid., p. 96.

(15) Ibid., p. 47.

(16) Ibid., pp. 57-58.

(17) John Paul II, Letter to Families, n. 9.

(18) St. Thomas Aquinas, De Veritate, q. 2, a. 2.

(19) Ralph McInerny, St. Thomas Aquinas (Notre Dame, IN: University of Notre Dame Press, 1982), pp. 46-49.

(20) William Wallace, The Elements of Philosophy (Staten Island, NY: Alba House, 1977), pp. 69, 73-74.

(21) St. Thomas Aquinas, Summa Theologica, Part I, q. 83, a. 1.

(22) John Paul II, Veritatis Splendor, n. 43.

(23) St. Thomas Aquinas, Summa Theologica, Part I-II, q. 90, a. 4, ad 1, quoted in John Paul II, Veritatis Splendor, n. 43.

(24) Webster’s New World Dictionary of the American Language (New York: The World Publishing Company, 1953), p. 623.

(25) C.S. Lewis, Mere Christianity (New York: Collier Books, Macmillan Publishing Company, 1960), p. 21.

(26) Gaudium et Spes, n. 16, quoted in John Paul II, Dominum et Vivificantem, n. 43.

(27) John Paul II, Veritatis Splendor, n. 65.

(28) John Paul II, Letter to Artists, n. 1.

(29) St. Thomas Aquinas, Summa Theologica, Part I-II, q. 1, a. 3, quoted in John Paul II, Veritatis Splendor, n. 71.

(30) John Paul II, Veritatis Splendor, n. 67.

(31) Ibid., n. 75.

(32) St. Thomas Aquinas, Summa Theologica, Part I-II, q. 18, a. 6, quoted in John Paul II, Veritatis Splendor, n. 78, nn. 80-81.

(33) John Paul II, Address to the United States Bishops of Iowa, Kansas, Missouri and Nebraska on Their “Ad Limina” Visit (May 28, 1993), quoted in Jesus Christ, The Bearer of the Water of Life, p. 87.

(34) Jesus Christ, The Bearer of the Water of Life, p. 74.

(35) Joseph Cardinal Ratzinger (Benedict XVI), Homily at the Mass for the Election of the Roman Pontiff (April 18, 2005).

(36) Jesus Christ, The Bearer of the Water of Life, pp. 108-109.

(37) Ibid., p. 38, Footnote 34.

(38) Ibid., p. 107.

(39) Ibid., p. 41.

(40) Ibid., p. 28.

(41) John Paul II, Letter to Youth, n. 10.

(42) John Paul II, Letter to Families, n. 13.

(43) John Paul II, Familiaris Consortio, n. 37.

(44) John Paul II, Letter to Families, n. 5.

(45) John Paul II, Familiaris Consortio, n. 19.

(46) Catechism of the Catholic Church, n. 2347.

(47) John Paul II, Salvifici Doloris, nn. 19, 24.

(48) Ibid., n. 30.

(49) Jesus Christ, The Bearer of the Water of Life, p. 41.

(50) John Paul II, Dominum et Vivificantem, n. 36.

(51) John Paul II, Veritatis Splendor, nn. 40, 96.

(52) John Paul II, Dominum et Vivificantem, n. 36.

(53) St. John of the Cross, The Spiritual Canticle, 39, 6.

(54) Stanley Jaki, The Only Chaos and Other Essays (Lanham MD: University Press of America, 1990), pp. 104-105.

(55) Erwin Schrödinger, “Die gegenwärtige Situation in der Quantenmechanik,” Naturwissenschaften 23 (November 29, 1935): 812.

(56) Stanley Jaki, The Road of Science and the Ways to God (Chicago: The University of Chicago Press, 1978), pp. 126-127, 247-248.

(57) Stanley Jaki, God and the Cosmologists (Edinburgh: Scottish Academic Press, 1989), p. 135.

(58) Stanley Jaki, Cosmos and Creator (Edinburgh: Scottish Academic Press, 1980), pp. 42-43.

(59) Ruth Nanda Anshen, ed., World Perspectives (London: George Allen and Unwin Ltd, 1955), vol. 1, Approaches to God, by Jacques Maritain, p. 54.

(60) Stanley Jaki, God and the Cosmologists, p. 49.

(61) Benedict XVI, Message for the World Day of Social Communications (January 24, 2007).

Continue Reading

0

On Saturday, November 11, at 12:00 pm, at the National Shrine of the Immaculate Conception in Washington, DC, a historic event will take place for our country: the consecration of the United States to the Sorrowful and Immaculate Heart of Mary.

Presiding at the Mass will be Papal Nuncio, His Excellency, Archbishop Pietro Sambi, in the company of American bishops as well as the signatures of the numerous bishops who have signed the consecration form that will re-consecrate our country to the Immaculate Conception, the U.S. National Patroness.

For those who cannot be physically present, we invite you to be spiritually united by joining in the Rosary between 11:15 am and 12:00 pm Eastern Time, and we also include below the consecration form to be used.

Prayer for Renewal of Consecration To Our Patroness of the United States of America The Immaculate Conception

Most Holy Trinity: Our Father in Heaven, who chose Mary as the fairest of your daughters; Holy Spirit, who chose Mary as Your spouse; God the Son, who chose Mary as Your Mother; in union with Mary, we adore your majesty and acknowledge Your supreme, eternal dominion and authority.

Most Holy Trinity, we put the United States of America into the hands of Mary Immaculate in order that she may present the country to you. Through her we wish to thank you for the great resources of this land and for the freedom, which has been its heritage. Through the intercession of Mary, have mercy on the Catholic Church in America. Grant us peace. Have mercy on our president and on all the officers of our government. Grant us a fruitful economy born of justice and charity. Have mercy on capital and industry and labor. Protect the family life of the nation. Guard the precious gift of many religious vocations. Through the intercession of our Mother, have mercy on the sick, the poor, the tempted, sinners—on all who are in need.

Mary, Immaculate Virgin, Our Mother, Patroness of our land, we praise you and honor you and give our country and ourselves to your Sorrowful and Immaculate Heart. O Sorrowful and Immaculate Heart of Mary pierced by the sword of sorrow prophesized by Simeon save us from degeneration, disaster and war. Protect us from all harm. O Sorrowful and Immaculate Heart of Mary, you who bore the sufferings of your Son in the depths of your heart be our Advocate. Pray for us, that acting always according to your will and the Will of your Divine Son, we may live and die pleasing to God. Amen.

Continue Reading

Fifth Marian Dogma

Published on August 15, 2006 by in Petition

0
Send a petition to Pope Benedict XVI for the fifth Marian dogma!
 
Click here to see Bl. Mother Teresa, Mother Angelica, Scott Hahn, and cardinals and bishops throughout the world testify to the importance of the fifth Marian dogma of Mary as Co-redemptrix, Mediatrix of all graces, and Advocate.

Continue Reading

Fifth Marian Dogma

Published on August 15, 2006 by in What's New

0
Send a petition to Pope Benedict XVI for the fifth Marian dogma!
 
Click here listen to Dr. Mark Miravalle talk about the petition.

Does Calling Mary the Coredemptrix Scare You? Click here listen to Dr. Mark Miravalle talk about the title.

Continue Reading

Pétition pour le Cinquiéme Dogme Mariale

Published on August 14, 2006 by in Current

0

Cliquer pour Enregistrer le Pétition en Français pour le Cinquiéme Dogme Mariale

De un Click para la Petición en Español
Clicca qui per la petizione in Italiano
Klicken Sie für die Petition in Deutsch
Kliknij po wersję Polską
Click here for English

Nous vous pressons de considérer à enregistrer la pétition ci-dessus et à l’adresser par courrier à sa Sainteté le Pape Benoît XVI, afin qu’il déclare solennellement que la Vierge Marie est la Mère Spirituelle de tous les Peuples dans son rôle de Co-rédemptrice, Médiatrice de toutes grâces et Advocate. Vous pouvez aussi composer vous-même une pétition avec vos propres mots, et l’adresser par courrier à l’adresse ci-dessous. Au bas de la pétition, vous pouvez indiquer votre nom et adresse.

À Sa Sainteté le Pape Benoît XVI
Palais Apostolique
00120 Cité du Vatican
(Europe)

Votre Sainteté,

Dans un esprit d’amour filial et d’obéissance, nous, membres du Peuple de Dieu, désirons présenter humblement devant vous notre pétition et notre prière pour la solennelle définition papale du rôle révélé de Marie Très Sainte comme Mère Spirituelle de tous les Peuples, sous ses trois principaux aspects de Co-rédemptrice, Médiatrice de toutes grâces et Advocate.

Nous croyons fermement, Saint Père, que la solennelle déclaration papale du rôle de la Bienheureuse Vierge Marie comme Mère Spirituelle de toute l’humanité dans les rôles que Dieu lui a donné, comme Co-rédemptrice, Médiatrice de toutes grâces et Advocate, amènera de grandes grâces à l’Église et au Monde en apportant une reconnaissance solennelle explicite, de la part de l’Église, de son rôle maternel, et en lui permettant ainsi d’exercer pleinement le don maternel que Jésus-Christ donna à l’humanité sur la Croix: “Femme, voici votre fils!… Voici votre Mère!” (Jn. 19:26-27). Nous croyons que cette proclamation dogmatique favorisera aussi la mission œcuménique authentique de l’Église en proclamant la vérité révélée concernant Marie, qui collabora de manière tout à fait unique à l’œuvre de notre rédemption, de telle sorte qu’elle fut entièrement subordonnée et dépendante de Jésus-Christ, le seul Rédempteur divin de la race humaine

A la vue des nombreuses crises graves auxquelles la famille humaine toute entière est affrontée actuellement, comprenant guerre, terrorisme, déclin moral et désastres naturels, nous vous demandons humblement de déclarer solennellement le dogme de Marie, Mère Spirituelle de tous les Peuples, en précisant qu’elle est Co-rédemptrice, Médiatrice de toutes grâces et Advocate, ainsi permettant l’entiére réalisation de ses rôles maternels d’intercession en faveur de l’humanité, ce qui, croyons-nous, aura pour effet d’offrir une grâce historique profond et continue à l’Église et au Monde.

Continue Reading

Petizione del quinto dogma mariano

Published on August 14, 2006 by in Current

0

Clicca per scaricare la petizione del quinto dogma mariano

De un Click para la Petición en Español
Cliquer pour le Pétition en Français
Klicken Sie für die Petition in Deutsch
Kliknij po wersję Polską
Click here for English

Vi incoraggiamo di scaricare la seguente petizione e di spedirla al Santo Padre Benedetto XVI affinché venga proclamato con solenne definizione papale che Maria Vergine é Madre Spirituale di tutti i popoli, Corredentrice, Mediatrice di tutte le grazie e Avvocata. Potete comporre una petizione con parole vostre e spedirla all’indirizzo sotto indicato. Alla fine della petizione é bene annotare nome e inirizzo.

lla Sua Santitá
Papa Benedetto XVI
Palazzo Apostolico
00120 Cittá del Vaticano
(Italy)

Sua Santitá:

In spirito di amore filiale ed obbedienza noi come membra del popolo di Dio, vogliamo umilmente presentarLe la nostra petizione affinché venga proclamato con solenne definizione papale il ruolo di Maria SS. come Madre Spirituale di tutto il genere umano sotto il triplice titolo di Corredentrice, Mediatrice di tutte le grazie ed Avvocara.

Santo Padre, crediamo fermamente che la solenne dichiarazione papale della Beata Vergine Maria come Mardre Spirituale di tutta l’umanitá nel suo ruolo stabilito da Dio sotto il triplice titolo di Corredentrice, Mediatrice di tutte le grazie ed Avvocata porterá un rinnovato flusso di grazie alla chiesa e al mondo intero. Un riconoscimento esplicito del ruolo materno di Maria SS. da parte della chiesa Le permettera di svolgere in pienezza il dono fattoLe da Gesú Cristo quando dalla croce Le affida tutta l’umanitá “Donna ecco tuo liglio!… ecco tua madre!” (Gv. 19:26-27). Crediamo in oltre che proclamando le verità su Maria SS., che collaborando in modo del tutto unico all’opera della nostra redenzione, sebene completamente subordinato e dipendente a Gesú Cristo unico divin Redentore del genere umano, favorirá l’autentica missione ecumenica della Chiesa.

In vista delle tante crisi che stanno minaciando l’intera familia umana, (si pensi soltanto alle guerre, al terrorismo, declino morale, catastrofi naturali ecc.) umilmente chiediamo che Lei dichiara solennemente il dogma di Maria SS. come madre spirituane di tutta l’umanitá specificando che Lei é Corredentrice, Mediatrice di tutte le grazie ed Avvocata, questo affichè Lei possa pienamente svolgere il Suo ruolo materno di intercesione per l’umanitá e questo avvrá come causa, cosí crediamo, un profondo effeto storico e un continuo flusso di grazie per la chiesa e il mondo.

Continue Reading

0

Klicken Sie um die deutsche Petition für das fünfte marianische Dogma herunterzuladen

De un Click para la Petición en Español
Clicca qui per la petizione in Italiano
Cliquer pour le Pétition en Français
Kliknij po wersję Polską
Click here for English

Wir ermutigen Sie, im Gebet die folgende Petition an Seine Heiligkeit, Papst Benedikt XVI. zu erwägen, herunterzuladen und ihm zu senden, mit der Bitte um die feierliche päpstliche Verkündigung der Jungfrau Maria als Geistige Mutter aller Menschen, Mit-Erlöserin, Mittlerin aller Gnaden und Fürsprecherin. Sie können auch eine Petition (Bittschrift)  in Ihren eigenen Worten abfassen und an die unten aufgeführte Adresse senden. Bitte füllen Sie Ihren Namen und Ihre Adresse am Ende der Bittschrift auf.

Seine Heiligkeit
Papst Benedikt XVI
Palazzo Apostolico Vaticano
I – 00120 Citta del Vaticano

Geliebter Heiliger Vater

Im Geiste kindlicher Liebe und des Gehorsams, wünschen wir, als Glieder des Volkes Gottes, Ihnen unsere Petition und unser Gebet demütig zu unterbreiten für die feierliche päpstliche Verkündigung der bezeugten Rolle der allerheiligsten Maria als Geistige Mutter aller Menschen unter den drei grundsätzlichen Aspekten als Mit-Erlöserin, Mittlerin aller Gnaden und Fürsprecherin.

Heiliger Vater, wir sind überzeugt, dass die feierliche päpstliche Verkündigung der allerseligsten Jungfrau Maria als Geistige Mutter der ganzen Menschheit in ihren Rollen, die Gott ihr gegeben hat als Mit-Erlöserin, Mittlerin aller Gnaden und Fürsprecherin der ganzen Kirche und der Welt grosse Gnaden bringen wird. Die ausdrückliche, feierliche Anerkennung ihrer mütterlichen Rolle an der Seite der Kirche erlaubt ihr das mütterliche Geschenk vollständig auszuüben, das Jesus Christus der Menschheit vom Kreuz herab gab: „Frau, siehe deinen Sohn! … Siehe deine Mutter!“ (Joh. 19:26-27) Wir glauben, dass die Verkündigung dieses Dogmas auch die echte ökumenische Mission der Kirche fördern wird, diese Verkündigung der bezeugten Wahrheit über Maria, die auf eine völlig einzigartige Weise beim Werk der Erlösung mitwirkte, in einer Art, die vollständig untergeordnet unter und abhängig von Jesus Christus, dem einzigen Erlöser der Menschheit, war.

Mit Blick auf all die vielen schweren Krisen, denen heute die gesamte Menschheitsfamilie gegenübersteht, einschliesslich Krieg, Terrorismus, moralischer Niedergang und Natur-katastrophen, bitten wir Sie demütig, dass Sie das Dogma von Maria als Geistiger Mutter aller Menschen feierlich verkünden, mit der genauen Angabe, dass sie Mit-Erlöserin, Mittlerin aller Gnaden und Fürsprecherin ist. Auf diese Weise wird die unbeschränkte Wirklichkeit ihrer mütterlichen Rollen der Fürsprache für die Menschheit anerkannt, welche, wie wir glauben, eine tiefe Wirkung historischer und fortwährender Gnaden für die Kirche und die Welt haben wird.

Continue Reading

0

De un Click para Descargar la Petición en Español del Quinto Dogma Mariano

Clicca qui per la petizione in Italiano
Cliquer pour le Pétition en Français
Klicken Sie für die Petition in Deutsch
Kliknij po wersję Polską
Click here for English

Te animamos a que consideres en oración el descargar y enviar la siguiente petición por correo a Su Santidad, el Papa Benedicto XVI, pidiéndole la solemne definición papal de la Virgen María como la Madre Espiritual de Todos los Pueblos, Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada. O bien si quieres, puedes componer la petición con tus propias palabras y enviarla a la siguiente dirección, pudiendo agregar tu nombre y dirección al final.

A Su Santidad, Papa Benedicto XVI
C/o Rev. Msgr. Gänswein
Palacio Apostólico
00120 Ciudad/Estado Vaticano
Europa

Su Santidad:

En espíritu de amor filial y obediencia, nosotros, como miembros del Pueblo de Dios, queremos humildemente presentarle nuestra petición y oración por la definición papal solemne, del rol revelado de María santísima como la Madre Espiritual de todos los pueblos bajo sus tres aspectos principales: Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada.

Creemos firmemente, Su Santidad, que la declaración papal solemne de la Bienaventurada Virgen María como la Madre Espiritual de toda la humanidad en sus roles que Dios le ha otorgado como Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada, traerá grandes gracias a la Iglesia y al mundo mediante un reconocimiento solemne explícito de su rol maternal por parte de la Iglesia, y por tanto permitiéndole ejercer plenamente el don maternal que Jesucristo le dio desde la cruz para la humanidad: “¡Mujer, he ahí a tu hijo!… ¡He ahí a tu madre! (Jn 19:26-27). Creemos que esta proclamación dogmática también adelantará la auténtica misión ecuménica de la Iglesia al proclamar la verdad revelada sobre María, quien colaboró de forma totalmente excepcional en la obra de nuestra redención, de una manera que fue completamente subordinada y dependiente de Jesucristo, el único Redentor divino de la raza humana.

En vista de las muchas y graves crisis que en el presente enfrenta la familia humana entera, incluyendo guerra, terrorismo, declinación moral y desastres naturales, humildemente le solicitamos que declare solemnemente el dogma de María como la Madre Espiritual de todos los pueblos, especificando que es la Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada, y por lo tanto proveyendo para la actualización plena de sus roles maternales de intercesión por la humanidad, lo que nosotros creemos efectuará una profunda y continua gracia histórica para la Iglesia y para el mundo.

Continue Reading

Petition for the Fifth Marian Dogma

Published on August 14, 2006 by in Current

0

Click to Download the Petition for the Fifth Marian Dogma

De un Click para la Petición en Español
Clicca qui per la petizione in Italiano
Cliquer pour le Pétition en Français
Klicken Sie für die Petition in Deutsch
Kliknij po wersję Polską

We encourage you to prayerfully consider downloading and mailing the following petition to His Holiness, Pope Benedict XVI, for the solemn papal definition of the Virgin Mary as the Spiritual Mother of All Peoples, Co-redemptrix, Mediatrix of all graces and Advocate. You may also compose a petition in your own words, and mail it to the address listed below. You may include your name and address at the end of the petition.

To His Holiness, Pope Benedict XVI
C/o Rev. Msgr. Gänswein, Private Secretary
Apostolic Palace
00120 Vatican City State
(Europe)

Your Holiness:

In a spirit of filial love and obedience, we, as members of the People of God, wish to humbly bring before you our petition and prayer for the solemn papal definition of the revealed role of Mary most holy as the Spiritual Mother of all peoples under its three principal aspects as Co-redemptrix, Mediatrix of all graces, and Advocate.

We firmly believe, Holy Father, that the solemn papal declaration of the Blessed Virgin Mary as the Spiritual Mother of all humanity in her roles which God has given her as Co-redemptrix, Mediatrix of all graces, and Advocate will bring great graces to the Church and the world by an explicit solemn recognition of her maternal role on the part of the Church, and thus allowing her to exercise fully the motherly gift which Jesus Christ gave to humanity from the cross: “Woman, behold, your son!… Behold, your mother!” (Jn. 19:26-27).  We believe that this dogmatic proclamation will also further the authentic ecumenical mission of the Church by proclaiming the revealed truth about Mary, who collaborated in an altogether unique way in the work of our redemption in a manner that was completely subordinate to and dependent upon Jesus Christ, the one divine Redeemer of the human race.

In view of the many serious crises presently facing the entire human family, including war, terrorism, moral decline, and natural disaster, we humbly request that you solemnly declare the dogma of Mary as the Spiritual Mother all peoples, specifying that she is the Co-redemptrix, Mediatrix of all graces, and Advocate, and thus to provide for the full actuality of her motherly roles of intercession for humanity, which we believe will effect a profound historic and continuing grace for the Church and for the world.

Continue Reading

Prosba o piaty dogmat maryjny

Published on August 14, 2006 by in Current

0

Kliknij tutaj aby ściągnąć „Prośbę o piąty dogmat maryjny”

De un Click para la Petición en Español
Clicca qui per la petizione in Italiano
Cliquer pour le Pétition en Français
Klicken Sie für die Petition in Deutsch
Click here for English

Zachęcamy, by w duchu modlitwy rozważyć ściągnięcie, podpisanie i wysłanie do Jego Świętobliwości Papieża Benedykta XVI następującej prośby o nadanie Najświętszej Maryi Pannie tytułu Duchowej Matki wszystkich narodów, Współodkupicielki i Pośredniczki łask wszelkich. Można też podobną prośbę sformułowć własnymi  słowami i wysłać pod ten sam adres, podany u dołu wraz z podpisem osoby wysyłającej.

Jego Świętobliwość Papież Benedykt XVI
Pałac Apostolski
00 120 Watykan
Rzym
Włochy

Wasza Świętobliwość,

W duchu synowskiego oddania, miłości i posłuszeństwa, my, członkowie Kościoła Katolickiego pragniemy jak najpokorniej przedstawić Waszej Świętobliwości naszą prośbę wraz z modlitwą o ustanowienie nowego dogmatu maryjnego, ukazującego Maryję jako Duchowę Matkę wszystkich ludzi pod trzema zasadniczymi tytułami: Współodkupicielki, Pośredniczki łask wszelkich oraz Orędowniczki człowieka.

Głęboko wierzymy Ojcze Święty, że uroczysta deklaracja papieska nazywająca Maryję Duchową Matką całej ludzkości poprzez szczególną rolę jaką Jej Pan Bóg wyznaczył czyniąc Ją Współodkupicielką, Pośredniczką łask i Orędowniczką naszą, przyniosłaby wiele łask Kościołowi i światu. Takie wyraziste uznanie Jej matczynej roli przez Głowę Kościoła Katolickiego byłoby pełniejszym jeszcze  ujawnieniem macierzyństwa, którym obdarzyą Ją Jezus Chrystus z krzyża: „Niewiasto oto syn Twój!… Oto matka Twoja!” (Jan 19, 26-27). Wierzymy także, że taki właśnie dogmat mógłby umocnić Kościół w Jego autentycznej misji ekumenicznej, ukazując pełną prawdę o Maryji. Maryja bowiem współpracowała z  Chrystusem w sposób jedyny i zupełnie wyjątkowy będąc całkowicie od Niego zależną i podporządkowaną. W każdym momencie Swego życia zdawała sobie w pełni sprawę, że Jej Syn jest jedynym Odkupicielem rodzaju ludzkiego.

Wobec nawału poważnych kryzysów jakie dotykają dziś rodzinę ludzką, by wymienic tylko wojny, terroryzm, upadek moralności i katastrofy powodowane przez naturę, najpokorniej prosimy Waszą Świętobliwość o ustanowienie dogmatu o Maryji Matce wszystkich ludzi ze szczególnym uwzględnieniem Jej roli jako Współodkupicielki, Pośredniczki i Orędowniczki każdego człowieka. Podkreśliłoby to i uaktualniło na nowo Jej macierzyńską funkcję wobec ludzkości, co jak wierzymy mogłoby otworzyć nowy czas łaski dla Kościoła i świata.

Continue Reading

0

On September 14-20, 2006, a international group of priests will be going on pilgrimage to Montichiari and Fontanelle in Italy, site of the Rosa Mystica apparitions of Our Lady. The local bishop, His Excellency, Msgr. Giulio Sanguineti, has approved private pilgrimages to the Rosa Mystica apparition site (see original letter below). Dr. Mark Miravalle, Professor of Theology and Mariology from the Franciscan University of Steubenville,  will be accompanying the priests on pilgrimage and offering a conference presentation during their stay there.

The Pilgrimage will leave from Newark, New Jersey on September 14, 2006, spend five nights at the Garda Hotel in Montichiari, and return to New Jersey on September 20. Mass, the full Rosary and Liturgy of the Hours daily, visits to the home and grave of the visionary, Pierina Gilli, visits and procession to Fontanelle and the “Spring of Grace,” as well as spiritual presentations, will all be part of this wonderful opportunity to grow closer to God through the intercession of the Blessed Mother, the Rosa Mystica. In her apparitions to Pierina Our Lady showed the special love and concern she has for her priest sons, in addition to her desire to pour forth an abundance of special graces to those, especially priests and religious, who venerate her as the Rosa Mystica. […]

Continue Reading

0

We are happy to dedicate this issue of Mother of All Peoples to the extraordinary Mariological insights of St. Louis Marie de Montfort as we approach his upcoming feast day (Friday, April 28). This issue will include: the full Act of Consecration according to St. Louis Marie de Montfort, a brief biography of his life, and selections from his vast Mariological contribution. We encourage an increase in preaching, teaching and devotional practice based on this great Marian saint, from whom John Paul the Great had the wisdom to take his motto Totus Tuus (Entirely Yours Mary). – Ed.

Continue Reading

0

Dear Reader,

Mother of All Peoples is pleased to offer you this special Triduum edition, dedicated to Our Lady’s role in Redemption and her unique presence with Jesus at the Resurrection. From all of us at Mother of All Peoples please accept our most heart-felt wish for a blessed and holy Triduum and Easter octave.

In the Hearts of Jesus and Mary,

Mark Miravalle
Editor

Continue Reading

The Litany of St. Joseph

Published on March 18, 2006 by in Marian Devotion

0

Lord, have mercy.
Lord, have mercy.
Christ, have mercy.
Christ, have mercy.
Lord, have mercy.
Lord, have mercy.

Jesus, hear us.
Jesus, graciously hear us.

God, the Father of Heaven,
have mercy on us.
God, the Son, Redeemer of the world,
have mercy on us.
God, the Holy Spirit,
have mercy on us.
Holy Trinity, One God,
have mercy on us.
Holy Mary,
pray for us.
St. Joseph,
pray for us.
Renowned offspring of David,
pray for us.
Light of Patriarchs,
pray for us.
Spouse of the Mother of God,
pray for us.
Chaste guardian of the Virgin,
pray for us.
Foster father of the Son of God,
pray for us.
Diligent protector of Christ,
pray for us.

Head of the Holy Family,
pray for us.
Joseph most just,
pray for us.
Joseph most chaste,
pray for us.
Joseph most prudent,
pray for us.
Joseph most strong,
pray for us.
Joseph most obedient,
pray for us.
Joseph most faithful,
pray for us.
Mirror of patience,
pray for us.
Lover of poverty,
pray for us.
Model of artisans,
pray for us.
Glory of home life,
pray for us.
Guardian of virgins,
pray for us.
Pillar of families,
pray for us.
Solace of the wretched,
pray for us.
Hope of the sick,
pray for us.
Patron of the dying,
pray for us.
Terror of demons,
pray for us.
Protector of Holy Church,
pray for us.

Lamb of God, who take away the sins of the world,
spare us, O Lord.
Lamb of God, who take away the sins of the world,
graciously hear us, O Lord.
Lamb of God, who take away the sins of the world.
have mercy on us.

V. He made him the lord of his household.
R. And prince over all his possessions

Let us pray: O God, in your ineffable providence you were pleased to choose Blessed Joseph to be the spouse of your most holy Mother; grant, we beg you, that we may be worthy to have him for our intercessor in heaven whom on earth we venerate as our Protector: You who live and reign forever and ever.

Saint Joseph, pray for us

Continue Reading

0

In light of present confusion regarding the meaning of the phrase “who once was Mary,” which appears in the prayer of the Lady of All Nations, we publish the following two articles of explanation and petition by two Dutch devotees of the apparitions of the Lady of All Nations, Pieter van der Veen and Michael van Soelen. The article of explanation is followed by a petition directed towards Archbishop William Levada, Prefect of the Congregation for the Doctrine of the Faith, seeking permission to continue praying the prayer of the Lady of All Nations as it was originally dictated by Our Lady herself in these Church approved apparitions. – Ed.

In the messages of the Lady of All Nations, given to the visionary Ida Peerdeman during the period 1945 till 1959, the prayer which Mary as the Lady of All Nations gave on February 11, 1951, has a central place.

The prayer ends with the entreaty: “May the Lady of All Nations, who once was Mary, be our Advocate.” From the beginning, the clause “who once